BUSCA, BUSCADOR

lunes, 20 de agosto de 2007

A la Ultraderecha no le basta el PAN

Álvaro Delgado Proceso. Gracias a Druida

Ni siquiera la retención de la Presidencia de la República mantuvo unidos a los grupos derechistas que integran el PAN. Así lo hace ver la fundación del Movimiento de Participación Solidaria y eventualmente de un nuevo partido de inspiración sinarquista. Un promotor del movimiento, que niega serlo, revela que los sinarquistas “perciben que el PAN es un partido de clases sociales más altas”.

En la creación de una nueva formación política de derecha en México, que ha cimbrado al Partido Acción Nacional (PAN), intervienen no sólo numerosos panistas y miembros de la Unión Nacional Sinarquista (UNS) –de una religiosidad extrema–, sino activistas de la Iglesia católica y prominentes empresarios. El partido que gesta el Movimiento de Participación Solidaria, cuyo cimiento ideológico es la doctrina social de la Iglesia, es auspiciado por diversos grupos y personajes, inclusive del sector privado. Entre estos últimos han sido mencionados Lorenzo Servitje Sendra, fundador del Grupo Bimbo, y Patricio Slim Domit, hijo del hombre más rico del mundo, Carlos Slim Helú. Ni uno ni otro pudieron ser localizados, hasta la noche del viernes 17. Sólo la oficina de información del Grupo Carso, al que pertenece Inbursa, grupo financiero del que es director general Slim Domit, declinó oficialmente emitir una posición. La creación del nuevo partido político se produce cuando Servitje anima, también, un movimiento “cívico político” para “rescatar” al Distrito Federal y la Zona Metropolitana del control del Partido de la Revolución Democrática. Los integrantes de dicho movimiento suelen reunirse en la Hacienda Los Morales desde su constitución, el 21 de julio.

La más reciente se celebró el jueves 2 de agosto –en el salón Ático cenaron churros con chocolate– y concurrieron, entre otros, la delegada en Miguel Hidalgo, Gabriela Cuevas Barrón; José Barroso Chávez, caballero de Malta, y el diputado federal Rogelio Carvajal, quien fue secretario particular de Felipe Calderón en la campaña presidencial. A los encuentros en la Hacienda de los Morales asisten también Guillermo Velasco Arzac, presidente de la Coordinadora Ciudadana, otra de las agrupaciones políticas nacionales que, sin perder su registro, colaboran con el nuevo partido, y el diputado local panista Alfredo Vinalay, excolaborador de José Luis Luege, también asiduo asistente. Fue justamente Luege, director general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) en el gobierno de Calderón, quien comunicó al Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PAN, en la sesión del lunes 6, la inminente formación de un nuevo partido político, porque uno de sus principales colaboradores, René Bolio Hollarán, se lo hizo saber. “No tengo nada que ver”, juró. Pero en efecto, en un proceso que comenzó al menos desde marzo de este año –y que el sábado 18 celebró en el Estado de México su segunda asamblea estatal verificada por el Instituto Federal Electoral (IFE)–, el Movimiento de Participación Solidaria tiene como el promotor más visible a Bolio, quien representó en la precampaña presidencial del PAN a Alberto Cárdenas Jiménez, respaldado por Servitje. Bolio Hollarán y miembros de la UNS –cuyo fundador fue Salvador Abascal Infante, padre del secretario general adjunto del PAN, Carlos Abascal– han utilizado para la promoción del nuevo partido las instalaciones del Instituto de Doctrina Social Cristiana (Imdosoc), institución fundada por Servitje en 1983 con la bendición del cardenal Ernesto Corripio Ahumada. El propio director general del Imdosoc, Manuel Gómez Granados, militante panista adherente como Servitje, fue anfitrión de un encuentro celebrado en las instalaciones de esa asociación eclesial el viernes 10, un día antes de la asamblea fundacional de ese movimiento, que se llevó a cabo con manifiesta ostentación en el salón El Rayo, en la delegación Iztapalapa del Distrito Federal. Y es que el movimiento cuenta con suficiente sustento económico, lo que permitió persuadir a los dirigentes de la Unión Nacional Sinarquista, que facilitó a sus aliados del PAN el registro como agrupación política nacional, requisito que impone la ley electoral para la creación de un nuevo partido.

Los recursos provienen de empresarios, reveló Bolio Hollarán en esa reunión, en la que se hizo acompañar de otro de los promotores del nuevo partido: Fernando Rivera Barroso, exsecretario de Educación en el gobierno de Vicente Fox en Guanajuato y actual presidente del Movimiento Nacional de Laicos. Rivera Barroso fue también asesor en materia de “valores” de Reyes Tamez, secretario de Educación Pública federal, militante del Movimiento Unificado de Renovadora Orientación (MURO) y fundador del Movimiento Cristianismo Sí, formado en la primera visita del Papa Juan Pablo II, en 1979.

Muchos panistas

La reunión –confirmada al reportero por Gómez Granados, quien deslinda a Servitje– fue reseñada por una militante panista de Iztapalapa, Rebeca Moreno Lara Barragán, en una carta –de la que Proceso tiene copia– enviada el lunes 13 a la presidenta del PAN en el Distrito Federal, Mariana Gómez del Campo. En la carta, la panista narra que antes de la llegada de Bolio y Rivera Barroso, en la reunión les fueron entregados los resultados de dos encuestas, una de María de las Heras sobre cómo 41% de los ciudadanos no se siente representado por los partidos actuales, y otra de Consulta Mitofsky, que establece que las dos prioridades de los ciudadanos son la familia y Dios. “Se habló de cómo ningún partido se preocupa realmente de los pobres, que nadie cuestiona cómo la reforma fiscal va a reducir el número de pobres”, escribió Moreno, y aseguró que Bolio también “habló de la cultura de la muerte de los otros partidos, de que no hay voces para defender lo que los mexicanos quieren de verdad y que ellos ahora serían la opción de ‘los de abajo’.” En la carta, detalla también la celebración de la asamblea fundacional del Movimiento de Participación Solidaria en esa delegación, donde se encontró a varios panistas, entre ellos a Ramón Trejo Hernández, funcionario de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y ligado a René Bolio desde que éste fue secretario particular de Luege en el PAN capitalino. “Y comprobé, con dolor, que lograron llenar con aproximadamente 3 mil personas el salón El Rayo, ubicado en Avenida Tláhuac, y que éstas habían sido llevadas en camiones y vehículos con las siglas de la Unión Nacional Sinarquista de México. También les dieron un lunch completo por un peso.” No se escatimaron recursos, describe: “(Usaron) también buen equipo de audio, un buen escenario, la mampara con el nombre de su movimiento y una frase relativa a la vida y a la familia. Esto es, tienen recursos que, según explicó el licenciado Bolio en la comida, provienen de empresarios." En la carta enviada a Gómez del Campo por Moreno Lara Barragán, excolaboradora de Marta Sahagún y actual funcionaria del Instituto de Desarrollo Social (Indesol), se detalla la reunión celebrada en el comedor del Indosoc, a la que asistieron 12 personas “de la sociedad civil y pastoral” de Iztapalapa, y en la que Gómez Granados disertó sobre el nuevo partido.

Mientras llegaban Bolio y Rivera Barroso, narra, “Gómez Granados comentó que estaban generando un movimiento que pretende ser un partido, ya que no se sienten representados por partido alguno, que la fuerza de este movimiento emanaba de un grupo de obreros y campesinos formados en los valores cristianos y aglutinados en la Unión Nacional Sinarquista de México”.

Y más adelante, después de haber visto en la asamblea a Bolio Hollarán y Ramón Trejo, dice sobre la presencia de panistas: “Había otros cuyos nombres no conozco, pero que he visto en reuniones del PAN en Iztapalapa. También estaba ahí el licenciado Manuel Gómez Granados, todos los anteriores con gafete de acreditación del IFE.” Moreno le dice a Gómez del Campo en su carta, que hizo circular también entre varios de sus compañeros del PAN: “Si escribo esto es porque la lealtad, la confianza y la unión en torno a los mismos principios es fundamental para los que tomamos la bandera del PAN en aras de luchar por un mejor México. Me llena de sinsabor este doble juego. No se vale estar al lado de alguien, mirarlo a los ojos y clavar por la espalda un puñal. No debe ser así cuando está en tus manos la tarea por el destino de México, pero debes lealtad y secrecía a otros intereses.” Consultado al respecto, Gómez Granados reconoce que esa reunión se realizó, lo mismo que otra con dirigentes sinarquistas, en la misma sede del Imdosoc, pero niega participar en el nuevo partido, igual que Servitje, cuya afiliación al PAN coincidió con el apoyo de ambos a Cárdenas Jiménez. “Él no tiene nada que ver con esto”, asegura. Niega que las reuniones en la Hacienda de los Morales sean parte de la misma estrategia: “Son cosas absolutamente distintas. Lo del rescate es una iniciativa eminentemente panista, no institucionalmente, sino de militantes panistas.” Aclara su participación como anfitrión de promotores del nuevo partido: “Yo presenté a quienes iban a hablar de ese proyecto, lógicamente lo presentaron y se acabó. Del movimiento que se está creando no formo parte”.

Bolio y Rivera Barroso, dice, son sus amigos porque “los dos fueron alumnos del Instituto”, y agrega que a los miembros de la UNS los conoce porque les ha impartido también cursos de doctrina social cristiana.

–¿Participó en la primera asamblea del nuevo partido?

–Yo no sé cuántas asambleas hayan tenido. El sábado me asomé, porque tengo muchos años conociendo a algunas gentes de la Unión Sinarquista y me siento comprometido con ellos. Ayer desayuné con un diputado de San Luis Potosí y esta tarde vino a verme un obispo de Rumania, y esto no me hace ni rumano ni potosino ni nada. Hace años, dice, en una conferencia en León, Guanajuato, invitó a los sinarquistas a integrarse al PAN: “Me respondieron que no: ‘Los panistas son nuestros patrones’. No entendí y me explicaron: ‘Nosotros trabajamos en fábricas, cuyos dueños son los panistas.’ Ellos perciben, si está bien o está mal es otra cosa, que el PAN es un partido de clases sociales más altas y quieren tener su propio partido. No le veo nada de malo a que lo tengan, pero eso no quiere decir que yo los dirijo o los administro”. Gómez Granados, director general de la institución que se define como “eclesial” y que imparte enseñanza a los laicos sobre la doctrina social de la Iglesia “para ponerla en práctica en su vida cotidiana”, dice que le gustaría ver al PAN con “un mayor compromiso con la justicia social. Me parece que puede ser más evidente, más claro”.

Que viva el sinarquismo

Desde la tarde del lunes 13, el reportero buscó al presidente de la UNS, Enrique Pérez Luján, para conocer detalles sobre la formación del nuevo partido a partir del Movimiento de Participación Solidaria que, según información de sinarquistas que no están de acuerdo, comenzó a concretarse en marzo de este año. Localizado ese mismo día, vía telefónica Bolio Hollarán objetó una entrevista personal y ofreció conversar sobre el proyecto al día siguiente. Sólo hasta el miércoles, cuando Reforma publicó la información, aceptó una breve charla. Aseguró que el nuevo partido es una iniciativa ajena al PAN, al que renunció “hace unos días apenas”, y que no participan en el proyecto Luege, de quien fue secretario particular en el PAN capitalino, coordinador de delegaciones en la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y en la Secretaría de Medio ambiente (Semarnat), ni Cecilia Romero, de quien fue senador suplente. “De hecho ni están de acuerdo”, aclaró Bolio, quien rechazó también que se trate de una formación con elementos de El Yunque, organización de extrema derecha, y que haya utilizado su cargo de coordinador general de Atención de Emergencias y Consejos de Cuenca de la Conagua para afianzar el nuevo partido: “Faltaba más, claro que no.” Bolio, sin embargo, es acompañado por funcionarios que colaboraron con él en este nuevo cargo, como Francisco Reyes Cervantes, delegado de la Profepa y de la Conafor (institución que encabezó Alberto Cárdenas); como otro de los animadores del proyecto, Ramón Trejo, quien estuvo involucrado en 2003 en el escándalo de la venta de candidaturas en el PAN en la capital, cuando Luege era su presidente. Otro participante es Mario Sánchez Soledad, exdelegado de la Profepa en Chihuahua y quien con sus hermanos Gabriel, Luis Eugenio y Gerardo son militantes panistas identificados con el grupo de Desarrollo Humano Integral (DHIAC), al que perteneció Manuel Espino, presidente del PAN.

Bolio objeta la participación de otros panistas de origen sinarquista, como Emilio González Márquez, gobernador de Jalisco que se asume como discípulo de Víctor Atilano Gómez, quien organiza en el estado la creación de la nueva formación política. Además de ser ambos nativos de Lagos de Moreno, municipio alteño del que Atilano fue alcalde y después le heredó a González Márquez la presidencia nacional del Partido Demócrata Mexicano (PDM); tal cercanía no implica relación orgánica, aclara Bolio: “Que yo sepa, nadie ha hablado con el gobernador.” Hermético, Bolio se negó a revelar también la identidad de quienes financian el proyecto del nuevo partido. Hasta la noche del viernes evitó responder a llamadas y correos electrónicos sobre el apoyo que presuntamente recibe de empresarios como Servitje y Slim. Sólo refirió: “Estamos sufriendo por todos lados, pero vamos juntando de varios lugares. Hay gente que ya se ha acercado para ayudar. Incluso hoy nos hablaron para ofrecernos algunos medios”.

–¿Cómo se persuadió a la Unión Nacional Sinarquista para unirse con ustedes? ¿Qué acuerdo hubo?
–No hubo ningún acuerdo, fue una suma muy generosa. Es la oportunidad de que el sinarquismo sobreviva, pero no es un partido sinarquista ni nada.

Al respecto, el panista Luis Paredes Moctezuma, militante confeso de El Yunque, afirma que el nuevo partido es una réplica de lo que fue DHIAC, organismos de fachada de esa organización secreta de extrema derecha que desde principios de los ochenta –antes de controlar el PAN– tenía una alternativa a los organismos empresariales: “Es lo mismo. Quienes controlan el PAN quieren tener otra caja de resonancia. Cuando nos apoderamos de la Coparmex y la Concanaco, y había que presionar más fuerte, lo hacíamos a través del DHIAC. Por eso no tengo duda de que detrás del nuevo partido están Guillermo Velasco Arzac, quien no es panista, y Gonzalo Robles Valdés, quien sí es militante.”

NOTA DESDE POR Druida en Resistencia
pseudoelecciones2006.blogspot.com/2007/08/la-ultraderecha-no-le-basta-el-pan


Kikka Roja

Vindicacion sinarquista

Verónica Espinosa. Proceso

El surgimiento del Partido Humanista (PH) en esta entidad –que forma parte del “corredor panista” que corre de San Juan del Río, Querétaro, a los Altos de Jalisco– no podría explicarse sin el sinarquismo, movimiento de ideología conservadora con tintes religiosos constituido el 13 mayo de 1937 en la región del Bajío. Lo anterior es afirmado por el sociólogo Luis Miguel Rionda Ramírez, quien manifiesta su preocupación porque, dice, ahora sí los sinarquistas intentan participar en los procesos electorales del país. Esta postura contradice las viejas prácticas de la Unión Nacional Sinarquista (UNS), que siempre hizo patente su rechazo a este tipo de actividades. Autor del estudio El conservadurismo popular guanajuatense y el movimiento sinarquista, Rionda Ramírez aventura incluso una hipótesis: la participación de personajes como el secretario de Educación de Guanajuato durante el interinato de Carlos Medina, Fernando Rivera Barroso, representa las intenciones del conservadurismo ultraderechista de “subirse a la tradición y presencia del sinarquismo y utilizarlo (para sus propios intereses), desvirtuándolo…”. Rionda asegura que, en los cuarenta, la UNS tuvo al Partido Fuerza Popular como soporte electoral, pero en los setenta y los ochenta éste recayó en el Partido Demócrata Mexicano (PDM). E inmediatamente puntualiza: “el movimiento nunca quiso participar directamente”. Pero ahora sí quiere hacerlo. “Parece estar cambiando su posición, después de setenta años de existencia”, dice el especialista en historia política de la región del Bajío. Y aporta otro dato político e histórico: el PDM –el “partido del gallito colorado”– se creó en Irapuato, justo donde los “nuevos humanistas” realizarán su asamblea para constituir el PH, con Pascual Zárate Ávila a la cabeza, el próximo 2 de septiembre. El investigador reitera que le sorprende la vinculación de Rivera Barroso y otros personaje de la ultraderecha identificados como “yunquistas” en este proyecto político. Incluso precisa que el catolicismo que defendía la UNS era “popular”. “No era de derecha radical, sino influido por la doctrina social de la iglesia –explica–. A Fernando Rivera para nada se le puede ubicar como un demócrata-cristiano. Además, su autoritarismo no ha sido una característica de los sinarcas”. Por ello le resulta “inquietante” que los impulsores del PH busquen “subirse en una ola ajena –la del sinarquismo– que tiene sus luces y sus sombras, pero que es más una expresión de un catolicismo tradicional abajeño que, inspirado en el ideal de San Agustín, busca la ciudad de Dios en la tierra. Pero no de la manera retardataria, sino reformista, aun desde el ámbito de la iglesia y de la religión católicas”. En el fondo, las posturas ultraderechistas “buscan la preservación de un orden autoritario que sólo beneficia a los sectores más privilegiados de la sociedad”, agrega el investigador.

El capítulo Guanajuato

En la región del Bajío, Guanajuato ha jugado un papel relevante en la consolidación de organismos de derecha de corte clerical. Fue precisamente en esta entidad donde se formó el sinarquismo, a instancias de la jerarquía católica, descontenta con los arreglos de 1929 y con la política izquierdizante de la posrevolución. En su tesis de maestría La batalla del espíritu. El movimiento sinarquista en el bajío mexicano, 1934-1951, el investigador Pablo Serrano Álvarez sostiene que “más del 80% de la población era militante o simpatizaba con la Unión Nacional Sinarquista”. Cuando este movimiento irrumpió en la escena pública, dice, “se deseaba una oposición que partiera desde la sociedad; la lucha popular; la ideología y el sentir de unas masas supuestamente dóciles, estancadas y pacíficas, así como desde aquellos sectores que no querían sujetarse a las prácticas de los hombres que materializaban el proyecto de la Revolución”. Y expone: “El apoyo masivo regional se encontraba en el Bajío, que representó el caldo de cultivo del nuevo movimiento creado en mayo de 1937. La sociedad bajiense había apoyado fuertemente a la Cristiada, a la Segunda, a las Legiones y a la Base, por lo que el advenimiento del sinarquismo –con la creación de la Unión Nacional Sinarquista (UNS) en León, Guanajuato– significó una nueva razón para levantarse contra la opresión, el comunismo ateo, el agrarismo subyugante, la revolución enemiga de la religión, así como en favor de la patria y la nación y en bien de la tradición y el conservadurismo”. Rionda, por su parte, recoge varias versiones sobre la historia de la derecha y el sinarquismo en el Bajío, y explica que el primer “Centro anticomunista” (como “origen auténtico de la Unión Nacional Sinarquista”, planteado así por el escritor Carlos Mario Velasco Gil) fue fundado en la ciudad de Guanajuato a instancias del profesor alemán Hellmut Oscar Schreiter, catedrático de la Universidad de Guanajuato, y a quien se identificó como comisionado del Partido Nazi.

Esta versión ha sido descalificada por los líderes sinarquistas y varios investigadores, quienes insisten en que la UNS nació el 13 de mayo de 1937 en una casa de la calle Libertad, en la ciudad de León. Los guanajuatenses, en particular los leoneses, aún recuerdan la matanza del 2 de enero de 1946, cuando fueron masacrados cientos de seguidores de la Unión Cívica Leonesa (UCL), quienes protestaban por las irregularidades cometidas durante las elecciones municipales del 16 de diciembre de 1945. En aquella jornada, decían los cívicos, su candidato, Carlos Obregón, había obtenido más de 22 mil votos contra 58 de su contrincante del Partido de la Revolución Mexicana, Ignacio Quiroz, quien además era apoyado por el gobernador Ernesto Hidalgo. Meses después de la matanza, el mandatario publicó el El caso de Guanajuato ante la conciencia de la nación, un libro en el que dio su versión sobre cómo “se preparó el clima de violencia” previo a los hechos del 2 de enero, pero lo atribuyó en parte a “los hermanos Trueba Olivares y a otros dirigentes sinarquistas”, aun cuando la propia UNS se deslindó de la convocatoria a la plaza. Escribió Hidalgo: “Los sangrientos hechos ocurridos en la ciudad de León el 2 de enero determinaron, por su espantosa magnitud, la formación de un ambiente confuso… el Ejecutivo de la Federación, por su parte, festinadamente contribuyó a que se afirmara esa conciencia” al solicitar la desaparición de poderes en Guanajuato.

“De este modo –agrega– la administración constitucional resultó condenada a priori, sin investigación concienzuda, sin juicio y sin defensa, exhibiéndose, una vez más, lo irrisoria que resulta la llamada soberanía de los estados…”. E intentó justificarse: “Quedó dilucidado lo que no era un misterio para las depuestas autoridades de Guanajuato: que propiamente la guardia militar que originó la matanza, disparó sin órdenes de nadie…”. Aquel acontecimiento aún pervive entre los guanajuatenses, cuyo gobernador panista, Juan Manuel Oliva, pertenece al ala ultraderechista del PAN, suele asistir a eventos religiosos y frecuenta a la jerarquía eclesiástica, como ocurrió en las peregrinaciones a la Virgen de Guanajuato en mayo pasado y, el jueves 9, en la misa conmemorativa de los 450 años del arribo de esta imagen a la capital del estado. Ese jueves, Oliva se reunió con el cardenal Juan Sandoval Íñiguez –en su calidad de representante papal–, e incluso leyó uno de los pasajes bíblicos en la ceremonia litúrgica. Ahí estuvo también el jefe regional del Yunque, el empresario leonés, ahora colaborador directo en la planeación del gobierno de Guanajuato, Elías Villegas Torres. En la ciudad de León, el ayuntamiento, también de filiación panista, promovió un video de 15 minutos titulado Los mártires de la libertad, que recoge los testimonios de algunos de los sobrevivientes de aquella masacre del 2 de enero de 1946. Es en este escenario donde los viejos sinarquistas y algunos panistas recalcitrantes se aprestan a formar una nueva organización política: el Partido Humanista. Pascual Zárate Ávila, quien encabezará la convención el próximo 2 de septiembre en Irapuato, asegura que se cumplirán los requisitos que exige la Junta local del IFE en la entidad, entre ellos los 3 mil adherentes.


Kikka Roja

Resistencia en Puebla

COMUNICADO DEL C.C.C.P. A LAS ORGANIZACIONES DE LA RESISTENCIA CIVIL
PACIFICA, A LAS ORGANIZACIONES DEMOCRATICAS Y DE IZQUIERDA, EN TORNO A LA
VISITA DEL PRESIDENTE LEGITIMO DE MEXICO A MUNICIPIOS Y CAPITAL DE PUEBLA.
(Mensaje para la CND-P para su reunión del lunes 20 de agosto).

Como miles de poblanos nos enteramos con desaforada alegría de la primera
visita de nuestro Presidente Legítimo LIC. ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR a
nuestras localidades y como todos ciudadanos comprometidos con el Proyecto
Alternativo de Nación y con la creación de la Cuarta República nos estamos
preparando para darle la bienvenida que se merece en nuestras zonas de
acción.

Sin embargo al repasar el entorno, nuestros niveles de organización y la
falta de tiempo, consideramos que la alegría de tenerlo en Puebla, se
transforma en una gran preocupación, por organizar los eventos a la altura
que se merece, por arrastrar a los grandes conglomerados ciudadanos que en
nuestros municipios votaron por él y por no caer en errores o en situaciones
que los sectores derechistas y enemigos de nuestro movimiento y los medios
de información a su servicio manejen hacia la opinión pública induciéndola o
manipulándola hacia la creencia que nuestro movimiento va hacia la baja,
cuando este evento debe ser un instrumento más de lucha para promover
nuestras banderas y fortalecer aún más el apoyo a Andrés Manuel y su
gobierno legítimo en nuestras localidades.

Por ello, este colectivo, se toma la confianza de hacer este llamado y una
serie de propuestas para que de inmediato todas las organizaciones y todos
los ciudadanos nos organizamos para desarrollar las tareas que nos permitan
difundir ante la ciudadanía los eventos respectivos y que logremos el
objetivo de arrastrar literalmente a miles de ciudadanos a cada uno de los
actos, sabemos que los medios de información en Puebla no difundirán de
manera adecuada la visita y estarán atentos a nuestros errores para
difundirlos a nivel masivo, por ello debemos echar mano de todos los medios
posibles (lonas, carteles, volantes, mítines relámpago, perifoneo, llamadas
telefónicas, correos electrónicos, etc), recorrer calles, colonias y
municipios para invitarlos a los actos y no solo eso invitarlos a que se
integren a nuestras organizaciones de aquí en adelante, en fin utilizar
todos y cada uno de los esfuerzos para hacer de esta semana una amplia
jornada no solo de resistencia civil pacifica sino también de
fortalecimiento y consolidación del movimiento obradorista en Puebla.

Es por ello que el C.C.C.P. se atreve a hacer este llamado y poner a
disposición de todos nuestros compañeros y organismos las herramientas e
instrumentos que hemos puesto en marcha para lograr los objetivos que este
movimiento debe obtener en esta semana, por tanto invitamos a todos los
integrantes de esta digna lucha a participar de la manera más combativa en
estas tareas. Invitamos finalmente a todos los ciudadanos a la junta de
organización que nos ha convocado la CND-P y que se efectuará el día de
mañana lunes 20 de agosto a las 17:00 hrs. en sus oficinas (22 Sur Esq. con
Circuito Juan Pablo II Altos).

ATTE.

ES UN HONOR ESTAR Y LUCHAR CON OBRADOR!!!

SECRETARIA DE ORGANIZACION DEL C.C.C.P.



Kikka Roja

PLEITO DEL PAN CON CALDERON

  • El dirigente del blanquiazul instruye a aspirantes a alcaldes para evadir a reporteros
  • Prohíbe Espino a candidatos panistas en Puebla hablar del pleito con Calderón
LA JORNADA DE ORIENTE, JAVIER SANTOS

El líder nacional del Partido Acción Nacional (PAN), Manuel Espino Barrientos, ordenó a los candidatos a presidentes municipales y diputados locales que participarán en las elecciones a realizarse en Puebla el próximo 11 de noviembre no hablar de El Yunque, ni del enfrentamiento entre él y el presidente Felipe Calderón. Además, les advirtió que si no se disciplinan sufrirán derrotas como en Yucatán y Ciudad Juárez, Chihuahua, en los comicios celebrados el 20 de mayo y el 1º de julio, respectivamente. “Si les preguntan los reporteros (sobre El Yunque, la pelea con Calderón o el nuevo partido de derecha), díganles: hagan preguntas inteligentes”, instruyó el dirigente blanquiazul durante el curso de capacitación de aspirantes a puestos de elección popular. El duranguense les hizo un llamado a la disciplina, y les advirtió que si no acatan las disposiciones de sus dirigencias nacional y estatal no recibirán recursos extraordinarios para sus campañas.

Les auguró que si desobedecen pueden perder, como los panistas de Yucatán y de Ciudad Juárez, que por “exceso de confianza ahora se lamen las heridas”. Durante la reunión, celebrada en el municipio de San Pedro Cholula, Espino aseguró que el blanquiazul no utilizará en Puebla el caso Cacho-Marín –sobre abusos que la periodista Lydia Cacho sufrió a manos de policías ministeriales, y la relación de este asunto con el gobernador Mario Marín–, pero alertó que “el que se lleva se aguanta”, y aunque Acción Nacional “no planea campañas negras porque no las necesita”, responderá si el gobierno estatal interviene en la elección.

Ante versiones de que Acción Nacional ya negoció con Marín, y que él le entregará las principales plazas, incluida la capital, Espino atajó: “No necesitamos negociaciones, y menos con Marín”. En la lección que dio a los candidatos panistas, Espino se refirió a la manera de tratar a los medios de comunicación. Les instruyó que cuando les pregunten sobre asuntos incómodos, simplemente respondan: “No es tema”. Sobre la organización ultraderechista El Yunque, expresó: “Si ven algún yunque, dígannos; El Yunque es un mito, ¿de acuerdo?” A sus palabras siguió un “sí” en tono escolar de los abanderados del blanquiazul. Igualmente les dijo que no crean lo que dicen los medios en torno a la creación de un nuevo partido, que estaría impulsado por El Yunque: “Es un tema que aburre y quita tiempo. “Si realmente se quieren ir a otro lado, es por que realmente no tienen la convicción y, bueno, pues que se vayan”, dijo el senador panista por Jalisco Héctor Pérez Plazola, sobre la formación de un nuevo partido que según corrillos políticos sería encabezado por el ex gobernador de Jalisco Alberto Cárdenas Jiménez y el director de la Comisión Nacional del Agua, José Luis Luege Tamargo.

El ex alcalde de Guadalajara dijo, entrevistado en Puerto Vallarta, que “muy probablemente quienes promueven un nuevo partido quizás están en el PAN circunstancialmente, o por otros fines e intereses”. Pérez Plazola preguntó que quienes no se identifican con Acción Nacional “¿pues qué están haciendo en el PAN?”
¡¡QUE DESMADRE!! mejor me rio, les vamos a pasar por el "centro"....

...Y DE LA IGLESIA PANISTA
Reclaman justicia para niños violados por curas
GABRIEL LEON ZARAGOZA
En los momentos en que el cardenal Norberto Rivera Carrera iniciaba su procesión en el interior de la Catedral Metropolitana, una joven sacó una manta, a no más de dos metros del prelado, en la que solicitaba –según informó– “justicia para los niños violados por representantes de la Iglesia, y juicio penal contra los sacerdotes pederastas”.

Kikka Roja

Noticias : AMLO

Un partido de izquierda socialista
ROBERTO GARDUñO, ALMA E. MUñOZ

AMLO: no se avalará ningún acuerdo de Calderón que comprometa los energéticos
ANDREA BECERRIL (ENVIADA)
Coxquihui, Ver., 19 de agosto. Andrés Manuel López Obrador advirtió que el movimiento social que encabeza no avalará ningún acuerdo suscrito por Felipe Calderón con los gobiernos de Estados Unidos y Canadá que implique la entrega del petróleo a extranjeros. “Desde aquí le recuerdo al pelele que la patria no se vende, se defiende”.

El “gobierno legítimo” se opone a cualquier pacto de Calderón en Ottawa

DE LA REDACCION
El “gobierno legítimo” que encabeza Andrés Manuel López Obrador no avalará ningún acuerdo de Felipe Calderón en la cumbre de la Alianza para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte (ASPAN), porque implica “ofrecer nuestro territorio para que Estados Unidos dirima, sobre nuestro suelo, sus problemas con sus enemigos”, refirió Gustavo Iruegas al fijar posición ayer en Ottawa, Canadá, como parte de la marcha de protesta contra la cumbre del norte.

PRI y PRD insisten en que no habrá un periodo extraordinario para reforma fiscal
ELIZABETH VELASCO C.
Entre las bancadas de PRI y PRD definitivamente existe el consenso de no convocar a un periodo extraordinario de sesiones para debatir y evaluar la reforma fiscal del Ejecutivo federal, por lo que será en el próximo periodo ordinario cuando se evalúe y apruebe el dictamen correspondiente, señalaron por separado el perredista Antonio Soto Sánchez y el priísta Horacio Garza, ambos secretarios de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados.



Kikka Roja

Las mujeres del PRD : No hay izquierda sin ellas

  • El congreso lo aprueba por unanimidad; jubilosa celebración de las militantes
  • Histórico triunfo de mujeres del PRD; logran 50% de cargos y candidaturas
  • La anterior composición era de 70/30, lo cual representaba discriminación, dice Encinas
ROBERTO GARDUÑO, ALMA E. MUÑOZ

Manifestación gráfica de delegadas perredistas Foto: Cristina Rodríguez

El pleno del congreso perredista aprobó por unanimidad cambios a los estatutos del partido y por mayoría de delegados se aceptó, después de 15 años de lucha de las mujeres, otorgar a éstas 50 por ciento de los cargos directivos y de las candidaturas. Por 427 votos en contra y 355 en favor, los congresistas rechazaron la propuesta original de mantener inalterada la composición de género de 70 por ciento para hombres y 30 de mujeres, para dar paso a una modificación que equilibre las fuerzas en 50/50.

Alejandro Encinas, ex jefe de Gobierno capitalino, subió a tribuna para criticar la composición de 70/30. “Lamentablemente lo que era una acción afirmativa que venía a garantizar la representación creciente de nuestras compañeras en el partido se convirtió en una restricción y en un tema de discriminación.” Se han profundizado incluso, dijo, “acciones de desprecio y de discriminación”. Y dio lectura a una frase incorporada en el proyecto de declaración de principios del PRD, donde se defiende la construcción de procesos paritarios: “(…) la representación de toda mujer será con base en su capacidad humana e intelectual y entrega a los principios fundamentales del partido”, como si cargarle el portafolios a algunos dirigentes o algunos compañeros de este partido les diera una calidad humana y una gran presencia intelectual, expresó Encinas Rodríguez. Con sus palabras, consiguió el respaldo de las congresistas. “Debemos superar –abundó– dos problemas: en primer lugar, un profundo conservadurismo y un machismo militante; en segundo, aparte de esa carga de machismo y misoginia, también tenemos que superar el problema de cálculo político de algunas corrientes que en la meritocracia quieren alcanzar su promoción en el partido a costa de garantizar el derecho de las mujeres a la equidad. Duele, duele, ahí están las fuerzas conservadoras y ahí está la misoginia. Vayamos por la paridad plena”. La paradoja del escaso debate que se dio sobre el tema fue que los hombres expusieron los argumentos para respaldar la equidad. Jesús Ortega, dirigente máximo de Nueva Izquierda, también tomó el micrófono para hablar en favor.

Un partido de izquierda, como se asume el PRD, dijo, se hace y es diferente a la derecha por muchas razones, y debe luchar por la igualdad en todos los terrenos. Por tanto, “no debemos tener ninguna duda: hay que votar en contra del proyecto de dictamen y hay que votar en favor de la paridad con mucha claridad; hay que hacerlo de manera consecuente, firme”. Solicitó terminar con aquellas “prácticas oscurantistas” más ligadas a la reacción de la derecha, y “no esconder la cabeza” al momento de votar iniciativas en favor de las mujeres, con el argumento de que habría efectos electorales. En consecuencia, sostuvo, “como partido de izquierda, como mujeres y hombres libres, rechacemos el proyecto de dictamen y votemos en favor de la paridad”. La línea dictada por Ortega causó efecto inmediato entre los congresistas, en su mayoría de Nueva Izquierda. La decisión se había trazado por el constante contacto epistolar entre este líder y Encinas, por más de una hora.

Jesús Zambrano, presidente de la mesa, tomó la votación que registró el rechazo mayoritario a sostener la proporción 70/30, para de esa forma abrir paso, por vez primera en las filas del PRD, a la paridad 50/50. Paradas sobre las sillas, las mujeres perredistas celebraron, y ahí no hubo distingo de corrientes: “¡Mujeres, mujeres, mujeres!”, gritaron. El momento fue oportuno para que un grupo de militantes homosexuales demandara mayor participación en cargos de dirección y candidaturas. Malú Micher, del Foro Nuevo Sol, quien desde el jueves pasado impulsó la propuesta de paridad en la mesa de programas y principios, recriminó la postura que daba a Angélica de la Peña la autoría de la reforma al estatuto: “¿Por qué se publica eso? Son mentiras, Angélica no impulsó el acuerdo 50/50”. No obstante, la militante de Nueva Izquierda y esposa de Jesús Ortega recordó que hace dos semanas había enviado una carta a todos los integrantes de su corriente para manifestarles que la paridad es un tema que era imprescindible aprobar. Además, “yo he trabajado durante 15 años para ver concretado este cambio y ahora viene lo más difícil: hacer que las mujeres de municipios y estados se decidan a participar”.

Kikka Roja

Calderón siempre Espurio

Lo de Bejarano no TAPA lo de Zhenli Ye Gon.
Interpone esposa de Zhenli Ye Gon otro recurso para la devolución de 205 mdd
ALFREDO MENDEZ
La esposa del empresario farmacéutico Zhenli Ye Gon, Tomoiyi Marx Yu, quien se encuentra detenida en el penal de Santiaguito, en el estado de México, no se dio por vencida en el litigio jurídico que pretende iniciar contra la Procuraduría General de la República (PGR) e interpuso un recurso de revisión para que un tribunal colegiado revoque el fallo de la juez federal Martha Gabriela Sánchez Alonso.

Rayuela
¡Enhorabuena!: al fin llegó la izquierda que tanto demandaban empresarios, políticos, personajes del clero, socialdemócratas europeos e intelectuales afines, que no son pocos.
Es decir: ''una izquierda moderna''

  • No es ruptura, es protesta, afirman sus opositores
  • Nueva Izquierda gana en el mejor estilo de Pirro
  • “¡Panistas!”, les gritan; “¡Fuera bejaranos!”, responden
ARTURO CANO

Víctor Hugo Círigo, Jesús Ortega y René Arce, durante la votación Foto: Cristina Rodríguez

No es ruptura, es protesta. La victoria de Nueva Izquierda y sus aliados haría las delicias de Pirro. El congreso del Partido de la Revolución Democrática (PRD), que se ha movido en el filo de la navaja, en los acuerdos ambiguos y en las concesiones mutuas, regala “la nota” en su recta final. Una parte de los delegados abandona la sala lanzando a sus adversarios el peor insulto posible: “¡Panistas!” Los aludidos responden: “¡Fuera bejaranos!” Fiel a sus absurdos o sujeto de sus contradicciones no resueltas, según se le vea, el PRD se pelea por una frase que ya había aprobado. Página 30 del documento de Línea Política. Veintidós palabras en negritas: “Bajo ninguna circunstancia el PRD reconocerá a Felipe Calderón como presidente de México. Con Calderón no habrá ni diálogo ni negociación alguna”. Hasta ahí todo marcha “bien”, pese a las quejas de los apabullados en las votaciones. Incluso, en un afán de resolver con rapidez los últimos conflictos se acepta que se agreguen párrafos y párrafos. Excepto uno. En el tema de la agenda legislativa, el resolutivo que provocará el pleito reza: “Sustitución del llamado Informe presidencial por un debate parlamentario y republicano entre poderes sobre el estado de la nación, en el marco de un nuevo régimen político”. Enseguida, debajo de un subtítulo que dice “Posición de minoría”, se pretende agregar unas palabras a sugerencia de Gerardo Fernández Noroña: “Manteniendo nuestro rechazo a debatir con quien usurpa la Presidencia de la República…” No hay acuerdo y se abre el debate. Pablo Gómez sube a defender la posición mayoritaria. Habla del reto lanzado por Andrés Manuel López Obrador a Felipe Calderón a debatir, planteado en un espacio radiofónico. “No me interesa si está equivocado o no…”, dice, y de inmediato es interrumpido por gritos de “¡Obrador, Obrador!”

Sigue, propone que el rechazo a debatir con Calderón en el Congreso se introduzca en un resolutivo especial: “Quien propone el debate es Calderón, maniobreramente, porque quiere legitimación dado que es ilegítimo”. El siguiente turno es de Martí Batres, quien considera que el párrafo de marras, del debate “parlamentario y republicano”, es simplemente una manera de “dejar viva” la propuesta de dialogar con un gobierno que el PRD considera ilegítimo. “Se equivocaron con la ley indígena, se equivocaron con la ley Televisa, compañeros legisladores, ¡no se equivoquen de nuevo!” La ovación de un sector se convierte de inmediato en abucheos para el siguiente orador, Carlos Navarrete, coordinador de los senadores, quien recuerda a los congresistas que los mismos legisladores a quienes abuchean impidieron el último Informe “del fantoche de Vicente Fox” y arriesgaron el pellejo en la toma de posesión de Felipe Calderón. “Nunca vamos a decirle ‘señor Presidente’, pero es necesario un nuevo formato de Informe y transformar las reglas”. En otras palabras, o al menos así lo interpreta buena parte de los delegados, los legisladores quieren echarle aceite al candado que les ha puesto el Congreso. Apenas termina Navarrete, los congresistas se trenzan en un duelo de consignas. Los del Frente Político de Izquierda co-rean el segundo apellido del “presidente legítimo”, mientras Nueva Izquierda y sus aliados se clavan en las siglas del partido: “¡Pe, erre, dé!”

Curioso. Porque Nueva Izquierda se sumó al coro de “¡Obrador, Obrador!” apenas en 2004, cuando Cuauhtémoc Cárdenas renunció a sus cargos en el partido que fundó. El tema se va a votación. A ojo de buen cubero se nota el resultado: 447 votos por la propuesta que defiende Batres, contra 660 del bloque Nueva Izquierda y aliados. En un tris se arma el desastre. A una señal, los delegados del FPI, y quienes se les sumaron comienzan a abandonar el salón. En los pasillos, lanzan a sus adversarios el peor insulto imaginable: “¡Panistas!”. Los otros responden: “¡Fuera bejaranos!” Vuelan las mentadas de ambos bandos. En las largas escaleras que conducen a la planta baja algunos gritan: “Regresen, regresen”, quizá porque Alejandro Encinas, candidato de los disidentes a la presidencia del partido, sale por un momento a pedirles que no se vayan.

No le hacen caso. Ya para entonces buena parte de los delegados han hecho confeti de sus papeletas para votar. Algunos los rompen para las cámaras, mientras sus dirigentes informan: “Nos salimos del congreso, no del partido”. Armando Quintero dice que Jesús Zambrano, coordinador nacional de Nueva Izquierda, prometió que retirarían el polémico punto y no cumplió. “Ganaron la votación, pero son una porción minoritaria del amplio movimiento que apoya a López Obrador; aquí adentro ganan, pero en la calle son minoría”. Ya sin tanto sombrerazo, los líderes del FPI afirman que el acuerdo de marras es “una rendija, la primera piedrita del puente que NI quiere tender con el gobierno panista”. Adentro sacan cuentas. “Solamente se fueron los bejaranos, Batres y Quintero”, dicen. Y van más allá: “Es un afán patológico, una lógica extrema la de estos compañeros de poner en cada página de nuestros documentos que no reconocemos a Calderón”, dice Saúl Escobar.

Enfrente, al centro del salón y en las primeras filas, está Alejandro Encinas, el candidato de los congresistas que abandonaron la sesión. En el Hemiciclo a Juárez los disidentes improvisan un mitin. Martí Batres los llama a trabajar y luchar para ganar la dirección del PRD en marzo venidero y sacar a la “minoría de burócratas” que lo controlan ahora. “Todo con la izquierda, nada con los traidores”, dice. Parece tan lejano el momento en que los líderes de Nueva Izquierda estaban de fiesta. Hace apenas unas horas se placeaban por los pasillos y salas de la sede del congreso con aires de triunfo. Habían logrado documentos de consenso, un ambiguo texto que les garantiza algún margen de maniobra a sus bancadas parlamentarias y, sobre todo, que la elección de marzo venidero sea exclusiva para la militancia. Confían, pues, en que sus avances en la estructura les darán el triunfo, aunque sus dos derrotas anteriores fueron también en elecciones exclusivas para militantes. Pero la preocupación del momento es otra. No ha pasado una hora de la salida de los disidentes cuando el congreso aprueba un resolutivo especial que ratifica que no habrá debate con Calderón el próximo primero de septiembre, y más, que los legisladores impedirán que dé un mensaje en la tribuna.

“Lo hacen para curarse en salud, para legitimarse”, dicen en el Hemiciclo.

Ahí, José Antonio Rueda, dirigente de una de las corrientes minoritarias, lo dice mejor que otros: “No es una ruptura, es una protesta de un sector importante de delegados que no estuvo de acuerdo en el abuso del aparato que se dio durante todo el Congreso. Nuestra salida fue para decirles que se están pasando”. El tema que se abrió el año pasado sigue abierto: ¿cuál debe ser la actitud, cuáles las acciones políticas de los legisladores y los gobernantes del sol azteca frente a un gobierno que consideran ilegítimo? Uno y otro bandos consideran que el otro “se está pasando”. Lo mismo habrán dicho los coroneles de Pirro, quien ganaba batallas a costa de regresar solo a casa.

Kikka Roja

Nueva Izquierda no representa a la gente

La solución: La Credencialización con AMLO
De todas maneras no logra FECAL su legitimación vergonzante. La gente sigue en Resistencia y nueva Izquierda no podrá sostener los acuerdos con Calderón, Sin los ciudadanos no hay política. Así que nada de afligirse, alégrense que N.I. ya no tiene futuro político.
  • Logra NI eliminar propuesta de no debatir “con quien usurpa la Presidencia”
  • División en el PRD abre la vía al diálogo con Calderón
  • Opositores amenazan con recurrir al TEPJF para declarar ilegales los acuerdos
ALMA E. MUÑOZ, ROBERTO GARDUÑO

El décimo congreso nacional extraordinario del Partido de la Revolución Democrática (PRD) se dividió, al grado de que las corrientes opositoras a Nueva Izquierda amenazaron con recurrir al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) en busca de que se declaren ilegales los acuerdos asumidos durante el encuentro realizado los últimos cuatro días. El diferendo abre la puerta para el futuro inicio del diálogo con Felipe Calderón Hinojosa. Los hechos ocurrieron luego de que Nueva Izquierda (NI), Alianza Democrática Nacional y Movimiento por la Democracia rechazaron –por 660 votos contra 447– una propuesta de adición a los lineamientos políticos del partido, que manifestaba “el rechazo a debatir con quien usurpa la Presidencia de la República”.

Cuando los congresistas ya habían aprobado en lo general la propuesta de línea política, y habían eliminado del documento la proposición para que el Frente Amplio Progresista y la Convención Nacional Democrática se constituyeran en el instrumento generador de iniciativas y actividades que guiaran el quehacer del PRD, Jesús Zambrano, quien presidió la mesa del congreso, dio a conocer que se debatiría una adición al texto para rechazar definitivamente el diálogo con Felipe Calderón Hinojosa. Se pretendía que al apartado “sustitución del llamado Informe presidencial por un debate parlamentario y republicano entre poderes, sobre el estado de la nación, en el marco de un nuevo régimen político”, se le agregara: “manteniendo nuestro rechazo a debatir con quien usurpa la Presidencia de la República”, avalado por el presidente nacional del partido, Leonel Cota Montaño, Izquierda Democrática Nacional, Izquierda Social y Unidad y Renovación, entre otros grupos. Zambrano informó que el planteamiento sería discutido porque pasó al pleno como propuesta de minoría, aunque el vocero del PRD, Gerardo Fernández Noroña, quiso sorprender a los congresistas al señalar que su propuesta ya había sido consensuada la víspera.

El senador Pablo Gómez subió a tribuna para argumentar su rechazo a dicha propuesta, y dejar claro que el partido no ha buscado un debate con Calderón. “El único que ha mostrado interés en debatir con él es Andrés Manuel López Obrador; lo dijo en una entrevista para la W (con Carmen Aristegui)… Nosotros no queremos un debate con Calderón, no por miedo a perder, sino porque él propone maniobreramente, para tratar de legitimarse”, la realización del mismo.

En respuesta, Martí Batres Guadarrama, secretario de Desarrollo Social del Gobierno del Distrito Federal, replicó a Gómez. “Compañeros, no nos quieran hacer trampa, se está presentando una propuesta que es la sustitución del llamado Informe presidencial por un debate parlamentario. Lo que aquí está en juego es esa vieja visión de la izquierda de que la política se hace alrededor de la institución presidencial, abstrayéndose de la realidad nacional y del contexto histórico”. Asimismo, consideró que la intención de ir a debatir con Calderón significa un subterfugio que no afecta a la derecha, sino a la izquierda. “Calderón no quiere debatir con Andrés Manuel, él quiere ir a la Cámara de Diputados con toda la fuerza institucional a retratarse con todos los legisladores del PRD para que le reciban su Informe, debatan con él y le den la mano. “sí es la democracia, nos dirán, y nos colocarían como un comparsa a modo, como quiere Calderón. Esta propuesta nos divide, genera encono y malestar en nuestras filas y debilita el resolutivo que ya habíamos tomado por unanimidad de que bajo ninguna circunstancia dialogaremos con Calderón.”

Enseguida tomaron la palabra el coordinador de los senadores perredistas, Carlos Navarrete, en contra de la adición, y Fernández Noroña, en defensa de la misma. Jesús Zambrano abrió una pausa de 10 minutos para organizar la votación. “Tenemos que actuar con claridad, porque este es un tema muy delicado”, justificó. Los escrutadores aún no sumaban el total de los votos en pro y en contra, y los promotores del cambio al texto ya se daban por derrotados al observar el comportamiento de la asamblea. El presidente de la mesa dio a conocer el conteo, que sumó 660 votos en contra y 447 en favor. En ese momento Leonel Cota, con el rostro enrojecido, bajó del estrado donde se ubicaba seguido por Fernández Noroña, quien desde la mesa le hizo una seña a Martí Batres manifestándole que abandonaran el salón. “Panistas, panistas”, comenzaron a gritar los detractores de Nueva Izquierda, y la réplica no se dejó esperar: “¡Fuera Bejarano, fuera Bejarano!” En un momento, ambos coros se sumaron a los gritos de “unidad, unidad”, y “PRD, PRD”.

Fernández Noroña se dirigió a la mesa donde se encontraba Jesús Ortega y le reclamó: “Nos vamos, nosotros nos vamos”. En respuesta, el líder de Nueva Izquierda dijo: “¡Pero es una votación, hombre!” Y el vocero se enfiló en busca de Batres y de Armando Quintero repitiendo: “Nos vamos, nos vamos”. En ese momento, del otro lado del salón, Dolores Padierna dialogaba con Alejandro Encinas. La lideresa de Izquierda Democrática Nacional le sugería al ex jefe de Gobierno: “Vámonos, no la vamos a sacar”. Pero su interlocutor la frenó: “Una, Dolores, vamos por una, vamos por paridad y nos retiramos”, refiriéndose a la votación para dividir 50/50 las posiciones de dirección del partido y las candidaturas. Malú Micher se sumó a Padierna y reiteró a Encinas: “No la vamos a sacar, vámonos, Alejandro”. Este insistió: “Sí la sacamos y hay que decirles que adelanten la votación de paridad”.

Jesús Ortega fue informado de la demanda de la esposa de René Bejarano a Encinas, y comentó: “¡Si se va Alejandro sería un suicidio!” El aludido decidió motu proprio permanecer hasta el final en el congreso. Los inconformes con la votación se dirigieron a la sala de prensa para explicar su enojo y, algunos, romper sus votos frente a los reporteros. Batres, Armando Quintero, Padierna, Benito Mirón, Clara Brugada, entre otros delegados, anunciaron que recurrirán al tribunal electoral para que anule todos los acuerdos asumidos por la asamblea. Martí Batres resumió el motivo de su protesta: “La decisión que se acaba de tomar hace un momento es profundamente grave, rompe el congreso y echa atrás todo lo que habíamos avanzado. Es una decisión peligrosa que evidencia una intención política que no estamos dispuestos a avalar”. La actitud de la corriente Nueva Izquierda, insistió, “violenta el resolutivo que acabamos de aprobar en el sentido de que el partido no es propiedad de ningún grupo político, no es propiedad de ninguna corriente y nadie tiene derecho a violentarlo de esta manera”.

En el salón, en tanto, Graco Ramírez se paseaba entre los congresistas considerando que el abandono fue “una provocación para reventar a nuestro partido”. Alejandro Rojas Díaz Durán, del Frente Político de Izquierda –al cual pertenecen quienes perdieron la votación y se retiraron de la plenaria– se acercó obsequioso a Ortega para fungir como “correo” de un diálogo epistolar entre Encinas y el dirigente de Nueva Izquierda.

Nueva Izquierda asumió que aquel suceso no convenía al mayoriteo que consiguió en prácticamente todas las votaciones y el senador Carlos Navarrete fue el encargado de adicionar la propuesta que ya había sido votada y con ello atemperar los ánimos en la sesión. “El décimo congreso nacional se pronuncia por rechazar el debate en la sesión del próximo primero de septiembre, propuesto por Felipe Calderón. Los legisladores, senadores y diputados del PRD no aceptarán la presencia en la tribuna del Congreso de quien no cuenta con la legitimidad que sólo da una elección limpia.” Aun así, la inconformidad prevaleció, porque los opositores a Nueva Izquierda consideraron que el argumento que circunscribe el diálogo a un nuevo régimen político obedecerá a la aprobación de la reforma del Estado, con lo cual se abriría la puerta definitiva al diálogo con Calderón.

Kikka Roja

Mascarada mediatica

Jesús A. Cervantes y José Gil Olmos. Proceso

Entre las estrategias diseñadas por el gobierno de Felipe Calderón para legitimarlo como presidente de la República, su propuesta para debatir con las fuerzas políticas en el marco de su primer informe de gobierno se topó con el rechazo del PRI y del PRD, que aducen: se trata de una mascarada mediática para posponer la realización de la reforma del Estado.

La propuesta d e Felipe Calderón de debatir con el Congreso el próximo 1 de septiembre provocó enfrentamientos entre las corrientes internas del PRI y del PRD, los cuales, sin embargo, propiciaron la unidad partidista en ambos casos. Aunque los dos partidos coinciden en que la iniciativa de Calderón es una trampa mediática, el PAN aún no descarta la posibilidad de hacer los cambios en la Ley Orgánica del Congreso de la Unión para que ese debate se realice. No obstante, tanto el PRI como el PRD condicionan estas enmiendas a la realización de una reforma electoral de fondo con vistas a la elección presidencial del 2012. El lunes 6, Calderón ofreció a diputados y senadores “debatir y dialogar” durante la presentación de su primer informe presidencial; dos días después, Héctor Larios, coordinador de los panistas en la Cámara de Diputados, presentó una iniciativa ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión para modificar la Ley Orgánica, a fin de que el presidente de la República pueda concretar su proyecto. El planteamiento de Calderón no fue una ocurrencia. En realidad forma parte de una estrategia elaborada desde Los Pinos en la cual participaron los coordinadores parlamentarios Héctor Larios Santillán y Santiago Creel Miranda, quienes se valieron de las mismas demandas de la oposición. Pero fue el propio Calderón quien dio el último jalón ante el fracaso de las negociaciones que encabezó su partido en la Cámara de Diputados para realizar algunos cambios en el protocolo del informe presidencial.

El pasado 29 de mayo, Larios presentó una iniciativa de reforma constitucional al artículo 69. Con esta modificación, el presidente no sólo asistiría al Congreso para entregar su informe, que se realizaría en febrero de 2008, sino que dos meses después podría establecer un debate con los legisladores de las distintas fuerzas políticas. El coordinador de los senadores panistas, Santiago Creel Miranda, revela que tanto el PRI como el PRD rechazaron, con diversos argumentos, la propuesta para que Calderón debatiera con los legisladores. El PRD, dice, estuvo de acuerdo en modificar la fecha del informe presidencial, pero “en términos de diálogo y debate no estaba en posición de dar una respuesta”. Por su parte, el PRI condicionó el cambio a su inclusión en el paquete de la reforma del Estado. “Los priistas no estaban interesados en hacer un cambio si éste no se ubicaba en el contexto de la reforma del Estado”. Luego de varias discusiones el PRI cedió: “Si hay un acuerdo entre el PAN y el PRD, nosotros votaríamos en abstención”. Sin embargo, asegura Creel, los panistas nunca aceptaron que los cambios de formato al informe presidencial se incluyeran en la reforma del Estado. En noviembre del año pasado, el priista Manlio Fabio Beltrones propuso ésta última. Luego de varios cambios se aprobó la iniciativa, y se estableció como plazo un año para que se concretara. Durante junio y julio pasados –cuando se discutía el cambio de fecha del informe y el posible debate– se realizaron en los estados foros de consulta acerca de la reforma beltronista, pero el gobierno de Calderón no mostró ningún interés en ésta. “Lo que verdaderamente importa es una reforma del Estado sobre la cual hemos escuchado declaraciones voluntariosas de parte del Ejecutivo, pero no hemos visto decisión política de su parte para avanzar, y eso es lo que queremos ver. En las consultas rumbo a la reforma del Estado, el gobierno estuvo ausente, creo que equivocadamente, pero así sucedieron las cosas”, sostiene Beltrones, coordinador del grupo parlamentario del PRI en el Senado de la República, quien rechazó la propuesta de debate de Calderón.

La iniciativa priista no encontró una respuesta favorable, y la propuesta de reforma constitucional del PAN fracasó. Por ello, Calderón decidió tomar las riendas del proyecto y de manera inesperada, el lunes 6, lanzó su oferta de “dialogar y debatir”. “Calderón no había tomado una posición pública, no se había pronunciado, aunque sí tenía una posición al interior del PAN en el sentido de cambiar el formato del informe y debatir. Cuando llega el momento de definir el 1 de septiembre, recientemente, nosotros pensamos que era una buena idea lanzar su propuesta y entonces hubo la oferta pública de Calderón”, reconoce Creel.

Dolor de cabeza

Santiago Creel Miranda, coordinador de los senadores panistas y quien presidirá la mesa directiva del Senado de la República a partir del 1 de septiembre, considera que el ritual del informe presidencial no sólo es caduco, sino un dolor de cabeza: “No es un buen día político para nadie”. –¿Para los panistas no es simbólico el 1 de septiembre, toda vez que por primera ocasión el presidente hablará desde la tribuna en una ceremonia tersa? –se le pregunta. –Yo no creo que esa fecha transmita un simbolismo positivo para nadie, porque es una ceremonia que se vio caduca desde que Porfirio Muñoz Ledo interpeló a Miguel de la Madrid. Desde entonces se veía como una situación obsoleta y lo hemos venido repitiendo en todos los escenarios. “El 1 de septiembre nunca ha salido bien, y tan solo como dato debe recordarse que en la LVII Legislatura Porfirio Muñoz Ledo y Carlos Medina Plascencia dieron ‘un repaso’ al Ejecutivo, entonces encabezado por Ernesto Zedillo, y la sesión casi termina a golpes. “Se trata de un caos generalizado, se transmite un desacuerdo profundo quizá más del que existe en la realidad. Entonces son señales simbólicas pero no son buenas para nadie, ni para los legisladores, ni para el Ejecutivo. Si yo fuera un ciudadano sin cargo político no prendería la televisión ni la radio, porque es una ceremonia sin sentido”. –A pesar de que consideran que el día el informe no beneficia a nadie en el país y de que sería difícil la aprobación de un cambio en la Ley Orgánica del Congreso, los panistas enviaron su iniciativa –acotan los reporteros. –Esto lo hicimos para dejar constancia formal y no solo discursiva. Porque en política dejar constancia también constituye un hecho político, y eso es exactamente lo que hemos querido hacer.

Creel asegura que fue “recientemente” cuando su partido decidió apoyar a Calderón en su deseo de entablar un debate. A partir del lunes 6, y hasta el martes 14, el PRI se mantuvo en la indefinición con posiciones encontradas entre diputados, senadores y miembros de la dirigencia nacional. El lunes 13, el coordinador de los diputados priistas, Emilio Gamboa, se trasladó junto con 105 legisladores a la Torre del Caballito para iniciar su plenaria y tomar una decisión. Hasta ese momento los senadores panistas no los habían contactado para negociar y convencerlos. La decisión estaba suelta. Pero quienes sí empezaron a amarrar posiciones con los priistas fueron los del PRD. La mañana del martes 14, a las 10:30, el coordinador de los diputados perredistas, Javier González Garza, mientras se encontraba en la sesión plenaria de los legisladores se comunicó con Gamboa y le preguntó: “¿Oye, te vas a sostener?” A lo que éste le respondió: “No sé, quién sabe cómo se van a poner las cosas”. Para entonces, Gamboa había recomendado a Felipe Calderón “que pensara muy bien antes de acudir al Congreso”, pues las condiciones no estaban dadas para ello. Desde ese momento, la mayoría de los legisladores perredistas había decidido rechazar un período extraordinario para modificar la Ley Orgánica del Congreso. El objetivo: evitar el debate con Calderón y que éste tomara la palabra desde la máxima tribuna. Sin embargo, ante la indecisión priista, González Garza se afanaba por impedir a toda costa que el tema se votara en su plenaria.

Por su parte, los priistas continuaban con sus discusiones y enfrentamientos. Un día antes, Beltrones declaró que no habría debate el 1 de septiembre, sino durante la glosa que se realiza en días posteriores. A su vez, Jesús Murillo Karam, secretario general del CEN del PRI y cercano a la presidenta nacional de este partido, Beatriz Paredes, aceptaba públicamente el debate para el día del informe. Todavía el martes 14 por la mañana, el vicecoordinador de los priistas en la Cámara de Diputados, Juan Manuel Parás González, dijo que su partido no veía mal la propuesta de Calderón. Estas contradicciones en las filas del PRI provocaron que Gamboa respondiera de manera evasiva cuando González Garza le preguntó cuál sería su decisión. Ese día por la tarde, en la Torre del Caballito, Beatriz Paredes llegó al encuentro de los priistas. Ante la decisión abrumadora de los senadores de no respaldar a los panistas, anunció ante la prensa el rechazo al período extraordinario. El comunicado oficial no salió del CEN del PRI, sino de la fracción en el Senado encabezada por Manlio Fabio Beltrones, salvando así al PRD e incluso retomando el argumento de la falta de legitimidad de Felipe Calderón.
“Planteamos ir más allá de la iniciativa del PAN, superando el problema de fondo: un presidencialismo agotado y un gobierno todavía impugnado por algunas de las fuerzas que en su momento no reconocieron el resultado electoral del pasado 2 de julio de 2006”, se establece en el comunicado. La mañana del martes 14 en el Senado el PRD realizó otro cónclave al que asistieron Manuel Camacho Solís, cercano colaborador de Andrés Manuel López Obrador e integrante del Frente Amplio Progesista (FAP), González Garza y Carlos Navarrete, jefe de la bancada de los senadores perredistas. Ahí determinaron no aceptar el período extraordinario y sólo esperarían el respaldo del PRI, el cual se dio a conocer unas horas después.

Trampa mediática

El rechazo del PRI y el PRD tuvo, entre otros factores de peso, la consideración de que la propuesta de Calderón buscaba un efecto mediático y que el mandatario se legitimara desde el Congreso al debatir con los diputados de todos los partidos. Incluso, el propio Santiago Creel aceptó que la iniciativa presidencial tuvo “un efecto de opinión pública muy positivo” y “descolocó a los grupos parlamentarios de oposición”. Para el PRI la propuesta del PAN sólo fue una trampa mediática para evitar que salga a flote el problema de fondo: la falta de legitimidad de Calderón. “La trampa fue reducir a un debate mediático que resuelve su problema de coyuntura (de Calderón), a algo que tiene mucho más fondo, que es la discusión de origen sobre las elecciones del 2 de julio de 2006, que dejaron insatisfechos a todos los participantes, incluido al partido que el Tribunal Electoral dijo que ganó. Esto no lo debemos permitir”, sostiene Beltrones. –¿La propuesta de Calderón tenía el propósito de legitimarse? –No sé si estén pensado en legitimarse o no, pero de lo que sí estoy cierto es que así como el 1 de diciembre fue una victoria pírrica para el PAN y el presidente de la República, este 1 de septiembre hubiera pasado lo mismo en caso de que hubiese prosperado esta maniobra mediática. “Con esta maniobra pretendió resolver el problema que mantiene con una de las fuerzas políticas más importantes del país, que no lo acepta como presidente legítimo… No escondamos lo que se encuentra a la vista. El problema está en que Calderón no es reconocido por esta fuerza política, conformada por el FAP, el cual aglutina a tres partidos políticos.

Para Beltrones, el problema sigue siendo entre el PAN y el PRD; “que lo resuelvan entre ellos”. El conflicto, sostiene, está entre López Obrador y Felipe Calderón, no con el PRI. –¿Por qué en diciembre de 2006 lo respaldaron ante el Congreso y hoy no? –En diciembre se trataba de dar certidumbre a los mexicanos y tener un presidente de la República, pero hoy es una trampa. –¿Para los dos partidos? –Posiblemente. Beltrones explica que para ellos un debate se debe enmarcar en la reforma del Estado, y añade que su partido “tiene la vista mucho más allá” del 1 de septiembre. “Este país necesita verdaderas reformas de fondo, política electoral y judicial, rumbo al 2012”. El PRD coincide con el PRI en que la propuesta calderonista es una trampa mediática; incluso ambos partidos tienen un objetivo en común de mayor alcance: la elección presidencial del 2012 y con ello la reforma electoral. Así como la propuesta de Calderón “descolocó” al PRI, al interior del PRD las distintas corrientes también se enfrentaron: por un lado el bloque de Nueva Izquierda, los cívicos y el Movimiento Nacional por la Democracia, donde están el coordinador y el vicecoordinador de los diputados, González Garza y Juan N. Guerra, quienes apoyaban la idea del debate con Calderón “para decirle en su cara que es ilegítimo y centrar el trabajo en una reforma electoral rumbo al 2012”. “Nosotros tenemos más interés en la reforma electoral que en el día primero”, sostiene Juan N. Guerra, para quien la idea de hablar con Calderón no implica legitimarlo, “porque el fraude del 2 de julio es un hecho histórico”. En el otro extremo están los grupos Alternativa Democrática Nacional, Frente Político de Izquierda, Foro Nuevo Sol, Izquierda Social e Izquierda Democrática Nacional, quienes dicen no al debate porque sería reconocer a Calderón de facto.

Kikka Roja

El Cardenal y su pandilla

Rodrigo Vera. Proceso
Mientras la Corte Superior de Los Ángeles decide si tiene jurisdicción para someter a juicio a Norberto Rivera Carrera por la supuesta protección que brindó a un cura pederasta, esta semana el cardenal debe responder ante las autoridades mexicanas por una denuncia penal. Está acusado —junto con el rector de la Basílica de Guadalupe— de un presunto fraude multimillonario relacionado con el malogrado proyecto del templo de San Juan Diego. El representante legal de la empresa demandante revela a Proceso el modus operandi de lo que describe como la “pandilla” del arzobispo primado de México.

A pocos días de que la justicia estadunidense sometió a un interrogatorio al cardenal Norberto Rivera Carrera, ahora la justicia mexicana lo está requiriendo para que –ante un agente del Ministerio Público– declare sobre el multimillonario “fraude” que presuntamente cometió contra miles de fieles, a quienes durante años pidió “donativos” para levantar el santuario a San Juan Diego, un ambicioso proyecto arquitectónico que jamás construyó, por lo que deberá explicar qué hizo con el dinero recaudado. Inclusive, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) acaba de pedir a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) –mediante un oficio con fecha del de julio pasado– que le informe sobre los movimientos de las dos cuentas en las que se recibían estos donativos, las cuales fueron finalmente canceladas sin dar una explicación a los fieles. Estas primeras diligencias judiciales son producto de una denuncia penal contra el controvertido cardenal, interpuesta en abril de 2005 por Arquitectura a la Vanguardia, S.A. de C.V., la empresa de arquitectos que diseñó el proyecto del santuario y que también fue presuntamente defraudada por Rivera Carrera. El abogado de Arquitectura a la Vanguardia, José Carlos González, se pregunta indignado: “¿Qué hizo Rivera Carrera con todo ese dinero que recibió en donativos, de miles y miles de fieles mexicanos? No lo sabemos ¿A cuánto ascendió la suma recaudada, que seguramente fue estratosférica? Tampoco lo sabemos. Lo único cierto es que desapareció el dinero y jamás construyó el santuario. Hubo un fraude gigantesco.”

–¿Por cuánto tiempo estuvo recibiendo donativos?
–Durante aproximadamente dos años y medio: todo el 2000 y 2001, y parte del año 2002. A través de hojas volantes y desplegados de prensa daba a conocer el proyecto del santuario y pedía dinero. En las iglesias de todo México también se pedía la cooperación de los fieles. Se decía que el propio Papa inauguraría el santuario a San Juan Diego, al que se denominó asimismo Monumento a la Mexicanidad.

Entrevistado en su despacho, el abogado indica que, después de más de dos años de haber interpuesto su denuncia penal, no es sino hasta ahora cuando la justicia mexicana cita a declarar al cardenal. “¡Imagínese! Cuando pusimos nuestra denuncia, en abril de 2005, el Ministerio Público ni siquiera investigó, y en sólo 10 horas –un tiempo récord, digno de mencionarse en el libro Guiness– determinó el no ejercicio de la acción penal contra el cardenal. La justicia estuvo protegiéndolo, encubriéndolo todo ese tiempo. Tuvimos que recurrir a cuatro amparos para que, por fin, se decidiera investigar a Rivera Carrera. Y todo fue gracias a que el sexto juez de Distrito en Materia Penal, Juan Mateo Brieba de Castro, determinó finalmente abrir una investigación en serio.” Así, por órdenes del juez, la PGJDF ya envió formalmente un citatorio a Rivera Carrera para que, “en calidad de probable responsable” de los “hechos que se investigan”, se presente este lunes 20 de agosto, a las 9:30 de la mañana, en las oficinas de la delegación Gustavo A. Madero, ante el “agente del Ministerio Público, titular de la Unidad Dos de la Coordinación Territorial”. Un citatorio semejante fue enviado a otro miembro de la jerarquía eclesiástica: monseñor Diego Monroy Ponce, rector de la Basílica de Guadalupe, quien deberá presentarse ese mismo día ante el Ministerio Público.

Monroy, por cierto, se ha convertido en el amo y señor del principal santuario del país. Su megalomanía sin límites lo hizo mandar pintarse un descomunal retrato al óleo, que hoy se exhibe en el museo de la basílica, como si fuera un personaje de la realeza española estampado por Velásquez. Solo que aquí el pintor fue Fernando Leal Audirac. Hasta un libro finamente encuadernado –Retrato de monseñor Diego Monroy—detalla el proceso de ejecución y los aciertos artísticos del óleo.

–¿Es probable que el cardenal vaya a declarar? –se pregunta al abogado demandante. –Mire, estamos hablando de un primer citatorio, una diligencia prevista en el Código de Procedimientos Penales. El objetivo es que el cardenal informe al Ministerio Público sobre su participación en el fraude. Puede decidir no ir. Pero después, mediante una orden de presentación, el Ministerio Público tiene la facultad de recurrir a la fuerza pública para obligarlo a declarar. Y ya serían agentes judiciales quienes irían por él, como le sucedió al empresario Carlos Ahumada apenas salió del reclusorio, cuando un grupo de policías se lo llevaron en vilo. –Causa sorpresa que la justicia mexicana cite a declarar al cardenal pocos días después del interrogatorio al que lo sometió un juez estadunidense por su supuesta protección a un sacerdote pederasta. –Sí. Y resultaría absurdo que sí se subordine a la justicia estadunidense, como ya lo hizo, y en cambio se vaya a burlar de la mexicana, como está acostumbrado a hacerlo. En este caso no se trata sólo de llamarlo a declarar, sino de perseguirlo, pues es clarísimo que jamás realizó las obras que prometió y que el dinero recaudado desapareció. “Esos donativos se estuvieron depositando en dos cuentas bancarias, una en Banamex y otra en Banorte. Ahí se recolectaron todos los fondos. Pero después, en 2003, inexplicablemente fueron canceladas estas cuentas. ¡Se vaciaron! ¡Desaparecieron los rastros del dinero! De ahí que, por orden judicial, hoy se pide a la Comisión Nacional Bancaria que informe sobre todos los movimientos que se dieron en esas cuentas.” Efectivamente, en un oficio fechado el pasado 10 de julio, la procuraduría capitalina se dirige al presidente de la CNBV, Guillermo Babatz, en los siguientes términos: Solicito a usted gire sus apreciables órdenes a quien corresponda, a efecto de que me sea enviada la siguiente información: –El nombre y el domicilio del titular de la cuenta de cheques número 0204177566 del Banco Nacional de México, así como de la número 0161-0132549020 de la institución bancaria Banorte. –La fecha en que dichas cuentas fueron aperturadas y en su caso las fechas en que las mismas fueron canceladas. –El nombre de las personas físicas autorizadas para realizar movimientos, disposiciones de dinero, traspasos y demás operaciones bancarias, desde la apertura de las cuentas hasta su cancelación, si fuera el caso. –Remita el cárdex o registro de firmas autorizadas en las cuentas ya mencionadas.

En papel membretado, y con el sello de la PGJDF, la misiva establece que se requiere esa información para una “indagatoria”; registra el número de averiguación previa (“FGAM/GAM-4/T2/1026/04-05 y sus acumuladas”); enumera los delitos y a los presuntos delincuentes que actúan en “pandilla”, con el cardenal encabezando la lista. La autoridad expresa al presidente de la CNBV: Me permito hacer de su conocimiento que en la indagatoria citada al rubro existe una imputación por el delito de fraude, desobediencia de particulares, insolvencia fraudulenta en perjuicio de acreedores, delincuencia organizada, asociación delictuosa y delitos cometidos en pandilla, en contra de Norberto Rivera Carrera, Diego Monroy Ponce, Enrique Roberto Salazar y Salazar en su carácter de presidente y apoderado legal de la persona moral denominada Centro de Estudios Guadalupanos, A.C., en contra de Luis Ávila Blanca en su carácter de asociación del Centro de Estudios Guadalupanos, A.C. Firman la misiva: Yolanda Ravelo Fernández de Lara, agente del Ministerio Público; Alejandro Muñoz Ramírez, fiscal desconcentrado en Gustavo A. Madero, y Moisés Moreno Hernández, subprocurador de Averiguaciones Previas Desconcentradas.

Modus operandi

El abogado José Carlos González recalca que, efectivamente, el cardenal Rivera encabeza a esta “pandilla de delincuentes” dedicada a cometer ilícitos a costillas del culto guadalupano, y señala que, por cierto, ya falleció uno de los miembros de la misma, monseñor Enrique Salazar.

–¿Qué significa el término “pandilla”?
–No es sólo un término coloquial. En el lenguaje jurídico, es una asociación delictuosa compuesta por tres o más personas, de acuerdo con el artículo 252 del Código Penal para el Distrito Federal. Y asegura que el fraude con el Santuario a San Juan Diego fue minuciosamente planeado, en todos sus detalles, de principio a fin. Cuenta que, a principios de 2001, el cardenal Rivera, junto con sus subalternos Diego Monroy y Enrique Salazar, contrataron los servicios de Arquitectura a la Vanguardia para realizar el proyecto del santuario, que se edificaría sobre el cerro de Zacahuitzco, aledaño al del Tepeyac, al norte de la Ciudad de México. Érika Aguilar, representante de esa empresa de arquitectos, fue la que mantuvo contacto directo con los jerarcas, quienes le aseguraron que la Iglesia era la propietaria del cerro. Y así quedó estipulado en el contrato que, por órdenes del cardenal, se hizo con el Centro de Estudios Guadalupanos (CEG), dirigido entonces por monseñor Salazar. Arquitectura a la Vanguardia hizo inmediatamente el levantamiento topográfico y los estudios de mecánica de suelos, de impacto urbano y ambiental, y en seguida elaboró el proyecto arquitectónico del colosal Santuario a la Mexicanidad. La obra se haría en un área de 5 mil metros cuadrados. Tendría una capilla abierta para mil 200 feligreses, mientras que en su interior cabrían 700 personas. Sus cuatro niveles alcanzarían una altura de 30 metros. El santuario –con su respectivo altar, coro y sagrario– comprendería también una zona de criptas, oficinas parroquiales, una tienda, un restaurante, una sala de proyecciones, dos núcleos de baños públicos, un área de enfermería, salas de usos múltiples, jardines… Y para disfrutar aún más la vista panorámica, los feligreses podrían viajar por aire del cerro del Zacahuitzco al del Tepeyac, puesto que estarían unidos por un teleférico.

En abril de 2001, Érika entregó personalmente el proyecto al cardenal y a Diego Monroy, a quienes acompañaban otras personas, en una junta que se realizó en las oficinas del Arzobispado de México. Todos quedaron encantados, al grado de que difundieron las imágenes del proyecto por todo el país.

Refiere el abogado González: “Realmente el proyecto fue el gancho para jalar más donativos. Para decirle a los fieles: ‘Miren, así de bonito va a quedar el santuario, cooperen para construirlo’. ¡Era parte del negocio! Por eso les urgía la entrega de las láminas y maquetas, que era sólo la primera etapa del proyecto. Hasta ahí llegó todo.”
–¿Qué pasó después?
–¡Qué iba a pasar! Que este grupo de pandilleros deshizo el convenio con Arquitectura a la Vanguardia, a la que ni siquiera le pagó por el trabajo realizado. Nos fuimos a una demanda civil por incumplimiento de contrato, que obviamente ganamos. Pero no pudimos recuperar el dinero invertido, pues al Centro de Estudios Guadalupanos, con el que se realizó el contrato, lo pusieron en estado de insolvencia. Por eso nuestra acusación de insolvencia fraudulenta. “Por otro lado, ya habían desaparecido las cuentas bancarias en las que recibían los donativos. A mis representados ahorita se les deben unos seis millones de pesos; es nada en comparación con el multimillonario fraude que cometieron contra los fieles mexicanos. Por tal motivo pusimos la denuncia penal.” El abogado detiene el curso de su conversación. Se quita los anteojos. Se recarga en el respaldo de su asiento giratorio y, en voz baja, como si revelara un secreto, confía: “¿Sabe qué? Ni siquiera eran propietarios de los terrenos sobre los que, según ellos, levantarían el santuario… Ni siquiera eso… El cerro del Zacahuitzco no les pertenece. Así que, desde el principio, urdieron el engaño, nos engañaron a todos con el fin de obtener dinero. “A las autoridades judiciales ya les advertimos que este caso ilustra a la perfección el modus operandi de esta pandilla de delincuentes, y que es sólo un fraude, entre otros que han cometido.”
–¿En qué consiste este modus operandi? ¿A qué otros fraudes se refiere?
–Bueno, su mecánica delictiva salta a la vista: inventan algún proyecto guadalupano para el cual piden dinero; abren cuentas bancarias que luego desaparecen; meten por ahí a alguna organización católica de bajo nivel para que dé la cara y a la que luego puedan declarar insolvente, o de plano desaparecer. El engaño siempre prevalece.
“El actual ejemplo es el proyecto Plaza Mariana, que están promoviendo. Se venden nichos de esta obra que aún no se realiza y que carece de ciertos permisos. Inclusive, el terreno sobre el que se piensa construir está en litigio. Las autoridades gubernamentales lo saben, pero no hacen nada para impedir un nuevo fraude.” No es esta la primera vez que se denuncia al cardenal Rivera y a Diego Monroy por realizar negocios ilícitos. En un contrato efectuado el 31 de marzo de 2002, Monroy –con la anuencia del cardenal—vendió el copyright de la imagen guadalupana en 12.5 millones de dólares a la empresa estadunidense Viotran. El hecho fue calificado de ilegal, ya que la imagen es considerada un símbolo nacional de “dominio público”, por lo cual no debió venderse en exclusividad (Proceso 1371). Tres años antes, en 1999, el cardenal fue demandado ante la Procuraduría General de la República (PGR), puesto que manejaba, con fines de lucro, la Lotería Guadalupana, un juego de azar que tenía estampada la imagen de la virgen. La demanda fue interpuesta por Cronopolis, una organización social dedicada a defender el patrimonio cultural del país. Cronopolis argumentó que el cardenal no sólo violaba algunas leyes civiles, sino las mismas disposiciones canónicas de la Iglesia (Proceso 1354).

Kikka Roja

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...