BUSCA, BUSCADOR

sábado, 16 de septiembre de 2006

Hoy Convencion Nacional Democratica

FRENTE AMPLIO PROGRESISTA
La CPBT (coalición por el bien de todos) se transforma en el frente amplio progresista
Marchan simpatizantes de López Obrador al Zócalo. Saldrán contigentes del Monumento de la Revolución y del Hemiciclo a Juárez para asistir a la Convención Nacional Democrática
  • Instalan mesas de discusión sobre temas planteados por AMLO
  • Esperan en CND a un millón de delegados
  • Llegan simpatizantes de AMLO al Zócalo para convención
  • Debe convención discutir reformas a instituciones: Cárdenas Batel
  • Alistan Convención Nacional Democrática
  • AMLO promete no claudicar ni rendirse
  • El Universal

    15:20 Previo a la Convención Nacional Democrática, simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador se disponen a partir del Monumento a la Revolución hacia el Zócalo capitalino. En este punto no se observan más de 500 personas; sin embargo, se encuentran estacionados en torno a esta plancha más de 100 camiones, provenientes de diferentes entidades del país. Hasta el momento, la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSP-DF) no tiene una estimación acerca del número de personas que se han congregado en la Plaza de la Constitución. Sin embargo, sobre Paseo de la Reforma y avenida Juárez se observan cientos de simpatizantes del político tabasqueño que se encaminan hacia el corazón de la ciudad de México, portando pancartas, banderines del PRD, así como playeras y demás objetos alusivos al partido del sol azteca. En el Hemiciclo a Juárez, otro contingente también se reúne para partir hacia el Zócalo.
    Afinan pronunciamientos de convención
    Junto con Andrés Manuel López Obrador, trabajan en un hotel capitalino Elena Poniatowska, Jesús Ortega, Porfirio Muñoz Ledo, Dante Delgado, Alberto Anaya y Rafael Hernández . Instalan mesas de discusión sobre temas planteados por AMLO 14:25 Esperan en CND a un millón de delegados 13:58 Llegan simpatizantes de AMLO al Zócalo para convención 13:52 Compara Luege a AMLO con Mussolini 13:06 Acudirán 350 mil mexiquenses a Convención de AMLO 13:05 Debe convención discutir reformas a instituciones: Cárdenas Batel 12:17 Alistan Convención Nacional Democrática 12:08 AMLO promete no claudicar ni rendirse. Sábado 16 de septiembre de 2006 14:34 Mientras López Obrador afina su discurso para concluir los trabajos de la Convención Nacional Democrártica, su equipo de colaboradores también alista, en un hotel capitalino, la ceremonia de clausura. Ahí mismo, la escritora Elena Poniatowska revisa sobre las rodillas el discurso que pronunciará esta noche en el Zócalo capitalino. Junto a ella están trabajando Jesús Ortega, ex coordinador de campaña; Porfirio Muñoz Ledo, ex embajador de México ante la Unión Europea; Dante Delgado, senador de Convergencia; y Alberto Anaya, dirigente del PT; Rafael Hernández, organizador de la convención, entre otros. Hoy apareció publicado como encarte en un periódico de circulación nacional, lo que esta noche votarán los delegados de la convención. Además, se da a conocer la integración de dos comisiones, en la que destaca Carlos Ímaz, quien fue videograbado cuando recibía dinero en efectivo en bolsas de supermercado del empresario Carlos Ahumada, el principal implicado en los videoescándalos hace dos años. Al lado de Ímaz, en la Comisión Nacional de Resistencia Civil, estarán Martí Batres, líder del PRD en el DF; el cineasta Luis Mandoki; la actriz Jesusa Rodríguez; Guadalupe Acosta, secretario general del PRD; Gerardo Fernández, portavoz del PRD; Layda Sansores, senadora de Convergencia; Ramón Pacheco, del Sindicato Mexicano de Electricistas; el barzonista Alfonso Ramírez Cuéllar y Herón Escobar. Como parte de la Comisión Nacional del Proceso Constituyente, cuya tarea será organizar un plebiscito y la elaboración del proyecto de modificaciones constitucionales están el ex consejero del IFE Jaime Cárdenas; el investigador universitario Ignacio Marván; el constitucionalista Elí Sur Arteaga. También participan José Agustín Pinchetti, ex secretario general de Gobierno del DF; el perredista Enrique González Pedrero; el representante del PRD ante el IFE, Horacio Duarte; los senadores Arturo Núñez y Ricardo Monreal; el ex priista Juan Ramiro Robledo; así como Leticia Bonifaz, Julio Scheres y Eduardo Beltrán.

    Elena Poniatowska
    Buscamos una salida a los problemas nacionales, dentro de la mayor honestidad, limpieza, claridad y tolerancia, precisa Poniatowska Palabras de la escritora Elena Poniatowska durante los trabajos de la Convención Nacional Democrática, en el Zócalo de la Ciudad de México

    Siendo las 5:05 horas, del día 16 de septiembre del año 2006, con base en lo establecido en la Convocatoria del 15 de agosto del presente año y ante la presencia de los delegados efectivos que la conforman, me es grato declarar legalmente establecidos los trabajos de la Convención Nacional Democrática, para la cual doy lectura al artículo 39 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que a la letra dice: “La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo, todo poder público dimana del pueblo y se constituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno”
    Que los trabajos de esta Convención Nacional Democrática sean para el bien de todos y de México.
    Hoy, 16 de septiembre de 2006, es la gran fiesta que esperábamos hace años, la de la Convención Nacional Democrática. Nos reunimos porque la democracia empezó a perderse cuando Lázaro Cárdenas dejó el poder en 1940. A los presidentes que le siguieron los encegueció el dinero y se dedicaron a hacer negocio al amparo de su puesto público. José Clemente Orozco tuvo razón al alzar su mano llena de pinceles rojos y fustigar la corrupción, el influyentismo, el maltrato, la pobreza, el saqueo, la falta de educación en todos sus niveles, el racismo y el clasismo que dividen al país y nos agobian. Hoy, en pleno 2006, el 85 por ciento de los mexicanos gana menos de cinco salarios mínimos, es decir cinco mil 400 pesos al mes y para nuestra vergüenza hay quienes sobreviven con mucho menos, ya no se diga 10 millones de indígenas, que además han sido despojados de sus tierras. Andrés Manuel López Obrador ha repetido en muchas ocasiones que quienes lo seguimos somos hombres y mujeres libres, no se vale la consigna: O estás conmigo o eres mi enemigo. Queremos estar en la realidad y la inteligencia de un ser humano depende de su aceptación de la realidad. Nos ha costado mucho ser lo que somos y quizá este es el momento de vernos con ojos críticos, ser crítico de uno mismo es clave para ser crítico de una situación ya sea personal o política y todos los sabemos que lo personal es político.
    Nuestra capacidad crítica es lo que nos endereza y nos hace libres, el fanatismo limita, vuelve intransigente, lleva al abismo, el primer respeto en la vida es el respeto a uno mismo y el respeto a lo que piensa, lo que cree y lo que decide el otro. A lo largo de 48 días hemos sido los actores de un cambio con nuestro líder Andrés Manuel López Obrador, hemos sido los actores de un cambio y eso también nos lo tienen que respetar. Cuauhtémoc Cárdenas me honró al escribirme una carta que agradezco porque el oír al otro engrandece y contribuye al diálogo, pero sigo pensando que la elección fue injusta y fraudulenta y que hacemos bien al defender nuestra dignidad. Claudia Sheinbaum y muchos especialistas mexicanos han hablado de fraude y hasta el Centro de Investigación Económica y Política de Washington reveló el 6 de septiembre que los datos obtenidos del recuento de nueve por ciento de los votos indicaron que el usurpador del PAN tuvo una pérdida de 2 mil 765 votos, mientras que Andrés Manuel López Obrador, de la Coalición Por el bien de todos, logró un aumento de dos mil 101 votos.
    Si el Trife hubiese dado a conocer estos resultados desde el 20 de agosto y no hasta el 6 de septiembre, la presión política a favor del recuento total de los votos se habría vuelto clamor popular. Vuelvo a decirlo, somos hombres y mujeres libres, no somos borregos, y estamos aquí porque queremos luchar contra la corrupción y la desigualdad, como …no le pedimos nada a nuestro líder Andrés Manuel López Obrador, como seres pensantes, sí. Y nos subleva haber tenido que padecer una campaña sucia, implementada y pagada por los dueños del país, porque sabemos que los empresarios sucios y los políticos cómplices hicieron todo para derrotarlo. Ahora, en esta Convención Nacional Democrática buscamos una salida para que nuestro país sea tan grande como lo merecemos. Somos gente de bien, que nos hemos esforzado toda la vida para salir adelante, aquí estamos reunidos para encontrar entre todos una solución y vamos a encontrarla dentro de la mayor honestidad, la mayor limpieza, la mayor claridad, la mayor tolerancia, porque los sectarismos y las provocaciones llevan a la represión y, desde luego, nuestra solución será, como ha sido nuestra resistencia, pacífica.

    Hoy es un gran día, es el día de nuestra conciencia y andemos con ella, para que en ella se haga la luz.
    ¡Viva México! Nuestro gran País.
    ¡Viva la Convención Nacional Democrática!
    ¡Viva Andrés Manuel López Obrador!


    Rafael Barajas El Fisgón

    La lucha por la democracia, el derecho a la información y la libertad de expresión van de la mano: El Fisgón Palabras del cartonista Rafael Barajas El Fisgón durante los trabajos de la Convención Nacional Democrática

    En una ocasión, Vicente Fox felicitó a una señora de condición humilde por no saber leer ya que así no se deprimiría leyendo periódicos. El mensaje era claro: “No se amargue el día leyendo lo que hago o digo, mejor disfrute de mi imagen en la pantalla”. Para este gobierno, como para los anteriores, más vale apantallar que informar. “Información es poder”; por eso, a lo largo de la historia, los gobiernos autoritarios han hecho todo por censurar, restringir, controlar y manipular la información. La mentira esclaviza, en cambio, la información contribuye a la democracia. De hecho, así lo reconoce la legislación mexicana; la Ley federal de transparencia y acceso a la información pública gubernamental se expidió con la finalidad expresa de “contribuir a la democratización de la sociedad mexicana y a la plena vigencia del Estado de derecho”. Sin embargo, las nuevas tecnologías han cambiado totalmente las reglas del juego informativo. En la era del Internet, es imposible censurar u ocultar la información es imposible; pero en la sociedad de los videoclips, existen infinidad de técnicas para manipular las percepciones: “Dadme un candidato popular y os mostraré un peligro para México”. Gracias a la presión de la sociedad, en prácticamente todos los periódicos nacionales, ya existe el derecho de réplica. Debemos presionar para que se abra el derecho de réplica en la información televisiva. La enorme capacidad de penetración y manipulación de la televisión le permite a los consorcios televisivos crear ambientes a voluntad e imponer una agenda a corto plazo. En México, donde existe un duopolio televisivo, los magnates informativos se han convertido en actores importantes de la escena política nacional; esto les permite imponer sus intereses particulares sobre el bien común, como en el caso de las Reformas a la ley de radio y televisión.
    Es claro que la legislación, vigente hasta el año pasado, era vieja y obsoleta, pero en vez de moderar el peso del duopolio, se legisló a favor de los intereses de los consorcios televisivos. Por el bien de todos, es necesario revisar a fondo las Reformas a la ley de radio y televisión aprobadas hace unos meses por el senado, con miras a limitar el poder de los monopolios mediáticos mexicanos. El poder de la televisión es grande; implanta sus agendas al corto plazo, pero la verdad siempre termina por imponerse. En 1968, la televisión repitió hasta el cansancio que Díaz Ordaz era un buen hombre atacado injustamente por hordas de estudiantes y, en 1988, nos insistió que Salinas de Gortari era el presidente más legítimo de nuestra historia; hoy todos sabemos la verdad. Hoy, esa misma televisión nos atosiga con el sonsonete de que Calderón ganó limpiamente las elecciones y de que no aceptar esos resultados es atentar contra la paz. A pesar de que los medios electrónicos ocultaron y soslayaron la información de la Coalición Por el Bien de Todos, tenemos sobradas evidencias del fraude; por lo demás, quien pone en riesgo la paz, en la tierra de Juárez, es quien no respeta el derecho ajeno. Quien tiene la verdad y tiene paciencia no tiene por qué hacer concesiones. Si los medios no informan, tendremos que informar nosotros. Por el bien de todos, por la democracia, la libertad de expresión y el derecho a la información, debemos romper el bloqueo informativo que le hacen la mayoría de los medios a este movimiento; debemos apoyar a los medios que difunden los hechos que los demás ocultan y crear canales alternativos para informarnos e informar sobre el fraude, para que la verdad se imponga lo más pronto posible. La libertad de expresión que hoy tenemos es resultado de una lucha de varias generaciones de periodistas y de lectores de periódico, radioescuchas y telespectadores. Esta lucha por la libertad de imprenta es una lucha por la verdad y contra la impunidad de los poderes fácticos; es la lucha de González Schmall por documentar los negocios de los Bribiesca, es la lucha contra la impunidad de los delitos de panistas notorios como Carmen Segura, Santiago Creel, Estrada Cajigal, Serrano Limón; es la lucha contra grupos delincuenciales que están cada vez más ligados a las elites políticas; es la lucha ejemplar de la periodista Lydia Cacho contra la red de pederastas de Jean Succar Kuri y sus amigos Kamel Nacif, Gamboa Patrón y Mario Marín.

    Debemos defender la libertad de imprenta de los poderes fácticos que la amenazan; el juicio contra Lydia Cacho es una vergüenza nacional; resulta increíble que, por argucias legales de una legislación obsoleta, ella siga siendo acusada por difundir una información documentada, mientras que los verdaderos delincuentes gozan de total impunidad. Debemos apoyar a quien informa y pugnar porque se despenalicen los delitos de opinión, porque en diversas legislaciones locales se establezca que difundir hechos ciertos no es difamar. La lucha por la democracia, el derecho a la información y la libertad de expresión van de la mano. Es una lucha por la verdad, contra la manipulación, por la libertad de opinión, contra un sistema que se congratula por la ignorancia y se mantiene mediante el fraude informativo, el fraude electoral y la violencia. Las campañas de desprestigio, basadas en mentiras, no son un acto de libertad de expresión; al contrario, ponen en riesgo este principio. Ante la falta de ética de ciertos consorcios mediáticos y de ciertos comunicadores, debemos crear la figura de un ombudsman informativo, un defensor de la sociedad, independiente del gobierno y los poderes fácticos.
    DOCUMENTOS ANEXOS

    Documento en formato de texto

    Audio

    Hermelinda Tiburcio Cayetano
    Rechazamos la imposición de Calderón; no queremos aguantar otros seis años de un gobierno de los ricos: Hermelinda Tiburcio Palabras de Hermelinda Tiburcio Cayetano, representante de pueblos y comunidades indígenas, durante los trabajos de la Convención Nacional Democrática

    Buenas tardes hermanos indígenas y no indígenas.
    Pido permiso a la madre tierra, al padre sol y a los que dan la vida: el agua y el aire. “Arrancaron nuestros frutos, cortaron nuestras ramas, quemaron nuestro tronco, pero no pudieron matar nuestras raíces”. Ni la conquista, ni la independencia, ni la reforma, ni la revolución han podido terminar con nuestros pueblos. Como mujer indígena siento en todo mi cuerpo el coraje de 500 años de historia, de 500 años de pobreza y 500 años de desigualdad, actos interminables de discriminación y de violencia contra nuestros pueblos, contra nuestros hijos pero sobre todo contra nosotras las mujeres. No queremos aguantar otros seis años de un gobierno de los ricos. Los pobres, las mujeres feministas, los ancianos, los discapacitados y quienes han creído en este nuevo proyecto de nación, seguiremos en resistencia. Rechazamos la imposición de Felipe Calderón porque nos arrancaron el voto, el derecho a poner un gobierno que sirva al pueblo, un gobierno dirigido por Andrés Manuel López Obrador.
    Por eso estoy aquí alzando mi voz porque creo en un proyecto de nación, que cubra las necesidades de los pueblos indígenas y no indígenas: Estamos por la libre determinación de nuestros pueblos, donde conservemos nuestro territorio y los recursos naturales. No queremos que nadie nos venga decir de lo que debemos hacer. No solamente los hombres deben tener derecho a la tierra, hoy las mujeres estamos luchando cada día para ser también dueñas de la tierra. El problema agrario no se resuelve con dinero.
    Rechazamos el plan Puebla Panamá porque afecta nuestro territorio. Desde tiempos de la colonia y ahora las trasnacionales… imponen su visión, sin consultarnos y se aleja cada vez más de la realidad de nuestros pueblos. Queremos que nuestros pueblos patenten sus recursos. El comercio de transgénicos de las empresas transnacionales han secuestrado nuestra riqueza: alto a la piratería “el campo no aguanta más”. El abandono de la educación intercultural ha contribuido a que se vaya borrando la identidad, la cultura, y la lengua y a que pueblos indígenas y no indígenas pierdan este potencial cultural y sagrado. Las lenguas originales de México deben ser las que se impartan en todas las universidades de nuestro país y no las lenguas extranjeras. Los hombres indígenas deben de respetar los cuerpos de las mujeres. Hagamos un alto a la violencia de los esposos, al alcoholismo y a la drogadicción. Las mujeres hemos conquistado el derecho a que nuestro cuerpo sea respetado. No queremos que esté prohibido que las mujeres ejerzan su sexualidad, que no sea un misterio la sexualidad, que la equidad se practique en los hogares y no solamente los hombres tomen las decisiones. Ya son muchos los casos los casos de muerte materna y de muerte por cáncer y por sida. Los programas de salud gubernamentales no garantizan el acceso, no contemplan la visión de salud integral, no la medicina tradicional. Tampoco se reconocen las miles de vidas que han salvado nuestras parteras. La pobreza de nuestros pueblos, la falta de trabajo y la migración nos aleja de una buena salud. No se tiene para pagar los hospitales, ni las medicinas. Además no tonemos servicios de calidad, los buenos médicos están en la ciudades. A nosotros nos utilizan para experimentar con practicantes. Las mujeres estamos siempre en un segundo plano, sufrimos violencia económica la no tener trabajo, ni educación y violencia institucional al no poder hablar español y no poder defender nuestros derechos. Los acuerdos de las Naciones Unidas no están reflejados en nuestra Constitución, ni están operando en los programas institucionales. Los temas religiosos deben de separase de la política, para evitar conflictos en las comunidades. En los seis años pasados, ni los vochos, ni los changarros, ni las microempresas han resuelto la pobreza, nuestros hermanos siguen migrando y brincando el muro de la muerte.
    El autonombrado “Presidente del empleo” se quedará sin empleo, porque nuestros pueblos no le reconocemos. Muchos años nos ha costado a las mujeres indígenas incorporarnos en el ámbito publico, enfrentar el miedo, luchar como mujer indígena para que se nos reconozca nuestros derechos. El tiempo se detuvo este 16 de septiembre… para buscar un orden, ante tanto misterio y confusión; desde esta plaza de sangre ya lavada por el tiempo, sobre este Zócalo donde murieron tantos de nuestros antepasados… celebro la llegada de un nuevo Sol. El calendario de la resistencia nos marca que es hoy, y sobre esta enorme piedra donde todas y todos trabajemos por juntos por la Convención Nacional Democrática.
    ¡Viva la Convención Nacional Democrática!
    ¡Vivan los pueblos indígenas de México!
    ¡Vivan los pueblos indígenas del mundo!
    DOCUMENTOS ANEXOS

    Documento en formato de texto

    Audio

    Rafael Hernández Estrada
    La Convención debe trabajar por la unidad popular de todos los sectores sociales y conservar su carácter plural, diverso, crítico, democrático y participativo: Hernández Estrada. Palabras del integrante de la Comisión Organizadora, Rafael Hernández Estrada, durante los trabajos de la Convención Nacional Democrática, en el Zócalo de la Ciudad de México
    Compañeros y compañeras delegados. La Convención Nacional Democrática es un ejercicio autoorganización y de autogestión que hicimos millones de mexicanos. Nunca como ahora se habían levantado tantas y tan diversas voces para expresar sus ideas en contra del fraude electoral y a favor de la transformación estructural de nuestro país. De manera autogestiva, durante las semanas previas a la Convención, nos reunimos libremente en escuelas, plazas, centros de trabajos, hicimos asambleas, foros, reuniones, intercambios electrónicos, platicamos con nuestras familias, con nuestros vecinos, con nuestra propia conciencia. Este histórico ejercicio de participación ciudadana dio como resultado más de 10 mil asambleas populares y más de 150 foros de debate en todos los estados de la República, así como miles de ponencia individuales y colectivas de todo el país y de mexicanos residentes en el extranjero, cuyas propuestas formarán parte de nuestra Convención. Y fuimos cientos de miles en todos los rincones del país, jóvenes, adultos mayores, feministas, indígenas, trabajadores, trabajadoras, campesinos, amas de casa, comerciantes, estudiantes, científicos, artistas, maestros, lesbianas, gays, entre otros, sin filiación alguna u organizadas y organizados en sindicatos, partidos, grupos estudiantiles, organizaciones civiles, organizaciones campesinas, ejercimos plenamente los derechos políticos consagrados en nuestra Constitución. Debo informar a la Mesa Directiva y a todos ustedes que quedaron registrados ante la Comisión Organizadora de la Convención Nacional Democrática un millón 25 mil 724 delegados, ello hasta el corte de información tomado a las 12:00 horas del día de hoy, aunque el registro continuó hasta el inicio de los trabajos. De las ponencias, en las asambleas y los foros de reflexionó sobre diversos temas, tales como reforma de las instituciones, derechos humanos, participación ciudadana, pobreza, energía, recursos naturales, cultura, educación, medios de educación, ciencia y tecnología, trabajadores del campo y la ciudad, mujeres, jóvenes, indígenas, adultos mayores, diversidad sexual, entre otros. La versión completa de esta relatoría y el texto de las ponencias presentadas se encuentra ya en la página web de la Convención Nacional Democrática De estas reflexiones surgieron propuestas con diversos enfoques y distintos grados de amplitud y profundidad, no siempre coincidentes en sus contenidos y que de suyo plantean la necesidad de ver a la Convención como parte de un debate nacional que deberá continuar en todo el país.
    En una apretada síntesis, las ponencias y relatorías plantean las siguientes propuestas esenciales:
    Primero, desconocer la declaración de validez de la elección presidencial emitida por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Consecuentemente rechazar la pretendida imposición de Felipe Calderón y de llegar a la Presidencia de la República se le considerará como un usurpador. En segundo lugar, apoyar el programa de cinco puntos contenido en la Convocatoria a la Convención Nacional Democrática. En tercer lugar los participantes en el debate previo consideran necesario convocar a un Congreso Constituyente para refundar la República, para lograr un nuevo pacto nacional que otorgue las garantías de respeto a la soberanía, al Estado laico, al reconocimiento de la diversidad y de la pluriculturalidad, las libertades individuales, los derechos colectivos, y la atención de los grupos vulnerables, así como la participación ciudadana. Hay que decir, por otro lado, que las diversas ponencias se pronunciaron por refrendar el carácter civil y pacífico de nuestro movimiento. Asimismo, se sugiere que el órgano de representación que emane de esta Convención programe la realización de foros temáticos que recojan las propuestas y ponencias remitidas a la misma y además publique las memorias de esta Convención Nacional Democrática en las que se incluyan todas las ponencias presentadas y las relatorías de los foros estatales, temáticos y sectoriales. Esa es la relatoría del debate previo en la que se considera que la Convención Nacional Democrática deberá avanzar hacia la conformación de la unidad popular de todos los sectores sociales y conservar su carácter plural, diverso, crítico, democrático y participativo.
    ¡Viva la Convención Nacional Democrática!
    ¡Viva Andrés Manuel López Obrador!
    DOCUMENTOS ANEXOS

    Documento en formato de texto

    Audio
    Martín Esparza Flores
    No pasarán las reformas constitucionales encaminadas a privatizar el sector energético: Martín Esparza Palabras del secretario general del Sindicato Mexicano de Electricistas, Martín Esparza Flores, durante los trabajos de la Convención Nacional Democrática, en el Zócalo de la Ciudad de México

    Buenas tardes, en el marco del derecho ciudadano que nos confiere la Constitución, reciban un fraternal saludo de todos los trabajadores electricistas, agrupados en el Sindicato Mexicano de Electricistas. Saludamos a los miles de mexicanos que se han dado cita de todos rincones del país a esta Convención Nacional Democrática y muy en especial a nuestro compañero, licenciado Andrés Manuel López Obrador. Desde hace más de 20 años, los discursos de los neoliberales han sido para privatizar las empresas públicas como teléfonos, ferrocarriles, la banca, las carreteras, las minas, los puertos y que éstas servirían para generar empleos y tener un crecimiento sostenido de la economía en nuestro país. Y vemos que la realidad es otra, que se han enriquecido unos cuantos a costa de los millones de mexicanos que tenemos que trabajar para recibir un salario de miseria. Esos fueron sus discursos, esas fueron sus panaceas y en realidad esas son sus mentiras. Se sumaron los votos obtenidos de esas privatizaciones en los bolsillos de los banqueros, de los inversionistas, de los apoyos y después vino el rescate por elos y se les devolvió su dinero. Doble negocio, doble ganancia. El Fobaproa es su… Hoy en este día, en esta Convención Nacional Democrática, estamos comprometidos con México y con su gente, los que ya no queremos más privatizaciones, los que ya no queremos más despojos, los que vamos a defender la soberanía nacional y también los que vamos a defender las pocas empresas que nos quedan, porque no permitiremos que se sigan privatizando las empresas energéticas como Pemex, Comisión Federal de Electricidad, Luz y Fuerza del Centro, las instituciones como el IMSS, como el ISSSTE y la defensa de la educación pública.
    Desde aquí les decimos que esas reformas constitucionales no pasarán.
    Más de 300 organizaciones sociales, sindicales, campesinas, indígenas y populares suscribimos un Proyecto Alternativo de Nación con base en la libertad, a la justicia y a la democracia y presentamos en esta Convención Nacional un proyecto mínimo, no negociable, que va a formar parte de los documentos básicos de esta Convención Nacional Democrática. El próximo 27 de septiembre, en el marco de la nacionalización de la industria eléctrica, los electricistas, con todos ustedes, tenemos que impulsar una gran defensa de la soberanía de nuestro país, tenemos que restablecer el orden constitucional e impulsar una política tarifaria de los energéticos en donde se proteja la economía de los que menos tienen porque categóricamente los que estamos en el sector energético decimos: sí es viable bajar las tarifas de luz, sí es viable bajar los precios del gas y de las gasolinas. Pero han venido privatizando todas estas empresas con la complacencia de los magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Que escuchen los magistrados, el Artículo 27 constitucional dice: Corresponde exclusivamente a la Nación generar, conducir, transformar, distribuir y abastecer de energía eléctrica que tenga por objeto la prestación de servicio público. En esta materia, no se otorgarán concesiones a los particulares y la Nación aprovechará los bienes y recursos naturales que se requieran para dichos fines. Que escuchen los magistrados, en nuestro país únicamente existen dos empresas del Estado: Comisión Federal de Electricidad y Luz y Fuerza del Centro. Tenemos cien años y hemos podido electrificar el 98 por ciento del territorio nacional. Les pregunto, compañeros, ¿vamos a permitir que las empresas extranjeras, como Enron en Estados Unidos, como… en Francia, y… de Japón se apoderen de nuestros energéticos? Claro que no.
    Por eso, como lo dije anteriormente, estamos aquí y lucharemos con esta resistencia civil pacífica para que el Estado mantenga sus empresas públicas en condiciones de competitividad, modernidad y con una clara revisión de cuentas, dándoles autonomía presupuestal, liberándolas de Hacienda y que no sigan siendo la caja chica del gobierno, que paguen más los grandes consumidores, los capitalistas y no los pobres aislados, que milagrosamente tienen para comer.
    ¡Por el bien de todos, primero los pobres, primero México!
    ¡Que viva la industria eléctrica nacionalizada!
    ¡Que viva México!
    ¡Que viva Andrés Manuel López Obrador!

    Malú Micher
    Llegó la hora de no rendirse, de no agacharse y de no callarse: Micher. Palabras de la ex diputada federal del Partido de la Revolución Democrática, Malú Micher, durante los trabajos de la Convención Nacional Democrática, en el Zócalo de la Ciudad de México

    Compañeras y compañeros:

    El combate a la corrupción y la eliminación del tráfico de influencias y de privilegios es una de las luchas ancestrales del pueblo mexicano y de las demandas más recurrentes de la gente. Dice José Martí, que no hay nada más indignante, que la conversión de la patria en una casa de inmoralidad, donde el filósofo y el indígena viven sin pan junto al magnífico ladrón del gobierno. Quienes obedecen a un mal gobierno no pueden decirse personas honradas, por esto hemos llegado hasta aquí, porque no podemos obedecer a quienes desde puestos de decisión ocultan información y privilegian a unos cuantos o de quienes de manera corrupta compran lealtades, trafican impunidades y negocian en lo oscuro sus riquezas a costa de quienes menos tienen, violando toda moralidad y principio fundamental de servir al pueblo. Porque ¿qué más da?, nadie nos vigila, nada más son unos cuantos milloncitos, unas cuantas empresitas, unos cuantos contratitos y unos cuantos favorcitos, todo esto producto de una lealtad mal entendida al servicio de un jefe o jefa tenebrosa y corrupta.
    Echemos una mirada a nuestra historia.
    A principios del siglo XIX Don José María Morelos y Pavón, sostuvo en su propuesta constitucional “Sentimientos de la Nación” que: “Las leyes que dicte nuestro Congreso deben ser tales, que obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia, y de tal suerte se aumente el jornal del pobre, que mejore sus costumbres, alejando la ignorancia, la rapiña y el hurto y que las leyes generales comprendan a todos, sin excepción de cuerpos privilegiados…” En el amanecer del siglo XX Don Emiliano Zapata sostuvo en el Plan de Ayala que “El llamado Jefe de la Revolución Libertadora de México, por falta de entereza y debilidad suma, dejó en pie la mayoría de los poderes gubernativos y elementos corrompidos de opresión del Gobierno dictatorial de Porfirio Díaz, que no son, ni pueden ser en manera alguna la representación de la Soberanía Nacional…” Zapata, vivo en esta lucha, le hubiera dedicado las mismas palabras a quien ahora ostenta el poder desde un gobierno federal traidor, falso y mentiroso. Hoy, a principios del siglo XXI sostenemos que los problemas básicos de la corrupción, motores fundamentales de las luchas de independencia y revolución, no han sido resueltos y han encontrado formas nuevas de lastimar el patrimonio que debiera emplearse para satisfacer las múltiples necesidades de un país, que este año, escúchelo bien Sr. Vicente Fox y Sra Vázquez Mota, tiene más pobres que el año pasado.
    ¿Como no vamos a llamarles traidores a la Patria?
    ¿Creen que nuestro pueblo es tonto? ¿Que después de tanta corrupción el pueblo les dio el triunfo? ¿Piensan que se nos han olvidado las tangas de Provida, el fraude de Luis Pazos, de Dolores Creel en CONACULTA?; del gober precioso, los atentados a periodistas, el caso Paulina, la colusión entre el gobierno federal y una parte de los ricos de este país para impedir el ejercicio de los derechos políticos de nuestro compañero Andrés Manuel; de cómo se favorece a los grupos de ultraderecha que desean mantener a las mujeres silenciadas violando su derecho a decidir como si estuviéramos en la edad media, creen que hemos olvidado a los violadores y traficantes de niñas y niños inocentes, a los pederastas, por cierto papás de algunos gobernadores y legisladores; creen que no recordamos las irregularidades en las empresas de imagen personal disfrazadas de organizaciones de beneficio social como Vamos México, Transforma México; de las miles de mujeres violadas, asesinadas , ultrajadas y desaparecidas de Ciudad Juárez y de todo el país; de las autoridades omisas y corruptas, de los asesinatos en Pasta de Conchos, Lázaro Cárdenas y de Oaxaca, del recrudecimiento de la delincuencia organizada y el narcotráfico; del encarcelamiento de los ecologistas de Guerrero, de no cumplir los Acuerdos de San Andrés; del incremento del patrimonio del presidente , con propiedades por cierto no declaradas ; de los fideicomisos, del dichoso secreto bancario; del aumento del desempleo; del IPAB desde donde se hipoteca a la población con la deuda de los consentidos del gobierno, es decir algunos banqueros; de las amenazas contra legisladores desde los Pinos, de Hildebrando, de programas sociales utilizados con fines electorales, del fraude a la Nación que se fraguó desde el IFE, que pasó por el PAN y se extendió hasta el Tribunal Electoral, de las promesas incumplidas al no impedir la importación ilegal de zapato chino ; de los viajes del gobierno en compañía de la familia y sus cuates, muy distintos a los que emprenden los compatriotas migrantes; de los vestidos adquiridos con el dinero del pueblo y las facturas falsas , de la atípica contraloría que desde la atípica Secretaría de la Función Pública siempre obstaculizó el acceso a la información necesaria para demostrar la corrupción y ahora declara que no hay irregularidades, exonerando a los Bribiesca Sahagún y a sus compadres?
    ¿No es suficiente toda esta inmundicia para llamarles traidores de la Patria?
    Y más aún, los líderes yunquistas, desde el púlpito de su doble moral, proponen convertir al partido de la derecha en el partido del perdón, ¿De qué nos van a perdonar si quienes estamos aquí, somos los agraviados y agraviadas?
    Y resulta que en lugar de transformar positivamente las instituciones, éstas fueron utilizadas para bien personal, bien patrimonial y enriquecimiento inexplicable, engañando a la gente, sirviéndose de ella y justificando sus riquezas con argumentos realmente ridículos como “producto de su trabajo” y para rematar, defendiendo su derecho a “ser alguien en la vida” como la madre de algunos les aconsejaba. Desde aquí, denunciamos al Estado mexicano y a Vicente Fox, como jefe de gobierno, de ser cómplice de la impunidad que apesta todos los casos anteriormente mencionados y que hasta la fecha no han sido resueltos. Denunciamos a la PGR por mantener congeladas todas las investigaciones de los expedientes de corrupción. A PEMEX, por otorgar contratos millonarios producto del nepotismo.
    Al IPAB por aceptar pagos con cheques de la familia en el poder, a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a Aduanas, al SAT, al SAE, INFONAVIT , al FOVISSSTE a Nacional Financiera , a la Sociedad Hipotecaria Federal.
    Denunciamos todas sus trampas para obstaculizar el ejercicio transparente del presupuesto, que le pertenece no a ellos sino a todo el pueblo de México. Como aprendí de un campesino de Gil Pérez en Tabasco: los acusamos de fumar del mismo cigarro, de tomar en el mismo pote y de taparse con la misma cobija. Para ellos ni perdón, ni olvido, y lo repito, ni perdón, ni olvido. Esta Convención Nacional Democrática es expresión nítida de la voluntad popular. Compartimos la convicción de que la corrupción como cualquier acto humano negativo puede ser combatida.
    Para lograrlo tenemos cuando menos cuatro tareas:
    Primera: La construcción de una izquierda que de testimonio con sus actos de lo que proclama, sobre todo los que tienen o hemos tenido la responsabilidad de ejercer una función pública. Si creemos en la honestidad hay que actuar con honestidad, si creemos en la transparencia hay que informar, si creemos en la honradez no hay que tranzar. Segunda: Debemos eliminar de nuestros esquemas éticos frases como “no importa que robe pero que haga algo bueno” o “qué les extraña , si todos se llevan su parte”. No, por ahí no va, Cuando los actos injustos no son perseguidos adecuadamente por la ley se van observando como naturales y llevan al desánimo, pero cuidado, una sociedad desalentada no es capaz de construir algo sólido. No justifiquemos ningún acto de inmoralidad. Tercera: Es urgente el empoderamiento de una ciudadanía conciente de sus derechos, combativa, exigente de una real rendición de cuentas, en relación con los partidos pero independiente de ellos. Los actos de autoridad deben ser informados con oportunidad, sujetos de evaluación verdaderamente ciudadana y sancionados por la ley. La transparencia implica que la ciudadanía tenga los mejores lugares para observar y reclamar sobre las cosas del Estado. Cuarta: Se requiere una nueva arquitectura institucional con respaldo constitucional que integre las miles de propuestas que en la Convención han surgido y enriquezca nuestro proyecto alternativo de nación. Lo que proporcionan las instituciones son reglas del juego y las instituciones democráticas deben dar certidumbre de trato equitativo sin distingo de condición económica y social, raza, credo, género o estado físico.
    Compañeras y compañeros de la Convención Nacional Democrática; sabemos que en esta tarea no hay suplentes y que con los ideales no se tranza. Todas y todos tenemos una misión particular. Avancemos en la concordia y el entendimiento entre nosotros y nosotras para sumar y no restar. Entre más miradas que vigilen y mentes que actúen, tendremos menos corrupción. Hoy es un día histórico, inicia la Nueva República, y desde este Frente Amplio la estaremos construyendo con una intensa guerra justa que tiene en las armas de la paz su principal fortaleza. Desde el frente amplio daremos puntual seguimiento a todos los casos de corrupción que no han sido resueltos, exigiremos castigo a los culpables e impediremos que se vuelvan a repetir. Desde aquí, alzamos nuestra voz con gusto y emoción porque estamos seguras y seguros que otro mundo, otro México, otro gobierno, otra patria es posible. La deseamos, la soñamos, la exigimos, la hemos ido construyendo porque nos merecemos una patria grande cimentada en el trabajo honesto, en un gobierno al servicio de la gente y en el pago de un salario justo que nos permita gozar plenamente de todos nuestros derechos humanos.
    Llegó la hora de no rendirse, de no agacharse y de no callarse.
    ¡Sufragio efectivo, no imposición!
    Muchas Gracias.
    DOCUMENTOS ANEXOS

    Documento en formato de texto

    Audio

    Andrés Manuel López Obrador
    Precisa López Obrador que acepta el cargo de presidente legítimo de México “porque rechazamos la imposición y la ruptura del orden constitucional” Palabras de Andrés Manuel López Obrador durante los trabajos de la Convención Nacional Democrática

    Amigas, amigos, delegadas, delegados de todos los pueblos, colonias, municipios, regiones, estados del nuestro país. Hoy es un día histórico. Esta Convención Nacional Democrática ha proclamado la abolición del actual régimen de corrupción y privilegios y ha sentado las bases para la construcción y el establecimiento de una nueva República. Antes que nada, conviene tener en claro por qué hemos tomado este camino. Es obvio que no actuamos por capricho o interés personal. Nuestra decisión y la de millones de mexicanos aquí representados es la respuesta firme y digna a quienes volvieron la voluntad electoral en apariencia y han convertido a las instituciones políticas en una farsa grotesca.
    ¿Cómo se originó está crisis política y quiénes son los verdaderos responsables?
    Desde nuestro punto de vista, la descomposición del régimen viene de lejos, se acentuó en los últimos tiempos y se precipitó y quedó al descubierto con el fraude electoral. Esta crisis política tiene como antecedente inmediato el proyecto salinista, que convirtió al gobierno en un comité al servicio de una minoría de banqueros, hombres de negocios vinculados al poder, especuladores, traficantes de influencias y políticos corruptos. A partir de la creación de esta red de intereses y complicidades, las políticas nacionales se subordinaron al propósito de mantener y acrecentar los privilegios de unos cuantos, sin importar el destino del país y la suerte de la mayoría de los mexicanos. Desde entonces, el principal lineamiento del régimen ha sido privilegiar los intereses financieros sobre las demandas sociales y aún, sobre el interés público. En este marco de complicidades y componendas entre el poder económico y el poder político, se llevaron a cabo las privatizaciones durante el gobierno de Salinas. También, en este contexto, debe verse el asunto del FOBAPROA, el saqueo más grande que se haya registrado en la historia de México desde la época colonial. Recordemos que Zedillo, con el apoyo del PRI y del PAN, del PRIAN, decidió convertir las deudas privadas de unos cuantos en deuda pública. A la llegada de Vicente Fox se fortaleció y se hizo más vulgar esta red de complicidades, al grado que un empleado del banquero Roberto Hernández pasó a ser el encargado de la hacienda pública. Pero lo más grave es que Fox se convirtió en un traidor a la democracia y se dedicó tenaz y obcecadamente, con todos los recursos a su disposición, a tratar de destruirnos políticamente. En esta cruzada, Fox se confabuló con Roberto Hernández, Claudio X. González, Carlos Salinas, Mariano Azuela, Diego Fernández de Cevallos, Gastón Azcárraga y para ello contaron con la complicidad de algunos medios de comunicación, de intelectuales alcahuetes, de periodistas deshonestos y de quienes se hacen pasar por jueces. En fin, se formó en contra nuestra una pandilla de delincuentes de cuello blanco y de políticos corruptos. Ahora bien, conviene preguntarnos por qué este grupo fue capaz de desatar tanto odio, por qué llegaron incluso al descaro de promover la intolerancia, el clasismo y de utilizar el racismo para distinguirse y descalificar lo que nosotros dignamente representamos.
    La respuesta es sencilla: tienen miedo de perder sus privilegios y los domina la codicia.
    Por eso no aceptan el Proyecto Alternativo de Nación que nosotros postulamos y defendemos. Por eso, para seguir detentando la Presidencia de la República, no les importó atropellar la voluntad popular y romper el orden constitucional. Pero vayamos al fondo. ¿Qué fue lo que ganaron realmente? ¿Creen acaso que el pelele que impusieron les va a significar tranquilidad y normalidad política? ¿Creen acaso que ahora sí nada les impedirá quedarse con el gas, la industria eléctrica y el petróleo? ¿Creen acaso que seguirán impunemente haciendo jugosos negocios al amparo del poder público y disfrutando de sus privilegios fiscales? ¿Creen acaso que van a seguir sobajando al pueblo de México? Se equivocan, no pasarán. Se equivocan porque afortunadamente hoy existe en nuestro país una voluntad colectiva dispuesta a impedirlo y porque millones de mexicanos no queremos que el poder del dinero suplante al poder público, que debe ser el verdadero poder político. Por todas estas razones, esta Convención, de conformidad con el Artículo 39 de la Constitución vigente, ha decidido romper con ellos, recuperar nuestra soberanía y emprender el camino para la construcción de una nueva República. Pueden quedarse con sus instituciones piratas y con su Presidente espurio, pero no podrán quedarse con el patrimonio de la Nación, ni con nuestras convicciones, ni con nuestra dignidad.

    Amigas y amigos:
    Estamos aquí para decirles a los hombres del viejo régimen que no claudicaremos. Jamás nos rendiremos. Estamos aquí para decir a los cuatro vientos que defenderemos el derecho a la esperanza de nuestro pueblo, que no aceptamos el oprobio como destino para nuestro pueblo.
    Que se oiga bien y que se oiga lejos:
    No aceptamos que haya millones de niños desnutridos y enfermos, y sin porvenir.
    No aceptamos que a los jóvenes, que nacieron bajo el signo del neoliberalismo, se les quite el derecho al estudio y se les condene a la marginación social.
    No aceptamos la falta de presupuesto ni las campañas de desprestigio contra la educación pública.
    No aceptamos la violación de los derechos de las mujeres.
    No aceptamos que las mujeres, para conseguir trabajo, tengan que ser vejadas, porque así lo imponen las reglas inhumanas del mercado.
    No aceptamos la discriminación por motivos religiosos, étnicos o sexuales.
    No aceptamos que la mayoría de los ancianos del país vivan en el abandono y que quienes se hayan jubilado después de toda una vida de trabajo, reciban una bicoca de pensión.
    No aceptamos que a los trabajadores, después de los 40 años de edad, se les nieguen las oportunidades de empleo y se les trate como parias sociales.
    No aceptamos que el salario mínimo no alcance para que el trabajador viva y mantenga a su familia con dignidad y decoro.
    No aceptamos que, ante la escasez de puestos de trabajo, mujeres y hombres tengan jornadas laborales de más de 8 horas al día.
    No aceptamos el trabajo infantil.
    No aceptamos que millones de mexicanos se vean obligados a abandonar a sus familias y a sus pueblos, para ir a buscar trabajo del otro lado de la frontera.
    No aceptamos que el campesino y el productor tengan que vender barato todo lo que producen y comprar caro todo lo que necesitan.
    No aceptamos la privatización de la industria eléctrica ni del petróleo en ninguna de sus modalidades.
    No aceptamos que haya borrón y cuenta nueva. El Fobaproa no es un caso cerrado, es un expediente abierto.
    No aceptamos el saqueo del erario. Le daremos seguimiento puntual al manejo del presupuesto, a los contratos de obras y servicios y denunciaremos permanentemente todo acto de corrupción.
    No aceptamos el nepotismo, el influyentismo, el amiguismo, ninguna de esas lacras de la política.
    No aceptamos el abandono al campo.
    No aceptamos la cláusula del Tratado de Libre Comercio, según la cuál para el 2008 quedarán libres las importaciones, la introducción de maíz y de fríjol del extranjero.
    No aceptamos la competencia desleal que padecen los productores nacionales en beneficio de los productores extranjeros.
    No aceptamos que se siga degradando nuestro territorio, los recursos naturales, por la voracidad de unos cuantos nacionales y extranjeros.
    No aceptamos que continúe el monopolio de empresas vinculadas al poder que rehuyen a la competencia y obligan a los consumidores mexicanos a pagar más que en el extranjero por las comunicaciones, los materiales de construcción, las tarjetas de crédito y otros productos y servicios. No aceptamos la manipulación que practican algunos medios de comunicación, ni su desprecio altanero por la cultura y por el buen gusto. No aceptamos el autoritarismo, la represión ni la violación de los derechos humanos. Y menos aceptamos que todas estas grandes injusticias sean producto de la fatalidad y del destino de nuestro pueblo. No, compañeras y compañeros, amigas y amigos, este es el saldo lamentable del régimen antipopular y entreguista que ha venido imperando y que hoy hemos decidido abolir. Por eso es un día histórico.
    ¿Cómo imaginamos a la nueva República?
    La nueva República tendrá, como objetivo superior, promover el bienestar, la felicidad y la cultura de todos los mexicanos. Aspiramos a una sociedad verdaderamente justa, elevada sobre la base de la democracia y de la defensa de la soberanía nacional. Nos interesa entendernos con todos los sectores de buena voluntad, pero vamos a persuadir y convencer que por el bien de todos, primero los pobres. Promoveremos que se eleve a rango constitucional el Estado de Bienestar para garantizar efectivamente el derecho a la alimentación, el trabajo, la salud, la seguridad social, la educación y la vivienda. Exigiremos que se pague la deuda histórica con los pueblos y comunidades indígenas, y pugnaremos por el cumplimiento de los Acuerdos de San Andrés Larráinzar. Construiremos una nueva legalidad donde las instituciones se apeguen al mandato constitucional, sirvan a todos por igual y protejan al débil ante los abusos del fuerte. Vamos a emprender una renovación tajante de la vida pública desterrando la corrupción, la impunidad y el influyentismo. Ya nadie podrá sentirse dueño y señor en nuestro país.
    Amigas y amigos:
    En el proceso de construcción de la nueva República tenemos que atender y cuidar tres aspectos fundamentales: Primero. No caer en la violencia, evadir el acoso y mantener nuestro movimiento siempre en el marco de la resistencia civil pacífica. Segundo. No transar, no vendernos, no caer en el juego de siempre, de la compra de lealtades y conciencias disfrazada de negociación. Tercero. Tenemos que luchar con imaginación y talento para el romper el cerco informativo y crear mecanismos alternativos de comunicación. Tenemos que hacer posible que la verdad se abra paso y llegue hasta el último rincón de nuestra patria.
    Amigas y amigos:
    El día de hoy, esta Convención Nacional Democrática ha tomado decisiones trascendentes. Son muchos los frutos de esta asamblea fundacional. No sólo hemos rechazado al gobierno usurpador sino que hemos decidido emprender la construcción de una nueva República. Se aprobó también el plan de resistencia civil pacífica y la preparación de los trabajos para la reforma constitucional y lograr que las instituciones sean verdaderamente del pueblo y para el pueblo. Fruto de este proceso que ha desembocado en la Convención Nacional Democrática ha sido, sin duda, la creación del Frente Amplio Progresista. Esta nueva agrupación política será el espacio para articular a todos los ciudadanos y organizaciones políticas y sociales que se expresaron durante la campaña, así como para recibir nuevas adhesiones. El Frente Amplio Progresista surge en el momento preciso en que, a la vista de todos, se ha conformado un bloque de fuerzas derechistas, a partir de la alianza abierta y descarada entre el PAN y las cúpulas del PRI. De modo que el Frente Amplio Progresista tendrá como objetivo principal enfrentar al bloque conservador, al brazo político de la minoría rapaz que tanto daño ha causado a nuestro país. A final de cuentas, volvemos a lo que ha sido la historia de México. Antes eran liberales y conservadores. Ahora, en la lucha política de nuestro país habrá dos agrupamientos distintos y contrapuestos: derechistas y progresistas. Esta Convención ha decidido crear también un nuevo gobierno, que se instituye para ejercer y defender los derechos del pueblo. El gobierno que emerge será obligadamente nacional. Tendrá una sede en la capital de la República y, al mismo tiempo, será itinerante para observar, escuchar y recoger el sentir de todos los sectores y de todas las regiones del país. Habrá un gabinete, es decir, un equipo de trabajo que integre los diagnósticos, proponga las soluciones y examine las posibilidades en cada caso. Los recursos, como es obvio, son escasos, pero el trabajo de equipo, la honradez, la interacción con la sociedad, podrán convertir la escasez en eficacia.
    ¿Por qué acepto el cargo de Presidente de México?
    Ofrezco a ustedes y al pueblo de México mi explicación. Frente a la operación fraudulenta que lesionó la democracia electoral e intenta detener la democratización económica, social y cultural; frente al uso faccioso del Poder Ejecutivo y de los recursos públicos de un candidato y de un partido; frente a la intromisión ilegal y pandilleril de un buen número de empresarios y caciques sindicales, esos que ya santifican el clientelismo; frente al secuestro de las instituciones, que en este caso, son típicamente sus instituciones, como el IFE, el Tribunal Electoral y la Suprema Corte de Justicia; frente a todo esto, y ante el cúmulo de pruebas que hemos presentado y que fueron tramposamente desechadas, mantenemos una certidumbre: ganamos la elección presidencial.
    Acepto el cargo de Presidente de México porque rechazamos la imposición y la ruptura del orden constitucional. Aceptar el fraude electoral, como algunos están proponiendo, y reconocer a un gobierno usurpador, implicaría posponer indefinidamente el cambio democrático en el país. Sería hacerles el juego, que yo acepte la imposición, me convierta en dirigente de la oposición nacional y les hiciéramos ese juego. No, por eso acepto el cargo de Presidente de México, porque rechazamos la imposición y la ruptura del orden constitucional. El triunfo en las urnas nos compromete ante nuestros electores y ante los votantes honrados del 2 de julio que, opciones políticas aparte creyeron en la validez de la elección. Ese compromiso con la democracia, es el que nos impulsa. Nuestros adversarios se imponen con el dinero, el prejuicio conservador, la injusticia, la ilegalidad, la propiedad de muchísimos medios informativos. Nosotros contamos con la voluntad de cambio de millones de personas. El régimen político de ellos se agotó; en cambio, desde nuestro punto de vista, la Presidencia, esta Presidencia, simboliza las esperanzas, los esfuerzos y el anhelo de justicia social del pueblo de México. Además, el encargo de Presidente de México se me confiere en el marco de un movimiento empeñado en transformar las instituciones y refrendar la República, es decir, aclarar el sentido de la vida política, hoy tan enturbiado. La Presidencia, en una democracia genuina, es la interpretación justa y cotidiana de los sentimientos, de los deseos del pueblo, de los sentimientos, de los deseos de la gente y de la comunidad. Es obvio que acepto este honroso cargo no por ostentación o por ambición al poder. Lo asumo, incluso a sabiendas de que también por esto voy a ser atacado. Pero lo hago convencido de que así voy a seguir contribuyendo, junto con muchos otros mexicanos, mujeres y hombres, como ustedes, en las transformaciones del país, por nosotros y por las nuevas generaciones, por los que vienen detrás, por nuestros hijos, que podamos verlos de frente y no nos reclamen porque en estos momentos de definición supimos estar a la altura de las circunstancias. Además, en las actuales circunstancias, aceptar este encargo es un acto de resistencia civil pacífica, y es lo que más conviene a nuestro movimiento. Es un tengan para que aprendan, un tengan para que aprenda a respetar la voluntad popular.
    Amigas y amigos, compañeros, compañeras.
    Les hablo con sentimiento y con el corazón. Es un timbre de orgullo, es un honor representarlos. Tengan la seguridad de que lo haré con humildad y convicción. No voy a traicionarlos, no voy a traicionar al pueblo de México. Es un honor están con ustedes y voy a ser siempre su servidor. Reitero mi compromiso con ustedes, con los que nos dieron su confianza el 2 de julio, con muchos más, y sobre todo con los pobres y humillados de nuestra patria.
    ¡Que viva la Convención Nacional Democrática!
    ¡Que viva la nueva República!
    ¡Viva México!
    ¡Viva México!
    ¡Viva México!

    ¡Inicia La Jornada TV!.


    La Jornada TV (programa cero)


    Programa del jueves 14 de septiembre de 2006.



    La Jornada TV


    Programa del viernes 15 de septiembre de 2006.



    JORNADA TV LA OTRA TELE

    Astillero
    Julio Hernández López

    Politécnicas

    Múltiples artes felipenses
    IPN: estudiantes encerrados
    En Internet, La Jornada TV

    El travieso Felipillo juega a las escondidas. Ya antes lo había hecho en Morelia, donde aprovechó que sus denostadores habían abandonado la plaza (Morelos) para retornar un par de horas después a echarse un rapidín floral. Ahora lo hizo en la entrada de los leones de Chapultepec, en un relampagueante uno-dos que lanzó por delante, en jugada de alto sacrificio (mide más de 1.80), al voceador que este 15 gritará desde balcones blindados (entre otras acepciones, blind significa ciego) pero que ayer debió aguantar, con oídos sin tapiar, la protesta de un centenar de madrugadores denunciantes de fraude electoral que le hicieron trastabillar a la hora de leer nombres de niños héroes y lo llevaron a cometer pifias de denominación (Juan, dijo, en lugar de José Azueta: lo bueno es que no dijo José Mariano Azuela, o Juan Luis Borgueta).
    Cumplida la sacra función de protestar, los seguidores de López Obrador creyeron llegado el momento del descanso, aunque llamó la atención que las medidas de seguridad militar continuaran, sobre todo impidiendo el paso de personas a Chapultepec cuando el acto presidencial había terminado. Pero es que detrás del oficialmente saliente venía el oficialmente electo: veloz llegó Felipe, con su equipo bonsai, depositó la consabida ofrenda floral, se tomó la foto, hizo un discurso apresurado y pegó carrera. Calderón a mata de salto, o a saldo te mata, o asalto te dama. Speedy Felipe.
    El ombudsman nacional, José Luis Soberanes, dice que es un chiste afirmar que el país está en calma, mientras la comicidad involuntaria hace que cobre tonos chuscos el episodio de las llamadas telefónicas interceptadas en las que participa la Triple K: Succar Kuri, Kamel Nacif y Kamilio Gamboa. El diputado precioso acusa al gobierno federal de filtrar los diálogos sucios y luego le pide a monseñor Abascal que indague el asunto (el secretario de la pila bendita llamada Gobernación es capaz de pegar el grito en el cielo patrio porque su hija lee libros de Carlos Fuentes, pero incapaz de hacer justicia en el caso de pederastas millonarios).
    En el Politécnico se vivieron ayer escenas de novela. Los estudiantes de cuando menos cuatro escuelas (la Superior de Comercio y Administración, la Superior de Medicina, la Nacional de Ciencias Biológicas, y la Vocacional 1) y del Centro Interdisciplinario de Ciencias de la Salud fueron encerrados en sus propias instalaciones para que no pudieran juntarse con los centenares de jóvenes que declararon un paro indefinido en la Escuela Superior de Economía, en protesta contra un reglamento general de estudios que a los alumnos les parece lesivo e inclusive tendiente a buscar privatizaciones o cuando menos la implantación de criterios empresariales en esa institución de larga y orgullosa raigambre popular.
    Cual si de centros correccionales se tratara, los estudiantes del IPN se encontraron con puertas cerradas con cadenas y candados, más la uniformada presencia de los agentes de seguridad privada. En Economía (la ESE) se había prendido la mecha de la inconformidad contra un reglamento aprobado el 30 de junio, mientras los alumnos estaban de vacaciones. En Economía se declaró un paro estudiantil indefinido y se inició una marcha informativa que llevó a los jóvenes a las cuatro escuelas y al centro antes referido, más el Canal Once (supuestamente del propio Politécnico) donde exigieron que se informe verazmente de lo que pasa en ese instituto.
    Los estudiantes aseguran que el nuevo reglamento establece, de una manera intencionalmente enredada y tramposa, como nueva calificación mínima aprobatoria de cada materia la de 8, que a quien no alcance ese nivel se le pasará a un examen llamado "ordinario", que se pretende recortar las posibilidades estudiantiles de cambiar de carrera, de tener más oportunidades para pasar materias y de seguir como estudiantes en el IPN. Además, se crea una salida a los desplazados, la de recibir el título de Profesional Asociado (también se habla de Técnico Superior Universitario), y se plantea que puedan realizarse estudios en escuelas privadas mediante convenio con el IPN e inclusive modalidades a distancia, abiertas o virtuales, sin la exigencia real de laboratorios y talleres muy necesarios en áreas como ingenierías y ciencias médico-biológicas.
    Oficialmente, el IPN hace saber que "la calificación mínima aprobatoria no fue modificada, sigue siendo 6", que "los títulos y grados" no se modifican, pero sí se "abren nuevas opciones para que los alumnos que lo requieran puedan optar por certificaciones adicionales que les otorguen mejores condiciones en el mercado de trabajo". Otra bondad del nuevo reglamento es que "incorpora opciones para resolver los problemas de irregularidad que afectaban severamente a los alumnos", establece "mecanismos para facilitar el intercambio estudiantil y la movilidad entre carreras, planteles e instituciones educativas nacionales y extranjeras". Por todo lo cual, el IPN "lamenta que algunos grupos con sus acciones estén mezclando un asunto interno con cuestiones derivadas de la situación externa, y reitera su disposición a continuar realizando todas las actividades necesarias para que el Reglamento se conozca e interprete adecuadamente".
    Tal vez para preservar a los estudiantes de unas escuelas de la "situación externa" que les planteaban otros de sus compañeros, ayer hubo candados y cadenas en varios planteles. Todo ello, más la asamblea estudiantil de Economía, la marcha informativa, y declaraciones de alumnos, profesores y directivos, fue el primer material de trabajo de La Jornada TV, la opción por Internet, un esfuerzo informativo que conducirá este tecleador y que estará disponible de lunes a viernes, de ocho de la noche a seis de la mañana del siguiente día, en la página electrónica de La Jornada con noticias, entrevistas, reportajes, opiniones y análisis político. Ese primer ensayo politécnico estará disponible hoy, a partir de las 20 horas, en la página electrónica de La Jornada, en un número de prueba, y el viernes, día de El Grito, el primer programa en forma, con su primera extra el sábado de Convención (por cierto, son necesarias las ideas, comentarios, críticas, camarógrafos solidarios, reporteros voluntarios y aportaciones intelectuales, artísticas y periodísticas varias para que la Otratele salga adelante). ¡Uf, qué choro: hasta mañana!

    Noticiario Politico 15/16 sept.

    :: Rayuela A la hora del Grito, las televisoras mostraron su talante plural y democrático borrando del mapa el Zócalo capitalino.


    Notas relacionadas
    ::
    “Vivan las instituciones y la unidad de los mexicanos”, proclama Fox
    ::
    “Viva la soberanía popular”, arenga Encinas en el Zócalo
    ::
    El viernes 15 amaneció sitiado Dolores Hidalgo
    ::
    Desaloja la coalición el Zócalo
    Hiere panista a un empleado de la delegación Cuauhtémoc
    * Tras el incidente, se autoriza al PAN celebrar el Grito en la Plaza Río de Janeiro México, D.F., 15 de septiembre (apro).- Un lesionado y un detenido es el saldo de un enfrentamiento entre simpatizantes panistas y perredistas en la Plaza Río de Janeiro, conocida como “Plaza de las Brujas”, en la colonia Roma. Tras el zipizape, las autoridades de la delegación Cuauhtémoc resolvieron permitir al PAN capitalino celebrar el Grito de Independencia en ese parque de la colonia Roma. El enfrentamiento se produjo momentos después de que personal de la demarcación trató de retirar, por orden del jefe Territorial en la Roma-Condesa, Francisco Ayala, unos sanitarios móviles que habían instalado los panistas en esa plaza. El empleado de la demarcación Rolando García Hernández resultó herido luego de los golpes que le propinó con un tubo el panista Edgar López, quien finalmente fue detenido por la policía. Al lugar llegó el subsecretario de Seguridad Pública local, Francisco Díaz y 15 patrullas de la delegación Cuauhtémoc. El funcionario solucionó el problema al permitir que el PAN capitalino realice su verbena esta noche. A tres cuadras de la Plaza Río de Janeiro se encuentran las oficinas del PAN capitalino. Aunque se permitió a los panistas realizar ahí su ceremonia del Grito, se les prohibió quemar fuegos pirotécnicos y molestar a los vecinos con el alto volumen de las bocinas instaladas en la Plaza Río de Janeiro.
    de La jornada

    Grito de Fox pasado por agua; rechifla a Abascal en el Zócalo

    Dolores Hidalgo, Gto., 15 de septiembre. El presidente Vicente Fox agregó tres elementos más a la tradicional arenga de la Independencia: ''¡viva nuestra democracia!, ¡vivan nuestras instituciones!, ¡viva la unidad de las y los mexicanos!'', gritó, para concluir con tres vivas a México en medio de la coyuntura poselectoral que lo obligó a modificar sus planes de encabezar la ceremonia oficial en Palacio Nacional.

    ¡Sí se pudo... Obrador!, clamor en el Zócalo durante el Grito

    El otro grito, surgido de la multitud reunida en la Plaza de la Constitución, anoche fue "¡Obrador, Obrador, Obrador!".

    Noche con sabor a victoria en el Zócalo

    Y no fue Vicente Fox quien alzó la voz a la mitad del foro ni del balcón central, sino miles las voces que se erigieron en una sola palabra apenas se esfumaba "la galana pólvora de los fuegos de artificio".

    El Grito en el Zócalo devino en festejo del movimiento de resistencia pacífica

    Lo primero que hizo Andrés Manuel López Obrador cuando terminó la ceremonia del Grito fue bajar del templete y meterse entre la multitud que atiborraba el Zócalo coreando insistentemente su nombre, al cabo de una fiesta en la que la voz de Eugenia León inundó de música la luz de las estrellas y el espectáculo de los fuegos artificiales reveló la cohesión de una plaza unida. Esta vez no tanto por su apego a las tradiciones, sino por su hambre de un futuro inmediato distinto.

    "¡Presos políticos, libertad!", pide Marcos al dar el Grito en Atenco

    San Salvador Atenco, Mex., 15 de septiembre. Al grito de: "¡Presos políticos, libertad!", el subcomandante Marcos encabezó en los primeros minutos de este sábado la ceremonia del Grito de Independencia en la plaza principal de San Salvador Atenco, acompañado por cientos de campesinos del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT).

    La gran mentira y las alternativas de un México democrático
    Pablo González Casanova, Gilberto López y Rivas y Luis Hernández Navarro
    Foto
    Celebración del Grito de Independencia en el Zócalo de la ciudad de México Foto José Antonio López
    Es indudable que México ha sido víctima de una elección fraudulenta que tiene el respaldo abierto de las grandes potencias encabezadas por Estados Unidos. Bajo la responsabilidad directa de Vicente Fox, ex gerente de Coca Cola; del gobierno que encabeza con antiguos empleados de compañías trasnacionales; del Partido Acción Nacional, controlado por quienes han traicionado sus propios proyectos de democratización; apoyado por los grandes patrones, los medios electrónicos y la gran prensa de México y el extranjero, el poder dominante ha impuesto como verdad la gran mentira de que Felipe Calderón -otro hombre de negocios público-privados- "triunfó" (mentira) en unas "elecciones transparentes" (mentira), que se niega a reconocer un líder "populista" (mentira), que "debería respetar las reglas de la democracia, y que por ambiciones personales no lo hace" (sarta de mentiras), el cual cuenta con el apoyo de "grupos de alborotadores que quieren imponer su voluntad sobre la de la mayoría, a los que alienta una "izquierda anticuada" que no corresponde a lo que (según ellos) debería ser "la izquierda moderna", y a quienes en realidad encabeza una plebe que ignora lo que es la democracia y la ciudadanía (sarta de mentiras de "segundo orden" en que se pretende "representar" lo que el depredador está usurpando). En realidad, la gran mentira sobre los resultados electorales de 2006 oculta el proyecto de saqueo del petróleo y otros recursos naturales; la privatización de la electricidad y los servicios de salud y seguridad social, así como un nuevo aumento a la carga impositiva que pesa sobre la población de escasos recursos y sobre los pobres de México.
    La gran mentira es parte de un proyecto de conquista y colonización del mundo, en que a las murallas de Jerusalén se añaden otras, como las que está construyendo el gobierno de Estados Unidos en más 3 mil kilómetros de la frontera con México. Esa muralla no sólo se construye tras el saqueo a que fue sometida la República Mexicana por Estados Unidos con el llamado Tratado de Libre Comercio de América del Norte; es también un claro indicador de las medidas complementarias con que la mismas fuerzas piensan ahora empobrecer todavía más al país y arrebatarle el resto del capital nacional y social que genera empleos. La inmensa muralla que levanta Estados Unidos en la frontera con México corresponde a la decisión de reprimir "a como dé lugar" ("as necessary") a los millones y millones de mexicanos y mexicanas sin trabajo que pretendan salir de la ratonera de inseguridad, insalubridad, analfabetismo y miseria en que muy bien saben que van a convertir a México, como "efecto lateral" del gran saqueo y represión que ya anuncia el presidente electo por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación en discursos dizque "institucionales", "conciliadores" y "democráticos" que, como primera opción, parecen partidarios de un "saqueo legal y pacífico". La gran mentira entraña también declarar una "guerra justa" al pueblo de México y a una ciudadanía que ha dado muestras de combatividad y creatividad ejemplares. México, como ya ha ocurrido antes en su historia, está realizando una aportación notable a la historia universal. Hoy, el pueblo se encuentra en un proceso de redefinición de la democracia electoral. Al defender el voto como lo hace, bajo el clamor de "Sufragio efectivo y no imposición", lucha contra la democracia enajenada y por rescatar el poder del pueblo y la ciudadanía, que desde hace tanto tiempo detentan las mafias de las antiguas y nuevas oligarquías. El pueblo mexicano también lucha (entre contradicciones) por estructurar su propio poder en formas no autoritarias, ni populistas ni totalitarias, y con profundo sentido democrático, nacional y de justicia social. El voto, en un país de ciudadanos cuya inmensa mayoría está constituida por pobres y muy pobres, y por empobrecidos cada vez más numerosos, entraña un significado de libertad y justicia. El voto, en un país de pobres no puede elegir -y no eligió- a un abierto representante de las mafias político-económicas del gran capital y las potencias imperialistas, que ayer como hoy atacan al pueblo y la ciudadanía de México desde Estados Unidos, España y Francia.
    En las elecciones de 2006, Andrés Manuel López Obrador, para millones de mexicanos, ofrece una esperanza nacional y social frente a la abierta y agresiva amenaza de quien antes de llegar a la Presidencia usurpada, como Felipe Calderón, ya prometía entregar todo lo que él y los suyos no han podido malvender de México a las megaempresas imperiales y sus asociados y subordinados locales. No cabe la menor duda de que el voto de la ciudadanía fue favorable a Andrés Manuel López Obrador. Defender su triunfo ha sido tarea de un pueblo pobre, de una ciudadanía de pobres apoyados por inmensos sectores de las clases medias empobrecidas, todos animados por los valores de la libertad, la justicia y la soberanía. Las protestas y manifestaciones contra el fraude están redefiniendo el proyecto de Nación por miles y millones de habitantes. Protestas y manifestaciones han puesto al orden del día la necesidad de llevar a la práctica una revolución democrática y pacífica que, partiendo de una democracia auténticamente representativa, se fortalezca con una democracia participativa y con una democracia de autonomías, cuya articulación permita organizarse desde los gobiernos locales hasta el nacional, con posibilidad de ampliaciones regionales y universales, objetivos que desde el siglo XIX hasta nuestros días se han planteado los pueblos mestizos e indígenas de México y América Latina y sus grandes líderes, desde Hidalgo, Bolívar y San Martín. El nuevo movimiento ha redefinido la lucha. En su profundización, Andrés Manuel López Obrador ha mostrado innegable capacidad de liderazgo, que le ha permitido seguir las demandas del pueblo y de la ciudadanía. Tomarlas en cuenta para encauzar los nuevos pasos requiere una organización ciudadana que mantenga su autonomía y señale el rumbo del proceso. En medio de contradicciones que un movimiento tan amplio entraña, el conjunto del actual proceso histórico revela, día a día, la creciente presencia del pueblo pobre y de las fuerzas progresistas y revolucionarias de México. De la resistencia muchos son los que han pasado a planteamientos que renuevan los grandes episodios de la historia nacional, desde la lucha de Benito Juárez contra los "imperialistas" y "retrógrados" de su tiempo, pasando por las de los revolucionarios que en Aguascalientes convocaron a una Convención Constituyente con las fuerzas de los más pobres entre los pobres, hasta las luchas representadas por la Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca (APPO). La historia se recrea, no se repite. En su recreación hace suyas las luchas del movimiento más avanzado de los pueblos de México, la de los pueblos indios encabezados en gran medida por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), hoy también organizados en el Congreso Nacional Indígena (CNI). Que los zapatistas busquen mantener la autonomía de su movimiento merece gran respeto. No los mueven razones o sentimientos mezquinos, y quienes así lo creen están muy equivocados. Desde las luchas por la Independencia de este país, en l810, todos los movimientos populares han convocado a los indios a la hora de las batallas y los han traicionado u olvidado a la hora de los triunfos. Los zapatistas de ayer y de hoy han vivido en su propia vida y en la de sus hijos el amargo sabor de la traición. Comprender y respetar su decisión de seguir su marcha -que es la nuestra- es una obligación fundamental, mínima, para la formación de un bloque histórico en México.
    Hacer que las promesas de hoy se cumplan hoy, al iniciar los trabajos de la Convención Nacional Democrática (CND), no sólo consiste en formularlas verbalmente o en convocar a los pueblos indios a que participen. Consiste en el compromiso práctico de darles un lugar de mando en todas las decisiones nacionales, en demostrarles día a día que no se negocia con ellos para cooptarlos, que se asume con ellos la necesidad de incluirlos en las grandes decisiones con todos los pueblos y ciudadanos de México. Significa poner en práctica los acuerdos de San Andrés y reconocer el esfuerzo de unidad y representatividad del Congreso Nacional Indígena. Debemos respetar nosotros los acuerdos de San Andrés para que los respeten los demás. Precisar que son producto del consenso y la consulta amplia y representativa. Los suscritos -adherentes de la otra campaña- consideramos que el EZLN ha planteado una nueva lucha desde lo local hasta lo global, al iniciar el nuevo movimiento por la autonomía de los pueblos indios, y por su articulación con los pobres entre los pobres, en un proyecto profundo anticapitalista. Ha hecho ver, con razón, que en más 500 años de desarrollo, ese modo de dominación y acumulación, movido por la lógica de las utilidades y el enriquecimiento personal o corporativo, siempre y en todas partes ha subdesarrollado un mundo periférico, marginado, excluido, superexplotado, hoy en gran parte sujeto a políticas de exterminio y saqueo.
    Plantear desde ahora la necesidad de construir un sistema alternativo anticapitalista no debe ocultarnos, sin embargo, lo que está al orden del día en las luchas del pueblo mexicano y de muchos pueblos del mundo: construir con la democracia de las autonomías y de la dignidad una verdadera democracia de los pueblos, con los pueblos y para los pueblos, que ponga como uno de sus objetivos centrales la inclusión de los trabajadores organizados y no organizados, formales e informales, manuales e intelectuales en la toma de decisiones, así como el respeto a las distintas religiones, ideologías, civilizaciones, identidades, para una política en que las contradicciones en el interior del movimiento lleven cada vez más a la práctica de la libertad y de la justicia con respeto a los demás, y con un programa que incluya expresamente los principios no negociables. Saber unirnos en medio de la diversidad es nuestro gran reto personal y colectivo. Lograr en la convención la unidad en la diversidad será su primer logro para el triunfo.

    La extranjerización de Mexicana de Aviación
    México SA Carlos Fernández-Vega

    Su "rescate" ha costado sangre, sudor y lágrimas a las finanzas nacionales Mexicana de Aviación, una vez más. En 1994, el papá -junto con otros empresarios- logró restatizarla, por medio de su "rescate"; doce años después, el hijo trabaja afanosamente para extranjerizarla, tras el regalo del gobierno de Fox. En ninguno de los dos casos la familia Azcárraga (Tamayo el primero; Andrade el segundo) perdió dinero, pero sí, y mucho, el erario, el país. Por el contrario, la más reciente privatización de la aerolínea (diciembre de 2005), favoreció ampliamente a Gastón Azcárraga Andrade, quien no sólo la obtuvo a precio de regalo, sino que minutos después, y no es figura, revendió a otros "hombres de negocio" la mayoría accionaria de Mexicana de Aviación, cuyo "rescate" ha costado sangre, sudor y lágrimas a las finanzas nacionales.
    Nueve meses después, en línea con los negocios de la reprivatización bancaria, el júnior Azcárraga, actual presidente del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios, se prepara para sacar nueva raja a la aerolínea, por medio de su extranjerización. Y Aeroméxico al lado de ella, de acuerdo con la denuncia ayer presentada por el ex diputado Jesús González Schmal: "La industria aérea nacional está en riesgo de pasar a manos de extranjeros, principalmente españoles, gracias a prestanombres mexicanos y a autoridades que limpian y sanean las aerolíneas para venderlas sin compromisos laborales". Ese fue el mecanismo aplicado en los 18 bancos privatizados en el sexenio de Carlos Salinas, "rescatados" y "saneados" en el siguiente, y extranjerizados en las administraciones de Zedillo y Fox, hasta que 90 por ciento del sistema bancario está en manos foráneas. Gran negocio para el capital privado y desastroso para los intereses nacionales. Algo similar ha sucedido con buena parte de las empresas otrora paraestatales en 25 años de privatizaciones.
    En esos nueve meses, Azcárraga Andrade y demás inversionistas han despedido a mil 800 trabajadores -de confianza y sindicalizados-, vendió la llamada torre insignia (en la calle de Xola), le ha reducido (25 por ciento) el salario al personal que libró la reducción de plantilla, no le ha inyectado dinero fresco a la empresa y exige al gobierno que le "devuelva" una cantidad "por ajustes" en el precio de venta. "Su propósito
    -como ocurrió con los bancos- es sanearla para venderse, seguramente a una línea extranjera con la parte nacional a través de prestanombres y quedarse -(como todos los fines de sexenio al estilo Roberto Hernández con Banamex)-
    con las grandes utilidades como esquiroles en estas privatizaciones", señala González Scmall. La historia del circuito estatización-privatización-restatización-reprivatización de las líneas aéreas nacionales parece perpetuo, y en él han participado muchos gobiernos de la República y prominentes "hombres de negocios", entre cuyas más finas habilidades se cuenta la de financiar candidatos y sus campañas electorales, especialmente las presidenciales, como el propio Azcárraga Andrade. Con la extranjerización, finalmente, los tecnócratas neoliberales parecen haber encontrado la salida al susodicho circuito. Mientras toma forma la venta de Mexicana de Aviación y Aeroméxico al capital foráneo, recordemos lo aquí señalado a finales de agosto en torno al negocio de Azcárraga Andrade. El 20 de diciembre de 2005 se oficializó que Grupo Posadas, propiedad de Gastón Azcárraga Andrade, fue el ganador de la "puja" por Mexicana de Aviación; 94.5 por ciento de las acciones de esta aerolínea pasaron a ser propiedad del corporativo hotelero, mediante el supuesto pago de 165.5 millones de dólares. Cintra y el IPAB reconocieron al Grupo Posadas como ganador indiscutible, y ese 20 de diciembre firmaron el contrato de compra-venta de las acciones, cuyo precio en la Bolsa Mexicana de Valores se desplomó alrededor de 40 por ciento en unos cuantos días, obviamente previos a tal firma. Su único "contrincante" fue el Grupo Xtra, de Isaac Saba. Tras adquirir 94.5 por ciento de las acciones de esa línea aérea, el Grupo Posadas -propietario, en singular- "repartió" los citados títulos entre otras siete empresas e inversionistas que no participaron en la licitación, que fueron constituidas pocos días antes del anuncio oficial del ganador y que hoy son los propietarios, en plural. Una de ellas, Administradora Profesional de Hoteles, constituida 12 días antes de conocerse, públicamente, el nombre del nuevo dueño de Mexicana de Aviación. Minutos después de firmar el contrato de compra-venta, Azcárraga Andrade repartió el pastel de Mexicana de Aviación: Grupo Posadas, 29.6 por ciento de las acciones; Administradora Profesional de Hoteles, 20.08; Administradora Corporativa Empresarial, de Angel Losada Moreno (Grupo Gigante), 20.08; Gastón Azcárraga Andrade, 2.86; Juan Gallardo Thurlow (Grupo Embotelladoras Unidas), 10.44; IXE Banco (del que es accionista Isaac Saba, del Grupo Xtra, único "contrincante" en la "puja"), 2.46 por ciento y "otros accionistas", 9.49 por ciento.
    Las rebanadas del pastel: Hay motivos más que suficientes para dar el Grito, y el citado es sólo uno de ellos... Felices fiestas patrias. cfvmx@yahoo.com.mx/ cfv@prodigy.net.mx
    .

    .
    Foto

    Seguidores de Andrés Manuel López Obrador celebran en el Zócalo el Grito de Independencia Foto Carlos Ramos Mamahua

    Foto

    Simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador se congregaron ayer en la Plaza de la Constitución Foto José Antonio López

    Foto

    Festejos sin olvidar el agravio, ayer en el Zócalo capitalino Foto Yazmín Ortega Cortés

    Carlos Abascal, abucheado en cuanto apareció en el balcón del Palacio del Ayuntamiento
    El Grito en el Zócalo devino en festejo del movimiento de resistencia pacífica
    Tras el acto de Encinas, López Obrador se mezcló entre la gente que llenó la plaza mayor
    JAIME AVILES
    Festejos sin olvidar el agravio, ayer en el Zócalo capitalino Foto Yazmín Ortega Cortés Lo primero que hizo Andrés Manuel López Obrador cuando terminó la ceremonia del Grito fue bajar del templete y meterse entre la multitud que atiborraba el Zócalo coreando insistentemente su nombre, al cabo de una fiesta en la que la voz de Eugenia León inundó de música la luz de las estrellas y el espectáculo de los fuegos artificiales reveló la cohesión de una plaza unida. Esta vez no tanto por su apego a las tradiciones, sino por su hambre de un futuro inmediato distinto. En el balcón del antiguo Palacio del Ayuntamiento, donde el jefe del Gobierno del Distrito Federal pronunció la letanía solemne del ritual septembrino y añadió un "¡Viva la soberanía popular!", los rostros felices de doña Rosario Ibarra de Piedra, de Alejandro Encinas y de sus respectivos acompañantes contrastaban con la cara tiesa, incómoda, cargada de angustias y de enojo del titular de la Secretaría de Gobernación, Carlos Abascal Carranza, a quien la gente le exigió a gritos que se fuera en el instante en que el representante de Vicente Fox se asomó para participar en la ceremonia. A las 8 de la noche, nada auguraba la apoteosis que alcanzaría la fiesta. Menos de la cuarta parte de la plaza del Zócalo estaba ocupada por los visitantes, había enormes extensiones de asfalto vacío, los vendedores de garnachas, confeti, espuma, banderas, rehiletes, cachuchas, sombreritos, camisas artesanales y demás, no estaban haciendo su agosto en la exacta de septiembre. Era como si el miedo a que los partidarios de López Obrador y los devotos de la conmemoración pudieran trabarse en una lucha fratricida. La víspera, bien entrada ya la noche del jueves, cuando los últimos campamentos habían sido desmantelados y el control perredista de la plaza se disolvía rápidamente, comenzaron a entrar grupos de personas jóvenes, sin vínculos con el movimiento, poseídas de la ira antiobradorista que todas estas semanas cultivó la televisión, y sin medir las consecuencias, dando rienda suelta a sus emociones primarias no tuvieron empacho en ponerse a gritar insultos a los de la resistencia civil pacífica que se estaban retirando. Anoche, a saber por qué, todo fue distinto no sólo respecto de la víspera sino de años anteriores cuando la ceremonia fue encabezada por Vicente Fox. No había retenes de la Policía Federal Preventiva, ni agentes del Estado Mayor Presidencial, ni atmósfera de estado de sitio, ni la presencia inconsútil de una aristocracia invisible tras los balcones de Palacio Nacional para la cual el populacho constituía una amenaza que debía ser sometida a la más estricta de las revisiones. No, anoche, por el contrario, el clima era de total distensión, y los mínimos retenes de la policía capitalina eran amables fronteras por las que uno tenía que alzar los brazos y mostrar el cuerpo sin ser palpado para poder franquearlas. Tampoco había antagonistas políticos, ni provocadores, ni simpatizantes del partido de la derecha católica, ni emblemas ni nada que aludiera o recordara la existencia del apellido Calderón. A las 9:30 de la noche, el Zócalo estaba lleno, hasta los topes, y era ciento por ciento expresión del movimiento de resistencia civil pacífica que desde la mañana del domingo 30 de julio se había plantado allí para emprender la lucha contra las instituciones electorales que escamotearon la victoria a López Obrador. Expresiones populares Carteles con leyendas contra Cuauhtémoc Cárdenas, a quien insistían en tachar de "traidor al pueblo" y muchísimos más que unían los apellidos López y Obrador a la palabra presidente, flotaban sobre la marea de las cabezas humanas bañadas por la luz de los reflectores que emanaba del templete, cuando Eugenia León se colocó en el proscenio y comenzó un recital de canciones populares que estrofa por estrofa el gentío le coreó, fortaleciendo la sensación de que ésa era la fiesta de los vencedores, no de la supuesta minoría que fue avasallada por una fuerza política más grande y poderosa que once semanas después del 2 de julio todavía no ha tenido, en ninguna parte del país, no digamos una noche sino tampoco siquiera una hora como ésta en que la maravillosa vocalista veracruzana volvió a conseguir que su cuerpo sonara intensamente como un instrumento nacido y cultivado a lo largo de épocas para cantar. Regina Orozco, vestida de china poblana, sustituyó a Eugenia acompañada de un mariachi para aventarse una ranchera, pero una vez que ésta llegó a su término, Jesusa Rodríguez intervino para recobrar el micrófono y advertirle a la muchedumbre que la ceremonia del Grito estaba por comenzar. Fue entonces cuando en el antiguo Palacio del Ayuntamiento Abascal Carranza apareció en el balcón de Encinas para recibir el inmediato abucheo de la gente, y para su fortuna, cuando el jefe de Gobierno de la ciudad terminó de gritar los vivas a los héroes de la Independencia, al prócer de la Reforma y a la soberanía popular, toda la plaza volteó al cielo en espera de los fuegos de artificio, pero éstos, como si al cohetero se le hubieran perdido los cerillos, tardaron cinco larguísimos minutos en iniciar su espectáculo, una tardanza que fue ampliamente recompensada por el estallido de miles de luces de colores que una y otra vez ascendieron al cielo describiendo tercamente la "V" de la victoria. A decir verdad, mientras de Guanajuato llegaban reportes de que Fox había dado su Grito de prisa y debajo de un señor chubasco, la fiesta del Zócalo no parecía de ningún modo la de los vencidos, sino al contrario. Cosas de la vida que, bien decía Juan Rulfo, nunca ha sido muy seria en sus cosas.

    Foto

    El presidente Vicente Fox y Marta Sahagún, en la parroquia de Nuestra Señora de los Dolores. En la siguiente gráfica, Carlos Abascal, Joel Ortega, Alejandro Encinas, su esposa, María Nájera, y la senadora Rosario Ibarra de Piedra, durante el festejo patrio en la Plaza de la Constitución Fotos Francisco Olvera y José Antonio López

    La cara de Monseñor Abascal lo dice todo.

    Cargando foto...
    .


    Video 19 min

    http://video.google.es/videoplay?docid=4608649773123196185
    Video 2 min


    Buscar este blog

    Gracias por tu Visita ¡

    Todos los Archivos

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...