BUSCA, BUSCADOR

martes, 15 de agosto de 2006

Vicente Fox Quesada Traidor a la Patria

Aplasta la PFP intento de plantón a las puertas del Congreso de la Unión
Legisladores y simpatizantes perredistas fueron agredidos a toletazos
Alvaro Elías Loredo, presidente de la Cámara, admite haber pedido el uso de la fuerza pública

PATRICIA MUÑOZ RIOS

La Policía Federal Preventiva (PFP) y miembros del cuerpo de granaderos reprimieron a golpes y desalojaron ayer a integrantes de la coalición Por el Bien de Todos, entre ellos varios legisladores perredistas, que intentaron instalar un campamento a las afueras de la Cámara de Diputados. Centenares de policías y granaderos, apoyados ante la presencia del Estado Mayor Presidencial e incluso del Ejército, impidieron con violencia que se apostaran los manifestantes en la puerta principal del Palacio Legislativo, y fueron agredidos legisladores como Inti Muñoz, Juan José García Ochoa, Dolores Padierna, Clara Brugada, Susana Manzanares y María Elena Torres. A un oficial no le importó el fuero de García Ochoa y simplemente le asestó un toletazo en la cara y le abrió una ceja; Padierna y Brugada fueron pateadas y golpeadas en brazos, pese a que señalaban que eran legisladoras; Muñoz fue golpeado en el pecho. Varios militantes más sufrieron la andanada de los uniformados. Fue una acción "desmedida de la PFP", señaló Brugada. Emilio Serrano, diputado perredista, reveló que la orden de reprimirlos la dieron "el general Cuevas" y el coronel Jorge Palacios. Ante ello, Martí Batres responsabilizó al gobierno federal de los hechos y puntualizó que las golpizas empezaron desde la mañana e incluso los primeros en sufrirlas fueron los diputados Julio César Moreno y Padierna. Alvaro Elías Loredo, presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, en conferencia de prensa reconoció que pidió la intervención de la PFP, "para garantizar la seguridad" del recinto y para asegurar que se pueda desarrollar la ceremonia del último Informe del presidente Vicente Fox. Dijo que no sabía que los iban a golpear y reprimir. Sin embargo, Emilio Serrano encaró a Loredo y le señaló: "me voy antes de que le escupa la cara".

Primer campamento que no dejan instalar

Al filo de las 9 de la mañana integrantes de la coalición que estaban instalados en las calles de Madero, en el Centro Histórico, marcharon al Palacio Legislativo en cuya puerta principal se encontraban esperándolos legisladores del PRD. La intención era instalar un campamento indefinido en este acceso, por lo que marcharon con microbuses, autos y camionetas, en las que transportaban mantas, sillas, comida, y otros enseres. Lograron apostar varios vehículos sobre la avenida Congreso de la Unión, cerca de la gran puerta con el escudo nacional. La PFP reaccionó y dispuso vallas metálicas sobre la avenida Congreso de la Unión, pero los manifestantes primero a mano limpia forcejearon para quitar estas estructuras, y después decidieron tirarlas con un microbús. Se dio el primer encuentro con los miembros de la coalición, quienes festejaron haber roto el cerco, pero los policías lanzaron los primeros golpes sin importar el destinatario. Los de camiseta amarilla, quienes no dejaron de corear consignas en favor del recuento de votos y de Andrés Manuel López Obrador, pasaron el enrejado pero quedaron cercados, porque la PFP cerró filas. Así estuvieron hasta casi las 11 de la mañana, cuando comenzó la segunda refriega. Fue más violenta, ya que entraron granaderos al desquite, lanzando gases lacrimógenos sobre los manifestantes, quienes respondieron arrojando piedras, que alcanzaron incluso a algunos informadores. Antes, otro grupo encabezado por Padierna, caminó hacia el cruce de Emiliano Zapata y Congreso de la Unión, donde empezaron a armar una gran carpa, para instalar entonces ahí el plantón, pero también fue abatido. Mientras, en el mitin principal, una voz ordenó que decenas de policías rodearan los camiones e impidieran descender a los ocupantes. Según el senador Miguel Elías Moreno Brizuela, varios legisladores y miembros de la coalición intentaron ayudar a bajar a sus compañeros, porque temían que fueran agredidos dentro de las unidades, sobre todo las mujeres. Sin embargo, los uniformados los golpearon con los escudos; esta vez, la mayor agresión se la llevó Dolores Padierna, pero también fueron reprimidos los legisladores Ricardo Gerardo Higuera, Yadira Serrano, Angélica Díaz, Adrían Pedrozo y Miguel Elías Moreno Brizuela, entre otros. Los oficiales, que habían logrado su cometido, realizaron un despliegue marchando y golpeando el suelo con sus escudos y empezaron a empujar a los manifestantes con ellos, sin importarles nada, sostuvo Moreno. Dentro de la Cámara, Brugada, Padierna y Manzanares ofrecieron una primera conferencia en la que señalaron que el plantón era "para expresar inconformidad por el fraude electoral del 2 de julio" y que su intención era apostarse en las inmediaciones de San Lázaro sin obstruir los accesos. Denunciaron también que llegaron varios camiones con miembros del Ejército para intimidar. Pero la acción no había concluido, ya que casi a las 15 horas, una clave emitida por los radios de los oficiales evidenciaba el "desalojo total", la "limpia" del Palacio de San Lázaro. Los policías empezaron a replegar a los miembros de la coalición y algunos legisladores que buscaron traspasar la valla de uniformados fueron golpeados, como Juan José García Ochoa, a quien de un toletazo le abrieron la ceja. Los demás manifestantes decidieron el repliegue total hacia Emiliano Zapata. En el recinto, en tanto, Alvaro Elías Loredo ofrecía una conferencia de prensa en la que paradójicamente señalaba: "la intolerancia no es el camino para resolver las diferencias políticas de cualquier índole" y hasta aseguraba que había hecho un llamado al diálogo y la razón; incluso, condenaba las agresiones físicas que sufrieron los diputados por los elementos que él mismo había mandado traer. A esta conferencia llegaron los legisladores Martí Batres y Serrano, quienes refutaron a Loredo. Denunciaron que la agresión fue brutal, planeada, ordenada desde el gobierno federal y con la clara intención de impedir la libre manifestación política. Una vez más, la respuesta del gobierno de Fox es la represión -señalaron-: ya fue contra los trabajadores, contra la sociedad civil, contra los estudiantes, contra las amas de casa (en Atenco), ahora contra los perredistas y contra los legisladores, "no tiene límite este gobierno". Por ello los diputados agredidos se fueron caminando a la agencia 50 del Ministerio Público a presentar una denuncia por las agresiones sufridas, responsabilizando al presidente Fox de la misma. Sin bajar el tono de la protesta, cerca de las 18 horas, los manifestantes regresaron en marcha a sus plantones en Madero y el Zócalo, de donde dicen, no se moverán ni el día del Informe ni el 15 de septiembre.

Sin facultades

Martí Batres, dirigente del PRD capitalino, condenó las agresiones a perredistas por parte de la PFP, y señaló que se trató de "un acto brutal e ilegal, porque esa corporación no tiene facultades para actuar en esta zona". Indicó que aun cuando esta movilización no buscó tomar San Lázaro se arremetió con saña contra los seguidores de López Obrador, quienes sólo pretendían acampar sobre las banquetas. Responsabilizó de estos hechos al presidente Fox, al consejero presidente del IFE, Luis Carlos Ugalde, y al abanderado presidencial del PAN, Felipe Calderón. "No les funcionó el desafuero, por eso fraguaron el fraude electoral, y ahora ante la falta de argumentos utilizan la fuerza bruta", comentó. Por la tarde, Batres hizo un balance de la jornada y reiteró que a pesar de la agresión continuarán con el movimiento de resistencia civil hasta que se establezca la democracia en el país. Indicó que ante la respuesta primitiva, irracional y violenta de los adversarios del PRD queda claro quiénes son los violentos. "Los autodenominados pacíficos, fueron los que lanzaron a la PFP contra mujeres y niños, y aun contra legisladores que tienen fuero federal", dijo. "Actuaron con la brutalidad de quienes no tienen argumentos ni ideas, y creen que la fuerza bruta es la forma de dirimir los conflictos", asentó tras ordenar que se levantaran los campamentos, para retornar al Zócalo capitalino, a donde llegaron después de realizar una marcha sobre Congreso de la Unión y Fray Servando.

Con información de Rocío González y Erika Duarte

PANORAMA DEL PAIS
Oaxaca es un polvorín , Fox ha robado todo lo que ha querido, Los empresarios industriales y demás lacras millonarias aplastan a la sociedad, ahí tienen el proyecto "el cajón" la "autopista del sol" construidos con la corrupción más impune y descarada, se sabe muy bien que están mal planeados, mal construidos y nos roban de por vida, ellos sólo se dedican a recolectar dinero y nosotros obligados a entregarlo. La represión en San Lázaro es totalmente repudiable. Los desalojados por la fuerza bruta son nuestros representantes nuestros diputados por los cuales millones votamos, el PRD es un partido que sabe luchar, que representa a muchos y de todas clases sociales, Los PRIANISTAS son una vergüenza, Vicente Fox Quesada jefe de una pandilla descarada de rateros, de lo más ruin, apoyadores de pederastas, violadores de México, Ulises Ruiz el gobernador de Oaxaca y El gobernador de Puebla Mario Marín Torres, Pudranse en el más asqueroso infierno. La justicia vendrá desde millones de mexicanos dispuestos a luchar por la democracia. Nunca más el PRI nunca más el PAN y sus huestes.
APOYO TOTAL A ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR Y AL PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRATICA, PRD, RESISTENCIA CIVIL HOY.

Imitan manifestantes publicidad televisiva
Simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador colocaron esta manta en el puente de la avenida Chivatito, al cruce con el Paseo de la Reforma Foto Yazmín Ortega Cortés Desde la mañana de ayer el rostro del presidente Vicente Fox aparece en una gran manta que cuelga en el paso a desnivel de la avenida Chivatito, donde cruza con el Paseo de la Reforma, acompañado de la leyenda: "Al traidor: llámalo por su nombre", en alusión a las palabras del candidato de la coalición Por el Bien de Todos, Andrés Manuel López Obrador, quien en reiteradas ocasiones ha afirmado que el mandatario traicionó a la democracia. Simpatizantes del perredista en la delegación Miguel Hidalgo que permanecen en el megaplantón del Reforma- Zócalo, que exige el recuento de todos los sufragios emitidos el 2 de julio, innovaron esta acción de resistencia civil pacifica "para recordarle a Fox que traicionó a los mexicanos", aseguró Javier Hidalgo, representante de esa demarcación. Con base en una campaña del Consejo de la Comunicación -organismo ligado al sector empresarial-, los manifestantes desplegaron una manta de 32 metros cuadrados, que tuvo un costo de aproximadamente mil 600 pesos, que causó reacciones encontradas al paso de los automovilistas. Mientras unos lanzaban la clásica mentada con el claxon de sus vehículos, otros sacaban el pulgar en señal de apoyo. "Se trata de llamar a las cosas por su nombre; este señor es un traidor a toda la democracia por la que se luchó en los años 70, 80 y 90, y por la que perdieron la vida cientos de luchadores sociales; la cual se logró cuando él mismo ganó la Presidencia en el año 2000, y ahora la traiciona al hacer campaña en favor del candidato del PAN", aseguró Hidalgo. Recalcó que debido a que Fox favoreció a Felipe Calderón en su campaña por la Presidencia, la manta cuelga ahora "frente a sus narices" -fue colocada muy cerca de la residencia oficial de Los Pinos- para recordarle que su actitud no favoreció al incipiente sistema democrático mexicano. Hidalgo señaló que los simpatizantes de la demarcación que él representa planean campañas similares que se harán públicas en los siguientes días. En la manta se suman otros adjetivos dirigidos al presidente Fox: "ratero, caco, taqueador, timador, corrupto, atracador, bandido, estafador".
Emir Olivares Alonso

FRAUDE ARTERO, EL PUEBLO NO ES TONTO

Informa que en las casillas revisadas se hallaron 49 mil boletas de más Con datos del fraude en la mano, PRD insiste en que es indispensable el recuento. De acuerdo con las proyecciones del sol azteca, López Obrador ganó las elecciones con más de 1.5 millones de sufragios de diferencia sobre Calderón Hinojosa
ANDREA BECERRIL
Como parte del plantón que se mantiene en Paseo de la Reforma, los manifestantes organizaron una exposición de pintura en la glorieta de la Diana Foto Jesús Villaseca La coalición Por el Bien de Todos formuló un nuevo llamado al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para que rectifique y limpie la elección del 2 de julio, ya que los resultados que arroja el conteo parcial dan cuenta de "un fraude organizado, masivo y sistemático" en el que intervinieron los consejeros del Instituto Federal Electoral (IFE) para despojar a Andrés Manuel López Obrador de su triunfo legítimo en las urnas. Durante la asamblea permanente en el Zócalo, Claudia Sheinbaum recalcó que de ese recuento se desprende que se introdujeron y sacaron votos de las urnas, por lo que hay 49 mil votos de más y 82 mil perdidos, robados, fenómeno que se dio en más de 29 por ciento de las casillas, lo que obliga al TEPJF a anular esas urnas y a ordenar que se abra la totalidad de los paquetes. Advirtió que ese recuento, aunque se hayan escogido las casillas donde menos irregularidades hubo, es muestra de lo que ocurrió en el país y si se hace una proyección a partir de ella, se encuentra que Felipe Calderón obtuvo cerca de 169 mil votos ilegales, ya que son producto de errores aritméticos y de falsificar los resultados. Sheinbaum precedió a López Obrador durante la asamblea y encendió los ánimos de las miles de personas congregadas en el Zócalo, cuando agregó que producto del taqueo de urnas, Calderón obtuvo al menos 500 mil votos y a López Obrador le quitaron, a través de esa misma práctica, 700 mil votos durante la jornada del 2 de julio. "Si proyectamos estos datos, si la elección hubiera sido limpia, si no nos hubieran robado los votos y taqueado las urnas López Obrador hubiera ganado con 1.5 millones de votos de diferencia". Sheinbaum hizo notar que el recuento parcial ordenado por el tribunal prueba plenamente que hubo un fraude organizado, masivo y sistemático contra la voluntad ciudadana. "No sólo se trató de errores humanos, como se decía, sino que hay miles de actas falsificadas que no reflejan el resultado de la votación y cientos de miles de votos introducidos ilegalmente en las urnas, sufragios que desaparecieron ilegalmente de las casilla electorales". Detalló que en este recuento de 9.07 por ciento de las casillas instaladas el 2 de julio ha surgido información oficial que "con toda contundencia hace evidentes las múltiples violaciones a la ley denunciadas por la coalición y que ahora han sido atestiguadas por los magistrados durante esta diligencia". En este recuento se prueba, recalcó, que el Consejo General del Instituto Federal Electoral (IFE) y muchos de los consejeros actuaron con dolo, al ser omisos al cumplimiento de sus obligaciones legales y al abusar de su autoridad. Sostuvo que esto es evidente y explícito en la propia resolución del TEPJF, en la que señala que los funcionarios del IFE impidieron deliberadamente que se cumpliera con la Constitución y con el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe), al evitar que las casillas y las actas que tenían errores fueran abiertas durante el conteo distrital. "Se prueba también, como lo habíamos denunciado, que los paquetes fueron abiertos y violentados después del conteo distrital", indicó, al explicar que en decenas de distritos miles de paquetes electorales que deberían estar cerrados no lo estaban, o se encontraban con los sellos violados. Inclusive han desaparecido paquetes completos, como en el caso de Chihuahua. Además, en varios distritos, las bodegas donde se resguardaban tenían los sellos violados, se encontraron actas y boletas en el piso. "Se prueba que hubo una falsificación dolosa de las actas, que a la hora de escribir los resultados que realmente estaban en los paquetes electorales se escribieron números diferentes. Eso prueba dolo en el llenado de las actas." Agregó que en 81 por ciento de las casillas los votos son distintos para los partidos y aunque para López Obrador prácticamente no varía sus resultados, es evidente que hubo falsificación masiva y deliberada de actas para beneficiar a Calderón. Esto queda de manifiesto, ya que en el 43 por ciento de las casillas reportadas, es decir, en 4 mil 888, resultó que en el papel se habían registrado a su favor 14 mil 847 votos que en realidad no tuvo el panista. "Esta falsificación de actas es una parte pequeña del fraude, porque la mayor alteración de la voluntad ciudadana se realizó con otro operativo de defraudación, donde se introdujeron y sacaron votos de las urnas, con la evidente complicidad de los funcionarios electorales". De esta forma, agregó Sheinbaum, en más de 3 mil casillas, que son 29 por ciento del total abiertas, taquearon poco más de 49 mil votos. En este sentido preguntó: "¿de dónde las obtuvieron las personas que las introdujeron en las urnas?" Y ella misma respondió: "de un solo lugar, del IFE". Los gritos de "¡fraude, fraude!" detuvieron por un momento su intervención. Enseguida siguió con su informe y detalló que en más de 4 mil casillas, de las que se recontaron en estos días, no había cerca de 82 mil votos. Ponderó que al final de la jornada electoral retiraron votos que eran para López Obrador y no es -comentó irónica- que se los hayan llevado los ciudadanos de recuerdo a sus casas, sino que alguien al final de la jornada los retiró. "¿Cómo es posible que en tantas casillas haya 100, 200, 50, cinco votos que faltaron a la hora del recuento?", y cuestionó cuál sería el resultado si no hubiera robado o puesto votos de más para Calderón. "Por eso estamos pidiendo la anulación de esas casillas donde hubo votos de más o de menos y el tribunal debe ejercer la ley y anularlas. Con ello, López Obrador, como legítimamente lo fue, estaría ganando la elección el 2 de julio". Refrendó que el recuento es una muestra de lo que ocurrió en el país, aunque hayan escogido las casillas donde menos irregularidades hubo, al argumentar que si se utiliza este universo que ordenó escrutar el TEPJF y se hace una proyección, se encuentra que Calderón obtuvo errores y falsificación de resultados que sumarían cerca de 169 mil votos. Sostuvo que el panista obtuvo, producto del taqueo de urnas, al menos 500 mil votos y que a Andrés Manuel le quitaron alrededor de 700 mil en la jornada electoral. "Si proyectamos estos datos, si la elección hubiera sido limpia, si no nos hubieran robado los votos, si no hubieran taqueado las urnas, si no hubieran alterado las actas, con las pruebas que tenemos López Obrador hubiera ganado por 1.5 millones de votos. "¿Qué van a decir ahora, qué van a tratar de inventar?", retó y continuó con la ironía: "¿Van a decir que el fraude lo hicimos nosotros?, ¿que nosotros taqueamos las urnas?, ¿que miles de ciudadanos se llevaron las boletas como recuerdo a sus casas?, ¿van a decir que no participó Elba Esther Gordillo en el fraude?" Este recuento sólo muestra, insistió, que los magistrados tienen ante sus ojos la prueba del enorme fraude electoral y que tienen que abrirse todas las casillas y anularse aquellas con irregularidades. Por la mañana, a nombre de la coalición, Jesús Ortega hizo notar que el Partido Acción Nacional y su candidato se opusieron desde un principio al recuento voto por voto y casilla por casilla, por temor a que el tribunal revirtiera los resultados del IFE. Dijo que con el cómputo de cerca del 95 por ciento de las más de 11 mil casillas, "el mayor perdedor es el candidato de la derecha. Los datos que han salido a la luz pública así lo muestran. Calderón es quien más votos ha perdido, más de uno por casilla, cuando hay una diferencia de 1.8 sufragios por paquete con López Obrador. "Este es el dato duro y por ello no aceptan el recuento, porque saben que los resultados a favor de Calderón que dio el IFE están inflados".

Sheinbaum: "A AMLO le quitaron alrededor de 700 mil sufragios"
Si estas cifras se extrapolan a las más de 130 mil casillas instaladas el 2 de julio pasado, “ahí se va a ver el verdadero resultado”. Andrés Manuel López Obrador habría ganado la elección presidencial con un millón y medio de votos de diferencia sobre Felipe Calderón. Esto, según la proyección de la coalición Por el Bien de Todos, con base en “pruebas” obtenidas en el recuento de 11 mil 839 casillas. Sobre esa “muestra” de 9 por ciento de esas casillas, destacó anoche Claudia Sheinbaum, integrante del equipo de campaña de López Obrador, Calderón habría sumado cerca de 169 mil votos producto de “errores y falsificación de resultados”, y al menos otros 500 mil, por “taqueo de urnas”. En la "asamblea informativa" en el Zócalo, afirmó que a López Obrador “le quitaron alrededor de 700 mil votos”, por lo que habría ganado por un millón y medio de sufragios, "si la elección hubiera sido limpia”. Señaló que en 4 mil 888 casillas del recuento, (43 por ciento), se habían registrado 14 mil 847 votos a favor de Calderón “que en realidad no tenía”. Al medio día, la coalición dio a conocer en conferencia de prensa que López Obrador obtuvo, en términos absolutos, sólo 112 votos más en el nuevo cómputo de la casi totalidad de las casillas determinadas por el TEPJF; sin embargo, el PAN perdió 14 mil 140 sufragios. Si estas cifras se extrapolan a las más de 130 mil casillas instaladas el 2 de julio pasado, “ahí se va a ver el verdadero resultado”, afirmó el senador Jesús Ortega, integrante de la dirigencia de esa coalición. Sostuvo que se espera que el TEPJF anule tres mil 272 casillas donde se encontraron, en promedio, 16 boletas más que las entregadas en cada una, y en este caso se daría un triunfo para López Obrador, por margen de 52 mil votos. Esta ventaja sería mayor si se anularan también las casillas donde faltan boletas, dijo Ortega.

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...