BUSCA, BUSCADOR

martes, 8 de agosto de 2006

Reporte; Resistencia 6

Reporte; Resistencia 5
Reporte; Resistencia 4
Reporte; Resistencia 3
Reporte; Resistencia 2
Reporte; Resistencia 1
NOTAS DEL TEPJF
NOTAS DE LOS TRASNOCHADOS NEOPANISTAS
  1. "Preocupan" a dirigentes perredistas actos de López Obrador, asegura AN
  2. Reconoce Molinar que intercambió mensajes en que se admiten anomalías
  3. Creel y Larios coordinarán bancadas panistas en el Senado y la Cámara
  4. El PAN buscará impulsar reformas estructurales, pero sin llamarlas así
  5. Calderón llama a sus correligionarios a conciliar con el adversario político
  6. Asegura el PAN que el conteo parcial no cambiará el resultado de los comicios
  7. El Yunque paga campaña en mi contra: Encinas
  8. Reconoce Elba Esther Gordillo negociaciones con gobernadores
  9. Coparmex: AMLO tiene que entender que hubo limpieza
NOTAS LEY TELEVISA
POR CAUSAS NATURALES... DEL NEOLIBERALISMO PRI-ANERO, EL SALDO ES UN RECIEN NACIDO Y UN INDIGENTE DIFUNTO, EN LOS CAMPAMENTOS ZOCALO - REFORMA. LOS DAMNIFICADOS EMPRESARIOS NO SON NI POR MUCHO COMO LOS VERDADEROS DESPROTEGIDOS DE ÉSTE PAÍS. QUE PONGAN SU CHANGARRO EMPRESARIAL EN OTRO LADO MIENTRAS LA DEMOCRACIA ESTÉ EN CONSTRUCCIÓN. PURAS CHACHALACAS POPOF HACIENDO RUIDO. GERARDO FERNANDEZ NOROÑA Y MARTI BATREZ TIENEN RAZÓN, SE ENOJAN LOS SEÑORES DEL "CAPUFE" POR PERDER 700 MIL PESOS EN LAS CASETAS DE CARRETERAS, PERO NADIE HACE CASO AL ENOJO DE MILES DE CIUDADANOS MEXICANOS, POR EL ATRACO CON LA LEY EN LA MANO A LA NACIÓN. EN MÉXICO YA NO HABRÁ PAZ PARA LOS SUPER MEGA MILLONARIOS QUE HACEN NEGOCIOS CON LO QUE ES DE TODOS.
voto por voto casilla por casilla / la silla no es azul la silla es amarilla
México SA Carlos Fernández-Vega
El mundillo financiero, al borde de un ataque de nervios
El bloqueo, una canallada, espetan los barones del dinero y sus secuaces del gobierno El mundillo financiero que controla el país desmayóse por el bloqueo de tres establecimientos bancarios (Banamex, Bancomer y HSBC) realizado por integrantes de la coalición Por el Bien de Todos, lo que provocó un ataque de nervios al presidente de la Asociación de Bancos en México. Es el mismo mundillo acaparado por el capital trasnacional -español y estadunidense, principalmente- que ha convertido a México, con la complacencia gubernamental, en uno de sus principales centros generadores de utilidades. Por medio de sus bancos, aseguradoras, afianzadoras, hipotecarias, "administradoras" de pensiones, casas de bolsa y de cambio, y demás instituciones que poseen, ese capital trasnacional ha esquilmado, esquilma, a los usuarios del sistema financiero que opera en el país, amén del saqueo que para todos los mexicanos ha representado (representa y representará de aquí a 30 años) el Fobaproa-IPAB. Para crear la "banca moderna" prometida desde el salinato, al sistema no se le ocurrió mejor idea que deshacerse de los esquilmadores autóctonos para suplirlos con esquilmadores foráneos, otorgándoles todo tipo de prebendas. Allá por los primeros meses de la crisis provocada por los "errores de diciembre", el entonces secretario de Hacienda que actualmente depacha como gobernador del banco de México, Guillermo Ortiz Martínez (uno de los arquitectos de esa "banca moderna" con la que hoy cuenta el país) pedía a los diputados su aprobación para modificar la legislación financiera, para permitir el acceso del capital extranjero al sistema bancario nacional. "Es con la idea de recapitalizar a los bancos pequeños", "nunca con la idea de que llegue para controlar la banca", argüía. Diez años después, el 90 por ciento del sistema bancario que opera en el país es trasnacional, y aquí sólo sus chicharrones truenan. Un candidato que en campaña prometió "limpiar" el Fobaproa y "encarcelar" a sus responsables ("funcionarios y privados"), nada más llegar a Los Pinos operó suciamente para que el "rescate" bancario quedara lo más oculto posible, a los responsables del sector público los ratificó en las mejores posiciones y a los especuladores privados les dio todo tipo de negocios. Y a la banca trasnacional puntualmente le cubrió "sus" pagarés Fobaproa. Ahora, otro candidato, del mismo partido empresarial, ofrece lo mismo, y la banca va. El presidente de los banqueros está indignado, y amenaza con acciones judiciales en contra de los malvados que ayer bloquearon tres bancos. Para esos efectos es de piel muy sensible. Sin embargo, cuando se denuncia el verdadero atraco que practican las instituciones por él representadas en contra de los usuarios de la banca y sus servicios, brinca con la espada desenvainada aduciendo "razones de mercado" para justificarlas. Las "razones de mercado", con la venia gubernamental, hinchan los bolsillos de las trasnacionales financieras, mediante el cobro de elevadísimas comisiones, intereses de usura y cargos que en ninguno de sus países de origen permiten las legislaciones respectivas. Esas mismas "razones de mercado" (como si el consumidor de sus servicios aplaudiera los altos cobros) han llevado a Banamex a convertirse en uno de los platillos más suculentos en la mesa del Citigroup, su propietario tras la operación de compra-venta, libre de impuestos, que los barones autóctonos, encabezados por Roberto Hernández, concretaron con los estadunidenses. En ese cuatrienio, Banamex -sin pagarés Fobaproa- acumula utilidades superiores a 5 mil millones de dólares, monto cercano al 85 por ciento de lo que Citigroup pagó, en líquido, por esa otrora orgullosa institución mexicana. Además, tan sólo en el primer trimestre de 2006, esta institución se llevó 2 mil 700 millones de pesos en utilidades. Pero no sólo por la vía del cobro indiscriminado a la clientela es como crecen las utilidades. De acuerdo con la información de Citigroup, en el tercer trimestre de 2005, la Secretaría de Hacienda le "devolvió" 182 millones de dólares "relacionados con los ejercicios fiscales de 2003 y 2004 como resultado de una decisión de la Suprema Corte de Justicia de México". Sólo con ese tipo de apoyos se explica que en tan sólo cuatro años, Banamex sea una de las joyas de Citigroup, a quien la institución que opera en México le significa, por ejemplo, el 35 por ciento del ingreso total obtenido por la trasnacional bajo el renglón de "consumo internacional" (tarjetas de crédito, financiamiento al consumo y banca al menudeo); por este mismo concepto, América Latina le representó el 6 por ciento, Japón 17 por ciento y Asia (sin el anterior) el 33 por ciento. Y las utilidades netas obtenidas por Banamex duplican las reportadas por Citigroup en toda América Latina y resultan 40 por ciento superiores a las registradas por la trasnacional en toda Europa, Medio Oriente y Africa. El caso de Banamex es prácticamente idéntico al del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, que en México es dueño de Bancomer, institución que le representa una tercera parte de sus utilidades mundiales, España incluida. Las rebanadas del pastel: Eso sí: el bloqueo es una "canallada", dicen los banqueros y sus contlapaches en el gobierno .
cfvmx@yahoo.com.mx / cfv@prodigy.net.mx

AMLO pide lo justo

La miseria atormenta a más de la mitad de los mexicanos, pero no lo admiten. foto: benjamín flores
Otros análisis
::
¿Qué pasó con los paquetes que se abrieron?
::
La demagogia de un solo voto
::
Tantos no pueden estar equivocados
::
El operador
::
La campaña del odio

:: Análisis Político

Entre la hipocresía y el cinismo
Álvaro delgado

México, D.F., 7 de agosto (apro).- Parece una paradoja: Desde la noche misma del 2 de julio surgieron, en alto número, asesores oficiosos de Andrés Manuel López Obrador para encomiarle, primero, haber puesto la pobreza en la agenda del país y luego, tras la protesta en el Zócalo y en el Paseo de la Reforma, solicitarle deponer esa conducta que mina su patrimonio político y, ahora, le sugieren mirar como triunfo suyo la revisión del puñado de casillas ordenada por los jueces y conformarse. Vaya, hasta Felipe Calderón le concedió ayer domingo 6 que el sistema electoral ya tronó --“muestra signos de agotamiento”--, y planteó a los legisladores de su partido, en un alarde de visión de Estado, emprender una nueva “reforma política” y la transformación de todas las instituciones del país “que hacen posible la relación entre poderes y la convivencia entre los mexicanos”. Los asesores oficiosos imparten, desde sus atalayas en los medios y desde el PAN, lecciones de urbanidad a López Obrador quien, de no acatarlas, acredita que es efectivamente un “peligro para México”, un monstruo de apetitos de poder insaciables, de gran destreza manipuladora de masas ciegas --y a sueldo, por supuesto--, contumaz violador de la ley, destructor de instituciones y hasta fabricante de granizos para las trombas. Tamaña lucidez no sólo proviene de la nomenclatura exquisita de México, a menudo atenida al erario --en realidad a los erarios, porque la manutención se consigue en estados y municipios--, sino de locutores de espectáculos transformados en repentinos analistas políticos, que repiten conmovedoras proclamas contra los “nacos” que afean el “corazón de México”. Y en este lance de decencia y buenas costumbres no dudan en lanzarle flores al pedestal en que levantaron el bronceo monumento de Cuauhtémoc Cárdenas –“¡cómo ha cambiado el ingeniero!”--, a quien no hace mucho asociaban al demonio en que se ha convertido hoy López Obrador, “su hechura”, dice una expresión de los políticamente correctos, esos ejemplares de la nomenclatura --y sus jilgueros-- que se hacen pasar como los faros del país. Los juiciosos guías de la nación adjuntan a sus proclamas diversas iniciativas para conjurar la guerra, como vestir de blanco y portar moños del mismo color, encender los faros del auto, donar artículos de limpieza y alimentos a orfanatos, asilos y parroquias, pero también el “diálogo” inmediato y la inobjetable mano dura para poner en su lugar a los revoltosos. Se trata, en realidad, del lenguaje de los hipócritas, los que ven en la transa cupular la única vía civilizada para compartir el poder, así sea espurio; los que creen que la “izquierda moderna” debe consagrarse incondicionalmente a participar en el sistema de privilegios; los que niegan el igualitarismo por antinatural y ven el sometimiento como fatalidad; los departen con patrocinadores para transmitir sus certeros juicios; los que ven el uso del lenguaje regional como antítesis de un cosmopolitismo rabón. En fin, lo que descubren que la miseria atormenta a más de la mitad de los mexicanos, pero no admiten la osadía de dejarse obnubilar por un “loco” inescrupuloso, un “Mesías” que los usa como carne de cañón, que no se atiene a la ley y a las instituciones que “con tanto sacrificio hemos construido todos”. En efecto, no es admisible la manipulación ni el engaño; es repugnante desacatar leyes e instituciones, sobre todo por parte de quienes las deben hacer valer; es oprobiosa la arbitrariedad de unos cuántos sobre la mayoría; ofende la amnesia y la sinrazón. Pero hay que decir las cosas con claridad, sin desgarramiento de vestiduras: El orden constitucional, que garantiza el ejercicio de las diversas libertades, no ha sido roto por la indignación de mexicanos que --legítimamente-- protestan por haber sido ultrajados, con razón o sin ella, en la emisión de su voto. Sin la histeria de la propaganda, que se reproduce como tormenta en el grueso de los medios de comunicación, particularmente audiovisuales, la inconformidad o conformidad con el resultado electoral sigue su marcha por las vías constitucionales tratándose de un proceso político. Tan legítimo es protestar en las calles, aun con el taponamiento del Paseo de la Reforma --que a quienes vivimos aquí no nos gusta--, como que Calderón se reúna con toda suerte de prosélitos o aliados --haciéndose pasar como si estuviera ya investido de jefe de las instituciones nacionales--, entre ellos con quienes cometen descarados desafíos a la ley. ¿Es justificable que Elba Esther Gordillo usurpe facultades del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para proclamar “presidente electo” a Calderón, y que él mismo lo exija --con insolencia-- ante los magistrados, a pesar de que se dice respetuoso de las leyes? ¿Son legítimos y democráticos los amagos del presidente Vicente Fox de “no jugar con fuego” y corresponder con insolencia a ciudadanos que actúan de manera análoga? ¿Son equiparables los conflictos en la Ciudad de México y los de Oaxaca con los del sindicato minero por el que han muerto mexicanos que valen igual que cualquier otro mexicano? ¿Son más peligrosos los mexicanos que protestan, como lo hicieron legítimamente por décadas los panistas, a los criminales del narcotráfico? ¿Son encomiables los cierres de carreteras y del aeropuerto de Silao, Guanajuato, por parte de Fox, en 1991, y repugnantes los campamentos en el Zócalo y Reforma? Y si, en efecto, las acciones que llevan a cabo los simpatizantes de López Obrador --y aun él mismo-- conspiran contra el orden constitucional, entonces la autoridad facultada, el secretario de Gobernación, Carlos Abascal, debe proceder contra ellos, en vez de reunirse --en horario laboral-- con diputados y senadores de su partido, como lo hizo hoy lunes en Querétaro. Hay que dejarse de hipocresías e imposturas, de descaros y cinismos, porque existe en México un problema político profundo que rebasa las proclamas de triunfo de uno y otro lado: Los que no votaron por uno son casi exactamente los mismos que no optaron por el otro, incluyendo a los abstencionistas. Por ahora el TEPJF ha resuelto volver a escrutar y contar sólo casi 12 mil casillas, cancelando la solicitud de la coalición Por el bien de Todos, y hubo un mitin frente a las instalaciones de ese órgano. ¿Y qué? ¿O es que ya se le olvidó a los mexicanos, a todos, no solamente a quienes votan por una u otra opción que los avances democráticos han resultado de protestas, algunas de ellas violentas? ¿Ya cundió la amnesia de que sólo a partir de manifestaciones, civiles y pacíficas, se repararon arbitrariedades cometidas desde el poder, como en Guanajuato, en 1991, que es el origen de Fox y del PAN en el poder, o la destitución de Fausto Zapata en San Luis Potosí, gracias a la movilización del íntegro doctor Salvador Nava? Dicho de otro modo, ¿para qué entonces Calderón plantea una nueva reforma política que sustituya al modelo electoral actual que “muestras signos de agotamiento”? ¿Es una iniciativa sincera o una muestra de hipocresía y cinismo sólo para dejar de ser un corcho en medio del océano?En México tenemos un problema mayúsculo, y no es con hipocresías como saldremos de él. Urge una auténtica “purificación de la vida nacional”, que por cierto no es una frase de López Obrador, es de Daniel Cosío Villegas, a quien Enrique Krauze debería volver a leer, si es que se dice su discípulo, porque padece de amnesia.Esto dijo sobre López Obrador en vísperas de las elecciones del año 2000: “Ahí está apuntando un líder nuevo en México: Es un tipo serio sin ser solemne, un tipo que habla claro y comunica bien, sin retóricas y sin rebuscamientos. Es un hombre evidentemente honesto, derecho, y que representa para la izquierda una alternativa muy importante de renovación. Me parece que él representa el embrión de una izquierda nueva que México necesita muchísimo.”
Tal cual.
Apuntes
Insisto: sin hipocresías ni cinismos.
Comentarios: delgado@proceso.com y www.proceso.com.mx

Mono Sapiens Helguera y Hernandez

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...