BUSCA, BUSCADOR

domingo, 17 de diciembre de 2006

AUDIO : impuestos : Militares pantalla

(14... dic 06)de la A a la Z con Abraham Zabludovsky, radio 13 1290 de am









DOWNLOAD


http://kikka-roja.blogspot.com
kikka roja

Los engaños de Calderón

domingo, 17 de diciembre de 2006. Proceso.
Rodrigo Vera/APRO
José Enrique Villa, Rafael López Castañares, ANUIES, Felipe Calderón Hinojosa, Presidente electo, durante la reunión con Universitarios de ANUIES, en la casa de transición, Ciudad de México.
Sectores de universidades públicas agrupados en la ANUIES no se lo esperaban. Se dicen sorprendidos y hasta insinúan que Felipe Calderón los engañó. Y es que en diversas reuniones que tuvieron con el panista cuando era candidato, aseguran, él les prometió "todo su apoyo" para impulsar la educación pública superior. Pero ahora, ya como presidente, les asestó un golpe demoledor... Por eso están decepcionados, por eso están indignados...

"¡Hay inconformidad! Muchísima inconformidad por parte de los rectores de las universidades públicas. Entre ellos el acuerdo es decir: '¡Ya basta de promesas!'", exclama Rafael López Castañares, secretario general de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES). Así, López Castañares hace suyo el rechazo de los rectores al recorte presupuestal que Felipe Calderón le acaba de asestar a la educación superior, pese a que, desde que era candidato presidencial, les había reiterado todo su apoyo. "Ya basta de que nada más en el discurso se nos diga que sí. No sigue siendo congruente el discurso con los hechos. A la educación superior, que es un motor de desarrollo para el país, no se le está dando la importancia que merece", agrega el líder de la ANUIES. Entrevistados por Proceso, los rectores de las universidades Nacional Autónoma de México, Autónoma de Chapingo, la de Zacatecas, la de Guadalajara, la de Hidalgo, la Veracruzana y el Instituto Politécnico Nacional (IPN) consideran que, de aplicarse este recorte presupuestal, el golpe será "terrible" para las ya de por sí empobrecidas universidades públicas, algunas de las cuales quedarán sumidas en el "letargo" financiero o tendrán que cerrar.
El golpe les llegó en el proyecto de presupuesto de egresos para 2007, en el cual se asignan a la educación superior 49 mil 826 millones de pesos, cifra que representa el 0.52% del Producto Interno Bruto (PIB). Esto representa un recorte de .05% del PIB con respecto a 2006, año en el que se le destinó al ramo el 0.57% del PIB. Los rectores no se lo esperaban. Y menos de Felipe Calderón, quien reiteradamente prometió a la ANUIES que, con él en la presidencia, la educación superior dejaría su atraso y tendría una época de despegue.
Promesas falsas
Entrevistado en sus oficinas de la ANUIES, López Castañares cuenta sobre los encuentros que los rectores tenían con Calderón: "El primer encuentro que tuvimos fue el pasado 2 de junio, durante una asamblea que la ANUIES realizó en Veracruz, cuando Felipe Calderón todavía era candidato. El ahí nos ofreció aumentar la calidad, la cobertura y la equidad en la educación. "De entrada, nos prometió que, de llegar a la presidencia, con él la cobertura educativa llegaría al 35%; esto es, de cada 100 aspirantes, 35 podrían tener acceso a la educación superior. Nos pareció una cifra muy alta, por lo que le dijimos: 'Licenciado, actualmente tenemos una cobertura de alrededor del 23%. Y para ir avanzando se necesita dinero, capacitación, aulas, equipamiento, por lo que la propuesta de la ANUIES es que en el próximo gobierno se llegue a una cobertura del 30%'. "Y Calderón, amablemente, nos dijo: 'Bueno, si la ANUIES ya tiene ese estudio, pues entonces lleguemos al 30% de la cobertura al final del sexenio, y si logramos alcanzar un poco más, pues lo hacemos'. También nos prometió que, con él, el presupuesto a la educación superior alcanzaría el 1.5% del PIB, que es lo que marca la ley".
-¿Les hizo otras promesas?
-Sí, se comprometió a buscar más becas para el servicio social, a conseguir mejores apoyos extraordinarios y a una mayor vinculación de la universidad con la empresa, para que a las universidades ya no se les considere como fábricas de desempleados. Consideró que las instituciones educativas son generadoras de la materia prima más importante para el desarrollo de un país. "Calderón llegó bien preparado para ese encuentro, al que asistimos 144 rectores y directores de instituciones educativas. Ahí le planteamos nuestro proyecto para la educación superior, plasmado en un documento. Nos dijo que, de ganar las elecciones, inmediatamente nos invitaría a reunirnos nuevamente con él".
-¿Y así fue?
-Sí, sí. Ya como presidente electo nos invitó a su casa de campaña. Y ahí no solamente nos reiteró su promesa, sino que nos dijo: 'Le pido a la ANUIES que me ayude. El proyecto consensuado de ustedes será la guía para instrumentar las políticas educativas del país, ayúdenme a echarlo a andar, ¡vamos por el 30% de la cobertura!'. Y nosotros le contestamos que con mucho gusto lo apoyaríamos".
-¿Volvieron a reunirse luego de su toma de posesión?
-Sí, nos invitó a Los Pinos. Asistimos los miembros del consejo nacional de la ANUIES, la mañana del jueves 7. Ahí nos dijo que la prioridad de su gobierno sería la educación, la seguridad y la salud. Y entonces nos entregó su proyecto de presupuesto.
Le dijimos que lo íbamos a analizar.
Después de aquel encuentro del jueves 7 en Los Pinos los rectores comenzaron a manifestar su inconformidad. Juan Ramón de la Fuente, de la UNAM, cuyo presupuesto sufrirá un recorte del 4.1%, al pasar de 17 mil 428 millones a 16 mil 715 millones de pesos, protestó: "Es preocupante que el discurso se desdibuje frente a la realidad tan rápidamente. El rezago es ya de por sí importante y no podemos ir para atrás, porque las consecuencias serán graves para el país".
El rector de la máxima casa de estudios ve con preocupación las repercusiones que tendrá el recorte entre los 285 mil alumnos de su universidad, quienes cursan 76 carreras acreditadas y 48 programas de posgrado.
Agobio financiero
José Sergio Barrales Domínguez, rector de la Universidad Autónoma de Chapingo, dice desconsolado:
"A mi universidad, ese recorte la sumirá todavía más en el largo letargo institucional que padece desde hace años. Nos dejará sin ninguna esperanza de poder avanzar. Ese será su terrible impacto". Y expone sus críticas: "El recorte responde a una política muy clara. Esa gente del gobierno no tiene ni la más mínima intención de apoyar a la educación pública, ni a la ciencia ni al desarrollo tecnológico. De pronto nos sugiere que debemos copiar el modelo de la educación privada, que cada muchacho pague por obtener una formación profesional. Se insiste en que la educación privada es la mejor. "Calderón nos prometió que alcanzaría una cobertura del 30%, y varios le creyeron. Ahora resulta que no, que nos viene con la bandera contraria. Esto demuestra que todos -así tengamos primaria o doctorado- somos presa fácil del engaño. Siempre se ha usado la mentira como método político". Barrales indica que, incluso, el 17% de los estudiantes de Chapingo son indígenas que se reconocen como tales y que provienen de 33 etnias.
-¿A qué se debe esta discriminación hacia Chapingo? -se le pregunta.
-A que, para muchos políticos, nuestro modelo educativo ya resulta anacrónico. No conciben que todavía tengamos un internado en el que a los jóvenes se les da de comer tres veces al día y reciben una educación gratuita. Exclaman: '¡Cómo! Si la educación debe ser una mercancía por la que debe pagarse'. Peor será todavía el impacto para la Universidad Autónoma de Zacatecas -desde hace tiempo agobiada por una angustiante crisis financiera- asegura su rector, Alfredo Femat Bañuelos: "Este recorte nos condenará a cerrar la universidad, y quienes principalmente pagarán el costo serán los estudiantes que se quedarán en la calle y se verán obligados a emigrar a Estados Unidos. Por lo menos, deberíamos darles un curso intensivo de garrocha para que puedan saltar el muro fronterizo".
Agrega: "El presupuesto que nos están dando desde hace años sólo nos permite cubrir el 70% de nuestras obligaciones. Ahora, con este recorte la cosa se pondrá terrible".
-¿En cuánto se redujo el presupuesto para la Universidad de Zacatecas?
-Este 2006 nos dieron 701 millones de pesos. Y ahora en el nuevo presupuesto nos bajaron a 665 millones. Estamos ahorcadísimos. ¿Sabe cuánto gano yo como rector? 30 mil pesos mensuales. En cambio, aquí el salario de un diputado local es de 136 mil pesos.
José Trinidad Padilla, rector de la Universidad de Guadalajara, señala que en la asignación del presupuesto se conoce la "voluntad política" de los gobiernos:
"El país, obviamente, no tiene recursos para satisfacer todas sus necesidades. Pero aún así, el presupuesto es un instrumento para priorizar las áreas que se quieren impulsar. Es, pues, un asunto de voluntad política".
-¿No hay entonces voluntad política para apoyar a la educación superior?
-En el presupuesto no se nota mucho. Y de aprobarse, a todas las universidades públicas les afectaría en sus matrículas, plantillas, infraestructura y otros aspectos. Creo que se están priorizando otras cosas. Mientras que Luis Gil Borja, rector de la Universidad del Estado de Hidalgo, alude así a las promesas incumplidas de Calderón: "Discurso sin recurso es pura demagogia. Los recursos deben aplicarse de manera real y efectiva. Las universidades hemos apostado por la calidad. Y esa apuesta tiene que recibir una recompensa, en el buen sentido de la palabra".
-¿De qué manera afectará el recorte a su universidad?
-Mire, después de la de Oaxaca y Guerrero, la de Hidalgo es la universidad que menos recursos recibe; 18 mil 500 pesos anuales por estudiante. Y ahora con este recorte, pues no podremos consolidar nuestros proyectos de investigación, ni tampoco la ampliación y el mejoramiento de nuestra planta académica. Hay un descontento generalizado de todos los rectores. El rector de la Universidad Veracruzana, Raúl Arias, señala: "Si a la educación se le pone como prioridad, indudablemente que el dinero tiene que salir de algún lado. Este presupuesto afectará a la Veracruzana en todo lo que tiene que ver la docencia, la investigación y la extensión universitaria. "Aquí partimos de la idea de la distribución social del conocimiento, que es la moneda de nuestro tiempo. A través de él, se pueden cambiar las condiciones de vida de los mexicanos. Hay que apostarle a la educación pública. ¡No hay otro camino!". Al Instituto Politécnico Nacional (IPN) también lo afectará el recorte. Este 2006 recibió 6 mil 835 millones de pesos. Hoy quedó en 6 mil 656 millones. Enrique Villa Rivera, director del IPN, comenta todavía esperanzado: "Confío en que encontraremos los espacios de negociación para que se incremente el presupuesto a la educación superior. Debe haber algún mecanismo. Estamos negociando".
Negociación
Actualmente, la ANUIES -que aglutina al 80% de la matrícula en educación superior- está pidiendo que se le incrementen 15 mil 888 millones de pesos al presupuesto enviado.
"Con este incremento, la educación superior alcanzaría el .67% del PIB para 2007, por lo que estaríamos siguiendo la ruta a la que se comprometió Calderón", comenta López Castañares. Más allá de las promesas de campaña, ¿cuál es la postura personal de Felipe Calderón ante la educación superior que imparte el Estado? Según trascendió de un encuentro que Juan Ramón de la Fuente sostuvo con Calderón, siendo éste coordinador de la fracción panista en la Cámara de Diputados, a finales de 2000, el hoy presidente se declaró a favor de que el Estado otorgue becas a quienes deseen estudiar en universidades privadas, señalando que "la universidad privada también es pública, porque da un servicio público". En ese encuentro, Calderón -quien se formó en escuelas privadas- señaló que "la UNAM fue una buena universidad en el pasado, pero actualmente es una institución de mala calidad" que se ha convertido en un reducto de "grillos". Consultado al respecto, el entonces diputado negó haber hecho estas declaraciones. Y en agosto pasado, un grupo de personas que se decían asesores de Calderón en materia educativa, e integrantes de la llamada Comisión del Cambio, hicieron circular un correo electrónico en el que señalaban que "un impedimento para el despegue de nuestra propuesta educativa es la existencia de una universidad pública que genera un gran gasto y pocos resultados".
Esos integrantes de la Comisión del Cambio -Alfredo Lugo Palacios, Marisela Vázquez Schon, Carolina Verduzco Maya, Mario Pérez Sánchez, Gloria Esteban Mediola y Rivelino Ortiz Mendiola- decían de la gente de la UNAM: "Existe gente valiosa en la UNAM que encontrará acomodo en el nuevo esquema educativo, pero es bien sabido que la gran mayoría es una burocracia que le hace mucho daño a nuestro querido México, además de que la UNAM se ha convertido en un nido de delincuencia, drogadicción y valores negativos".

http://kikka-roja.blogspot.com

Crónica de tiempos difíciles

Diario de Guerra

José Agustín Ortiz Pinchetti

El 2006 será inolvidable. Fatídico para la democracia y el proceso de cambio ominoso por la polarización del pueblo, pero colmado de enseñanzas. ¿Es difícil un balance provisional? La historia se escribe a cierta distancia y cuando los acontecimientos y los ánimos empiezan a enfriarse.

Lo primero: la destrucción del espejismo de que México podía transitar sin sobresaltos a la democracia. La traición de Fox nos ha devuelto a la realidad. No sólo él tomó como principal y casi única empresa el impedir la alternancia (prueba de ácido de la democracia), sino el proceso electoral puso de manifiesto que hay una parte importante de la sociedad, la de más recursos, que no está dispuesta a darle vía a la modernización. Es en este punto donde creo que hay la principal lección de 2006. Daniel Cosío Villegas advirtió que los grandes beneficiarios de la política económica de la Revolución había sido la super elite privada. Advirtió en 1972 que los grupos de presión concentraban fuerza suficiente para limitar el poder presidencial. Hoy la oligarquía ha dejado de estar en la penumbra. Ha participado en forma decidida e ilegal en la lucha por el poder. Es evidente que estos grupos no tienen interés alguno en que se democratice la vida pública. Para ellos el gobierno ideal sería no sólo el que no interfiera en sus actividades, sino también el que de forma decidida propicie sus negocios y contenga las demandas populares.

Eso es lo que significó el gobierno de Fox y lo que significará el de Calderón. Este pequeño hombre se ha encaramado en la silla. Pero hasta donde se alcanza a ver no tiene ni personalidad ni recursos para lograr que los grandes grupos que tienen el poder económico se disciplinen a la necesidad de cambiar la sociedad y la economía para volver a crecer y empezar a repartir. Calderón ha conformado un gabinete que responde a los intereses de sus patrocinadores y no a los de la nación. En materia política, el grupo que encabeza Francisco Ramírez Acuña sólo puede contentar a los que están en favor de la represión. En materia de política social, Calderón entregó el mando a panistas de medio pelo, todos ellos conservadores y hasta reaccionarios. En cuanto al gabinete económico, su integración corresponde a gente de pensamiento neoclásico que está en favor de la política que durante 24 años ha permitido la expansión de los monopolios, del corporativismo sindical y la expansión del gasto corriente con el múltiple efecto de impedir el crecimiento sano de la economía de mercado, aumentar el desempleo, el empobrecimiento y la concentración.

Yo no creo que Calderón tenga una intención verdadera de modernizar la política social o económica o de reanudar la marcha hacia la democracia. Me parece que uno de los méritos mayores de AMLO ha sido no negociar una rendición. Al no reconocer la legitimidad de Calderón, lo obliga a afrontar el cambio, y a la clase política y a los empresarios y al pueblo a definirse.

jaop@prodigy.net.mx

http://kikka-roja.blogspot.com
kikka roja

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...