BUSCA, BUSCADOR

lunes, 31 de marzo de 2008

Miguel Angel Granados Chapa : Montiel protegido de Fox

Como miles de personas más, José Luis Cortés Trejo leyó La diferencia, el libro escrito al alimón por Jorge Castañeda y Rubén Aguilar, colaboradores que fueron del presidente Vicente Fox, a quien dieron a conocer el manuscrito para que formulara observaciones. No habiéndolas hecho a propósito del tema que ocupa desde hace tres años a ese lector atento, Cortés Trejo, éste ha hallado en un pasaje relatado con humor cínico, material nuevo para no cejar en su propósito de que el ex gobernador mexiquense Arturo Montiel sea condenado por enriquecimiento, y su ahijado y sucesor Enrique Peña Nieto por haberlo encubierto. Con base en la desenfadada información ofrecida por Castañeda y Aguilar, y otras evidencias, Cortés Trejo ha denunciado a Fox y a Daniel Cabeza de Vaca, quien fue su consejero jurídico y procurador general de la República y se halla ahora de nuevo en Los Pinos, por acciones y omisiones que beneficiaron a los gobernantes mexiquenses mencionados.

Cuando Reforma y otros medios informaron sobre el patrimonio inmobiliario de Montiel, a la sazón precandidato presidencial priista, las procuradurías local y federal se alzaron de hombros aduciendo que a falta de una denuncia formal no era posible iniciar averiguación alguna sobre los caudales atribuidos al entonces gobernador. Cortés Trejo, miembro del ayuntamiento de Tlalnepantla, decidió abatir ese pretexto y acudió al Ministerio Público a dar el impulso inicial a un procedimiento que no dañó a los señalados, Montiel y Peña, pero sí al denunciante. Por un lado, el secretario de Administración y Finanzas en el Gobierno de Montiel, Luis Enrique Miranda, lo denunció por difamación. Y, por otro lado, en un aspecto lateral de su cruzada contra la corrupción mexiquense, el decimoquinto regidor de Tlalnepantla fue suspendido en sus derechos de perredista por tres años, que están en curso. Es que había a su vez acusado a dos poderosos miembros de su partido, los entonces diputados Cipriano Gutiérrez y Mauricio Hernández, de connivencia con Montiel en torno a su cuenta pública de 2004. En un cambalache como el expuesto con crudeza por Enrique Santos Discépolo en su tango de ese título, los diputados cómplices de Montiel quedaron exonerados y en cambio su acusador resintió el daño causado por su arrojo y su convicción ética.

Con esas mismas virtudes cívicas Cortés Trejo pretendió sin éxito que la accidentada investigación realizada por una fiscalía especial respecto de Montiel concluyera en una acusación contra el ex gobernador, sobre todo cuando dejó el cargo y tras su vergonzosa renuncia a continuar la búsqueda de la candidatura presidencial, intimidado por la información sobre sus bienes, que Roberto Madrazo hubiera podido filtrar en su perjuicio. Lo animó a perseverar en su propósito que el procurador Cabeza de Vaca asegurara el 17 de enero de 2006 que la averiguación federal contra Montiel estaba abierta, en espera de informes de la secretaría de Hacienda sobre el patrimonio del ex gobernador. Pero, en sentido contrario a lo que esa declaración permitiría esperar, la PGR fue haciéndose a un lado en el caso, hasta de plano declararse incompetente, sin siquiera notificarlo al denunciante.

Éste ha venido a saber, mediante la lectura del libro de Castañeda y Aguilar, que en el Gobierno Federal se tenía divertida noticia de las peripecias conyugales de Montiel, que implicaban información sobre sus caudales, información a la que no eran ajenos Fox y Cabeza de Vaca, pues de ella se ocuparon el Cisen y la oficina mexicana de INTERPOL, de que uno y otro eran jefes. Con ese motivo, el perseverante Cortés Trejo presentó hace quince días, el 13 de marzo, denuncia contra Fox y su procurador, por delitos contra la administración de justicia, uso indebido de atribuciones y facultades, coalición de servidores públicos, entre otros.

La situación patrimonial de Montiel aparece en La diferencia a propósito de las fallidas negociaciones de Fox con Elba Ester Gordillo, dirigente de los diputados priistas en el otoño de 2003, para llevar adelante una reforma fiscal. Tratando de explicarse ese desastre político, que arrojó de la Cámara a la diputada Gordillo, los autores se divierten con el chismerío político de que estaba impregnada la situación. Una de las razones del fracaso de aquella reforma fue “la abdicación, traición o debilidad de Arturo Montiel, cuyos 21 diputados del Estado de México faltaron y fallaron en el último momento…Se cree que Montiel había sido ‘trabajado’ por Fox, Elba y los gobernadores del Norte (sus futuros colegas en el Tucom, Todos Unidos Contra Madrazo), y que estaba a bordo. Pero al final, según esta versión, debido a sus líos matrimoniales, patrimoniales y anímicos, se fue a refugiar a San Diego para reconquistar a su esposa francesa. Ella, de acuerdo con fuentes de Inteligencia y diplomáticas, había sido objeto de una golpiza mayúscula por parte de presuntos guardaespaldas de Montiel, como se denunció ante el Ministerio Público en Toluca, pero sobre todo ante el Consulado de Francia en México. El daño fue reparado, como debe ser en estos casos, mediante la compra de una fastuosa casa de playa en la isla francesa de Saint –Barthélemy, pagada con maletín en efectivo, por lo que se abrió una averiguación de las autoridades galas con el Cisen e INTERPOL México. Montiel estaba en eso, y se desentendió de lo otro, que al final importaba menos que el amor”.

Fox estaba en eso, que al final le importó menos que la ley.


Kikka Roja

PROCESO : Los amigos de Kahwagi : kawachi

luciano campos garza

Monterrey, N.L., 31 de marzo (apro).- Jorge Kahwagi Macri, presidente nacional del Partido Nueva Alianza (Panal), tiene como asesores a dos controvertidos personajes de Nuevo León, con nula experiencia política: Pilar Torre, acusada de evasión fiscal y peculado por la organización del concierto los Tres Tenores, y Daniel Mirad Mollet, quien fue participante en el reality show Big Brother VIP.

En 2004, el exdiputado federal y exboxeador participó en el programa Big Brother VIP Capítulo 2. Su “brother”, Murad Mollet también se encerró en la casona del gran hermano al año siguiente.

María del Pilar Torre Canales, sobre quien pendía una denuncia penal presentada por diputados de Nuevo León por la organización fraudulenta del fallido concierto que fue efectuado en el 2005, trabajaba como directora de mercadotecnia de la empresa Latin Event Promotions, S.A. de C.V., presidida por el español Vicente Gómez Escribano, también demandado por el mismo evento.

En la página de internet de Nueva Alianza, no se especifica cuánto percibe cada una de estas personas. La liga de Transparencia indica que está en construcción.

Después de anunciar la celebración del Forum Universal de las Culturas Monterrey 2007 en esta ciudad, el gobierno de Nuevo León dio a conocer que el evento que abriría las actividades del encuentro internacional sería el de los Tres Tenores, que reuniría en el Parque Fundidora a Luciano Pavarotti, Placido Domingo y José Carreras. La fecha: 4 de junio del 2005.

Latin Events Promotions, propiedad del español Vicente Gómez Escribano, fue la empresa encargada de organizar el concierto. Cuando faltaban escasos días, se canceló la participación de Pavarotti, quien era el principal atractivo. Su lugar fue ocupado por el charro Alejandro Fernández.

El evento fue un fracaso de organización. A la mitad de la velada, se cayó una tarima y hubo varios lesionados. Menudearon los reclamos de fraude.

Después comenzaron a surgir las irregularidades con las que se manejó Latin Events.

A raíz de ese escándalo, se descubrió que Pilar Torre, quien apareció en el concierto como directora de Mercadotecnia de la empresa, era también accionista. La empresa fue constituida apenas un mes antes de que se firmara el contrato para la presentación de los Tres Tenores en Monterrey, el 24 de noviembre del 2004.

Oficioso, Kahwagi defendió a su amigo Gómez Escribano de los ataques que recibió luego del concierto. En una nota que publicó el diario Reforma, el 29 de junio de 2005, señaló que las incomodidades que surgieron durante la presentación del espectáculo obedecieron a la “prepotencia” de Vicente Fox, quien acudió con su esposa Marta Sahagún. La presencia de la pareja presidencial obligó a los asistentes a pasar por un arco detector de metales, lo que provocó largas filas y desesperación.

Gómez Escribano ya había estado involucrado en otro escándalo de malversación de fondos. Fue uno de los participantes en la francachela millonaria que, supuestamente, se corrieron en París, Jorge Emilio González Martínez, entonces presidente del PVEM, y Netholt Guerrero, funcionario del partido, con cargo al erario de ese instituto político.

Gómez Escribano acompañó también en varias veladas pugilísticas a Kahwagi, a quien seguía como second hasta el cuadrilátero.

El 17 de agosto del 2005, la fracción del PAN en el Congreso de Nuevo León presentó una denuncia en contra de Vicente Gómez Escribano y quien resulte responsable por los delitos de evasión fiscal, violación a las leyes de migración y peculado.

Los diputados panistas, Rodolfo Moreno, Apolonio González y Serafín Parra, acudieron a la Procuraduría General de Justicia del estado para exigir que los empresarios explicaran en qué emplearon los 37.5 millones de pesos que les pagó el gobierno de Nuevo León para la organización del evento.

Gregorio Hurtado, actual diputado de Acción Nacional, quien fue asesor jurídico de los legisladores que demandaron, señala que la denuncia se desvaneció. La Procuraduría no le dio seguimiento, pues alegó que los diputados no tenían interés jurídico en la demanda.

El gran hermano

Kahwagi escandalizó a la sociedad mexicana cuando, en mayo de 2004, solicitó licencia en la Cámara de Diputados para ingresar al espectáculo show de Big Brother, producido por la empre4sa Endemol y transmitido por Televisa.

El expugilista dijo que lo hacía para “refrescar” el trabajo legislativo. Se encerró en la casa del gran hermano durante 50 días con estrellas de la farándula, como Paty Muñoz, Niurka, Mariana Ávila, Sharis Cid, Poncho Vera y Fabiola Campomanes, entre otros. Obtuvo el tercer sitio.

Al año siguiente, en la siguiente versión de ese espectáculo, participó el joven Daniel Murad, nacido en 1983. En esa aventura, el muchacho obtuvo el segundo lugar.

Al salir de la llamada “casa más famosa de México”, Murad Mollet fue invitado por su “brother” Kahwagi para que trabajara con él como asistente personal, según consignó el diario La Jornada Michoacán el 3 de noviembre de 2005.

En noviembre del 2006, el exlegislador renunció al PVEM y se puso la camiseta del Panal, el partido construido por su tutora, la actual presidenta nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo.

El fracasado boxeador entró al Panal por la puerta grande al convertirse en secretario general y, en agosto de 2007, asumió la presidencia nacional.

Hasta allá lo siguió Murad Mollet, quien, en la página de Internet del Partido Nueva Alianza, aparece en el directorio como asesor.



Kikka Roja

PROCESO : Desplante de Uribe a México

Desplante de Uribe a México
jorge carrasco araizaga México, D.F. (apro).- No conforme con el asesinato de cuatro universitarios mexicanos a manos de su Ejército en territorio ecuatoriano, el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, cometió un desplante hacia México ante la indolencia con la que ha actuado el gobierno de Felipe Calderón.

Arrogante ante la débil diplomacia mexicana, Uribe le dio un portazo a la tardía petición de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) para que indemnice a los familiares de los cuatro mexicanos muertos y la estudiante que resultó herida durante la acción militar del primer de marzo. Al margen de las investigaciones que realiza la Organización de Estados Americanos (OEA) para determinar las circunstancias del ataque, Uribe se adelantó a concluir que todos los muertos y heridos en la acción eran simple y sencillamente terroristas que merecían ser atacados. “El presidente de la República ha expresado que no hay razón alguna para que Colombia pague indemnizaciones por acciones legítimas de la fuerza pública contra grupos terroristas”, fue la respuesta de Uribe a la SRE.

Sólo el desdén hacia el Estado que se lo solicitó, por no hablar de las familias de las víctimas, explica la conducta del presidente colombiano. Hasta antes de que el pasado miércoles 26 el gobierno mexicano solicitara formalmente la indemnización, la administración de Calderón parecía asentir implícitamente “el castigo” recibido por los universitarios mexicanos que se encontraban en un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en territorio de Ecuador.

Los llamados “buenos oficios” de la cancillería mexicana fueron echados a la basura por Uribe.

La diplomacia mexicana, que durante el siglo pasado gozó de prestigio internacional y de respeto en América Latina, está lejos de la seriedad con la que se le consideró en sus fronteras geoestratégicas. Fuera de la relación asimétrica que ha representado la vecindad con la primera potencia mundial, Estados Unidos, la presencia diplomática de México hacia América Latina y el Caribe llegó a significar, incluso, derroteros para la región en asuntos internacionales. Después del desastre del gobierno de Vicente Fox en la relación con Cuba, de las peleas de ese presidente pendenciero con sus contemporáneos de Venezuela y Argentina, del desprecio que demostró hacia el presidente de Bolivia, Evo Morales, y de la prepotencia que mostró hacia República Dominicana al disputarle el liderazgo de la OEA, confrontándose para ello con Chile, Calderón se ha concentrado en restañar la relación con el régimen cubano, más por convicción personal que por estrategia política-diplomática.

El ataque de Colombia tomó fuera del lugar al gobierno mexicano, carente de política hacia América Latina; pero más grave fue el silencio cómplice que guardó durante semanas ante el asesinato de Juan González, Fernando Franco, Natalia Velásquez y Sorén Avilés. En la acción resultó herida la también mexicana Lucía Morett. El espacio que tenía Uribe para responder como lo hizo era tan amplio como la indiferencia que durante semanas mostró el gobierno de Calderón ante la agresión sufrida por sus connacionales en una acción de un ejército extranjero.

¿Qué pensarán los militares mexicanos? (28 de marzo de 2008)

jcarrasco@proceso.com.mx

Kikka Roja

PROCESO : PRD: La tragedia de Sísifo : Álvaro delgado

PRD: La tragedia de Sísifo
Álvaro delgado

México, D.F., 27 de marzo (apro).- El Partido de la Revolución Democrática (PRD), en sus casi dos décadas de existencia, está marcado por el mito de Sísifo: condenado a llevar en sus espaldas una gran roca hasta la cima de una montaña, ésta cae al vacío cuando casi llega a la cumbre y debe repetir esta acción una y otra vez, hasta el infinito.

Es nítida la metáfora de la tragedia: El eterno retorno de lo mismo.

Lo ocurrido antes, durante y después de las elecciones del 16 de marzo en el PRD es, también, el permanente retorno de la misma conducta de degradación de las cúpulas de un partido político que poco o nada han hecho y menos aún pueden ofrecer en el futuro para impulsar la auténtica democratización del país, sobre todo para darle viabilidad a la necesaria y urgente lucha por la justicia para más de la mitad de los mexicanos instalados en la infamia de la pobreza.

La extrema irresponsabilidad de quienes dirigen y aspiran a dirigir las siglas de ese partido a nivel nacional y en todos los estados --es preciso recordar que se efectuaron elecciones concurrentes en todos las entidades, además para integrar delegados al Congreso Nacional y consejeros nacionales: ¡83 mil candidatos!-- han ofendido a quienes legítimamente, con auténtica convicción, acudieron a emitir su voto y a quienes actuaron cabalmente como funcionarios electorales.

Pero la irresponsabilidad de los dirigentes perredistas ofende, también, a los ciudadanos apartidistas que, aun con todas las dudas que tiene en el PRD, lo veían como contrapeso a las acciones coordinadas de panistas y priistas, en una coyuntura como la actual, cuando está en marcha la apertura de la inversión privada en el mejor negocio que tiene la nación: El petróleo.

Después del espectáculo protagonizado por las facciones en disputa, en un torneo de expresiones belicosas, los votos legítimos parecieran tener el mismo valor que los espurios y, en su conjunto, la elección fue un “lodazal”, según el dictamen de Cuauhtémoc Cárdenas, el fundador del PRD quien, al mismo tiempo que era empleado de Vicente Fox, hacía campaña por Felipe Calderón, militantes ambos del partido que nació para combatir a su padre.

En realidad, salvo personajes, la elección del PRD fue igual a las que se han efectuado desde que este partido se fundó, en 1989, con una variedad de orígenes que, en sí mismo, pudo haber sido una virtud, pero se envileció por una escasa y aun inexistente visión de Estado, a la que se antepusieron --como hasta ahora-- la lógica de facción y el desprecio a la ética y a la normatividad interna.

Protagonista central en la disputa por el control del PRD, a la que sólo le ha faltado conquistar la presidencia formal, Jesús Ortega ha tenido sucesivas incursiones marcadas, siempre, por acusaciones de prácticas de defraudación y alianzas sospechosas fuera del perredismo.

En 1996, ya como líder de Nueva Izquierda, Ortega se lanzó por la presidencia del PRD y perdió ante Andrés Manuel López Obrador, con quien pactó la Secretaría General. También buscó el máximo cargo en la elección de 1999, cuando jugó frente a Amalia García y se anuló la elección por sucia, y después, en el 2002, cuando contendió contra Rosario Robles.

Tras esas elecciones, y luego de feroces cruces de acusaciones, el discurso fue el mismo: Olvidar las irregularidades conforme al reparto de posiciones entre las corrientes internas, las mismas que supuestamente desaparecerían cuando estalló, en 2004, el escándalo del financiamiento del empresario argentino Carlos Ahumada a perredistas como René Bejarano y Lázaro Cárdenas Batel, con el contubernio de Robles, transformada ahora en pontífice de la moralidad de la izquierda.

Ahora los discursos de Ortega y Alejandro Encinas --y de sus respectivas facciones-- son los mismos tras la reproducción de conductas y prácticas deleznables que, en efecto, han sido expuestas en la radio y la televisión con un insólito despliegue, algo que a nadie debe extrañar en el contexto nacional.

Esta elección del PRD ha servido, también, para soslayar un problema que no termina de asumirse en México en toda su dimensión: Las enclenques prácticas democráticas en todos los partidos políticos, aun en los que quieren asumirse como distintos a los tres hegemónicos, y en general en la sociedad mexicana.

En el semanario Proceso se han descrito, a detalle, las acciones de defraudación electoral en el PRI, sobre todo cuando hicieron un intento de darle a las bases la posibilidad de elegir a su candidato presidencial, en 1999 --cuya elección fue un “cochinero”, según la expresión de priistas--, y los panistas han tenido comportamientos análogos, como en el 2005, también en su primera elección abierta, cuando mediante mapacherías se impuso Calderón.

En ambos partidos, pese a las pruebas, las prácticas de defraudación electoral han quedado impunes y esto, como en el PRD, sólo ha estimulado la comisión, ya sistemática, de acciones deleznables.

Vaya, hasta las formaciones noveles se presentan conductas que riñen con la democracia: El Partido Alternativa Socialdemócrata y Campesina celebró comicios internos el mismo día que el PRD y en ellos tomaron parte golpeadores, y el Partido Solidaridad, que nació del Movimiento de Participación Solidaria –que falsamente se le hizo llamar “partido humanista”--, recurrió a la compra de conciencias para reunir la membresía requerida en las asambleas que están en trámite de verificación en el Instituto Federal Electoral.

Lo grave de lo que acontece en el PRD es, entonces, no sólo la reproducción del mito de Sísifo, de suyo trágico para una porción amplia de los ciudadanos que decidirán, en todo caso, abstenerse que dar su apoyo a un partido que no se respeta a sí mismo, sino que ya está siendo usado como coartada por los defraudadores electorales de la derecha para descalificar, de antemano, cualquier denuncia en este sentido.

Esto es lo más peligroso en la disputa electoral, ya en curso, para renovar la Cámara de Diputados y seis gubernaturas el próximo año: Podrán cometerse cualquier cantidad de actos de defraudación, como ya ocurrió en elecciones posteriores al 2006, y los reclamos no tendrán ningún efecto, igual que ocurrió con los que hizo el PAN tras cada elección que perdió el año pasado.

¿Y el IFE con su nuevo presidente, Leonardo Valdés? Ya se ve: Tratando de quedar bien con todos, sin rumbo, sin autoridad.

Apuntes

El silencio de Calderón sobre el asesinato de cuatro ciudadanos mexicanos en Ecuador a manos de soldados de Colombia no es sólo una insolencia para el dolor de las familias de los jóvenes, sino la claudicación de una responsabilidad institucional de protección a connacionales que son víctimas de abusos, como los indocumentados en Estados Unidos. Calderón, con su apocada conducta, convalida el aserto --de tufo fascista-- de que los jóvenes se merecían las vejaciones y el asesinato por estar junto a un grupo guerrillero. Es la mentalidad militarista, que todo criminaliza, y que se traduce --también-- en uniformar de soldados y dar armas de juguete a los niños, a prepararlos para matar a sus semejantes.

Comentarios: delgado@proceso.com.mx


Kikka Roja

CABEZALCUBO: Payasos

Payasos
Jorge Moch
tumbaburros@yahoo.com

En televisión es común ver payasos. Y no es Germán Martínez entrevistado por Carlos Loret de Mola, ni el risueño bigotito de Jorge Zarza, sino verdaderos payasos, de zapatones, nariz de pitahaya y esponjosos pelos anaranjados (no, tampoco se trata de Niurka ni de Carmen Campuzano). El payaso de la tele que asoma a mis más viejos recuerdos es, desde luego, Bozo (copia, por cierto, aunque nos duela que ni eso sea mexicano, del original estadunidense, creado en 1946 por el dibujante y escritor de libros para niños, Alan W. Livingston con Bozo Goes to the Circus). La primera caracterización mexicana de Bozo se hizo en Monterrey, de 1961 a 1963, y lo personificó José Marroquín, quien fue conocido después, y por muchos años, como el payaso Pipo. El Bozo que conocimos luego fue el caracterizado por José Manuel Vargas, apoyado en su larga carrera por Antonio Espino, “Clavillazo”. Bozo estuvo en ambas televisoras, Imevisión y Televisa, pero no recuerdo si también estuvo en tv Azteca después de la turbia privatización. Me gustaba su risa.

En el siempre entrañable Club del hogar, posiblemente el programa más longevo de la televisión con casi cuatro décadas al aire, hubo otro payaso que conquistó el afecto de muchos, Caralimpia, al que daba vida don Guadalupe Márquez, y cuya comicidad estaba en hacer pésimos trucos de magia, ser prácticamente mudo y víctima, además, de las puyas de Daniel Pérez Arcaraz y el certeramente cáustico Madaleno.

Luego los payasos cambiaron. Televisa aupó en la forzada preferencia de su público infantil un payaso ya creado para enajenar audiencias: Cepillín, interpretado por Ricardo González. Durante años, Cepillín se convirtió en figura principal del colectivo parvulario, con su propio espacio de televisión y una constante emisión de discos absolutamente carentes de propuesta artística, pero llenecitos de fórmulas perversamente eficaces para seducir la mente pueril, letras pegajosamente estúpidas, melodías y ritmos facilones y, en fin, lo que fuera necesario para marcar distancia de otras propuestas orientadas a los niños, pero con más y mejor sustancia, como fuera la herencia iconográfica y musical de Francisco Gabilondo Soler y su grillo hacedor de prodigios. Fue por esa misma época, finales de los setenta y década de los ochenta del siglo pasado, que la presencia de los payasos en la televisión se terminó de pervertir, convirtiéndose en una suerte de apoyo logístico con fines exclusivamente mercantiles, que va desde el bombardeo publicitario hasta la propaganda vil, pero en la mayoría de los casos –puesto que para ciertas clases de manipulación y propaganda se requiere de alguna inteligencia, aunque sea zafia– los payasos de la televisión son uno de los más bajos peldaños del entretenimiento: malos chistes –racismo, homofobia, mantenimiento de estereotipos ofensivos que de todos modos algunos sectores sociales, a pesar de ser el blanco de muchos de esos malos chistes celebran igual, felices e inconsecuentes en su marginalidad–, vulgaridad y sometimiento a expresiones de mercantilismo descarado. Clara muestra de ello son los programas de varios de los capítulos locales de Televisa en el país: El circo de los Chicharrines, en Televisa Monterrey, u Operación talento, con Lagrimita y Kostel en Guadalajara, son muestra fehaciente y cotidiana de enajenación y estulticia convertidos en producción televisiva.

Mención aparte merece, desde luego, el payaso Brozo, creado por Víctor Trujillo cuando hacía mancuerna con Ausencio Cruz en Imevisión. Reflejo de la auténtica picaresca urbana del mexicano, el payaso tenebroso y cutre, hábil cuentacuentos de doble intención y exquisita, mal intencionada vulgaridad fue un éxito rotundo. Tal vez sería la fama posterior la que lo llevó a convertir el comentario agudo e ingenioso en pontificado sociopolítico, o simplemente serían las ingentes cantidades de dinero las que le quitarían frescura para terminar en ariete del sistema, golpeando en los medios a la disidencia política de izquierda; al final Brozo, antes apolítico y chacotero, insolente con todas las corrientes políticas, pero sobre todo con el poder en turno, terminaría articulando el mismo discurso fangoso contra la izquierda que utilizaron y utilizan la mayoría de los comentaristas y locutores de las televisoras privadas del duopolio. Una lástima, porque se convirtió en lo peor que le puede pasar a un payaso: el esperpento que no hace reír, sino enojar a buena parte de su público. O peor: la razón de un largo bostezo.

Kikka Roja

México SA: macabra historia petrolera

Carlos Fernández-Vega
cfvmx@yahoo.com.mx • cfv@prodigy.net.mx
  • Otro capítulo de la macabra historia petrolera del país
La secretaria de Energía, Georgina Kessel, y el director de Pemex, Jesús Reyes Heroles, en la conferencia de prensa donde presentaron el diagnóstico de la petrolera estatal La secretaria de Energía, Georgina Kessel, y el director de Pemex, Jesús Reyes Heroles, en la conferencia de prensa donde presentaron el diagnóstico de la petrolera estatal Foto: María Melendrez Parada

Que no es propuesta, sino diagnóstico; que ya no será el “sistema PAN” (inquilino de Los Pinos, partido blanquiazul, diputados y senadores de la casa) el que presente la iniciativa de “reforma”, sino “la sociedad”; que ya no “pagaremos el costo político” (Creel dixit), sino que “los cambios que habrán de realizarse” serán producto de “un amplio debate de todos los miembros de la sociedad” (¿con una “amplitud” de cuántos días?); que no “llevamos prisa”, pero les urge “medio embarazar” a Petróleos Mexicanos con capital privado (léase extranjero); que “la idea” es contar con más recursos propios y menos endeudamiento, pero “complementarse con inversiones de terceros” (léase privados); que, en fin, como era previsible, el engrudo se les hizo concreto y ya no saben cómo justificar la política antinacionalista que pretenden legalizar en el sector energético nacional.

Todo lo anterior contenido en un diagnóstico poco revelador (la mayoría de la información es por demás conocida), presentado dominical y conjuntamente en sociedad por la secretaria de Energía, Georgina Kessel, y Jesús Reyes Heroles González Garza, director de Petróleos Mexicanos, a escasas ocho sesiones para que concluya el periodo ordinario en el Congreso, a lo largo de las cuales, y previo “amplio debate de todos los miembros de la sociedad”, se presentaría oficialmente la iniciativa de “reforma” del inquilino de Los Pinos, se “estudiaría” su conveniencia, se amarrarían los “consensos necesarios”, se votaría y se informaría al popolo de la trascendental cuan meditada decisión. Ni en las malas películas las cosas suceden con tal rapidez.

El problema es que, precisamente, la clase política mexicana ha tenido la habilidad de trascender el género de malas películas, para convertirse en una verdadera pesadilla para la nación, desde luego no incluida en el diagnóstico presentado ayer por dos de los supuestos interlocutores de un equipo, el calderonista, encabezado por la pareja del momento, Felipe y Juan Camilo, totalmente quemado, sin credibilidad ni confiabilidad, que lleva meses errando y dándole vueltas al asunto para justificar la decisión de privatizar, creyendo que nadie se ha dado cuenta.

El susodicho diagnóstico incluye prácticamente todo tipo de información (la mayoría de uso corriente de tiempo atrás), pero de forma por demás notoria deja de lado un factor fundamental en esta macabra historia petrolera de supuesto deterioro fortuito, de aparente caída imprevista: ¿por qué se permitió el menoscabo financiero de Pemex, si desde cuando menos 15 años atrás se conoció a detalle en qué circunstancia crítica se encontraba la paraestatal? ¿Dónde está el acaudalado río del petróleo? ¿Dónde quedaron los miles de millones generados y aportados por esta industria nacional? ¿Cómo se desperdiciaron, cómo se derrocharon y quiénes son los responsables?

Un diagnóstico enfocado a intentar explicar las consecuencias sin abordar detalladamente las causas no es de mucha ayuda, y ese es el enfoque del documento presentado ayer por Kessel y RHGG, el cual “olvida” que en los últimos siete años, como nunca antes en la historia de Petróleos Mexicanos, se obtuvieron multimillonarios recursos por exportación de crudo, los cuales en lugar de hacer florecer a la paraestatal y a la nación, parecen haber contribuido a hundir aún más al “navío de gran calado” (Calderón dixit).

En la última década, correspondiente a tres administraciones neoliberales (una disfrazada de priísta, la del “bienestar para la familia”, y dos panistas con ineludible estilo priísta, “cambio” y “continuidad”), los ingresos presupuestales aportados por el petróleo al sector público acumularon un equivalente a 70 por ciento del PIB a precios actuales. Casi 6.8 billones de pesos alimentaron a la “federación” de 1997 a 2007, de los que poco más de 4 billones (cerca del 60 por ciento) correspondieron al sexenio foxista y 880 mil al primer año del calderonista. Entre ambos, gozaron de 73 por ciento de esos dineros, mientras Pemex se hundía financieramente y junto a ella la economía en conjunto.

En los dorados años del “cambio” y el primero de la “continuidad”, por impuestos, derechos y aprovechamientos pagados por la paraestatal, el gobierno federal se hizo de casi 3.7 billones de pesos (a precios de 2007). Sólo en 2007 la “federación” se quedó con 676 mil millones de pesos generados por Pemex, 16 mil millones más de las ganancias de la paraestatal en el periodo, monto que se cubrió por medio de endeudamiento. Y la secretaria Kessel se queja de que México, por la caída de reservas petroleras, “dejó de obtener 10 mil millones de dólares por falta de tecnología”. Sí, pero muchísimos más por el desmantelamiento de la paraestatal con fines privatizadores y por depredadores, como Fox, instalados en el gobierno.

Paralelamente se desplomó la inversión programable en Petróleos Mexicanos (de 40 por ciento del total en 2000, a 2.8 por ciento en 2007 casi 15 veces menos en el periodo), a la par que los Pidiregas crecieron en forma explosiva (de 60 por ciento en 2000, pasaron a 97.2 por ciento en 2007). El resultado era inevitable, como resume la Auditoría Superior de la Federación: Pemex “hipoteca sus ventas a futuro” para pagar ese esquema de “inversión”, y “no existen recursos monetarios o reservas líquidas para cubrir esas obligaciones”.

Lo anterior, en el contexto de los más elevados precios internacionales para el crudo mexicano y el mayor volumen de excedentes: más de 220 por ciento aumentó el precio de la mezcla de 2001 a 2007, que fácilmente llegaría a 330 por ciento al cierre de 2008. Si a lo anterior se suma la cadena de errores, omisiones y excesos de gobierno, directiva y sindicato, la cuadratura del círculo es más que sencilla. Pero el diagnóstico sólo habla de “complementar con inversiones de terceros”.

Las rebanadas del pastel

Los “diagnosticadores” afirman que en las próximas dos décadas “se debe superar lo hecho en 70 años”. En realidad, la titánica tarea es arreglar lo que dejó de hacerse en los pasados 25.


Kikka Roja

Monosapiens : LA REFUNDICIÓN DEL PRD



Mono Sapiens : LA REFUNDICIÓN DEL PRD
Por: Bejarano y Noroña

Por Helguera y Hernández: Monosapiens: LA REFUNDICIÓN DEL PRD

Kikka Roja

sábado, 29 de marzo de 2008

vía Pidiregas: deuda de 2 billones

  • La cifra representa casi la cuarta parte del producto interno bruto de México
  • A $2 billones llegará la deuda con particulares vía Pidiregas este año
  • De 2008 a 2012 se afrontarán los pagos más abultados, según informes y estadísticas oficiales
  • Casi 80 por ciento de los proyectos de financiamiento están contratados en moneda extranjera

Israel Rodríguez y Roberto González Amador
Empleados de la Comisión Federal de Electricidad trabajan en la casa de máquinas de la hidroeléctrica El Cajón, en Nayarit Empleados de la Comisión Federal de Electricidad trabajan en la casa de máquinas de la hidroeléctrica El Cajón, en Nayarit Foto: José Carlo González

El valor estimado de la deuda contratada con particulares para financiar las obras de expansión de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), a través de los Proyectos de Inversión con Impacto Diferido en el Registro de Gasto (Pidiregas), creados a finales del sexenio de Ernesto Zedillo, ascenderá este año a casi 2 billones de pesos, monto histórico, equivalente a casi 25 por ciento del producto interno bruto (PIB) del país. Adicionalmente, a partir de 2008 y hasta 2012, al finalizar la actual administración gubernamental, se enfrentarán los pagos más abultados en un horizonte de 47 años, según advierten informes y estadísticas oficiales.

Cabe apuntar que aproximadamente el 80 por ciento de los proyectos signados con financiamiento privado están contratados en moneda extranjera. Solo en los próximos cuatro años, los requerimientos financieros para cubrir la amortización del principal e intereses será de 834 mil 679 millones de pesos, para posteriormente reducirse paulatinamente hacia el 2045. Los Pidiregas son un esquema de inversión que se aplica exclusivamente en Pemex y CFE sustentado en financiamientos provenientes de inversionistas privados, donde el sector público comienza a pagar esas inversiones, con recursos presupuestales, una vez recibidos los proyectos a entera satisfacción de las paraestatales contratantes.

Este mecanismo de financiamiento conocido como Pidiregas se diseño para atender las necesidades crecientes de infraestructura productiva, en condiciones de escasez de recursos públicos para la inversión. Actualmente existen dos categorías de Pidiregas, la primera, denominada de inversión directa, que incluye aquellos proyectos en los que, por la naturaleza de los contratos, las entidades públicas asumen una obligación directa y firme de adquirir las obras de infraestructura construidos por el sector privado a satisfacción de Pemex y CFE.

La segunda, denominada de inversión condicionada, incluye proyectos en los que los activos son propiedad privada y que en caso de alguna eventualidad contemplada en los contratos la entidad tiene la facultad de adquirir el bien. En Pemex existen 37 proyectos de inversión financiada, de los cuales 36 son bajo la figura de inversión directa y uno de inversión condicionada, mientras que en la CFE son 209 proyectos de los cuales 183 son bajo la figura de inversión directa y los 26 restantes como inversión condicionada. Con base en la información del proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2008, el gobierno federal tendrá que erogar este año 117 mil 538 millones de pesos para cubrir el pago de los Pidiregas de Pemex y CFE. De este total 80 mil 607 millones de pesos serán para la amortización y 36 mil 930 millones para el pago de intereses.

En el 2009, el pago por Pidiregas será de 126 mil 911 millones, 83 mil 146 millones para el pago del principal y 43 mil millones para el pago del servicio de esta deuda. Para el 2010 el costo total será de 177 mil 58 millones, entre principal e intereses, en tanto que para el 2011 serán de 182 mil 899 millones y para el 2012 se alcanzará el mayo monto histórico al pagarse 230 mil 273 millones de pesos. De este total 170 mil 958 millones se destinarán a pagar el principal y 59 mil 314 millones para el pago de intereses. Después de que culmine la actual administración gubernamental las erogaciones por pago de Pidiregas disminuirán paulatinamente hasta el 2031 en el caso de CFE y al 2045 en Pemex.

Los compromisos de largo plazo de Pidiregas son parte de la deuda soberana del gobierno federal y están considerados dentro de los requerimientos financieros del sector público y sus saldos históricos, por ello no tienen impacto en el déficit presupuestario. De acuerdo con un amplio y reciente diagnóstico sobre los Pidiregas, elaborado por el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP), estima que el valor total de la deuda de Pemex y CFE contratada con particulares, ascenderá al final de 2008 a un billón 904 mil 53 millones 810 mil 572 pesos. De este total, la gran mayoría la concentra Pemex con un billón 618 mil 296 millones 465 mil 850 pesos, mientras que en el caso de la CFE ascenderá a 285 mil 757 millones 344 mil 722 pesos.

La estimación del valor de la deuda se realizó descontando los pagos pendientes al año en curso usando como base la tasa de descuento calculada a través de la tasa de interés de referencia, que es de 2.5 por ciento real anual. Si bien todos y cada uno de los proyectos son aprobados en montos, plazos, por el Congreso de la Unión al ser parte de los presupuestos de Egresos de cada año, no implica que existan transferencias o subsidios por parte del gobierno federal para el pago de las obligaciones, ya que los costos son cubiertos con los ingresos que generan cada uno de los proyectos. En general, según el CEFP dependiente de la Cámara de Diputados, el esquema Pidiregas ha devuelto buenos resultados, ya que ha permitido financiar infraestructura que de otro modo no hubiese sido posible generar, además de que los ingresos que se estima generarán para el siguiente año fiscal son muy significativos en los ingresos federales, principalmente por el aumento en los precios de los hidrocarburos a nivel internacional.


Kikka Roja

Desfiladero : Calderón vendió Pemex en California

Jaime Avilés

■ Calderón vendió Pemex en California
■ Se comprometió con gaseras de México y Canadá
■ Despilfarró 19 millones de pesos el 15 de septiembre

Los secretarios de Gobernación y del Trabajo, Camilo Mouriño y Javier Lozano, tras una comida en la Zona Rosa Los secretarios de Gobernación y del Trabajo, Camilo Mouriño y Javier Lozano, tras una comida en la Zona Rosa Foto: María Luisa Severiano

Durante una reunión patrocinada por Igasamex –conglomerado de firmas de México y Canadá, que hacen negocios con gas natural y productos petroquímicos–, Felipe Calderón aseguró que “61 por ciento de los mexicanos está en favor de una reforma” que modifique el régimen legal de los hidrocarburos en nuestro país.

También dijo que durante los próximos 10 años, “México requerirá una inversión de 140 mil millones de dólares para desarrollar su energía”, y garantizó que, en materia de petróleo y gas natural, “el potencial de nuestro país es enorme”, y subrayó este adjetivo, “enorme”, antes de advertir que no podía “hablar de muchas cosas (al respecto) porque es un tema muy peligroso en términos políticos y si queremos ir hacia delante hay que hacerlo paso a paso”.

Sus palabras quedaron registradas en un video que grabó el Instituto de las Américas, en una charla que Calderón sostuvo con el ex embajador de Estados Unidos en México, Jeffrey Davidow en La Jolla, California, el 10 de noviembre de 2003. (Ustedes pueden consultarlo en YouTube, bajo el nombre de “Encuentros: Davidow and Calderon November 2003”).

¿Qué insinuó el entonces secretario de Energía con eso de “si queremos ir hacia adelante hay que hacerlo paso a paso”? Claro: que tenía que obtener, primero, la candidatura del PAN a las elecciones de 2006 y después llegar a Los Pinos “como haiga sido”. Aquel encuentro con Davidow en realidad fue una entrevista de trabajo, en la que el autodenominado “presidente del empleo” le pidió a Estados Unidos el empleo de presidente de México.

La comparecencia fue auspiciada por la Reinhart Foundation, de San Diego, California, que fomenta “proyectos para México y Guatemala” bajo el lema “ayudando a otros a ayudarse a sí mismos”, y por el consorcio Servicios Integrados de Gas de México (Igasamex, en inglés) que en su página web se anuncia como una empresa establecida en 1996, dueña de “13 gasoductos en México con los cuales sirve a 86 clientes que representan todas las ramas de negocios del país”.

De acuerdo con su propio portal, Igasamex tiene presencia en todo el Golfo de México, desde Altamira, Tamaulipas, hasta Yucatán, pero, ojo, no en Campeche, territorio exclusivo de la familia Mouriño. Socios de Igasamex, y por lo tanto copatrocinadores del encuentro de Calderón con Davidow, fueron asimismo Fergus Thermes, Corporativo San Ángel y Saks Energy.

Fergus Thermes, “empresa mexicana con 60 años de experiencia”, posee una múltiple personalidad que le permite fabricar equipos de refrigeración, importar/exportar petroquímicos, alquilar bodegas en el estado de México y oficinas en la colonia Del Valle y dar toda clase de asesorías, mientras Corporativo San Ángel, con oficinas en la calle de Altavista, DF, lleva “80 años distribuyendo combustóleo, diesel y combustibles marinos”, desde que alguien la fundó en 1927 y, por lo visto, no se enteró de la expropiación petrolera de 1938. Lo misterioso del asunto es que en Internet, ni Fergus Thermes ni Corporativo San Ángel revelan los nombres de sus propietarios, como tampoco hacen los de Sask Energy, que “suministra gas natural a 314 mil clientes a través de 64 mil kilómetros de ductos en Canadá”.

Estos magnates sin rostro impulsaron la precandidatuta de Calderón ante Davidow, un embajador de carrera que estuvo en Chile antes y después del golpe contra Salvador Allende, más tarde en países petroleros de África y por último en México, donde se jubiló a mediados de 2001, antes de asumir, en junio de 2003, la presidencia del Instituto de las Américas, creado por intelectuales de la Universidad de California en San Diego para “promover discusiones y debates sobre políticas públicas en países de la región”.

Aquella noche de noviembre de 2003, Davidow dijo que Calderón estaba sentado en “la silla más caliente del gabinete de Fox” y le pidió su opinión sobre la industria petrolera. El aspirante al empleo, hablando un inglés de campesino pese a que estudió en Harvard, dijo, además de todo lo que ustedes ya han leído, que México “requiere de una reforma fiscal que le permita librar a Pemex de la tremenda carga impositiva que soporta”.

Hoy, esa reforma fiscal, diseñada por Agustín Carstens, es todo un hecho, pero Pemex no se libró de ninguna carga impositiva. Por lo tanto, Calderón propuso una “solución” que se llevó a la práctica y no sirvió absolutamente para nada. ¿Por qué habrían de funcionar entonces las medidas que desea aplicarle a Pemex para cumplir sus compromisos secretos con Igasamex, Saks y las petroleras anglosajonas?

En una sociedad democrática, una reforma como la que pretende la derecha (Manlio Fabio Beltrones incluido, a estas alturas no va a engañar a nadie con sus desplantes y sus alianzas con lo peor del hampa política), tendría que empezar por un debate a fondo, difundido por todos los medios y con la participación de todos los sectores, después de lo cual, como siguiente paso, debería efectuarse un plebiscito nacional, cuyo resultado determinaría, por último, la conducta de los legisladores en las cámaras. Esto, como todos sabemos, no es posible en México. Aquí no sólo no existe la figura del plebiscito sino que tampoco contamos con instituciones electorales confiables.

Aparte de perder el debate antes de iniciarlo, Calderón se quedó sin mano derecha para negociar nada, y al llegar a la ceremonia del 18 de marzo en compañía de Juan Camilo Mouriño y declamar asombrosamente que “quien viola la ley ofende al prócer”, convirtió el homenaje a Benito Juárez, como bien señala Joaquín Romo de Vivar desde Monterrey, “en un homenaje a Maximiliano que ofende a todo el país”.

Pero si la sociedad mexicana está preocupada por Pemex, y más activa que nunca (hay quienes ya no duermen porque se pasan la noche quemando cds para divulgar información contra el anuncio del tesorito), otros fiscalizan a Felipe Calderón y descubren, como Óscar A. García, del portal de la resistencia atsyber, que el 15 de septiembre pasado el gobierno espurio despilfarró 19 millones de pesos en el Zócalo.

De acuerdo con un reporte del IFAI, los gastos del Grito ascendieron a 18 millones 813 mil 743 pesos, que fueron repartidos así: 6 millones 207 mil pesos para “talento artístico” (?); 320 mil pesos para la conductora Mariana Seoane (que estuvo imitando a Gabriela Cuevas), 2 millones 282 mil pesos para la banda El Recodo y 2 millones 800 mil pesos para K-Paz de La Sierra (cuyo vocalista fue asesinado por el narcotráfico tiempo después). ¿Este es el gobierno que merecen los mexicanos?

(Para comunicarse con esta columna jamastu@gmail.com)


Kikka Roja

viernes, 28 de marzo de 2008

AUDIO: PRIMER PLANO del 24 marzo 08 la crisis politica mexicana

LOS ANALISTAS DE DERECHA TIENEN CRISIS DE NERVIOS PORQUE SUS PATRONES NO LOGRAN RESOLVER LA POBREZA EXTREMA DE LA SOCIEDAD.

LOS PANISTAS ACEPTAN EL DESMANTELAMIENTO DE MÉXICO, LA ESCLAVITUD DE SU POBLACIÓN.


http://www.divshare.com/download/4123308-88c


Kikka Roja

Luis Javier Garrido : La traición :La disputa por el petróleo mexicano ha llegado a un momento crucial

La traición
Luis Javier Garrido
La disputa por el petróleo mexicano ha llegado a un momento crucial en la primavera de 2008, pues el gobierno ilegítimo tiene ya frente a él a amplios sectores de mexicanos organizados y decididos a impedir su entrega a multinacionales extranjeras.

1. La fuerza del movimiento nacional en defensa del petróleo convocado por Andrés Manuel López Obrador ha sorprendido de tal manera al gobierno de facto de Felipe Calderón, empeñado en ocultar mediante una amplia estratregia mediática su pretensión de entregar el control de los yacimientos petrolíferos de la nación a diversas corporaciones multinacionales, que éste no halla ahora cómo presentar la iniciativa de cambios legales con la que busca cumplir con una serie de acuerdos políticos inconfesables.

2. La enorme movilización de decenas de miles de mexicanos en la Plaza de la Constitución del martes 25, que los medios buscaron ocultar a toda costa pues fue la segunda de esta magnitud en una semana, significó el fracaso de la estrategia de medios diseñada por Mouriño y Calderón para desmovilizar a importantes sectores, pues lejos de eso mostró a un pueblo dispuesto a una serie de acciones de resistencia civil y cada vez más comprometido e indignado por el que ya se reconoce en todos los ámbitos como el más grave acto de traición a México que se intenta cometer desde mediados del siglo XIX.

3. La publicación de extractos del documento de la Secretaría de Energía titulado de manera hipócrita Fortalecimiento de Pemex, y enviado al PRI como un supuesto “diagnóstico” a fin de justificar la entrega que pretende hacer de los yacimientos petrolíferos mexicanos al capital trasnacional (La Jornada, 26 de marzo) no deja lugar a duda, pues lo que quieren Calderón, Mouriño y asociados, como todo mundo sabe, es modificar mañosamente la legislación secundaria de México en la materia para abrir una vía –que sería ilegal y en contravención a la Constitución– a fin de permitirle a Petróleos Mexicanos (Pemex) “celebrar alianzas o asociaciones” con las grandes multinacionales “para la exploración y la producción”, con lo que éstas tendrían así el control estratégico de la nación.

4. El “affaire Mouriño”, marcado por los gravísimos actos de corrupción que el empresario hispano que se ostenta como secretario de Gobernación confesó cínicamente estar cometiendo como funcionario público al autotorgarse contratos en materia energética, no ha podido por otra parte ser acallado por las campañas oficiales de desinformación, y no hace día a día más que crecer y confirmar que “la alianza” o “asociación” de Pemex con consorcios multinacionales (que esa es la forma que prevén para la privatización), al tiempo que reduciría a un México despojado al atraso, la miseria y el desempleo, cancelando por muchas décadas las posibilidades de un verdadero desarrollo, le permitiría lograr a Calderón y a sus amigos descomunales beneficios económicos.

5. La cuestión petrolera pone a México de esta manera a la hora de América Latina, pues es cierto que en un momento histórico en el que diversos gobiernos del continente plantean como fundamental el resistir al embate de las trasnacionales, defendiendo sus recursos estratégicos y fortaleciendo a las empresas petroleras del Estado, anacrónicamente Calderón y sus amigos buscan entregar a grupos privados un recurso básico que le ha costado décadas de sacrificio al pueblo mexicano, pero también lo es la circunstancia de que abajo las cosas están cambiando. El movimiento nacional en defensa del petróleo hermana al pueblo de México con las luchas de otros pueblos latinoamericanos en defensa de sus recursos básicos, muchas de las cuales en Bolivia, en Ecuador, en Perú o en Uruguay han constituido movimientos triunfantes que han impedido la privatización del agua, de la minería o de los recursos naturales.

6. El fracaso del gobierno para plantear su propuesta petrolera indigna incluso a sus propios aliados, pues hasta ahora no ha expuesto ninguna idea seria sobre la industria y carece de todo consenso, por lo que se ha limitado a una campaña de eslogans, la que por otra parte ofende a amplios sectores sociales, que ven una vez más el desprecio de Calderón por el pueblo.

7. El primer fracaso de Mouriño, y el que más interrogantes suscita, es frente al PRI, pues el senador Manlio Fabio Beltrones acusó el miércoles 26 a Calderón de alterar las cifras sobre las reservas de crudo y reiteró que “la reforma energética” no puede implicar modificaciones constitucionales, los contratos “de riesgo” o la privatización, evidenciando las divergencias que existen entre los priístas, que saben que si avalan la propuesta oficial y las alianzas de Pemex, el PRI dará un paso determinante hacia su extinción.

8. El segundo fracaso del gallego ha sido en su pretensión de imponer por la vía del fraude a Jesús Ortega en la presidencia perredista, lo que le habría permitido al gobierno espurio el control del PRD, dándole un aliado para sus políticas entreguistas y cancelando de paso la posibilidad de cualquier candidatura opositora en 2012. Ortega perdió las elecciones internas y no podría ser impuesto sino por medio de trampas, de manera que lo único logrado por Mouriño fue hundir en el lodazal del descrédito a decenas de columnistas y locutores, en particular al equipo de Televisa, que en su afán de servir al gobierno han lanzado una indigna campaña de desinformación que avergonzaría a cualquiera en un país democrático.

9. La experiencia de Mouriño como mapache electoral es de sobra conocida, pues Calderón llegó, como se sabe, a la Presidencia de facto tras dos fraudes electorales, el primero de los cuales fue en las elecciones internas del PAN de 2005 y en el cual intervino Mouriño: mismo que fue denunciado por Santiago Creel, el otro contendiente, tras los comicios de Yucatán y Jalisco, calificándolos como “un cochinero”, y aunque el gobierno foxista le impidió a Creel acudir a las instancias federales, Calderón quedó acreditado desde entonces como el político surgido del “cochinero”.

10. La movilización social en defensa del petróleo mexicano es por sobre todo esto la más importante en la historia reciente del país, y de ella debe surgir no sólo una defensa a ultranza de nuestros recursos estratégicos e impedir la traición a México, sino una refundación democrática de la nación.


Kikka Roja

jueves, 27 de marzo de 2008

Moneros | El FeR | Escandalocracia






Kikka Roja

Moneros | Naranjo | Reforma





Kikka Roja

Moneros | HelioFlores | Próceres

.




Kikka Roja

Mouriño envia al senado las pistas que quiere y las demás

  • Indica que su participación se circunscribió a seis acciones de mil pesos cada una
  • Asegura Mouriño al Senado que no tuvo ganancias en las empresas de su familia
  • El funcionario envía documentos “para coadyuvar al esclarecimiento” de los contratos con Pemex
Andrea Becerril

Juan Camilo Mouriño Juan Camilo Mouriño Foto: Yazmín Ortega Cortés /Archivo

En nuevos documentos enviados al Senado de la República “para coadyuvar al debido esclarecimiento de los contratos celebrados con Petróleos Mexicanos (Pemex)”, el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, sostuvo que su participación en las empresas propiedad de su familia se circunscribió a seis acciones con valor de 6 mil pesos en Grupo Energético del Sureste, y 100 acciones en Transportes Especializados Ivancar, que ya no están en su poder.

En el caso de las primeras, asegura que las regaló a su padre el 29 de noviembre de 2003, y las 100 acciones de Transportes Especializados Ivancar las “enajenó” en julio de 1999, en favor precisamente de la otra empresa del clan Mouriño, Grupo Energético del Sureste.

El secretario de Gobernación remitió el pasado lunes 24 al Senado documentos complementarios al paquete que envió el pasado 11 de marzo, que dan cuenta, explicó, de su participación accionaria en dos de las empresas de su familia, para aclarar ante el Congreso de la Unión las acusaciones de tráfico de influencias en que el funcionario federal se ha visto envuelto.

Sin embargo, Mouriño Terrazo equivocó el cargo del senador Manlio Fabio Beltrones Rivera, ya que le remite cinco documentos en su carácter de “presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados”.

Se trata del acta constitutiva de la empresa Transportes Especializados Ivancar SA de CV, el convenio marco 1993 celebrado por Pemex-Refinación y los transportistas representados por Canacar.

Asimismo, los convenios para la prestación del servicio de transporte terrestre celebrados entre Pemex Refinación y la empresa Transportes Especializados Ivancar SA de CV, en los años 2000 a 2004, así como el convenio marco 2005 celebrado entre Pemex Refinación y los transportistas representados por Canacar.

Por último, el secretario de Gobernación remitió su participación accionaria en Ivancar y Grupo Energético del Sureste, empresas en las que, asegura, ya no tiene acciones.

Mouriño señala que en 1991 adquirió 100 acciones en Transportes Especializados Ivancar SA de CV, mismas que mantuvo sólo ocho años, ya que las vendió en 1999 a Grupo Energético del Sureste. No especifica el monto de la operación.

Lo que sí detalla es que las seis acciones, con valor de mil pesos cada una, que tenía en Grupo Energético del Sureste, las donó “a título gratuito” a su padre, Manuel Carlos Mouriño Atanes, el 29 de noviembre de 2003.

“La información aparece inscrita en el Registro Público de la Propiedad y Comercio del estado de Campeche, desde el 4 de marzo del 2004”.



Kikka Roja

Son "legítimos" los comandos de AMLO: Los PRIISTAS ya re chillan

  • Se manejan datos a la baja a fin de crear alarma en la población, señala el priísta
  • Altera el gobierno las cifras sobre reservas de crudo, dice Beltrones
  • Equivocada, la campaña mediática de Calderón; “nunca le he escuchado una idea concreta sobre el tema petrolero”
  • Advierte sobre el peligro de las movilizaciones de AMLO, pero acepta que han prendido
Andrea Becerril

Manlio Fabio Beltrones, en Xicoténcatl Manlio Fabio Beltrones, en Xicoténcatl Foto: Cristina Rodríguez

Luego de una reunión a puerta cerrada en la que la mayoría de los senadores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) respaldaron la nueva estrategia que implica no ir con Acción Nacional (PAN) en la privatización de Petróleos Mexicanos (Pemex), y alertaron sobre el avance de la protesta ciudadana, el coordinador Manlio Fabio Beltrones advirtió que el gobierno federal está manipulando las cifras para asegurar que disminuyeron las reservas de crudo, a fin de crear alarma en la población.

En entrevista, después de una amplia discusión con los integrantes de su bancada, en la que se valoró “el peligro” del movimiento impulsado por Andrés Manuel López Obrador, Beltrones Rivera insistió en que es un error de Felipe Calderón acudir a cifras alteradas y a una campaña mediática equivocada, en lugar de enviar al Congreso la iniciativa para la modernización de Pemex.

Reveló que se ha reunido en “diferentes ocasiones” con el presidente Calderón, a quien “he escuchado ocupado y preocupado por encontrar una fórmula que dinamice y que lo haga aprovechar las oportunidades que ahora existen al tener el barril de petróleo en 100 dólares”.

Sin embargo, recalcó que a Calderón “no le he escuchado una idea concreta al respecto, una propuesta, aunque sí un interés que comparto con él para encontrar una salida”.

Interrogado sobre la conformación de brigadas en defensa del petróleo, que un día antes anunció López Obrador, el coordinador priísta respondió que la determinación de establecer “comandos para combatir a cualquiera que trate de instrumentar una modernización de Pemex, es legítima, pero nosotros no la consideramos adecuada”.

Durante la reunión –privada– previa a la sesión, Beltrones se refirió al tema y advirtió a los integrantes de su grupo parlamentario que no pueden desestimar el significado de la concentración llevada a cabo un día antes en el Zócalo, ya que las movilizaciones han prendido.

Es evidente, les dijo, que López Obrador busca crear inconformidad “por la supuesta privatización del petróleo”, para llevar el país a la inestabilidad y volver a posicionarse políticamente con miras a 2009 y 2012.

En ese contexto, agregó Beltrones, el PRI no puede dar la imagen de un partido colaboracionista, sino de una oposición razonada.

Otros senadores, como María de los Angeles Moreno, Fernando Baeza y Heladio Ramírez, coincidieron con Beltrones Rivera. El ex dirigente de la Confederación Nacional Campesina (Ramírez López) dijo que era muy satisfactorio que un día antes el sonorense hubiera establecido “principios y bases” para la discusión de la reforma energética dentro del Revolucionario Institucional.

Otros senadores compartieron la preocupación por el avance del movimiento de López Obrador. Se dijo que el presidente de Bolivia, Evo Morales, llegó al poder luego de impulsar grupos de protesta callejera en contra de trasnacionales que mantenían la explotación de sus recursos naturales, en especial del gas.

Aunque el coordinador recibió apoyo de la gran mayoría de los senadores, de acuerdo con versiones de legisladores asistentes al encuentro salieron a relucir las diferencias en torno al tema petrolero e incluso se dio una ríspida discusión entre Heladio Ramírez y Francisco Labastida Ochoa, ya que este último sostuvo que el presidente de la Comisión Colosio, Francisco Rojas, quien ha dado cifras concretas y argumentos que prueban que no es necesaria la inversión privada en Pemex, “no está actualizado”.

Labastida criticó además el desplegado publicado ayer por el Frente Nacional de Legisladores del Sector Rural, que preside Heladio Ramírez López, en el que se manifiestan por impedir que con el pretexto de una reforma energética se entreguen los recursos petroleros a “los intereses privados de las grandes corporaciones trasnacionales”.

Al presidente de la Comisión de Energía le pareció que el desplegado tiene “tintes demagógicos”, lo cual fue refutado por Ramírez, quien resaltó que es una legítima preocupación impedir que se desnacionalice un recurso estratégico de la nación.

El senador Mario López Valdez intervino también para advertir que a los priístas se les ha acusado de chantajistas, y aunque diálogo no es colaboracionismo, tienen la necesidad de todas formas de desligarse del PAN.

Deben entender, recalcó, que “no vamos a estar con el PAN cuando esté en riesgo la nación”.

Durante la conferencia de prensa, Beltrones rechazó que su cambio de postura en la reforma energética sea a cambio de algo. Hay que acabar, dijo, con la ligereza con la que se entiende en muchas ocasiones la política. Sostuvo que el Partido Revolucionario Institucional irá en la ruta de la modernización de Pemex, sin reforma constitucional ni cambios a leyes reglamentarias, sin contratos de riesgo ni asociaciones estratégicas.

Esa postura la hará pública toda la fracción en un pronunciamiento que se dará a conocer el viernes.



Kikka Roja

Ortega sólo podría ganar con trampas, asegura IMO

Su mejor escenario, perder por 4.4%; el peor, por 11 puntos
Ortega sólo podría ganar con trampas, asegura IMO
No fuimos presionados, sostiene Morones Servín, director del instituto

Alma E. Muñoz y Enrique Méndez

El director del Instituto de Mercadotecnia y Opinión (IMO), César Augusto Morones Servín, declaró ayer que el candidato de Nueva Izquierda (NI) a la presidencia del PRD, Jesús Ortega Martínez, sólo podría ganar “con trampas. Sin ellas es imposible. No tiene posibilidad numérica alguna de ganar: su mejor escenario es perder por 4.4 por ciento y, en el peor, por 11 puntos”.

En entrevista con La Jornada, rechazó que el actual presidente del partido, Leonel Cota Montaño, lo haya presionado para dar a conocer con anticipación el sondeo que se levantó el día de la elección, el 16 de marzo pasado, e informó que los sobres con el resultado de las encuestas de IMO y de Consulta Mitofsky se abrieron en presencia de todos los representantes de los candidatos, incluido el de Ortega.

NI no ajustó sus datos

Lamentó que NI sólo haya utilizado la base de datos que el IMO cedió al PRD para cuestionar los sondeos, pero que no haya enviado, a su vez, la documentación que avale que el conteo rápido de la empresa le restó a Ortega 2 mil 684 votos.

Refirió que NI tuvo la posibilidad, del martes 18 al viernes 21 pasados, de revisar los datos del instituto, “teniendo la oportunidad de ajustar sus propios datos, tanto en el Programa de Resultados Electorales (PREP) como en las actas, mientras IMO no ha tenido la correspondencia indispensable para darle la justicia necesaria para defenderse”.

Por tanto, insistió, al no tener datos contra qué comparar sólo puede conceder la posibilidad de que de las 90 casillas que NI dice tener de diferencia, ellos tengan razón en 50 por ciento de los casos y en las otras el IMO.

Insistió: “cabe la posibilidad de que NI esté mal en esas 90 secciones que ha señalado y el IMO esté bien en todas, en este caso cabría la hipótesis de que con los resultados del instituto, con la totalidad de las 353 casillas en su base de datos, Encinas ganó la elección con una ventaja de 11.1 por ciento sobre Jesús Ortega”.

Señaló que si bien NI puede argumentar la necesidad de realizar una proyección al ciento por ciento, a partir de la supuesta discrepancia con los números del IMO, aun así Encinas obtendría 40 mil 632 votos y Ortega 36 mil 949; es decir, 48.9 y 44.5 por ciento, respectivamente, una diferencia de 4.4 por ciento en favor del primero.

–¿Los presionó el presidente nacional del PRD para dar a conocer los resultados?

–No nos presionó el presidente nacional del PRD, Leonel Cota, para nada. Yo no recibí llamada alguna de parte de él durante todo el día de la jornada electoral, ni durante la noche.

“No tuvimos el más mínimo contacto entre las casas encuestadoras, ni antes ni después. La noche del domingo, después de las 22 horas, Roy (Campos) traía bajo el brazo, igual que yo, un sobre cerrado. Cota, ya cuando había quórum y estaban los representantes de todos los candidatos, nos requirió los sobres; se los entregamos, los abrió delante de todos; dio lectura primero al de Mitofsky, luego al de nosotros y los dos venían con los resultados que ya todo mundo conoce: cinco puntos de diferencia en favor de Encinas, de acuerdo con Mitofsky, y ocho en favor de Encinas para IMO. Entonces no fuimos presionados”.

–Tal como está la situación, y por lo que ustedes tienen de los conteos rápidos, ¿Jesús Ortega tiene posibilidad de ganar?

–Si nos basamos en el documento que pretende ser la respuesta a las denuncias de NI, no hay posibilidad alguna, numérica, de que Ortega gane.

“Sí habría posibilidades de que Ortega ganara, si el equipo de Encinas permite que se contabilicen actas de escrutinio de casillas que no se instalaron. Si permite esto, entonces sí sería una perturbación tremenda y un resultado totalmente artificial. También si el equipo de Encinas permite que se contabilicen casillas con más de mil votos, eso sería aberrante y también se afectaría el resultado.”

Sostuvo que el instituto se reserva el derecho de, una vez con la información detallada del total de las actas de escrutinio y de los registros del PREP casilla por casilla, hacer un análisis pormenorizado para corroborar la contundencia de sus datos. “Llegaremos hasta las últimas consecuencias”.
¡MAPACHES!




Kikka Roja

de los compañeros de PUEBLA Y MEXICALI

DESDE EL BLOG CCCP COLECTIVO CIUDADANO CARRILLO PUERTO
Vamonos de Pinta!!!

Publicado por | Ç£§Ãя

..
DESDE MEXICALI:
Hola: Les quiero avisar que ya están los videos del foro realizado en Mexicali en defensa del petróleo. Están en cuatro partes.
PARTE 1 INTERVENCIÓN DE DIP. ANA MARÍA FUENTES Y DR. AGUSTÍN SÁNDEZ http://mx.youtube.com/watch?v=1j19Wrn62yU&feature=related
PARTE 2 INTERVENCIÓN DE MAESTRA GEMA LIMÓN http://mx.youtube.com/watch?v=i5touCSZLLU&feature=related
PARTE 3 INTERVENCIÓN DEL MAESTRO DANIEL SOLORIO http://mx.youtube.com/watch?v=Z57kE5tsFRw&feature=related
PARTE 4 INTERVENCIONES DEL PÚBICO ASISTENTE http://mx.youtube.com/watch?v=Z57kE5tsFRw&feature=related
O BIEN ENTREN AL BLOG DE LA CND MEXICALI o DE VISIÓN PÚBLICA
www.cndmexicali.blogpsot.com
www.visionpublica.blogspot.com

P.D. Que no nos distraigan, Encinas es para la presidencia del PRD como lo es el Petróleo para los mexicanos

Kikka Roja

Lorenzo Meyer : Partidos disfuncionales

Partidos disfuncionales
E-mail Lorenzo Meyer
AGENDA CIUDADANA
opinion@elnorte.com
lmeyer@colmex.mx

Articulos recientes del Dr. Lorenzo Meyer Cossio

“La crisis del PRD es espectacular, pero hoy ningún partido está a la altura de las circunstancias”.

Crisis Más que Predecible. La lucha sin cuartel –sin respeto a las reglas formales- que está teniendo lugar en el seno del Partido de la Revolución Democrática (PRD) como resultado de unas elecciones internas que desbordaron su propia institucionalidad, no es otra cosa que la confirmación de la persistencia de una gran fractura interna congénita que nunca se resolvió y que, finalmente, la traumática derrota de 2006 agudizó al punto de desembocar hoy en una crisis mayúscula.

Con ser en estos días el más espectacular en su género, el problema del PRD no es una excepción sino la regla dentro del actual sistema político mexicano, donde todos los partidos se caracterizan por fallas profundas, desde los tres grandes –PRD, Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Partido Acción Nacional (PAN)- hasta los pequeños y de reciente creación, como lo demuestra la violenta fractura que acaba de tener el Partido Alternativa Socialdemócrata. En estas condiciones no es de extrañar que el supuesto cambio de régimen en 2000 no haya sido lo que se suponía y que en lo político el país se mantenga a flote asido a los altos ingresos de la renta petrolera, pero sin dirección real, sin un consenso básico, al garete.

Si el PRD que estuvo a un paso de llegar al poder es hoy un desastre, la situación en los otros dos grandes partidos es apenas diferente. El PRI vuelve a tener perspectiva, pero no por ser portador de un proyecto de futuro –su esencia sigue siendo el oportunismo- sino por las incapacidades del PAN como partido gobernante. Por decenios el PAN se presentó como la antítesis del PRI, pero lo ha hecho un aliado imprescindible. A cambio de dar su apoyo al PAN en momentos críticos -el desafuero de Andrés Manuel López Obrador o el reconocimiento de la cuestionada victoria de Felipe Calderón-, el Gobierno ha hecho fluir los recursos petroleros a los gobernadores priistas, que son ya señores de sus feudos y donde Mario Marín y Ulises Ruiz son casos extremos de impunidad, pero no únicos.

Por generaciones los panistas vivieron marginados, y sólo la precariedad del salinismo hizo posible que en 1989 se le reconociera a ese partido su primer triunfo estatal: Baja California. Fue entonces, y bajo la batuta de un personaje que es la antítesis de Manuel Gómez Morín –Diego Fernández de Cevallos-, el PAN cogobernó, aunque justo cuando su candidato se hizo con la Presidencia, el partido fue marginado. En efecto, Vicente Fox prefirió gobernar con personajes tan inesperados como su esposa, con no-panistas como Francisco Gil Díaz o Jorge G. Castañeda, con panistas de cuño muy reciente como Santiago Creel o de plano con priistas, como Elba Esther Gordillo. El resultado final fue un desastre para el supuesto proyecto democrático del PAN –y del país- y aunque ese partido se quedó con Los Pinos, su espíritu original ya se desvaneció.

Volvamos al centro de la tormenta. El PRD se asume como el partido de la izquierda, pero en la realidad su esfuerzo está dirigido menos a la consecución de sus grandes metas -la disminución de la injustificable desigualdad mexicana y una democracia que realmente de voz a las mayorías sociales- y más a una lucha interna que es poco ideológica y mucho por los puestos burocráticos dentro y fuera del partido. Tan poco importa la ideología que en Chiapas, por ejemplo, el PRD simplemente disfrazó de perredista a Juan Sabines, un personaje que tras su victoria dejó la casaca amarilla y se enfundó en la de la ambigüedad.

Y qué decir de los partidos pequeños. En las democracias efectivas, esos partidos de un solo tema, como los “verdes”, hacen una contribución fuera de proporción al interés colectivo. Sin embargo, en el caso mexicano, la característica central de los mini-partidos es el oportunismo. Su objetivo básico es conseguir el registro y luego perdurar para vivir del subsidio del IFE o de quien quiera financiarlos, como es el caso del Partido Nueva Alianza, cuya hada madrina es la poderos maestra Gordillo.

Los Partidos y su Naturaleza. Las circunstancias políticas tan poco prometedoras en que nos encontramos se explican por una falla en cadena: los líderes, la economía, la cohesión social, la coyuntura internacional pero, sobre todo, los partidos políticos. Rara vez éstos han gozado de un genuino respeto social. Por naturaleza, los partidos son organizaciones oligárquicas y no democráticas, como bien lo demostró Robert Michels en su obra clásica, Los partidos políticos, (1911), Sin embargo, esas estructuras son indispensables e insustituibles como organizadoras de la clase gobernante y como articuladores y conjugadores de los contradictorios intereses de las sociedades modernas.

Ya en 1792 James Madison había advertido que los partidos serían inevitables y que su fundamento eran las naturales y también inevitables diferencias de intereses, reales o supuestos, presentes en cualquier sociedad. Para este político teórico y práctico de Virginia, cofundador de la nación norteamericana y su cuarto presidente, esas diferencias de intereses y su expresión partidista podían ser fructíferas, pero a condición de que líderes responsables y sagaces pudieran lograr un balance sistémico de la diversidad social a fin de mantener la unidad nacional.

Los partidos políticos modernos nacieron en Estados Unidos y luego pasaron a Europa como una fórmula exitosa para organizar a las elites de cara a las elecciones. Pronto se vio que lo supuesto por el optimista Madison, el equilibrio como resultado de la acción de los partidos, no era algo automático. En efecto, en 1860 los miembros norteños del Partido Demócrata no aceptaron la posición de sus colegas sureños respecto de la esclavitud, el partido se dividió dando pie al triunfo del Partido Republicano y en poco tiempo a una gran guerra civil.

En su origen, los partidos políticos fueron organizaciones muy laxas, especie de clubes de notables que congregaban a segmentos de la elite con propósitos electorales. Con el transcurso del tiempo tuvo que surgir la contraparte: los partidos de masas, que organizaron a obreros y campesinos y buscaron en el número la forma de neutralizar la ventaja económica de las elites. Más tarde ciertos partidos de masas dejaron de pensar en las elecciones como la mejor vía para alcanzar el poder y se transformaron en revolucionarios. Finalmente, ahí donde las situaciones revolucionarias condujeron al triunfo insurgente, surgieron partidos totalitarios o autoritarios, cuyo objetivo ya no fue competir por la vía electoral sino retener indefinidamente el poder organizando a la clase gobernante y a sus bases sociales en función de la permanencia. Esto último fue justamente lo que sucedió en México con la aparición en 1929 del Partido Nacional Revolucionario, creado desde el Gobierno por la facción victoriosa de la Revolución Mexicana y que finalmente devino en el PRI.

El Antecedente Inmediato. La notable estabilidad política mexicana posterior a 1920 (última ocasión en que hubo un cambio violento de Gobierno) fue resultado de la existencia de un partido de Estado y de elecciones puramente formales, que no servían para elegir sino apenas para confirmar. En esas condiciones, desde su origen el partido del Gobierno, el PRI, fue antidemocrático. El partido de la derecha, el PAN, vivió medio siglo fuera del poder y no tuvo la oportunidad de ir formando cuadros suficientes en número y en calidad para cuando le llegara la oportunidad de asumir la responsabilidad de gobernar. Fue por eso que en 2000 el poder lo ganaron y asumieron los neopanistas.

Desde su aparición como formación de izquierda, el PRD fue tratado con dureza por el Gobierno –centenares de sus militantes perdieron la vida en la etapa formativa- y pronto se hizo patente que el PRI y el PAN habían decidido permitirle sólo un acceso limitado al poder: reconocerlo en el Congreso y en los estados, pero nunca a nivel nacional. El resultado ha sido, entre otros, la agudización de la división interna original de ese partido pues la corriente conformista y colaboracionista choca sistemáticamente con la radical -que hoy gira alrededor de AMLO y su “Gobierno Legítimo”- que insiste en su rechazo a la validez del resultado de la elección de 2006.

Consecuencias. Al inicio de este siglo México parecía encaminarse al encuentro exitoso con su tiempo político perdido, pero no ha sido el caso. Hoy el sistema de partidos en su conjunto está divorciado de la sociedad, no la representa. Si el PAN y el PRD no evolucionan, se abre la posibilidad de un retorno del PRI -un partido hecho para otra época. Y lo peor de todo es que ese regreso del PRI ya no significaría ninguna diferencia sustantiva con lo que hay ahora.

Kikka Roja

miércoles, 26 de marzo de 2008

PRD donan un mes de salario a la defensa del petróleo

Asambleístas del PRD donan un mes de salario a la defensa del petróleo
Equivale a un millón 735 mil pesos aproximadamente.

Notimex / La Jornada On Line Publicado: 26/03/2008 16:18

México, DF. Los 34 diputados del PRD en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) aportarán un mes de su dieta para el movimiento “en defensa de petróleo” que encabeza el ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, equivalente a un millón 735 mil pesos aproximadamente.

Así lo dio a conocer el diputado Agustín Guerrero Castillo, quien aseguró que ese fue uno de los acuerdos a los que llegaron como grupo parlamentario en la reunión que sostuvieron el martes por la tarde. En conferencia de prensa, en la que estuvo acompañado por sus correligionarios Humberto Morgan y Miguel Sosa, el legislador afirmó que el principal acuerdo fue cerrar filas en tono al movimiento “en defensa del petróleo”. Guerrero Castillo indicó que el jueves ofrecerán una conferencia de prensa con el coordinador de la bancada perredista en la ALDF, Víctor Hugo Círigo, en la que darán a conocer todos los acuerdos tomados, incluida la agenda legislativa que impulsarán en este periodo ordinario. Adelantó que en ella no se incluye el tema de la reglamentación de las marchas o las modificaciones a la Ley Orgánica de la ALDF para hacer rotativa la presidencia de la Comisión de Gobierno, máxima instancia de decisión en el órgano legislativo.

Asimismo dijo que no hay una posición definida, como fracción, en temas como el cambio de sexo o legalización del uso de la mariguana, pero no están cerrados al debate. En lo que sí hay consenso entre los diputados del PRD es en que impulsarán varias reformas que permitan reactivar y desarrollar la economía del Distrito Federal y se generen empleos en la localidad, agregó. En cuanto al tema por el que convocaron a la conferencia de prensa los diputados del PRD exigieron al Partido Acción Nacional (PAN) congruencia política en cuanto a sus actividades, pues por una parte promueven reglamentar marchas y plantones y por otra realizan bloqueos injustificados como el del martes en Coyoacán.

Pidieron a los diputados Obdulio Avila y Celina Saavedra abandonar el doble discurso y aseguraron que en el movimiento del martes en esa demarcación usaron agitadores profesionales como Alejandro Retana, quien encabezó acciones violentas en la demarcación el año pasado contra la construcción de un distribuidor vial.


Kikka Roja

PROCESO: Testigos claves del caso Mouriño | Jenaro Villamil

Testigos claves del caso Mouriño
jenaro villamil

México, D.F., 25 de marzo (apro).- Tres funcionarios de Pemex Refinación son claves para explicar el vertiginoso ascenso de la empresa Transportes Especializados Ivancar. Se tratan de los exgerentes de Transporte Terrestre, Irma Alejandra Rodríguez Baeza y Jesús Villarreal Gallegos, y del actual subgerente de Operación, Oswaldo Machado Martínez. La firma de cada uno de ellos aparece en los distintos contratos que, de diciembre de 2000 a junio de 2005, firmó la empresa donde figuró como apoderado el actual secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño. De acuerdo con el expediente que hizo público el senador del PRD, Carlos Navarrete, estos tres funcionarios de la paraestatal fueron testigos del ascenso de una empresa que pasó de recibir contratos por 252 mil pesos, en noviembre de 2000, a tener un contrato multianual por casi 40 millones de pesos, en enero de 2005, y con vigencia hasta 2008.

Irma Alejandra Rodríguez Baeza autorizó la adjudicación directa para Ivancar, el 20 de diciembre de 2000 por un mínimo de 2 millones 750 mil pesos y un máximo de 6 millones 850 mil pesos. En este documento, con el folio GTT-0142-01/2001, Mouriño firma en su calidad de apoderado legal de la empresa, al mismo tiempo que fungía como presidente de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados. Por su parte, la firma de Jesús Villarreal Gallegos, sutituto de Rodríguez Baeza en la gerencia de Transporte Terrestre de Pemex Refinación, aparece en cuatro contratos exhibidos por el PRD: del 20 de diciembre de 2001, por un monto mínimo de 3 millones 143 mil pesos y un máximo de 7 millones 859 mil pesos; del 20 de diciembre de 2002, del 1 de septiembre de 2003 y del 29 de diciembre de 2003. En todos ellos, el monto mínimo fue de 3.3 millones y un máximo de 8.3 millones de pesos.

Mouriño firma en cada uno de ellos en su condición de “apoderado general”, a pesar de que era diputado federal, primero y luego funcionario de la Secretaría de Energía.

Villarreal Gallegos autorizó un convenio modificatorio, el GTT-00142-01-2PP/2003, del 1 de septiembre de 2003, para ampliarle las rutas de transporte a Ivancar. De acuerdo con el contrato, las ocho nuevas rutas para los autotanques de la empresa de Mouriño se basan en el plan piloto autorizado por el Consejo de Administración de Pemex Refinación que consideró “altamente rentables” las rutas de El Castillo-Guadalajara, Rosarito-Tijuana, Madero-Valles, Madero-Mante y Gómez Palacio-Durango.

La empresa Transportes Unidos demandó a Villarreal Gallegos ante el órgano de control interno de Pemex Refinación. Lo acusaron de violar el convenio de carga para 2003. La Secretaría de la Función Pública inició una investigación en contra de este funcionario que firmó más de 150 contratos por año con las empresas transportistas al servicio de Pemex Refinación entre 2003 y 2004. Villarreal obtuvo una suspensión de un juez federal ante la posible inhabilitación y desde abril de 2007 se desempeñó como consultor en la coordinación técnica de la Secretaría de Seguridad Pública, del Distrito Federal, bajo las órdenes de Joel Ortega. Ante el escándalo desatado en torno a los contratos, Ortega le pidió el viernes 14 de marzo la renuncia a Villarreal, con el objetivo de facilitar los trabajos de investigación de la PGR y de la Secretaría de la Función Pública en torno a los contratos de Ivancar. El jefe de la policía capitalina afirmó que la renuncia de este funcionario le parecía “saludable” y aclaró que en la SSP sólo desempeñaba labores de carácter técnico.

El 1 de junio de 2005, Pemex Refinación y Transportes Especializados Ivancar firmaron el contrato mutianual más ambicioso, por un monto mínimo de 23 millones 787 mil pesos y un máximo de 39 millones 646 mil pesos que se ejercieron en lo que restaba del año fiscal 2005 y todo lo correspondiente a 2006, 2007 y 2008. La generosidad de este contrato GTT-00142-CM/ 2005-2008, incluyó cambios a determinadas cláusulas. Por ejemplo, se eliminó de la cláusula vigésimo primera la obligación que tenía Ivancar de informar al Instituto Mexicano del Transporte, vía fax o correo electrónico, sobre los mensajes de alerta y el listado de los vehículos de transporte mediante el sistema de monitoreo satelital.

El contrato fue firmado por el ingeniero Oswaldo Machado Martínez, subgerente de Operación de Pemex Refinación, y por Luis Fernando Coyoc Ramírez, quien figuró como nuevo apoderado general de Ivancar. Los senadores Graco Ramírez y Carlos Navarrete, del PRD, formalizaron ante la PGR su solicitud de protección y arraigo sobre Machado Martínez, ante informes de que este funcionario recibe presiones de la paraestatal para renunciar al cargo y escaparse del país.

Graco Ramírez consideró que Oswaldo Machado es un “testigo clave” en la investigación que realizará la Procuraduría General de la República porque fue el responsable de las últimas adjudicaciones directas a Ivancar. Al dar a conocer el contenido del expediente del caso Mouriño, Carlos Navarrete, coordinador de la bancada perredista en el Senado, también mencionó a Karim Elías Bobadilla como otro personaje clave en la trama de los contratos. Bobadilla es “el hombre colocado por la familia Mouriño en el lugar adecuado en Pemex para validar las licitaciones, los contratos y las asignaciones” en función de la apertura al capital privado. Actualmente es el titular del Organo Interno de Control de Pemex Exploración y Producción. Antes de ese cargo, Bobadilla fue responsable de la entrega-recepción en la oficina de la Presidencia.

Navarrete afirmó un día después de que Mouriño le entregara al Senado una copia del expediente presentado ante la PGR y la Secretaría de la Función Pública, que la información sobre los contratos es incompleta. Y ejemplificó: “el finiquito sobre sus acciones en la empresa Ivancar no viene en el expediente”.

Kikka Roja

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos