BUSCA, BUSCADOR

martes, 18 de septiembre de 2007

La Verdad sea Dicha : 37

Programa episodio 37
Cuenta en Banorte 05 44 55 50 80 Honestidad Valiente A C

Los gobiernos neoliberales hipotecan la indepencia de México
El desmadre del grito espurio

http://video.google.com/videoplay?docid=-1939370052021759219&hl=en


SONRÍE LA LUCHA SIGUE

Kikka Roja

Los hijos de Calderon con ropa de militar : Los Niños de la guerra

  • El PRD pide exhortar al Presidente “a la prudencia”
  • Protestan por ropa militar de los hijos de Calderón
Enrique Méndez, Jesús Aranda y Alma Muñoz

El presidente Felipe Calderón y su familia en el desfile militar María Luisa Severiano

La fracción del PRD en la Cámara de Diputados informó que por medio de sus representantes en la Comisión de Defensa Nacional presentará en la sesión ordinaria de hoy un punto de acuerdo para exhortar al presidente Felipe Calderón a la prudencia “y a no llevar la militarización del país a su entorno familiar”. Los diputados José Alfonso Suárez del Real y Cuauhtémoc Sandoval señalaron que promoverán contra el mandatario las sanciones establecidas en el Código de Justicia Militar en su título 11 capítulo 7, artículo 404, porque si bien los menores de edad “no están legítimamente autorizados para portar los uniformes castrenses”, Calderón es el responsable de haberlos vestido de verde olivo, no sólo como padre de familia, sino como jefe del Ejecutivo federal.

“Reconocemos el fomento, en sus hijos, de una educación fincada en los valores y símbolos patrios, pero ello no le autoriza a exhibirlos con uniforme militar en el más relevante acto cívico” que conmemora la Independencia de México, expresó Suárez del Real. En el mismo sentido se pronunció su compañero de partido Alejandro Sánchez Camacho, pues la aparición de los niños Calderón portando ropa castrense significa que “se están atropellando los preceptos legales por parte del Ejecutivo federal, y en particular por el uso de insignias militares”. Consultado al respecto, el secretario de la Comisión de Defensa Nacional, general Roberto Vadillo Martínez, consideró que Calderón sólo cumplió con un anhelo similar al que tienen todos los niños del país que desean vestirse no sólo como soldados, sino como policías o bomberos.

–El problema no es ese general, sino que los niños Calderón utilizaron insignias...
–¡Pero si las insignias se compran en cualquier lado!
¿No se acuerda que Juan Garrison y Agallón Mafafas traían insignias? También se ponían estrellas con corcholatas, así que yo no veo ningún problema.

En fuentes del propio Ejército Mexicano se comentó que la decisión de Calderón Hinojosa de vestir a sus hijos con uniformes e insignias militares, “más que una ofensa, es un halago”. Ahí mismo trascendió también que los niños Calderón Zavala tuvieron ese día la opción de elegir entre el uniforme verde olivo del Ejército, que finalmente portaron, y otro, confeccionado por la Secretaría de Marina. Los coordinadores de las bancadas del PAN y del PRI en San Lázaro, Héctor Larios y Emilio Gamboa, respectivamente, rehusaron opinar sobre este hecho. El primero dijo que no vio nada porque se encontraba de viaje, y el segundo expresó: “como norma, desde hace mucho no me meto con la familia de los presidentes”.
CALDERÓN IGNORANTE, HIJO DE PUTA

niños en la guerra, la descomposición total.
  • Debatir el punto de acuerdo este jueves, intención de los diputados del sol azteca
  • Acelera el PRD trámite parlamentario contra ropa militar de hijos de Calderón
  • Natural, vestir a los niños con trajes típicos, replica la Arquidiócesis de México
Roberto Garduño, Enrique Méndez y Gabriel León

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Cámara de Diputados decidió acelerar el trámite parlamentario para que el punto de acuerdo en el cual se pedirá al presidente Felipe Calderón “no hacer uso indebido de los uniformes de las fuerzas armadas mexicanas durante los actos cívicos” pueda debatirse en la sesión ordinaria de mañana jueves. Mientras, la Arquidiócesis de México convocó a la clase política a dejar de perder el tiempo “en interpretaciones hermenéuticas francamente desquiciantes” como ha sido el tema de la ropa militar usada por los hijos de Calderón durante el desfile del pasado día 16, y exhortó a dedicarse “realmente a trabajar por el país”, toda vez que “es una posición paranoica y enfermiza de quienes critican” esa situación. Ayer, los diputados José Alfonso Suárez del Real y Cuauhtémoc Sandoval Ramírez, integrantes de la Comisión de Defensa Nacional, concluyeron la redacción del punto de acuerdo y lo entregaron a Juan Guerra Ochoa, coordinador de enlace legislativo de la bancada perredista, quien confirmó que se buscará agilizar el trámite para que se considere urgente y de obvia resolución en la próxima sesión. El planteamiento de Suárez del Real y Sandoval Ramírez considera que si bien la educación a la niñez debe estar “fincada en los valores y símbolos patrios”, ello “no autoriza al titular de la administración pública federal a exhibir” a sus hijos con uniformes e insignias militares en actos cívicos, como ocurrió el domingo pasado en el desfile conmemorativo del 197 aniversario del inicio de la gesta de Independencia.

Prohibiciones legales

En las consideraciones del exhorto, ambos legisladores refieren que el desfile militar constituye uno de los actos protocolarios de mayor importancia, debido a que además se reconoce la invaluable labor del Ejército y las Fuerzas Armadas en beneficio de la sociedad mexicana. Los diputados expresaron su extrañeza por el hecho de que durante la ceremonia los dos hijos varones del presidente Calderón portaran uniformes e insignias que correspondían a los grados de mayor y teniente coronel del Ejército mexicano. El documento hace referencia a las prohibiciones legales y sanciones para quien ostente grados militares sin autorización. El punto de acuerdo refiere varios artículos de la Ley Orgánica del Ejército y la Fuerza Aérea mexicanos, los cuales establecen que los uniformes son de uso exclusivo de estos organismos y también menciona la sanción prevista en el artículo 304 de justicia militar, de cuatro meses de prisión a quien “lleve públicamente uniforme, insignias, distintivos o condecoraciones militares, que no esté legítimamente autorizado para usar, o se atribuya grados o empleos del Ejército o de la Armada que no le correspondan”. Para la Arquidiócesis de México, “es una pena” que por este tema se dejen de ver problemas realmente importantes, como la injusticia, la violencia y la desigualdad. La prelatura consideró natural en el país que en actos específicos “se vista de algo tradicional a los menores de edad” o con ropa “típica para el momento”, por lo que la presencia de los infantes en el balcón presidencial vestidos de militares carece de una connotación especial, apuntó.

Kikka Roja

Guadalupe Loaeza : Rafael Tovar


Rafael Tovar, se llamaba mi abuelo. Ayer pensé mucho en él. Sí, me acordé mucho de mi papá grande, como lo llamábamos, porque a su nieto quien lleva su mismo nombre se le ha encomendado una misión importantísima, la cual consiste en coordinar las tareas de conmemoración del Bicentenario del inicio del movimiento de Independencia y del Centenario de la Revolución. “Es una enorme responsabilidad que asumo con la certeza de que en ambos movimientos libertarios surgieron los principios éticos de nuestra convivencia y nuestros rasgos fundamentales como nación que se mantienen vigentes al paso del tiempo”, decía Rafael Tovar y de Teresa muy serio. Yo lo observaba desde mi lugar con atención y pensaba en lo orgulloso que hubiera estado nuestro abuelo de haber estado sentado allí entre tantos intelectuales, artistas, empresarios, científicos, escritores, funcionarios, gobernadores….” Aprovecho para agradecer especialmente la asistencia y compromiso de los miembros del consejo asesor de esta Comisión Organizadora. Por la amplitud de los objetivos de estas tareas nacional en los distintos ámbitos de la vida del país deberemos escuchar y atender la participación activa de universidades, asociaciones estudiantes, empresarios, profesores, organizaciones sociales y fundaciones. La reflexión conjunta nos permitirá asumir a cabalidad la oportunidad histórica de revalorar el significado que al paso de los años tienen la Independencia y la Revolución”. Al escuchar la palabra com-pro-mi-so, dicha por el orador con tanto énfasis, recordé lo comprometido que siempre estuvo el abuelo tanto con la vida, como con su familia. Una de sus obsesiones era sacar adelante, a sus seis hijos; darles carrera a como diera lugar, tal como fue el caso. Rafael, el hijo mayor del abuelo, (después de mi madre), era el padre del ahora coordinador. He de decir, que durante la ceremonia también pensé en él, en mi tío. Un tío a quien quise mucho, en primer lugar porque era médico y en segundo, porque me salvó la rodilla derecha, la cual se había impregnado de pólvora y esquirlas por haberme aproximado demasiado al “Torito” (un artefacto de cohetería) infaltable en las posadas del club Vanguardias. Nunca olvidaré aquel domingo por la noche en que llegué hecha un mar de lágrimas a su consultorio de las calles de Xalapa. No obstante la hora, allí estaba mi tío con su bata blanca impecable y su corbata rayada de regimiento, esperándome con unas pincitas para retirarme los restos de pólvora, madera y vidrio que se me habían incrustado en la rodilla. Con qué cuidado lo hacía. A pesar de mis gritos, mi tío, nunca se impacientó y naturalmente, nunca me cobró las seis consultas que tuvo que dedicarme hasta dejar mi rodilla totalmente sana y funcionando. Como mi abuelo, él, también hubiera estado sumamente orgulloso al escuchar a su hijo, decir: “Se trata de conmemoraciones donde debemos participar todos los que forjamos cotidianamente la memoria del país. Lo que hoy hacemos mañana será historia. No hay nadie que no pueda aportar algo porque no hay nadie que no sea parte de la historia de nuestra patria. Nuestro punto de partida será tener presente en todo momento que Hidalgo y Morelos nos legaron nuestras ideas de lo que es la libertad, la igualdad y la justicia; ellos concibieron un país con un buen gobierno, con buenas leyes que combatieran la pobreza y fomentaran la educación”. Es evidente, que a este acto tan importante que presidiera ayer el Presidente, no podía faltar el biznieto de mi abuelo, el nieto de mi tío y el hijo mayor del coordinador. Este muchacho de tan solo 26 años, también se llama Rafael Tovar. Es decir que en el espléndido salón de Tesorería de El Palacio Nacional se encontraban cuatro Rafaeles Tovar; dos moralmente hablando y el otro par, vivito y coleando.

Pero volvamos al abuelo, de quien hoy quiero hablar especialmente porque lo conocí bien. Porque sabía que le gustaba los limones reales y los arrayanes. Porque aún en los sesentas usaba sombrero “cannotier” de paja con su cinta negra muy ancha. Porque era un hombre sumamente vital y un hombre de deber que nunca faltó a su casa a comer. Todavía lo recuerdo llegar a, Roma 21, con las manos llenas de bolsas de pan dulce de Tinoco y con las revistas políticas de la semana como: “Siempre”, “Jueves” y “Hoy”. Es cierto que no hablaba mucho, pero cuando intervenía en las conversaciones, lo hacía con una voz tan fuerte, que hasta daba miedo. De hecho, era un hombre sumamente autoritario, se “traía a raya” a toda la familia. Siempre se sentaba en un sillón de cuero especial en la cabecera de la mesa del comedor; era el típico pater familias como vemos en las películas mexicanas de Fernando Soler.

“Rafael Tovar y Avila, originario de la hacienda de Estipac (Cocula, Jalisco), hijo de José Angel Tovar y de la señora Tiburcio Avila de Tovar, se casó a los 27 años con la Señorita Dolores Villa y López Portillo se casaron el 24 de febrero de 1911”, dice su acta de matrimonio civil expedida en Guadalajara. Al otro día mis abuelos se casaron por la iglesia. Todavía conservo el vestido de novia de mi mamá grande, en la misma caja china de laca negra con incrustaciones en concha nácar, en donde siempre lo guardó. Ella hubiera estado así misma muy orgullosa cuando su nieto, hijo de su hijo predilecto, cuando dijo: “Todos pensamos de manera diferente, todos sentimos de manera distinta, y por esa gran riqueza de formas de vida y de culturas, todos estamos en aptitud de aportar algo a México. No hay nadie que no pueda hacerlo, porque no hay nadie que no sea parte de la historia de nuestro país. Si bien el pasado nos pertenece a todos por igual, cada uno tiene la potestad de enjuiciarlo y apreciarlo de distinta manera. Cada generación posee una idea del pasado conforme a su experiencia en el presente, a sus aspiraciones y su cultura”.

Mi abuelo murió a los 83 años de edad, pero estoy segura que desde el cielo, donde seguramente se encuentra escupiendo los huesitos de los arrayanes, le aplaudió a su nieto de pie, tal como hicimos todos los que nos encontrábamos presentes, cuando al terminar su discurso el orador dijo: “Pero el propósito se cumplirá en el momento que cada mexicano, con el pleno respeto que significa su pensamiento en el entramado de nuestra diversidad, conozca de mejor manera nuestra historia y así pueda valorarla a cabalidad, cuando suene la última campanada del año 2010 y los valores de unidad y justicia que encarnan la Independencia y la Revolución sean una celebración permanente en cada uno de nosotros”.

Que así sea y que vivan este cuarteto de Rafaeles.


Kikka Roja

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...