BUSCA, BUSCADOR

miércoles, 11 de julio de 2007

Miguel Angel Granados Chapa

¿Terrorismo o ineptitudes?

Plaza Pública

La noche del viernes 22 de junio un rayo cayó sobre el tanque TV 112 en la refinería de Pemex en Cadereyta, y el incendio causado por ese “problema meteorológico fuera de control” según explicó la empresa en un comunicado oficial, se propagó al tanque vecino, TV 111, ambos llenos de gasolina lista para su distribución.

Una semana después, a la una de la mañana del 5 de julio, casi simultáneamente se produjeron en dos ductos cuatro siniestros, en sendos municipios del estado de Guanajuato, en dos de los cuales fue preciso desplazar a miles de pobladores. Se presumió que al “ordeñar” un ducto de gasolina se provocó una pérdida de presión que causó un incendio. Pero no se precisó que había ocurrido con que el que conducía gas, cuyo suministro fue debido interrumpir. Anteayer nueve de julio, también a la una de la mañana, se detectó otra “pérdida de presión inusual” en un gasoducto, a la altura del municipio de Corregidora, Querétaro, ocasionada por una explosión e incendio que afectó tres ductos.

Apenas horas después de este último suceso el Ejército Popular Revolucionario, un grupo guerrillero que de tanto en tanto, desde hace once años, realiza acciones militares, se atribuyó haber causado esos siniestros que, sin duda tienen características comunes: se atribuyó a una sola causa efectos múltiples, ocurrieron en la noche o la madrugada y no produjeron daños personales. El EPR llamó “acciones quirúrgicas de hostigamiento” a la colocación de “8 cargas explosivas en los ductos de Pemex”, pero no explica cómo actuó en el caso de Cadereyta, si bien con sarcasmo niega que un rayo hubiera causado el incendio de dos tanques en aquella refinería.

Informó el EPR que “ha sido puesta en marcha una campaña nacional de hostigamiento contra los intereses de la oligarquía y este gobierno ilegítimo”, y que tales “acciones de hostigamiento no pararán hasta que el gobierno de Felipe Calderón y el de Ulises Ruiz presenten con vida a nuestros compañeros Edmundo Reyes Amaya y Raymundo Rivera Bravo o Gabriel Alberto Cruz Sánchez, detenidos desaparecidos el 25 de mayo en Oaxaca”.

El dos de junio el EPR había demandado ya la presentación de esas dos personas, detenidas de manera fortuita por la Policía Estatal. El seis de junio la Liga mexicana por la defensa de los derechos humanos presentó a la Organización mundial contra la tortura una denuncia sobre esa desaparición, e identificó a los presuntamente detenidos como “militantes del Partido Democrático Popular Revolucionario, brazo político del Ejército Popular Revolucionario”. Muy tardíamente, un mes después, el procurador oaxaqueño Evencio Nicolás Martínez Ramírez, negó que miembros de la Policía ministerial hubieran detenido a esas personas, que no se encuentran por lo tanto en los separos de esa corporación. Negó también que se hayan solicitado órdenes de aprehensión o de presentación contra ellos.

Nadine Reyes Maldonado, hija de uno de los desaparecidos, Edmundo Reyes Amaya, ha explicado que su padre, comerciante, atiende una tienda de abarrotes en la Ciudad de México y periódicamente viaja a Oaxaca, de donde es oriundo, a visitar a su madre. Salió de su domicilio el 23 de mayo, pero no llegó a su destino. Su familia no supo nada de él hasta que el 4 de junio su hija se enteró que había desaparecido y de que el PDPR “lo reconocía como su integrante. En ese momento todo fue turbio y confuso para mi familia y para mí, pues nos angustiamos demasiado cuando vimos que ese grupo lo reivindicaba... lo cual nos llenó de miedo”.

Fundado el primero de mayo de 1996, pero aparecido en público el 28 de junio siguiente, el EPR surgió de la fusión de dos grupos guerrilleros actuantes en los años setenta en Oaxaca y Guerrero: el Partido Revolucionario Obrero Campesino-Unión del pueblo (Procup) y el Partido de los Pobres, organizado un cuarto de siglo atrás por Lucio Cabañas. Ha practicado diversas acciones armadas en varios estados, además de los dos de su origen: Puebla, México, Chiapas, Tabasco y Michoacán, pero nunca se había manifestado donde ahora dice que actuó: Nuevo León, Guanajuato y Querétaro.

Su comunicado contiene elementos que dan verosimilitud a su reivindicación y otros que se la restan. Ciertamente hay una denuncia pública, no formalizada ante el Ministerio Público, de la desaparición de dos personas, cuya libertad o presentación se busca a través de estos medios violentos.

También es objetivo el hecho de que ocurrieron afectaciones a bienes de Petróleos mexicanos, de índole semejante y rasgos comunes (nocturnidad, efectos múltiples) en el breve lapso de dos semanas o poco más. Pero su información sobre los hechos en Guanajuato y Querétaro no difiere de la publicada en cada caso y es notorio que omita puntualizar su actuación en Cadereyta.

De cualquier modo, el EPR ha colocado a la PGR en un predicamento. Si en efecto cometió los atentados y la indagación ministerial no se había percatado de ellos, la Procuraduría habría mostrado una temible ineptitud pues por su negligencia no estaría en situación de proteger los intereses generales y los de Pemex. Si estaba al tanto de la causa verdadera y prefirió ocultarla, tendrá que explicar por qué lo hizo, pues la prevención de nuevos episodios como los ocurridos sólo es posible si se conoce que un peligro se cierne sobre la sociedad. En cualquiera de las dos situaciones, y aun si se niega veracidad al EPR, más valdrá encender las luces de alerta y reforzar los mecanismos de seguridad.

Kikka Roja

La Columna Resistente : Las explosiones de Calderón

Astillero
Julio Hernández López
  • ¡Y todo por culpa de Ye Gon!
  • ¿EPR mata a chinogate?
  • Pretextos dorados
  • Puerta a más represión
La explosión de ductos petroleros en Guanajuato y Querétaro, y la posterior reivindicación que de esos hechos estaría haciendo el Ejército Popular Revolucionario (EPR), ha proveído al gobierno calderonista de una buscada oportunidad de desviar la atención pública de los cada vez más complicados asuntos del llamado chinogate y profundizar y expandir la estrategia de militarización del país, centrando los objetivos de combate castrense en la defensa preventiva de instalaciones petroleras eventualmente privatizables y en la estigmatización, persecución y castigo de la izquierda social, con el pretexto de un terrorismo que ya está bajo sospecha de confección o inducción oficial.

No se trata esta vez solamente de las tretas de salvamento elemental que Marta Sahagún y su esposo ponían en práctica cada vez que la copresidenta enfrentaba problemas de corrupción relacionados con su fundación tramposa o con sus hijos institucionalmente enriquecidos. Ahora se ha trazado una estrategia perversa que busca desviar la atención pública hacia territorios ajenos a la sinología seudoefedrina de campaña pero, además, trata de convertir a la izquierda social, en proceso de recuperación a un año del traumático fraude electoral, en un enemigo explícito: 14 millones de mexicanos votantes en 2006, o lo que quede de ellos, transmutados ¡al fin! en peligro para el México de Calderón.

El camino que ha abierto el calderonismo es altamente ominoso porque pretende continuar el ejemplo de las torres gemelas bushistas que sirvieron de pretexto para que la elite de la Casa Blanca instaurara un estado de excepción, justamente cuando más débil y apático aparecía George júnior. La mano dura del felipismo tiene ahora, en la declaración de guerra del EPR -genuina o adulterada-, las mejores condiciones para inyectar a la sociedad mexicana el virus del miedo a la política y las ideologías de izquierda y para intentar la consolidación de su proyecto autoritario que ya significa supresión de libertades civiles y ahora se organiza nuevos ''justificantes'' para subir de grado los niveles de represión.

El golpe de pie al acelerador de la maquinaria represiva se da cuando el escaso oficio político de la banda grupera denominada Los Pinos no da para más en el tema de las acusaciones de míster Ye Gon, en materia de financiamiento delictivo de la campaña presidencial panista y de otras formas de corrupción criminal de miembros del círculo íntimo del felipismo. Del otro lado, y pese a divisiones inducidas y errores internos, la resistencia a un gobierno que es considerado ilegítimo se mantiene y, a juzgar por lo dicho por López Obrador el pasado día primero en el Zócalo, ese movimiento estaría en vías de dar un paso cualitativo de protesta y organización más allá de la ''clase política corrupta'' (a la que sin duda pertenece un amplio segmento del Partido de la Revolución Democrática y de los partidos que forman el Frente Amplio Progresista) y con la vista puesta en la constitución de un fuerte ''movimiento ciudadano''.

Fuese auténtica, o producto de una infiltración o manipulación, la declaratoria de guerra del EPR hace daño al proceso de lucha contra una derecha que busca la violencia para tratar de justificar sus acciones. Si el mencionado Ejército Popular Revolucionario fuese en verdad el autor del comunicado en que habla de iniciar una ''campaña nacional de hostigamiento contra la oligarquía y el gobierno ilegítimo'', sería necesario que reconsiderara esa postura, puesto que a partir de ella habrá persecución y castigo a ciudadanos sin implicaciones con la violencia, cuyo único delito será participar en movimientos de izquierda o liberales. Una consecuencia inmediata se producirá en Oaxaca, donde el gobierno de Ulises Ruiz considerará ''patrióticamente'' convalidadas sus acciones represivas a la luz de lo que el EPR estaría haciendo en reacción al secuestro de dos militantes del mencionado grupo armado.

Tocar a Petróleos Mexicanos en estos momentos es, además, una forma de generar desasosiego social respecto del control estatal de esa industria. Una manera de dar tranquilidad a pobladores inquietos podría ser la apertura a capitales que con criterios de eficacia y modernidad sustituyan los esquemas corruptos y peligrosos de manejo burocrático. De atorarse en lo sustancial la propuesta fiscal del calderonismo -riesgo que en la residencia de Los Pinos ven cada vez con más viabilidad-, pronto estará sobre la mesa el gran negocio de la privatización en materia de energéticos.

Naturalmente -así va el guión- , el gobierno calderónico de inmediato ha aprovechado el momento inducido para anunciar firmeza en la defensa de los intereses patrios en peligro. Francisco Ramírez Acuña está en su ambiente propicio y Felipe Calderón tal vez esté buscando en su guardarropa alguna casaca militar de talla extra para hacer alguna aparición pública reconfortante de las conciencias angustiadas por las explosiones petroleras y guerrilleras (y el PAN capitalino, con Marinela Gómez del Bimbo al frente, promueve electrónicamente una campaña escandalosa contra las marchas: orden y buena conducta en las protestas, quiere la primera prima del país). La misma resolución de la Permanente, para crear una comisión legislativa que estudie el escándalo del decomiso de Las Lomas, y sus implicaciones en la constitución del poder presidencial actual, han quedado de lado, pues en lo inmediato, a partir de la oportunísima irrupción de un grupo guerrillero, el interés gubernamental se centra en desplazar del escenario mediático al chino indeseado y su abogado neoyorquino desalmado. ¿EPR matará mediáticamente a Ye Gon? ¡Guerrilleros amigos: ¿coopelan o cuello?!

Y mientras el Presidente LegaL convierte plazas públicas -como el Zócalo este lunes- para presentar ProMéxico, en una exposición itinerante de las Vallas Artes, ¡hasta mañana en esta columna con memoria histórica respecto de provocaciones y falsificaciones desde presuntos flancos izquierdistas radicales!

Fax: 56 05 20 99 * juliohdz@jornada.com.mx

Kikka Roja

Guadalupe Loaeza

“LA TERCA MEMORIA”

Guadalupe Loaeza
Desde que lo empecé a leer, no lo solté en dos días. Lo compré en el aeropuerto. Sin exagerar, había tres torres de libros muy altas y derechitas cuyo título en letras negras aparecido en cada uno de los lomos, asemejaba un grito, una llamada de atención a todos los pasajeros que iban y venían frente al expendio: “La terca memoria” (Edit Grijalva), “La terca memoria”, “La terca memoria”, iban leyendo mis ojos en tanto me acercaba para comprarlo. “Déme uno de ésos”, le pedí a la empleada. “Quién sabe qué tanto contará porque se ha vendido como pan caliente”, me respondió muy ufana por contar entre sus títulos, el que sin duda está destinado a convertirse en un best seller.

Pienso que el título del libro le queda como anillo al dedo al autor. Al autor que es terco como debe ser un buen reportero; terco como debe ser el periodista que no sabe de concesiones, ni mucho menos de claudicaciones y terco como debe ser el ejercicio de la memoria para poder denunciar, pero sobre todo para no olvidar.

Sí, la memoria de don Julio Scherer tiene el arte de saber reportear sus recuerdos, sus vivencias y sus reflexiones en torno a los últimos sucesos políticos de la historia moderna de nuestro país, porque como el mismo dice en su Introducción: El periodismo padece la esclavitud del presente pero no estaría de más volver, por ejemplo, a Miguel Alemán como el presidente corrupto que fue. Haría falta ocuparse de Alemán como iniciador de una serie de mandatarios parecidos a ély que no se han dado por generación espontánea. Cada uno ha dejado el testimonio de su propia negación del país hasta llegar a Fox”.

Reportero desde hace 60 años, don Julio tiene el arte de saber reportear sus recuerdos, vivencias y reflexiones en torno a personalidades como: Abel Quezada, Juan Sánchez Navarro, Carlos Denegri, Juan Francisco Ealy Ortiz, Carlos Hank González, Adolfo López Mateos, Gustavo Díaz Ordaz, Héctor Aguilar Camín, Jorge Kahk Rhon, Daniel Cosio Villegas, Fox y Calderón entre muchos más. Obsesionado hasta la terquedad por descubrir la verdad, por denunciar la corrupción, las bajezas y traiciones, el autor nos hace unas radiografías de sus personajes implacables. Los desmaquilla, los balconea, los exhibe y nos los muestra tal cómo son con sus debilidades, hipocrecías y sus profundas mezquindades. Ejemplo de su prosa inteligente y mordaz, de Juan Francisco Ealy Ortiz, dice: “Retoma su juventud en el quirófano millonario de los cirujanos plásticos y para los momentos estelares luce un traje con hilos de oro en el entramado del género. Lo atraen los relojes de pulso y los cambia con las estaciones del día y las circunstancias climáticas que se presenten. Ealy Ortiz Garza pertenece a la especie de filantrópicos que hicieron su riqueza desde los rincones oscuros del fraude, el golpe bajo, el tráfico de influencias, la corrupción”.

Qué importante es que don Julio, en su libro, nos refresque la memoria, que nos cuente cómo pasó, que nos diga que es lo que vio y comprendió desde su posición como periodista tan privilegiada ya sea como cuando era director de Excelsior (antes del terrible golpe que diera Luis Echeverría) o cuando era el director de la revista Proceso. ¡Los mexicanos somos tan olvidadizos!

Pero para que no nos sumamos en una lectura exclusivamente de denuncia y de horror, don Julio nos habla también de sus “primeros años”, como se intitula el capítulo onceavo. Lo hace con tal generosidad, pero sobre todo, con tal sabiduría, que éste habría que leerlo despacito. En lo personal quería saber cómo había surgido el hombre que no ha dejado de jugársela, el hombre apasionado y comprometido con su vocación y el hombre cuyos inicios no fueron ciertamente fáciles: “Yo avanzaba en el trabajo, no así en la autoestima. Baja como era, muy baja, la atribuía a la timidez, un embarazoso encogimiento del alma, y buscaba afanoso el éxito como un principio de solución al conflicto interior”. Don Julio fue al Colegio Alemán, pero no le gustó. Ingresó a Bachilleratos, prolongación del Instituto Patria, jugaba futbol, nadaba sin ánimo competitivo y se confesaba a sabiendas que volvería a las andadas y “comulgaba con íntima lejanía”. Entonces lo atormentaba el “pecado de la carne” y así se lo hizo entender al jesuita Angelo Arpa. Más tarde estudiaría Derecho, sin saber: “que el derecho niega la justicia, razón de la ley”. En San Ildefonso, a don Julio lo visitó el tedio, el mismo que lo haría abandonar sus cursos de filosofía y letras en el Centro Cultural Universitario y sus clases en Mascarones, del la UNAM. Pero justo en su patio, el destino le hizo un regalo enorme, conoció a Susana, la mujer de su vida. “La vi de lejos, delgada, bonita, festiva entre un grupo de muchachas” Pero llegó el día inevitable; el día en que se vio obligado de confesarle a su padre: “No sé hacer nada”. No obstante sí sabía hacer algo, algo que le recordó su padre que sabía hacer y muy bien, ¡escribir!. A pesar de que en esa época don Julio no tenía la menor idea de lo que era el periodismo y nada más leía la sección deportiva, entró a Excelsior. A partir de ese día y colaborando con el director de la segunda edición de Ultimas Noticias, La Extra, bajo las órdenes de Enrique Borrego Escalante, su vida dio un vuelco de 180 grados.

Del profesor Carlos Hank González, se ha escrito mares de tinta, pero lo que nos cuenta don Julio que le contó Enrique Maza y Heberto Castillo, hace que nuestra memoria se indigne doblemente, al enterarnos la manera en que ejerció el tráfico de influencias, la manera en que se hizo archimultimillonario y la manera en que repartió dinero a diestra y siniestra con tal de lograr sus asquerosos objetivos. ¿Quién será peor el profesor o su hijo Jorge Hank Rohn, ahora candidato a la gobernatura de Baja California por el PRI? Tengo la impresión que este último porque aparte de que don Julio le dedica ocho páginas en el interior del capítulo de su padre en donde se narra la historia del “Hipódromo de Agua Caliente” gracias a la información que obtuvo el autor con Manuel Bartlett, escribe todo un capítulo a partir de la página 195 hasta la 205. (Por favor bajacalifornianos, antes de votar en las próximas elecciones para gobernador, lean el libro de don Julio, de lo contrario, si votan por el PRI se arrepentirían toooooda su vida).

El libro de don Julio, escrito “con todo el coraje del mundo” es espléndido. Es una lectura obligada. Como bien dice Elena Poniatowska es el mejor libro que ha escrito Scherer. Su libro no nada más nos cimbra la memoria, sino que es un exhorto a que nos volvamos ciudadanos mucho más tercos; hay que leerlo para no perder la memoria, en otras palabras para no olvidar “los hechos y los personajes públicos que han fraguado la compleja realidad de nuestro país”.

gloaeza@yahoo.com


Kikka Roja

Sergio Aguayo Quezada

Plaza Pública
sergioaguayo@infosel.net.mx
www.sergioaguayo.org

Algunas biografías, como la de Miguel Ángel Granados Chapa, se fusionan en vetas de historia nacional. Sólo por el contenido de “Plaza Pública”, columna que esta semana cumple 30 años de ser publicada, el columnista ya se ganó el nombramiento honorífico de cronista de la transición.

El 13 de julio de 1977 Cine Mundial publicó por primera vez “Plaza Pública”. Para entonces Miguel Ángel ya llevaba 13 años en el periodismo mexicano. Se inició en 1964 en el semanario Crucero que dirigiera Manuel Buendía. Luego pasó por El Universal, vivió los intensos años del Excélsior de Julio Scherer y siguió su trayectoria profesional en Proceso, UnomásUno, La Jornada para incorporarse a Reforma desde su fundación el 20 de noviembre de 1993.

Estos diarios capitalinos comparten con algunos del interior el mérito de haber defendido, con diferentes estrategias y estilos, la libertad de expresión. Granados Chapa la ha ejercido a plenitud escribiendo durante su larga carrera decenas de miles de cuartillas en columnas y libros. Tanta producción es fruto del raro don de producir, desde la primera versión, textos muy bien armados. Una virtud cultivada, supongo, de su hábito de encerrarse a leer noticias en voz alta durante su infancia hidalguense. Costumbre que terminó de afirmar la sintaxis enseñada por una madre normalista.

Su influencia no radica solamente en la cantidad o la pulcritud del lenguaje. Ha sido determinante su puritanismo frente a los privilegios y su obsesión con el dato duro. Escrupuloso al extremo, no acepta ni un boleto para asistir gratis a algún espectáculo. Él mismo explicó a Angélica Palacios Luciano en entrevista para la Revista mexicana de Comunicación que lo hacía por una “cuestión de ética, no tengo por qué no pagar el acceso a ciertos espectáculos. Soy una persona como todas las demás y me atengo a las reglas comunes”.

Miguel Ángel se distingue por la abundancia de conocimiento que atesora en una memoria prodigiosa y rescata en una búsqueda permanente de información precisa. En la entrevista antes citada menciona como su principal carencia la “falta de tiempo para una reflexión y la investigación. Puedo pasar hasta dos horas buscando un dato y ya en el momento mismo de escribir, a veces con más frecuencia de lo deseable, incurro en una inexactitud, en una interpretación insuficiente”.

Puritanismo y precisión le han servido para demostrar que se puede dialogar sin capitular con gobernantes famosos por su capacidad para mediatizar y cooptar a periodistas por medio de la corrupción y/o la intimidación. Que analistas como él sobrevivieran día tras día y año con año tuvo un enorme efecto en la transición porque demostraron que era posible enfrentar al autoritarismo de manera pacífica, siempre y cuando se tuviera la evidencia.

Su travesía ha estado plagada de incidentes tan desagradables como la feroz golpiza que le propinó un grupo de ultraderecha que lo secuestró a las puertas de la UNAM para abandonarlo medio muerto en los bosques de la Magdalena Contreras. La irritación que provoca entre algunos conservadores, dentro y fuera del Gobierno, viene de su ubicación en un centro-izquierda teñido de matices socialdemócratas y de los principios de ese catolicismo que optó por los desposeídos. Ese compromiso con la igualdad, la justicia y los derechos humanos es hasta cierto punto lógico en alguien marcado por una infancia de privaciones.

Con esos antecedentes resulta lógica la temática que aborda. Tomo como ejemplo la muerte de la indígena Ernestina Ascensio cuyos restos han sido enterrados por las autoridades después de cubrirlos con un sudario tejido con ambigüedades e impunidades. En las nueve columnas que ha escrito entre el 6 de marzo y el 9 de julio sobre “las muertes de Ernestina Ascensio” ha demostrado la frivolidad del presidente Felipe Calderón, las contradicciones de la Secretaría de la Defensa Nacional, la cobardía del gobernador y el procurador de Veracruz y la inoperancia y oportunismo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Miguel Ángel ha incursionado en la vida pública como directivo de diversos medios públicos e intentó, sin éxito, ser diputado, senador y gobernador. Compensó con creces sus descalabros siendo uno de los consejeros del primer Instituto Federal Electoral ciudadanizado (1994-1996); aquel que contribuyera a quebrarle la columna vertebral al monopolio oficial sobre las elecciones. En ese cargo demostró que podía mantener la calidad de sus escritos y ser un buen funcionario público.

El impulso a ocupar cargos públicos es un riesgo de quien analiza el poder en esa compleja interrelación analizada por Max Weber en El político y el científico. Al constatar y describir la mezquindad y superficialidad de un porcentaje importante de políticos es natural la tentación de ocupar un cargo y ser diferente. Sin embargo, en México el recién llegado debe vencer los obstáculos creados por la burocratización y el exceso de dinero en los partidos; son distorsiones tan profundas que ponen a prueba las convicciones de un anacoreta con olor de santidad.

Estas contradicciones se han ido resolviendo y aumenta la circulación de personas entre el mundo de las ideas, de la empresa y de la política, al mismo tiempo que se acrecienta la presión para que los comunicadores apuntalen sus opiniones con hechos verificados.

Nuestra transición ha sido tan larga y tortuosa que resulta imposible evaluar con precisión cuáles han sido los aportes individuales. Miguel Ángel Granados Chapa y “Plaza Pública” han demostrado durante 30 años que sí es posible ejercer la libertad de expresión con independencia, responsabilidad y rigor. Celebrémoslo.

Esta columna se benefició con los recuerdos y opiniones de tres amigos de Miguel Ángel: Francisco José Paoli Bolio, José Agustín Ortiz Pinchetti y Luis Javier Solana.

La miscelánea

En su columna de este lunes, Granados Chapa hizo suya la sugerencia del profesor John Ackerman de que los ciudadanos presentemos solicitudes al Instituto Federal Electoral para tener acceso a las boletas utilizadas el 2 de julio de 2006. Me uniré al llamado aun cuando sé que las autoridades electorales se las arreglarán para mantener la opacidad; al menos constatarán que se mantiene viva la determinación de ejercer el derecho de saber lo que sucedió en la elección de 2006, la más competida costosa y lodosa de nuestra historia.


Kikka Roja

Explosiones en los ductos de PEMEX : La Guerrilla mexicana

2007/06/la guerrilla toma nota del combate entre el narco y militares

Editorial
Atentados y equívocos

Tras la difusión de un comunicado firmado por la "Comandancia Militar de zona del Ejército Popular Revolucionario" (EPR) y el "Comité Estatal del Partido Democrático Popular Revolucionario" (PDRP) de Guanajuato, en el que esa organización político-militar se adjudica las explosiones registradas el 5 de julio y ayer en gasoductos y oleoductos de Pemex en los estados de Guanajuato y Querétaro, en lo que denomina una "campaña nacional de hostigamiento contra los intereses de la oligarquía y de este gobierno ilegítimo", el Ejecutivo federal, por medio de sendos boletines de la Presidencia de la República y de la Secretaría de Gobernación (SG), reconoció de manera implícita que las afectaciones a la infraestructura de la paraestatal tuvieron un origen intencional e informó que se había ordenado el reforzamiento de la seguridad en las instalaciones estratégicas del país.

Por donde quiera que se le vea, esta secuencia de acontecimientos resulta lamentable y condenable. Sin desconocer el telón de fondo de dramas sociales en el que se inspiran organizaciones como el EPR, los atentados a los ductos de Pemex son repudiables en tanto que actos violentos y violatorios de la legalidad, porque ponen en riesgo la integridad física y los bienes de personas inocentes, porque generan zozobra en las zonas afectadas y porque causan graves inconvenientes en la vida cotidiana de los habitantes y en la economía de vastas regiones.

Más allá de sus efectos inmediatos, estos sabotajes violentos resultan inadmisibles por cuanto impactan de manera negativa en las condiciones de vida de los más desfavorecidos y porque abonan el terreno a las cada vez más desembozadas tendencias autoritarias y represivas presentes en el poder público; en este sentido, el accionar del EPR puede ser fácilmente capitalizable como una coartada y un pretexto para ataques adicionales a las libertades individuales, a los derechos políticos y a las garantías constitucionales, que de por sí se encuentran ya sometidas al acoso de un estilo de gobierno basado en el recurso a la fuerza del Estado.

Desde otro punto de vista, los ataques a los ductos de Pemex atentan contra una empresa que es propiedad de todos los mexicanos, una entidad pública que padece los embates de los afanes privatizadores y que ha sido expuesta a estrategias de devastación y saqueo por parte de las últimas cuatro presidencias neoliberales; la devaluación de la paraestatal y su reducción a chatarra ha sido, precisamente, la estrategia sistemática para forzar su privatización. En esta perspectiva, los atentados eperristas constituyen una manera por demás contradictoria de "hostigar los intereses de la oligarquía"; parecen, por el contrario, estar en sintonía con tales intereses.

Por lo que respecta a las reacciones oficiales a partir de los primeros ataques, el pasado 5 de julio, el balance no puede ser más desastroso. Resulta imposible de creer que la propia dirección de Pemex y los organismos de seguridad pública y de inteligencia del gobierno fueran capaces de confundir atentados perpetrados al parecer con explosivos con "bajas de presión" o "pinchazos" u "ordeñas" efectuados en las líneas como intentos de apropiación ilegal de los combustibles que corren por ellas. El empeño puesto por funcionarios de Pemex y por la coordinadora de Protección Civil de la SG, Laura Gurza, en sostener las versiones de que se había tratado de "accidentes", sólo puede explicarse por una escandalosa y angustiante incapacidad de las autoridades para detectar ataques intencionales, o bien por un inadmisible intento de simulación y ocultamiento de la verdad a la ciudadanía.

El comunicado eperrista representa, en este estricto sentido, un golpe demoledor a la credibilidad de un gobierno que ha hecho de la seguridad su tema casi único, y hasta obsesivo, pero que no es capaz de distinguir entre accidentes y ataques intencionales, o bien que no está dispuesto a informar con veracidad y transparencia a la población.
Si el PELELE ESPURIO CALDERÓN
se mete con el narco (que son sus empleados de narcopolitica) le dan en la madre
Si se mete con la guerrilla, que es gente que lucha a su modo, y se defiende, le dan en la madre
Si se mete con el pueblo, también le damos en la madre
No se diga!, cuando se mete con AMLO, queda como cuando agarras al perico a toallazos

¡CALDERÓN RENUNCIA YA!
Se adjudica el EPR ocho explosiones contra ductos de Pemex en dos estados
El Ejército Revolucionario del Pueblo (EPR) se responsabilizó ayer al mediodía de las ocho cargas explosivas detonadas en los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) ubicados en Celaya, Salamanca y Valle de Santiago, Guanajuato, y en la válvula de seccionamiento de la casa de válvulas de los ductos de la paraestatal en la comunidad Presa de Bravo, municipio de Corregidora, Querétaro, entre 5 y 10 de julio, acciones que, informó en un comunicado, forman parte de una campaña de hostigamiento al gobierno de Felipe Calderón.

En Oaxaca no hay eperristas presos, dicen autoridades
OCTAVIO VELEZ ASCENCIO
Oaxaca, Oax., 10 de julio.
Ninguna corporación policiaca del gobierno de Oaxaca tiene detenidos a Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez (o Raymundo Rivera Bravo), presuntos militantes del Ejército Popular Revolucionario (EPR), como asegura esta organización en sus comunicados, informó hoy Sergio Segreste Ríos, secretario de Protección Ciudadana.

La explosión en Presa de Bravo se sintió en al menos cuatro comunidades
MARIANA CHAVEZ
Corregidora, Qro., 10 de julio.
Una fuerte explosión en la casa de válvulas de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), que se ubica en la comunidad Presa de Bravo, municipio de Corregidora, ocurrió a la una de la mañana de este martes y provocó un incendio con llamas de hasta 300 metros.
Conducta criminal, dice el gobierno
FABIOLA MARTINEZ, CLAUDIA HERRERA, ANGELICA ENCISO
Ejército, Armada y SSP federal fortalecen la vigilancia de instalaciones estratégicas
JESUS ARANDA, CLAUDIA HERRERA
El Ejército, la Armada de México y la Secretaría de Seguridad Pública federal movilizaron a más de 18 mil efectivos para fortalecer la vigilancia de las instalaciones estratégicas del país, luego de que el Ejército Popular Revolucionario (EPR) se adjudicara la autoría de las explosiones ocurridas en ductos e instalaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Guanajuato y Querétaro, ocurridas del 5 de julio a la fecha.

Asume la SIEDO investigación de estallidos en ductos de Pemex
ALFREDO MENDEZ
Desde el pasado fin de semana la Procuraduría General de la República (PGR) ya contaba con indicios de que el estallido en un ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Salamanca, Guanajuato, habría sido provocada por un artefacto explosivo, en razón de que fue presentada una querella contra quien o quienes resulten responsables del delito de daño en propiedad ajena. Además, en la denuncia se hizo referencia a esa posibilidad, revelaron fuentes oficiales.

Exige el EPR la liberación de los detenidos-desaparecidos
Que los liberen y los presenten con vida

Está entre los cinco grupos armados con presencia en el DF
Gabriel León Zaragoza
Los legisladores priístas condenan actos del EPR
El coordinador del grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados, Emilio Gamboa Patrón, condenó los actos que se adjudicó ayer el Ejército Popular Revolucionario (EPR), relacionados con las explosiones en instalaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Guanajuato y Querétaro, y advirtió que los hechos de violencia en nada favorecen a un país acostumbrado a vivir en paz y tranquilidad. Al mismo tiempo, llamó a rechazar abiertamente estas acciones de terrorismo.
Operarán ductos siniestrados en el menor tiempo posible: Pemex
JUAN ANTONIO ZUÑIGA
La acción del EPR, réplica a otra etapa de guerra sucia
MONICA MATEOS VEGA
No debe sorprender que una fuerza como el Ejército Popular Revolucionario (EPR) ejerza presión política, "seguramente menos espectacular y menos efectiva que la que ejerce la elite financiera", al hacer estallar ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), porque se trata de las consecuencias del resurgimiento de la guerra sucia en el gobierno mexicano, afirma el escritor Carlos Montemayor.

Por el EPR, vigilancia extrema en el aeropuerto capitalino
Triunfo Elizalde
Semarnat y Profepa verifican daños en ductos de Pemex
Y DE UNA VEZ SEPAN QUE LA GUERRILLA EXISTE GRACIAS A LOS VENDE PATRIAS PLUTÓCRATAS, OLIGARCAS Y CRIADOS PANISTAS, COMO TELEVISA Y TV AZTECA, BIMBO, WALMART, CARLOS SLIM, BANQUEROS

NO CHILLEN NI SE ASUSTEN .. LOS ÚNICOS QUE SALEN GRITANDO AGARRANDOSE LOS CALZONES SON LOS PANISTAS

Rayuela

Es demencial volar los bienes de la nación.
Es un crimen desaparecer a la gente, así sean guerrilleros.
¿En qué país vivimos?

Mini Manual del Guerrillero Urbano

Escuela de las Americas Manual del Terrorismo
Mini Manual del Guerrillero Urbano


2006/11/bombazos-en-el-distrito-federal.html
En resumen, El guerrillero Urbano tiene por causa, luchar contra gobiernos impuestos espurios y dictadores, se diferencía de los delincuentes. Tiene preparación técnica. Su calidad moral es superior a la del enemigo corrupto, sus armas son siempre menores y simples. El guerrillero Urbano siempre cuenta con el Apoyo Popular.
Por lo pronto FECAL tiene seguridad en su casa de transición, las embajadas y la Secretaria de relaciones Exteriores ya también se espantaron... El Peso (moneda) bajó, los capitalistas se asustaron. Vamos bien sólo falta que se agarren del chongo los porros del PRI y PAN, para tener el espectaculo completo.

Registra prensa mundial bombazos en México

Redacción EL UNIVERSAL.com.mx
El Universal Ciudad de México
Lunes 06 de noviembre de 2006
The New York Times (Estados Unidos)
Bomba pequeña “golpea” a Corte electoral Bombas pequeñas explotaron este lunes en el máximo Tribunal electoral de México, en la sede de un partido de oposición y en un banco en la capital donde no hubo heridos, dijo la policía. Las dispositivos se accionaron simultáneamente después de la medianoche.

The Washington Post (Estados Unidos)
Explosiones simultáneas en la ciudad de México Tres artefactos explotaron en el Tribunal Federal Electoral, un banco y la sede del antiguo partido en el poder, en las primeras horas de este lunes y las autoridades desactivaron otro explosivo, detctado en otra sucursal bancaria, reportaron los medios mexicanos. Las explosiones de este lunes ocurren en el marco del conflicto en el estado de Oaxaca, donde los manifestantes mantienen barricadas en la capital desde mayo, en demanda de la renuncia del gobernador del PRI, Ulises Ruiz. La Vanguardia (España)
Registradas tres explosiones sin víctimas en las sedes del Tribunal Electoral, del PRI y de un banco en México Las explosiones ocurren en un momento en que en México hay abierta una importante crisis social en Oaxaca, 450 kilómetros al sur de la capital mexicana, que ha obligado a desplazar a la ciudad a miles de agentes de la Policía

Federal Preventiva (PFP). BBC News (Inglaterra)
Explosiones sacuden Ciudad de México Tres explosiones simultáneas tuvieron lugar este lunes por la madrugada en la capital de México, sin que se produjesen heridos según fuentes policiales. La sede del PRI en Ciudad de México fue uno de los tres objetivos atacados este lunes. Las bombas de fabricación casera afectaron el tribunal electoral, conocido como TRIFE, destruyeron la entrada de la sede central del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y causaron destrozos en una sucursal del banco canadiense Scotiabank.

El País (Uruguay)
Explotan tres bombas artesanales en capital Tres bombas artesanales estallaron la madrugada de hoy en la capital mexicana que causaron daños materiales pero sin dejar víctimas, informaron autoridades de la capital, que precisaron que se recibieron llamadas previas a las detonaciones, provocadas con sustancias de tipo gel. Tras las explosiones, la policía realizó revisiones en la sede presidencial, distintas oficinas gubernamentales, la red de transporte subterráneo y las embajadas de Estados Unidos y Gran Bretaña.

El Nacional (Venezuela)
Explosiones dañan inmuebles del PRI y del Tribunal Federal Electoral en México Tres explosiones ocurrieron casi simultáneamente hoy en la madrugada en esta capital, donde destruyeron una fachada en las oficinas generales del partido que gobernó el país durante 71 años, y dañaron al parecer las instalaciones del Tribunal Federal Electoral y de un banco. Las autoridades desactivaron también un artefacto explosivo de fabricación casera en otra sucursal bancaria cercana al tribunal, informaron medios nacionales. Las autoridades dijeron a los medios mexicanos que no hubo lesionados, y que los estallidos no provocaron incendios.


Kikka Roja

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...