BUSCA, BUSCADOR

jueves, 24 de mayo de 2007

Espino vs Calderón

José Gil Olmos

Testigos presenciales dicen que en las últimas ocasiones en que Manuel Espino ha ido a ver a Felipe Calderón en Los Pinos, en lugar de salir molesto, se retira riéndose, burlándose. Las dificultades entre los dos panistas son conocidas públicamente, pero ahora con la derrota en Yucatán, se han profundizado, al grado de que en una conferencia de prensa Espino confrontó al segundo del presidente, Juan Camilo Mouriño, por entrometerse en el proceso electoral de este estado, provocando conflictos con los propios panistas. "Debo decirles que ayer le dije a Juan Camilo Mouriño que espero respeto en los comicios que vienen y que no manden desde Los Pinos operadores políticos que no se coordinen con la dirigencia del partido", espetó Espino y se retiró de la conferencia. El pleito Calderón y Espino ha comenzado a cobrar sus primeras bajas. La semana pasada, Calderón boicoteó la sesión del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, pues de 372 que integran el Consejo Nacional, 232 consejeros allegados al presidente desairaron el cónclave y el proyecto de reformas al partido que Espino iba a presentar. Días antes, el ala dura del panismo, encabezada por Espino, le ganó la partida a los calderonistas. Resulta que de 15 consejeros que entrarían directamente al Consejo Nacional del PAN, sólo Margarita Zavala logró colarse dentro de un grupo adverso, en el que se encuentran el ex secretario de Gobernación, Carlos Abascal; el actual secretario panista, José Espina; el director de la Comisión Nacional del Agua, José Luis Luege, y el diputado Juan José Rodríguez Pratts.

En el juego de vencidas, los calderonistas perdieron una de las batallas importantes en Yucatán. Resulta que operadores, estrategas y hasta recursos federales enviados por Calderón para apoyar al candidato del PAN, Xavier Abreu, fracasaron estrepitosamente ante la priísta Ivonne Ortega. Espino se deslindó de inmediato y llamó "infantiles" las acusaciones que salieron desde la Presidencia para responsabilizarlo de la derrota en Yucatán. Ahora está pendiente la repartición de los 300 integrantes del Consejo Nacional, y no se sabe cómo quedarán los porcentajes. La importancia de esto es que los nuevos consejeros serán los que elegirán al nuevo dirigente nacional del PAN y de ahí que, si los calderonistas llegan a ser mayoría, podrían poner a un dirigente del partido a modo, entre ellos a Germán Martínez. Con estas confrontaciones, los panistas hacen evidente las diferencias que, desde el sexenio pasado, han venido sufriendo. Vicente Fox, por ejemplo, no era del agrado de Juan Ignacio Zavala, cuñado de Calderón, cuando desempeñaba las funciones de vocero del CEN del PAN. Mucho menos Marta Sahagún, a quien la mayoría de los miembros de la dirigencia panista rechazaba por sus ansias de poder. La diferencia es que entonces los panistas supieron guardar sus diferencias y las intentaron resolver al interior del partido. Hoy es al contrario. El 22 de abril, por ejemplo, luego de abrazar a cuatro personas en forma consecutiva, Calderón se saltó al líder nacional del PAN, Manuel Espino, al momento de saludar a los presentes en el podium del festejo del vigésimo aniversario de Acción Juvenil.

Las consecuencias de estas diferencias entre los calderonistas y los espinistas podrían ser desastrosas en los planes que tiene el PAN de tener la mayoría del Congreso de la Unión en las elecciones del 2009, cuando se renueve la Cámara de Diputados. Si no logran controlar el Poder Legislativo, los panistas podrían irse despidiendo de aprobar las reformas constitucionales que tanto han perseguido, como las leyes laborales, hacendarias y energéticas. Pero, sobre todo, estaría en peligro su proyecto de repetir en la Presidencia de la República en las elecciones del 2012. Desde ahora, los calderonistas buscan imponer a su candidato, y entre los nombres que se mencionan están los de Germán Martínez, César Nava y Juan Camilo Mouriño. Mientras, del otro lado está el propio Manuel Espino. Evidentemente, el final de la película que ahora vemos, aún no se escribe. Pero lo que se puede avizorar es que el PAN está en dificultades y que su proyecto de permanecer en el poder está en riesgo.

Kikka Roja

Miguel Ángel Granados Chapa

Calderón en Yucatán
Plaza Pública

Algo sabemos de fijo, de la boca misma del caballo, como se dice: hubo operadores de Los Pinos en la jornada electoral yucateca del domingo pasado. Que el Gobierno Federal se entrometiera en las elecciones era tenido por muchos como normal en el autoritarismo priista. Hoy nos enteramos que como resabio de esa época la casa presidencial tuvo enviados a la península, no como dice la Secretaría de Gobernación creyéndonos candorosos o algo peor, a asegurar que “las actividades de las dependencias del Ejecutivo se circunscribieran a la vigilancia de los programas del Gobierno Federal en Yucatán, velando puntualmente por su adecuado destino, de modo que ningún partido o candidato obtuviera beneficio alguno”. No, el líder nacional panista Manuel Espino se refirió a otra cosa, cuando el martes informó a la prensa, con toda intención de generar atención pública sobre su dicho, que telefónicamente había reprochado a Juan Camilo Mouriño el que se “manden desde Los Pinos operadores que no se coordinen con la dirigencia del partido”. Tal vez al dirigente del PAN le hubiera parecido menos lesiva la presencia de tales enviados de haber sido en su provecho, en su misma línea de acción, como no le pareció impropia la permanente, abierta y reconocida injerencia de Fox en el proceso electoral del año pasado. Por lo que se ve, la intromisión de funcionarios del Estado en elecciones molesta a Espino sólo cuando no corresponde a su interés, no porque la considere violatoria de la neutralidad estatal.

Espino habló con Mouriño porque sabe que con él debe entenderse, dada la creciente presencia del jefe de la oficina de la Presidencia en la esfera de acción del Ejecutivo, no sólo por el género de funciones establecidas en el decreto que recreó esa oficina (vigente en los días en que José Córdoba la ocupaba, a la vera de Carlos Salinas) sino por que la operación política cotidiana del presidente le ha sido confiada también. Mouriño, según sabe Espino, concibió o puso en práctica la captura del consejo nacional por la corriente opuesta al líder nacional mismo, que ha generado incidentes durante la elección de los integrantes de ese órgano. Enrique Navarro, miembro del comité nacional encabezado por Espino denunció a fines de marzo la injerencia gubernamental en ese proceso, algo que finalmente se decidió discutir en privado, pero cuya evidencia había quedado expresada.

Mouriño habría sido también quien el sábado pasado organizó la ausencia de los consejeros afines al presidente de la República para que se abstuvieran de acudir a la sesión de Consejo donde se discutirían reformas estatutarias en que Espino tiene interés, porque favorecen a su corriente. Si suponemos que las acciones de Mouriño son las del presidente y que hubo operadores de la casa presidencial en Yucatán, es posible conjeturar –a reserva de saberlo con precisión más adelante— quiénes fueron y cuál era su encomienda. Uno, al parecer, es el eficaz Jorge Manzanera, que acaba de ser elegido consejero en Chihuahua y que llegó a Mérida en los días inmediatamente anteriores a la elección. Su misión, que desagradó a Espino, pudo consistir en fortalecer en el tramo final las acciones que hicieran ganar a Xavier Abreu Sierra, para suplir la inercia de la dirección nacional, que no era activa en tal propósito o al contrario, en preparar el ánimo y las acciones del candidato para la derrota.

Espino apoyaba la aspiración de Ana Rosa Payán en pos de la candidatura al Gobierno Estatal, resuelta en diciembre pasado a favor de Abreu Sierra, lo que significó un revés para el dirigente nacional panista, pues el elegido se había manifestado a favor de Calderón en la contienda interna y coordinó la campaña del candidato presidencial en el proceso constitucional. Es presumible que el estrecho vínculo de Espino y Payán hubiera permitido al líder disuadir a la aspirante derrotada de su conducta posterior: la denuncia del proceso interno, su renuncia al partido y su búsqueda de abrigo en partidos ajenos. No se conoce intento público alguno en tal dirección. Siendo obvio el intento de Payán no de ganar la gubernatura sino de evitar que se hiciera con ella su antagonista interno y siendo obvio también que Espino mostró al menos escaso entusiasmo por hacer que triunfara Abreu Sierra, la misión de los operadores de Los Pinos consistiría en contrarrestar esa abulia o al menos testificar que esa negligencia y el activismo de Payán contribuyeron a la debacle del domingo pasado.

Pudo ser también que la operación confiada a los enviados de Los Pinos fuera avenirse al resultado lo más pronto posible. De modo expreso, el PRI demandó de Calderón “sacar las manos de Yucatán” o de lo contrario quedaría en riesgo la virtual alianza que permitió al panista tomar posesión y desarrollar sus tareas cotidianas (no digo gobernar, que es mucho decir). De ese acuerdo no faltó quien extrajera la conclusión de que Yucatán sería entregado en prenda de buena voluntad a los priistas. En esos términos estrictos, de seguro la versión es falsa. Pero aceptar el resultado con premura y casi con fruición podría indicar algún acuerdo en tal sentido. Antes de que se consolidaran las cifras preliminares Calderón felicitó a Ivonne Ortega Pacheco y Abreu Sierra anunció que no acudiría a las instancias judiciales, como si se recurriera a ellas sólo para dilucidar triunfos y no también para garantizar a los ciudadanos que su voto contó. ¿O es que fue impecable la jornada del domingo?


Kikka Roja

Guillermo Prieto Treviño Un vende patrias

  • Impiden la realización de dos actos; Prieto Treviño amenaza con denuncia
  • Llevan maestros protesta contra la Ley del ISSSTE ante la Bolsa de Valores
  • La reforma fue ordenada por el Banco Mundial y el Fondo Monetario, afirman docentes

ANTONIO CASTELLANOS, ANGELES CRUZ

Desde las 7:30 de la mañana, los maestros de la CNTE rodearon el inmueble de la Bolsa Mexicana de Valores, luego continuaron las protestas ante organismos gremiales Foto: Alfredo Domínguez

Los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) continuaron ayer con sus "visitas de cortesía" a diferentes organismos, como parte de la serie de protestas que mantienen contra la reforma a la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE). Desde las 7:30 de la mañana rodearon la sede de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), bloquearon las entradas e impidieron la realización de dos actos que estaban programados. El presidente de la institución, Guillermo Prieto Treviño, afirmó que se analiza la posibilidad de presentar una denuncia contra quien resulte responsable y afirmó que no está en contra de las manifestaciones, pero rechazó que éstas se utilicen para dañar a terceros. Debe haber "mano dura" por parte del gobierno para frenar estos hechos, subrayó. Los dirigentes de la BMV y de la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles (AMIB) se quedaron "como las novias de pueblo: vestidas y alborotadas". La segunda institución iba a efectuar el cambio de dirigente. El subsecretario de Hacienda, Alejandro Werner, pudo ingresar a pie al edificio por un estacionamiento alterno, pero al no tener compañía, tuvo que salir en medio de gritos de los manifestantes que exigían la derogación de la Ley del ISSSTE, la cual, dijeron, atenta contra los derechos sociales, laborales y constitucionales de los trabajadores al servicio del Estado.

Las consignas contra Elba Esther Gordillo fueron una constante durante la manifestación, igual que el reclamo hacia los inversionistas. Los maestros también resaltaron que la reforma legal aprobada por diputados de PRI, PAN, PANAL y PVEM fue ordenada por el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Interamericano de Desarrollo.

No avanzamos

Prieto Treviño, presidente de la BMV, consideró en conferencia de prensa que "ésta es una de las razones por las que no avanzamos". En tanto, los inversionistas extranjeros que estaban invitados a la ceremonia simbólica de apertura de operaciones del mercado de derivados se mostraron sorprendidos por la presencia de los granaderos que frenaban a los manifestantes. Luego de dos horas, los maestros se dirigieron a las oficinas de la Federación Democrática de Sindicatos de Servidores Públicos (Fedessp), donde hicieron pintas, rompieron cristales y dañaron el acceso principal. Esta es la sede del organismo creado a iniciativa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y otras agrupaciones que decidieron romper con la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), que dirige Joel Ayala, a donde más tarde también se dirigieron los maestros. De igual forma, los inconformes lanzaron varios objetos y realizaron pintas en el inmueble ubicado en la colonia San Rafael.
Muchos mexicanos hacen hasta lo imposible para sobrevivir, Guillermo Prieto es un parásito, viviendo cómodamente sin pagar impuestos. Se pueden ir derechito a chillar a la casa de su.. mamá con todo y sus invitados extranjeros.


Kikka Roja

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...