BUSCA, BUSCADOR

sábado, 25 de agosto de 2007

El desempleo en México es parte de la represión

  • Es el nivel más elevado de los pasados cuatro meses, reportó el instituto
  • A 3.95 por ciento llegó la tasa de desocupación en julio: INEGI
  • Un millón 698 mil 500 personas no encontraron trabajo en la economía formal e informal
  • Los datos de desempleo a escala nacional, iguales a los reportados en julio 2006
ISRAEL RODRIGUEZ

El Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) informó que en julio de este año, la tasa de desocupación (TD) a nivel nacional ascendió a 3.95 por ciento de la población económicamente activa (PEA), el nivel más elevado de los últimos cuatro meses. De esta manera, en julio de este año, un millón 698 mil 500 personas no encontraron ocupación en la economía formal e informal ni trabajo por cuenta propia. Los informes oficiales revelan que, sólo en un mes el número de desocupados aumentó 0.07 puntos porcentuales, equivalente a 296 mil 700 personas, al pasar de una TD de alrededor de un millón 401 mil 800 personas en junio de 2007 a un millón 695 mil 500 personas en julio de este año, con una PEA de aproximadamente 43 millones de personas. Con base en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) que levanta el INEGI se precisa que a nivel nacional, la tasa de desocupación en julio de este año fue igual a la reportada en julio de 2006.

Por sexo, la TD en los hombres aumentó de 3.52 a 3.73 por ciento, mientras que la de las mujeres disminuyó de 4.64 a 4.32 por ciento, entre el séptimo mes del año pasado e igual mes de 2007. Los datos preliminares del INEGI precisan que la población ocupada alcanzó el 96.05 por ciento de la PEA en el séptimo mes de 2007. De acuerdo con el organismo, la población ocupada son todas las personas que realizan alguna actividad formal e informa, e incluso todas aquellas que salieron a buscar empleo sin encontrarlo. La distribución porcentual por sector de actividad de la población ocupada se concentró principalmente en los servicios con 39.8 por ciento del total; en el comercio 19.9 por ciento; en la industria manufacturera 16.2; en las actividades agropecuarias, 14 por ciento; en la construcción, 8.4 por ciento y en “otras actividades económicas” (que incluyen la minería, electricidad, agua y suministro de gas) uno por ciento, y el 0.7 por ciento restante no especificó su actividad.

Según su posición en la ocupación, el 65.1 por ciento se ubicó como trabajador subordinado y remunerado; 22.5 por ciento como trabajador por cuenta propia; 7.2 por ciento como trabajador sin pago, y el 5.2 por ciento agrupó a los empleadores. La información preliminar de la ENOE durante julio del presente año señala que la población subocupada, esto es, la que declaró tener necesidad y disponibilidad para trabajar más horas representó 7.1 por ciento de la PEA y 7.4 por ciento de la población ocupada. Estas proporciones son más altas en los hombres que en las mujeres. En el esquema aplicado por la ENOE se considera a la población en edad de trabajar como aquella de catorce años en adelante, de acuerdo con la Ley Federal del Trabajo.

Así, los datos preliminares indican que 59.3 por ciento de la población de 14 años y más es económicamente activa, es decir, que está ocupada o al menos buscó empleo aunque sin encontrarlo, mientras que 40.7 por ciento se dedica al hogar, estudia, esta jubilado o pensionado, tiene impedimentos personales o lleva a cabo otras actividades.
Tener a la población sin dinero es muy a propósito.

Kikka Roja

El Espurio quiere mentadas de Madre para el 15 sept

  • El Presidente dará el Grito en Palacio: Gobernación; el Zócalo es de todos los mexicanos, advierte
jornada Confiado en que el presidente Felipe Calderón dará el Grito de Independencia el próximo 15 de septiembre desde el balcón de Palacio Nacional, el secretario de Gobernación, Francisco Ramírez Acuña, señaló que el tema no está sujeto a negociación, porque “la plaza es de todos los mexicanos”. Aunque advirtió que si se violentan las normas, “se aplicará la ley; estoy seguro que todos estaremos en el marco de la legalidad”. Asimismo, el funcionario rechazó que por ese motivo se presenten conflictos con el PRD o con algún otro partido. “Yo creo que el Zócalo es de todos los mexicanos, no de un signo político o ideológico”, explicó. Entrevistado durante el recorrido que realizó al lado del presidente Felipe Calderón por municipios de la Sierra Norte de Puebla que resultaron afectados por el huracán Dean, se mostró seguro de que también habrá desfile el 16 de septiembre. En la Plaza de la Constitución estarán o estaremos todos los mexicanos escuchando a nuestro Presidente, y junto con él, vitoreando a nuestros héroes, refirió.
Esta declaración no se la cree ni la más vieja de su familia, al espurio le cuidan el fundillo con el ejército entero, ¡¡A tomar las fotos de sus pinches operativos!!
... Caaalderón!! la porra te saluda, Fi fi fi fi fiu
Corran oligarcas, pero gritan agarrados de sus calzones


Kikka Roja

Llama AMLO a tomar la tribuna si PRI y AN pasan la reforma fiscal

  • Condena que el “inmoral” Calderón busque subir la gasolina; “prometió no hacerlo”
  • Llama AMLO a tomar la tribuna si PRI y AN pasan la reforma fiscal
  • El “espurio” insiste en vincular al “gobierno legítimo” con la violencia, pero asumió el cargo sin que hubiera un solo vidrio roto, dice
  • “Había 10 millones dispuestos a defender el voto con las armas”
CIRO PEREZ SILVA (ENVIADO)

Andrés Manuel López Obrador firma ejemplares de su libro La mafia nos robó la Presidencia, luego de un acto en San Juan Cuautlancingo, Puebla Foto: La Jornada

Puebla, Pue., 24 de agosto. Andrés Manuel López Obrador llamó a los diputados federales de PRD, PT y Convergencia, partidos que integran el Frente Amplio Progresista (FAP), a ser congruentes y tomar la tribuna de San Lázaro si el PAN y el PRI insisten en aprobar la reforma fiscal que establece un nuevo impuesto a la gasolina. En su segundo día de gira por esta entidad, el tabasqueño también condenó la insistencia del gobierno “espurio” de vincular al “gobierno legítimo” con la violencia, y recordó que Calderón asumió la Presidencia “sin que se hubiera roto un solo vidrio”, a pesar de que, de acuerdo con una encuesta de Mitofsky, “luego del robo de la elección, 13 por ciento de la población, que representa alrededor de 10 millones de mexicanos, se dijo dispuesta a atender el llamado para un levantamiento armado en defensa del voto”. Por la mañana, López Obrador volvió a referirse a la iniciativa de reforma fiscal que se discute en la Cámara de Diputados y “al engaño” de Felipe Calderón para ocultar la afectación a la economía de los mexicanos que contiene ese documento.

“Se tropieza una y otra vez con sus mentiras”

Dijo que en nueve meses, “el usurpador Calderón se ha tropezado una y otra vez con sus propias mentiras”, y al incumplir sus ofertas de campaña ha demostrando que sin moral no es posible gobernar un país. El “presidente legítimo” recordó que en la campaña, el panista ofreció no subir el precio de las gasolinas, además de que en una conferencia de prensa, en el Congreso de Puebla, aseguró que el gobernador de esa entidad, Mario Marín, debía ser enjuiciado y lo llamó “inmoral”, al tiempo que condenó el acoso del mandatario estatal a la periodista Lydia Cacho. “Véanlo ahora; ya propuso aumentos a los energéticos y anda agarradito de la mano del góber precioso, con quien el PAN llegó a un acuerdo, días después de la conferencia en Puebla de su entonces candidato presidencial, para operar el fraude en las elecciones del 2 de julio. Por eso les digo: una gente sin palabra no vale nada”, subrayó. Ejemplificó “los engaños” de Calderón con la desatención a la educación de los jóvenes mexicanos y aplaudió la iniciativa del jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, quien ofreció una beca de acuerdo con el promedio que obtengan los 210 mil estudiantes de bachillerato, “programa que bien podría ampliarse al resto de las entidades del país, con un poco de voluntad política de los gobernadores”.

Por la mañana, en una entrevista concedida a la estación radiofónica Ultra, que se transmite por el 92.5 de FM en la ciudad de Puebla, el tabasqueño insistió en que una eventual alza al precio de los combustibles desatará de inmediato un incremento generalizado de precios en los artículos de consumo básico y otros. Explicó que las consecuencias y el peso de la iniciativa hacendaria recaerá en las espaldas de los profesionistas independientes, los pequeños y medianos empresarios y comerciantes, quienes son el soporte principal de la economía nacional. La reforma fiscal –dijo– “es el equivalente a aumentar los impuestos al sector productivo y, al mismo tiempo, mantener los privilegios fiscales de los grandes corporativos y de los especuladores financieros, en particular de aquellos que realizan operaciones en la Bolsa, pero sin pagar un solo centavo por concepto de impuestos”. Hizo énfasis en que mientras un pequeño o mediano empresario desembolsa actualmente de 15 a 28 por ciento de sus ingresos para pagar el impuesto sobre la renta, la empresa Cemex eroga sólo 2 por ciento por dicho gravamen, Telmex aporta 6 y Coca Cola 1.5. A pregunta expresa del conductor del informativo, el ex candidato presidencial de la coalición Por el Bien de Todos afirmó que la prueba contundente del fracaso de la actual política económica, de corte neoliberal, es la salida anual de aproximadamente 600 mil connacionales, que van a Estados Unidos en busca de oportunidades de empleo.

Sin embargo, advirtió que las remesas de esas migrantes caerán drásticamente en el futuro. Su monto actual es de 24 mil millones de dólares, pero la cifra se reducirá a razón de 15 por ciento anual, a consecuencia de la recesión en la economía de Estados Unidos. Durante su visita a los municipios de Tlaltenango, Xoxtla, Santa María Coronango, San Juan Cuautlancingo, San Andrés Cholula y la capital poblana, López Obrador subrayó que su lucha es por ideales y principios. “Les molesta mucho a nuestros adversarios o malquerientes, y como no me ajusto al esquema de la política tradicional, me atacan bastante, al grado de que han desatado campañas de odio y han creado hasta leyendas negras”. Luego distinguió dos tipos de adversarios: “el primero es conservador, reaccionario, diferente a mi manera de pensar, y no es un asunto de tipo personal, sino que tenemos concepciones distintas de la vida y proyectos de nación diferentes”. El segundo se ha dejado engañar por las mentiras y campañas de difamación que difunde la derecha a través de los medios de comunicación, aclaró.

¡¡Es un honor estar con Obrador!!

Kikka Roja

Libro : La Bola De La Independencia : El Fisgón

La Bola...

El Fondo de Cultura Económica pondrá a circular en breve el libro titulado La bola de la Independencia: Una historieta de la historia, firmado por El Fisgón. En el prólogo, el historiador Lorenzo Meyer apunta: “Rafael Barajas es un observador-estudioso-participante del acontecer político mexicano actual y, por tanto, desde su perspectiva, la lucha de aquellos que en 1810 se enfrentaron en México al poder español no es asunto meramente histórico, es decir, superado, sino algo que aún no se resuelve del todo”. Con autorización de la editorial, ofrecemos el prefacio, a manera de adelanto.

El humorista español Enrique Jardiel Poncela afirmó que “historia es, desde luego, exactamente lo que se escribió, pero ignoramos si es exactamente lo que sucedió”. El humorista tiene razón. Aunque tratan de tenerlo siempre presente, los historiadores suelen olvidar que toda visión de la historia –incluida la suya– está marcada por conceptos ideológicos, prejuicios sociales, teorías de moda y necesidades políticas de su tiempo, lo que implica, invariablemente, errores, distorsiones y el olvido de temas y zonas históricas. Creo que escribir La Historia es tarea imposible (nadie es dueño de la objetividad), por lo que me he propuesto algo mucho más modesto: hacer una historia de la historia.

El debate por la historia es parte del debate político. Es piezas clave en la lucha por el poder y en la formación de la memoria colectiva. Hay fechas, eventos y movimientos que desatan pasiones, fracturan familias, dividen a la sociedad y se discuten durante meses, años y hasta siglos; éste es el caso del grito que dio el cura Miguel Hidalgo y Costilla en el pueblo de Dolores el 16 de septiembre de 1810. En su tiempo, los realistas consideran el hecho una infamilla inspirada por el demonio y la Iglesia excomulga a los insurgentes; por su parte, algunos pueblos festejan el “grito libertador” aun antes de que se consume la Independencia en 1821.

Quien es dueño del presente puede imponer su visión del pasado y quien tiene una visión del pasado puede luchar por el presente y futuro; esto es aún más claro en los momentos históricos decisivos, cuando la sociedad discute proyectos políticos que definen su futuro. En los primeros años del México independiente, los grupos liberal y conservador luchan por el poder y, a pesar de que el país apenas cuenta con unos años de vida, el ideólogo conservador Lucas Alamán, y los intelectuales liberales, José María Luis Mora y Lorenzo de Zavala, escriben miles y miles de páginas sobre la historia de México. En las primeras décadas del siglo XIX, el movimiento de Hidalgo está en el centro del debate que divide a liberales y conservadores; para los liberales, Hidalgo es el Padre de la Patria y el movimiento insurgente está en el origen de la nación mexicana, mientras que para los conservadores el Padre de la Patria es Iturbide y el cura de Dolores un irresponsable que alebrestó a un populacho violento y atrasado.

Es de sobra sabido que los vencedores son quienes escriben la historia y es un hecho que todo Estado o grupo en el poder necesita imponer su visón de la historia para legitimarse. En todas las naciones, la historia oficial tiende a simplificar los acontecimientos; suele olvidar próceres, eventos, datos y hechos importantes y relega a un segundo plano la complejidad de los acontecimientos. México no es la excepción. Después del triunfo definitivo sobre los conservadores, los historiadores liberales construyen una visión de la Guerra de Independencia en la que los insurgentes son héroes perfectos, patriotas visionarios que se propusieron, desde un principio, liberar a sus coterráneos del yugo del Imperio español y construir una nación independiente y soberana. Durante décadas, la historia oficial impone una visión de la Independencia que está llena de mitos, de leyendas épicas, de fantasías patrióticas, y que se toma grandes licencias poéticas y literarias. La realidad histórica es, por supuesto, mucho más complicada: los insurgentes dudan, se equivocan, incurren en torpezas y traiciones, cometen atrocidades, toman decisiones inexplicables y la concepción y el nacimiento de México como nación independiente es un proceso complejo y accidentado, como lo demuestra Luis Villoro en su clásico libro El proceso ideológico de la Revolución de Independencia.

A pesar de que el movimiento insurgente ha sido profusamente estudiado, el debate sobre la bola de Hidalgo aún no termina. A fines del siglo XXX y principios del XXI, algunos católicos ultraconservadores (notablemente los miembros de El Yunque) sostienen, aunque con precariedad argumental, la tesis de que la Colonia es el periodo de mayor esplendor que se ha vivido en estas tierras americanas y hacen todo por reinstaurar “el reino de Dios en la tierra”. Para este sector, Hidalgo sigue siendo un mal cura que mereció la excomunión; su movimiento social, una revuelta tan sangrienta como innecesaria, y el verdadero Padre de la Patria es el emperador Agustín de Iturbide (de hecho, a principios del siglo XXI, un alcalde panista, para celebrar el grito, cuelga en la plaza pública la imagen de Iturbide al lado de las de Allende, Hidalgo y Morelos). Por su lado, ciertos historiadores identificados con la ideología empresarial sostienen una curiosa visión de la historia nacional según la cual el país evoluciona gracias al impulso de la clase emprendedora y las élites iluminadas, a pesar de los múltiples obstáculos y estallidos históricos sociales absurdos, como la Revolución Mexicana y la Guerra de Independencia. Este sector se identifica con la visión de que Hidalgo es un caudillo idealista –uno de los tantos que, con sus acciones y su personalidad, marcaron el siglo XIX mexicano– que provocó un conflicto innecesario. En Siglo de caudillos, Enrique Krauze sostiene que el grito de Hidalgo es también “un llamado justificatorio a la crueldad, un llamado de intolerancia, de irracionalidad en la historia mexicana”, y lamenta que Hidalgo no haya “convocado a un pacto encabezado por los criollos que, casi sin excepción, anhelaban la independencia”. Esta lógica está muy ligazda a la idea que tiene la oligarquía mexicana del siglo XXI de que el pueblo mexicano es tan atrasado que ni siquiera se le puede confiar su propia historia porque comete atrocidades. La idea de que la historia es pura negociación entre las élites tiene un remate lógico: en la cumbre, el consejo de administración, en la base la mayoría que, por serlo,

Nunca tiene cabida ni física, ni política, ni histórica en los espacios de la sociedad respetable. A eso se le llama deshacerse de la nación para que los pocos que queden y quepan no tengan problemas ni de espacio ni de olfato ni de discusión.

A pesar de que es imposible encontrar la objetividad incuestionable, en la disciplina de la historia la búsqueda de la verdad es fundamental y para ello es necesario recopilar hechos y entender las lógicas internas de los procesos sociales. En contra de las visiones ultraconservadoras, yo dudo que la Nueva España haya sido la época de oro de estas tierras, y, contra la tesis históricas proempresariales de la historia; creo que la actuación de las élites novohispanas y mexicanas no siempre ha sido benéfica para la sociedad, que su afán de mantener sus enormes privilegios está en el origen de graves injusticias y diversos estallidos sociales y que los pueblos juegan un papel importante en los procesos sociales.

Más allá de la mitología liberal oficial y de las visiones conservadoras y empresariales, la bola de Hidalgo merece ser estudiada como un movimiento social fundacional que tiene su origen en quejas y aspiraciones legítimas, que impulsa cambios importantes en la sociedad, que expresa el sentir de un sector importante de la población y que vaz evolucionando con el tiempo. Los movimientos sociales del México del siglo XXI pueden aprender mucho de los aciertos y errores de la gesta insurgente.

Para hacer una reconstrucción histórica apegada a la realidad es importante recrear los ambientes y el universo estético de la época. Nadie plasma las visiones, las aspiraciones, la realidad y los ideales de un periodo como los artistas de su tiempo. Los grabados, alegorías, dibujos, óleos, retratos en cerca que fueron hechos en la década de 1810 (o unos años después, cuando aún estaba vivo aquel mundo) y la gráfica patriótica liberal son documentos que tienen un valor gráfico e histórico enorme y nos permiten meternos de lleno en el paisaje social y el imaginario visual del momento. Por ello, para hacer esta historieta de la historia, he utilizado imágenes de grabadores anónimos, artistas viajeros y demás creadores de la Nueva España y el México del siglo XIX.

Cualquier parecido de esta historieta con los sucesos políticos mexicanos del siglo XXI es mera coincidencia… o, tal vez, producto de la persistencia histórica.

LIBROS DE Enrique Jardiel Poncela
°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸ :) °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸


Kikka Roja

Luis Javier Garrido

El proyecto

Luis Javier Garrido

En el inicio del siglo, México ha entrado a un periodo crítico, pues se está fraguando no sólo la entrega de recursos básicos al exterior y la cancelación de los derechos sociales del pueblo, sino la consolidación de un nuevo autoritarismo.

1. El régimen presidencialista del México actual, que no pasa de ser una caricatura del que plantea la teoría constitucional sometiendo a los poderes a contrapesos y controles, se sigue caracterizando como en los años del priísmo por tener un Ejecutivo (que ahora es de facto) que actúa por encima de la legalidad, repartiendo contratos y concesiones como miembro prominente de una mafia y brindando impunidad a quienes lo respaldan, aunque a diferencia del de aquellos años no cuenta con una mayoría legislativa. Fox y Calderón son, sin embargo, tan impunes al delinquir como lo fueron Díaz Ordaz o Salinas.

2. Una cuestión central se está soslayando además, ante la desesperación de Felipe Calderón por cumplirle a Washington con “la contrarreforma estratégica”, y es que en los años del priísmo los presidentes podían negociar con los sectores del PRI y los poderes fácticos, en el marco del régimen (que no era el semitotalitario que inventan en su imaginario los panistas), por haber un consenso en aspectos fundamentales del proyecto nacional plasmado en la Constitución, el que no existe ahora, por la posición de los extremistas en el poder, que defienden intereses antinacionales y antipopulares.

3. La añoranza de la derecha mexicana por un presidencialismo autoritario, que nunca existió con los rasgos que ahora le dan los panistas en su fantasía, es lo que los hace promover la difusión de tesis sobre “la gobernabilidad” y los “gobiernos compartidos” y negar el papel histórico y constitucional del Congreso, que ha sido y debería ser el de frenar al Ejecutivo y oponerse a éste cuando se halla en manos de la oposición, como fue el caso durante mucho tiempo en Estados Unidos en el pasado.

4. El punto central es empero que en el México actual no existe ese acuerdo “en lo fundamental”, del que hablaban Otero y los liberales mexicanos en el siglo XIX, por dos razones fundamentales. La alianza de grupos mafiosos que se han enquistado en el poder desde los años 80, encabezados por Carlos Salinas de Gortari, que sigue siendo “el hombre fuerte de México”, y que usan a Felipe Calderón como su pelele, ha hecho del poder público un botín y establecido una democracia simulada, y lo ha hecho para desmantelar a la nación, en función de los intereses trasnacionales y del gobierno estadunidense, lo que los ha llevado a restringir los derechos individuales y a cancelar los derechos sociales, como lo ordenan los programas neoliberales, todo lo cual es contrario a la Constitución y al sentir de millones de mexicanos.

5. El gobierno de Calderón no representa los intereses de México cuando asiste a una reunión con Bush y Harper como la de Montebello (20-21 de agosto), en la que al igual que Fox actúa como una marioneta de Washington, y en esto no podría tener respaldo de la oposición, sino su señalamiento de que actúa como un traidor a México. Muy grave es, por ejemplo, que a cambio del apoyo de los republicanos siga comprometiendo a México en la llamada Alianza para la Seguridad y la Prosperidad de América del Norte (ASPAN), que amenaza la independencia del país.

6. Y si no existe “un acuerdo en lo fundamental”, los acuerdos en lo particular sobre aspectos nimios, que no cambian las estructuras económicas y sociales, y que promueve el gobierno espuriete de Calderón, no buscan sino el aval del PRD a su gestión ilegítima y dar una imagen de pluralidad y de supuesta “normalidad democrática”, como lo ha visto todo mundo, menos algunos dirigentes del PRD.

7. El papel de la oposición en un régimen republicano y democrático es el de oponerse al gobierno, mucho más cuando éste es espurio y producto del fraude, y todavía más como cuando en el caso de Calderón actúa en la ilegalidad y contra la Constitución. Y en este escenario, es su obligación hacer fracasar las iniciativas gubernamentales tendientes a comprometer al país y a los derechos del pueblo.

8. El proyecto de Los Pinos para someter al perredismo, lograr la aprobación de la contrarreforma y marginar a López Obrador, que fracasó tras el congreso del PRD, no se ha ocultado, pues los propios actores políticos lo han dejado entrever y la prensa de la derecha lo ha impulsado. Este supone que tras la aprobación de la llamada “reforma del Estado” (que no pasa de ser una serie de modificaciones a las leyes electorales), Calderón reorganizaría su gabinete para invitar a perredistas, asumiéndose así más cerca del modelo de la ultraderecha “moderna” del francés Sarkozy que de la oscurantista de los neofranquistas españoles Aznar y Rajoy. El senador Carlos Navarrete advirtió en ese sentido a los reporteros que acusaban a Nueva Izquierda de echarse para atrás luego del congreso (en el que habían logrado abrir la vía al encuentro con Calderón) diciéndoles: “esperen la reforma del Estado” (Milenio Diario del 21 de agosto).

9. Los que van en esa dirección estarían llevando al PRD en 2007, casi 20 años después de su nacimiento, a una claudicación total que negaría por completo su razón de ser: a hacer suya la antidemocrática tesis panista de 1988, esgrimida por Luis H. Alvarez, de que un gobernante “con ilegitimidad de origen” –Salinas entonces, como hoy Calderón– se podría legitimar por el aval de la oposición. A cambio de que vivales miembros de una elite política corrupta que se asumen como “de izquierda” ocupen cargos públicos o se enriquezcan, se apuntalaría por décadas el dominio de la ultraderecha en la vida nacional, cancelándole de paso derechos históricos al pueblo.

10. El régimen autoritario del siglo XXI que el salinismo y el panismo aliados intentan edificar puede tener el aval de muchos miembros de la que ahora se dice “la oposición”, pero va en contra de los derechos del pueblo y está, por lo mismo, destinado al fracaso.

Kikka Roja

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...