BUSCA, BUSCADOR

domingo, 26 de octubre de 2008

Granados Chapa: Victorias y derrotas en la reforma petrolera

PLAZA PÚBLICA
Victorias y derrotas en la reforma petrolera
Miguel Ángel Granados Chapa
26 Oct. 08

La defensa del petróleo permitió la existencia de un espacio en el que fue posible la concordancia entre grupos antagónicos pertenecientes al PRD. Ahora no es momento para que quien encabeza el movimiento propicie diferencias

Formado más que su opositor Andrés Manuel López Obrador en la política de corte convencional, el presidente Felipe Calderón es más ducho en su ejercicio: trocó en victoria la casi cabal derrota de su proyecto de reforma energética. En simetría paradójica, el dirigente del Movimiento Nacional en Defensa del Petróleo se mostró renuente a admitir que sus posiciones centrales salieron avante y convirtió en derrota un triunfo que había comenzado a serlo desde que el Senado imprimió un ritmo y un contenido diversos al planeado para discutir en abril las iniciativas presidenciales.

Todavía es tiempo de que López Obrador enmiende la errónea percepción que ha propagado sobre el desenlace de este prolongado y profundo proceso político y legislativo. Podría hacer que la resistencia civil pacífica que el jueves pasado intentó sin éxito impedir la aprobación de los dictámenes respectivos no reiterara esa pretensión en la Cámara de Diputados, donde está previsto que el martes sean aprobadas las minutas senatoriales. Él mismo y sus compañeros y seguidores podrían realizar un vigoroso acto de presencia, de protesta por la consumación de la reforma, pero no procurar dentro ni fuera del recinto que se suspenda la sesión ordinaria, en que se presentarán los dictámenes propios de los diputados, que serán votados a favor por una amplia mayoría, proporcionalmente semejante a la que se expresó en el Senado.

Como se hizo allí el jueves pasado, sin obtener respuesta siquiera, se buscará en San Lázaro que López Obrador sea recibido por diputados que escuchen su propuesta de adición al artículo 60 de la Ley Orgánica de Pemex, que ya fue planteada en comisiones y en el pleno del Senado y que busca prohibir expresamente que sea exclusiva la operación de contratistas en las áreas que les sean asignadas para explorar y producir crudo. Se trata de una expresión solicitada ad cautelam, por las dudas, porque no hay en el proyecto aprobado autorización en sentido contrario, pero que López Obrador y senadores perredistas propusieron para que la aplicación de la ley no genere sorpresas surgidas de una interpretación amañada de lo permitido.

Aunque es remota la posibilidad de que el dirigente opositor sea recibido y escuchado, su insistencia en este punto puede ser expresada en la sesión de la Cámara, pues no son pocos los legisladores que están en posición y disposición de presentarla, aunque con mayor razón que en el Senado la moción será desechada por la mayoría de panistas y priistas. Admitirla ahora significaría devolver el proceso a Xicoténcatl, extremo al que nadie está dispuesto a llegar. Pero ni aun esa negativa justificaría presiones políticas y físicas que buscaran reventar la sesión desde la calle o tomando la tribuna, porque el texto que se busca adicionar no contiene un riesgo expreso, real y presente para los intereses que defienden los proponentes de ese agregado. Esas presiones, por lo demás, serían estériles. Como ocurrió en abril, como sucedió el jueves pasado, los trabajos continuarían en una sede alterna, en que los opositores a la reforma perderían por ausencia el uso de la palabra, instrumento esencial de su función.

Desde que la Convención Nacional Democrática lo designó presidente legítimo, quedó claro que López Obrador ejercería ese modo particular de oposición en dos vías, con dos instrumentos, dualidad que sería eficaz en la medida en que se complementaran y que resultaría lo contrario en cuanto se estorbaran y chocaran.

La movilización social y la acción parlamentaria -ésas son las dos herramientas de que dispone esa vasta corriente política- consiguieron frenar el espíritu privatizador de la reforma calderonista que esa porción de la sociedad juzgó lesivo para el país. Los legisladores del PRD se sintonizaron con López Obrador a pesar de que la mayoría de ellos, en una y otra Cámaras, son reticentes a las posiciones del ex candidato presidencial dentro de ese partido. Durante meses, en que el perredismo ha vivido discordias extremas, el único espacio común que compartían las corrientes antagónicas -Nueva Izquierda e Izquierda Unida, esta última afín a López Obrador- ha sido el de la defensa del petróleo. Por eso se explica que, tras el debate social conseguido por esa unión de fuerzas, la actuación propiamente legislativa se nutriera de la participación social auspiciada por López Obrador: un comité de expertos preparó una propuesta ciudadana bendecida por los dos polos del instrumental de esa porción de la izquierda, al punto de que fue acogida y presentada como iniciativa suya por el PRD (y el PT y Convergencia, que forman el Frente Amplio Progresista, FAP). El propio comité de expertos fue llamado por los grupos parlamentarios que le habían expresado su confianza para que los acompañara con su asesoría en la discusión de los dictámenes. De ese modo, tal comité se convirtió por aprobación implícita de la movilización social y los legisladores en aval de lo que estos últimos acordaran y en garantía de que no procedieron "en lo oscurito", en la penumbra donde se pacta la ilegalidad. Y el inequívoco, clarísimo veredicto de los expertos, fue que la reforma "puede respaldarse plenamente".

No dejaron de señalar pendientes y riesgos, y aun de enumerar líneas de acción para enfrentarlos, pero resultaba claro que la movilización social no debería recorrer rutas distintas de la acción parlamentaria. Y sin embargo, López Obrador no acogió la recomendación de los ciudadanos en los que confió y no respaldó "plenamente" la reforma, sino que condujo al rumbo contrario a la asamblea informativa donde ese dictamen había sido expuesto, a desconocer que su movimiento y sus legisladores, juntos, habían obtenido "un resultado que conjura el peligro privatizador, imposibilita los contratos de riesgo -desnudos o con disfraz- y elimina la mayor parte de las características más lesivas de la iniciativa oficial", para decirlo en palabras del embajador eminente Jorge Eduardo Navarrete, que durante más de 30 años sirvió de otros modos y en otros espacios a la misma causa nacional a la que ahora contribuye con su saber y pasión.

En vez de permitir que se ahonden las diferencias entre el sector radical de su movimiento y los legisladores, y aun con el partido que presidió, el curso futuro de las acciones de López Obrador debería incluir la cosecha de la semilla de concordancias que la defensa del petróleo le propició con sus antagonistas dentro del partido. Reticente como es a la negociación, desdeñoso con razón de las conductas convenencieras, no debe refugiarse en la zona estrecha y marginal contraria a la acción parlamentaria sino recuperar la eficacia del uso de sus dos instrumentos. No puede permitirse angostar el espacio de su acción política manteniéndose a las afueras del Congreso, impugnando y descalificando su funcionamiento siendo que puede contar para sus propósitos explícitos con una fuerza parlamentaria que podría no perdurar después de las elecciones de julio próximo.

Tendría que actuar en ese ánimo si no conciliatorio al menos no rupturista para frustrar a sus adversarios que ya paladean su arrinconamiento en el PRD y hasta una fractura que lo deje fuera. Al reaccionar hábilmente ante su derrota parlamentaria, a la que vistió de victoria para festejarla, Calderón alentó las diferencias internas en el PRD felicitando expresamente a su fracción senatorial por haberse sumado a la reforma. A los oídos de los extremistas eso constituye el beso del diablo, la más cabal demostración de que los legisladores de Nueva Izquierda son colaboracionistas traidores, a pesar de que la evidencia en este caso los muestra como eficaces negociadores de un propósito compartido por el segmento radical.

El triunfo de la política, de la negociación en que por convicción o respondiendo a presiones lícitas se da y se pide, se logra y se concede, que es el balance positivo de este episodio, se vio disminuido y afeado por la presencia de Genaro García Luna en el Senado. El secretario de Seguridad Pública no es el jefe de la Policía Federal Preventiva y por lo tanto infringió la ley todavía vigente de ese cuerpo al dar órdenes a quienes no le están subordinados y agredían a diputados sin derecho a entrar a la sesión senatorial pero con derecho a no ser golpeados.


Correo electrónico: miguelangel@granadoschapa.com


Kikka Roja

AMLO: Prefiero ser "Don Contreras" que traidor: video

Prefiero ser Don Contreras que traidor: AMLO
Andrés Manuel López Obrador convocó a las adelitas para congregarse el próximo martes en el Zócalo capitalino para marchar a la Cámara de Diputados e impedir la aprobación de la reforma energética

Prefiero ser Don Contreras que traidor: AMLO
"Hay una rabia desatada en contra nuestra, donde dicen que soy 'Don Contreras'", denunció el presidente legítimo, Andrés Manuel López Obrador, pero "prefiero eso a que digan que soy un traidor a la patria" (Foto: Luis Cortés / El Universal )
Horacio Jiménez
El Universal México Domingo 26 de octubre de 2008
17:22 "Prefiero ser Don Contreras a traidor a la patria", aseguró Andrés Manuel López Obrador en su discurso en el Monumento a la Revolución donde convocó a las adelitas para congregarse el próximo martes en el Zócalo capitalino para marchar a la Cámara de Diputados e impedir "la privatización del petróleo". En su intervención, López Obrador mencionó "dicen que soy Don Contreras, pero prefiero eso a que digan que soy un traidor a la patria", señaló al referirse al spot que publicó EL UNIVERSAL donde lo llaman "Don Contreras" por intentar evitar que se apruebe la reforma energética. El spot que dufundió este diario fue elaborado en abril pasado cuando legisladores del FAP "clausuraron" las tribunas de la Cámara de Senadores y de Diputados para evitar que se aprobara la iniciativa de reforma energética que envió el presidente Felipe Calderón. El video fue elaborado por Guillermo Rentería, un publicista de campañas electorales que ha trabajado casi 20 años para el panismo y lo propuso al partido, que decidió rechazarlo. Ante esto, el ex candidato presidencial, denunció que "hay una rabia desatada en contra nuestra", por el mensaje difundido también en internet. "No sé si lo han notado en estos últimos días. Hay hasta un mensaje en el internet de los panistas desde luego hecho por los publicistas de las empresas extranjeras.
En donde dicen que soy ‘Don Contreras', pero prefiero eso a que digan que soy un traidor a la patria", comentó. En el mensaje de 55 segundos se alude a López Obrador como "don Contreras". En las imágenes, una mujer expresa: "Con su terquita y cerrada manera de pensar, flaco favor le hace a la gente. Usted sabe que en México nos urge la reforma energética, señor don Contreras (...) ¡Actualícese! El mundo cambia... México se moderniza, usted ¿por qué no?".



Kikka Roja

AMLO “le busca chichis a las víboras”: JESUS ORTEGA/ Moneros: Rapé : Autoanalisis

del BLOG monero Rapé


EL MEDIOCRE JESUS ORTEGA MARTINEZ ESTÁ ACABADO, INTEGRANTE DE LA CORRIENTE "NUEVA IZQUIERDA" DEL PRD, REPRESENTA LA FALSA IZQUIERDA, LA SIMULACIÓN Y LA TRAICIÓN A LA PATRIA.
LLORA DESESPERADO PORQUE LOS CHUCHOS ESTÁN A PUNTO DE PERDER LAS CHICHIS DE DONDE MAMAN ERARIO. VEAN LA CARA DEL EXPERTO EN FRAUDES ELECTORALES Y SIRVIENTE DE FELIPE EL ESPURIO CALDERON.

AMLO “le busca chichis a las víboras”: Ortega
(Ademas pendejo el refrán es "le busca chichis a las culebras")

El dirigente de Los Chuchos asegura que “no hay trampas privatizadoras”.

Dom, 26/10/2008 - 06:20
Jesús Ortega Martínez, ayer, durante una de sus intervenciones. Foto: Especial

México.- Jesús Ortega Martínez, ex candidato a la presidencia nacional del PRD, recomendó a Andrés Manuel López Obrador y los legisladores inconformes de la reforma energética dejar de buscar “chichis a las víboras”, porque no hay “trampas privatizadoras” en la iniciativa aprobada por el Senado.

“(Hay) compañeros que le andan buscando chichis a las víboras. No hay esas trampas de las que hablan. Tan sólo valdría la pena ver el desplegado de los intelectuales y de los académicos que niegan toda posibilidad de rendijas, desde las cuales pudiera abrirse la privatización”, remató.

—¿Te refieres a Andrés Manuel López Obrador?

—Me refiero a Andrés, a diputados y algunos dirigentes. Simplemente les digo que están equivocados y que no hay razón para desconocer, ya que el trabajo de los legisladores fue bueno y paró los intentos de privatización de Pemex.

Entrevistado durante una ines-perada gira “solidaria” en varias delegaciones del DF, a las que asistió con todos los líderes de la corriente Nueva Izquierda (NI), así como con Guadalupe Acosta Naranjo, presidente nacional interino del PRD, Ortega añadió que las movilizaciones encabezadas por López Obrador son innecesarias y en lugar de despotricar los acuerdos conseguidos “deberíamos festejar juntos”.

Criticó las acciones de resistencia empleadas por los inconformes que intentaron sabotear la aprobación del paquete de iniciativas en la Torre del Caballito, pues son incidentes violentos que “en lugar de prestigiarnos ante la opinión pública, puedan causarnos daños en nuestra imagen”.

Guadalupe Acosta Naranjo, presidente nacional sustituto del PRD, reconoció ante cientos de personas concentradas en la explanada de la delegación Iztacalco, para escuchar el segundo informe de trabajo del asambleísta Daniel Ordóñez, que sí hay “problemas ideológicos” dentro del PRD, pero confió que se puedan superar todos los obstáculos a corto plazo, a fin de ir juntos en las elecciones del próximo año.

Al igual que Ortega Martínez, discrepó de los métodos de resistencia del sector que apoya a López Obrador, aunque dijo que no vislumbra visos de ruptura del PRD, porque “sólo son pequeñas diferencias”.

Ayer, Los Chuchos salieron a “placear” por el DF. Primero acudieron al deportivo 18 de Marzo, al informe de actividades del diputado local Antonio Lima Barrios.

Después, en caravana, llegaron a Iztacalco donde echaron mano de las misma logística, es decir, primero usó la palabra el “anfitrión”, luego Víctor Hugo Círigo, enseguida Ortega Martínez y cerró Acosta Naranjo el acto con un mensaje sobre la reforma energética.
Francisco Nieto


Kikka Roja

Monosapiens / Cuentos de terror

Cuentos de terror
Proceso No. 1669


MONO SAPIENS
POR HELGUERA Y HERNÁNDEZ
Kikka Roja

José Antonio Rojas Nieto: Los dictámenes energéticos del Senado

José Antonio Rojas Nieto
rojasags@yahoo.com.mx
Los dictámenes energéticos del Senado

Finalmente y con un epílogo bastante conflictivo, el Senado de la República aprobó los dictámenes correspondientes a siete leyes que conforman la llamada “reforma energética”: 1) Ley Reglamentaria del Artículo 27 de la Constitución el Ramo de Petróleo (reforma); 2) Ley Orgánica de Petróleos Mexicanos (reforma); 3) Ley de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (nueva); 4) ley de la Comisión Reguladora de Energía (reforma); 5) ley para el Aprovechamiento Sustentable de la Energía (nueva); 6) ley para el Aprovechamiento de Energías No Renovables y el Financiamiento de las Transición Energética (nueva); 7) finalmente, ley de la Administración Pública Federal (reforma).

Sí, efectivamente, el artículo segundo de la Ley Reglamentaria del 27 de la Constitución aprobada en el Senado es radicalmente diferente a la propuesta presidencial. En aquella –lamentable y regresiva– se desintegraba la industria petrolera en áreas estratégicas.

Hoy se ratifica que toda la industria es estratégica. Toda. No es asunto menor. ¿Qué importancia tiene esto? Muy simple. Según la Constitución, corresponde a la Nación no sólo la propiedad originaria de los recursos naturales (en este caso el petróleo y demás hidrocarburos), sino su dominio directo y su explotación integral, por lo demás todavía considerada estratégica. Pero –recordemos– el ejercicio de las funciones de manejo y desarrollo de las áreas estratégicas obliga –según el 28 Constitucional– a crear organismos de Estado para servicio de la nación, es decir, para obtener un óptimo nacional.

Pese a los riesgos burocráticos –que evidentemente deberemos cuidar– dos organismos nuevos abonan en este sentido: 1) el Consejo Nacional de Energía, asesor de la Secretaria de Energía (Sener), que bien puede lograr lo que la Sener no ha logrado: continuidad y solidez en la conducción de lo que en adelante se denominará Estrategia Nacional de Energía; 2) la Comisión Nacional de Hidrocarburos, en adelante responsable de la estrategia específica de explotación y desarrollo de la producción primaria de petróleo y gas natural, y su desarrollo concreto (menudo reto, por cierto).

Pues bien, pese a estos incuestionables logros, al menos hay tres aspectos realmente delicados, que permitirían decir –un tanto pragmáticamente– que el gobierno y los empresarios y las trasnacionales petroleras sacaron su mínimo. Primer aspecto: no se mandata explícita y expresamente a Petróleos Mexicanos a fortalecer la capacidad de ejecución de sus tareas. Sorprende esta ausencia, pues parece ser obvio que cuando se crea un organismo con ciertas funciones, lo mínimo que uno exigiría de él es su capacidad creciente para cumplirlas. Hay quienes dicen que es obvio. En el caso de Pemex no lo parece. Máxime cuando se le autoriza a celebrar con personas físicas o morales toda clase de convenios y contratos y, más específicamente, toda clase de contratos de obras y de prestación de servicios.

Sin el desarrollo creciente de la capacidad propia, esta tarea puede resultar “eterna”, y convertir a Pemex (¿no lo es ya?) en una compañía que administra contratos, asunto realmente delicado y –en mi opinión– en contra del espíritu constitucional. Segundo aspecto: no se prohíbe expresamente –como sí se hace en relación a los llamados derechos de preferencia o producción compartida– que Pemex otorgue zonas exclusivas de exploración y explotación, lo que en el ambiente petrolero se identifica como bloques”, en muchos casos y en muchos países sujetos a concurso internacional, y todavía hoy objeto de severas y ríspidas polémicas.

Tercer aspecto: tampoco se limita el tiempo de asignación de convenios y contratos, asunto que debiera haberse señalado para conceder al mismo Pemex su capacidad de rectificación cuando fuera necesario, máxime cuando quedan legalizados los contratos plurianuales. Esto significa que en el seno de la Comisión Nacional de Hidrocarburos y del Consejo Nacional de Energía, pero sobre todo de la opinión y movilización sociales, queda una arena de responsabilidad muy delicada: la de la determinación de la estrategia nacional de exploración y explotación de petróleo y gas natural, primero, y la de la asignación de áreas de exploración y explotación para las que se contratarán obras y servicios múltiples –como se han llamado hasta hoy– y todavía de dudosa constitucionalidad.

Es indudable que la demagogia oficial respecto a los acuerdos y logros… y éxitos… y consensos y… bla bla bla….no sería la misma de haberse introducido esos tres elementos, asunto realmente imposible con la correlación actual en el Congreso, pues explíqueseme por favor ¿cómo se hubiera podido lograr eso con un PRI abdicante y un PAN sin principios, sujeto al vaivén de las manipulaciones empresariales, revestidas de interés nacional? ¿Cómo? Lo logrado no es menor. Pero no ignoremos que estas tres ausencias son realmente delicadas, que abren una nueva arena de lucha social. Lo veremos, como también veremos otros aspectos tan plagados de demagogia y engaño que fueron aprobados: consejeros corporativos en Pemex, bonos ciudadanos, manejo de renovables, entre otros... Lo veremos.



Kikka Roja

Lo que la ley no prohíbe... En memoria de Gustavo Iruegas: Arnaldo Córdova

Arnaldo Córdova
Lo que la ley no prohíbe...

En memoria de ese gran diplomático defensor de su patria Gustavo Iruegas

El barullo y la confusión que han reinado en torno a la reforma petrolera han envuelto un proceso que venía siendo bastante claro. Creo que los términos exactos del problema podrían formularse así: las iniciativas de Calderón y las que presentaron los priístas han sido modificadas radicalmente en sus objetivos privatizadores y feudalizantes (hablando de las filiales de Pemex), pero se han dejado innumerables puertas (o ventanas) abiertas a posibles futuros intentos en ambos sentidos. Un tema que se volvió crucial de repente fueron los llamados “bloques” o “provincias” o “diócesis” de la geografía petrolera del país.

Vale la pena aclarar, en primer término, que dichos “bloques” no existen en ningún cuerpo de reforma de ley contenido en los dictámenes del Senado. Aparentemente no habría de qué preocuparse, pero sí hay de qué preocuparse. Como lo dejaron en claro Pablo Gómez en sus muy exactas presentaciones de los resultados (activos y pasivos) y Jorge Eduardo Navarrete en sus atinadísimos balances de los dictámenes, se ganó mucho, pero no se ganó todo. Todos concuerdan en que es una locura pretender ganarlo todo. Por eso urge una explicación puntual de lo positivo y lo negativo.

Alguien me dijo que nosotros estamos obligados a informar. Yo le pedí que, si tenía el poder suficiente, me consiguiera el Canal de “las Estrellas” por una hora (estelar) y yo podría informar de nuestras posiciones. De hecho sólo hay un periódico, éste, que nos da foro. De cualquier forma, nuestro “Canal de las Estrellas” son nuestras movilizaciones. Andrés Manuel López Obrador ha convocado a las movilizaciones, incendiando un poco la pradera, para impedir las maniobras legislativas de la derecha. Eso tiene sentido, porque es nuestro único medio informativo.

Ganamos casi todo, como bien lo resumió Jorge Eduardo. Pero quedó abierta la puerta a la corrupción en Pemex (los cinco consejeros del sindicato seguirán allí); no estarán en las leyes los “bloques”, pero nada impide que luego el gobierno, violando la Constitución, los establezca (por eso López Obrador exigió que se prohibieran expresamente); no quedarán en las leyes las filiales priístas, pero nada impide que luego se impongan, como lo señalé en otro artículo, y hay más. Por eso decimos que no hay que bajar la guardia, porque los intentos privatizadores y feudalizantes siguen ahí, vivitos y coleando.

Hay que ponernos de acuerdo: los logros fueron importantísimos; pero es necio andar cantando victorias que sólo fueron acuerdos racionales entre las diferentes fuerzas políticas. Para mí, lo inédito de esta histórica experiencia es que, por primera vez en muchísimos años, hubo un gran debate (a fondo) sobre un problema que atañe a los más importantes intereses de la nación. Se demostró que la movilización pacífica de la ciudadanía puede hacer a menos de medios informativos facciosos y corruptos para poder saber de qué se trata lo que está en contienda. Ahora casi todos los ciudadanos están enterados de lo que está en juego, independientemente de cuál sea su posición.

Veamos el asunto de los bloques: nadie niega que el mapeo de la geografía petrolera puede ser positivo (al menos para llevar un recuento de lo que nos queda y de lo que todavía podríamos descubrir). El problema es lo que se intenta con ello. No están en los cuerpos de ley, pero se vienen anunciando desde hace tiempo. Tampoco se propusieron dichos bloques en el debate legislativo, pero se habló de ellos. Y se dijo algo que llena de suspicacia: sobre todo los priístas, volvieron a hablar de “incentivar” a los inversionistas. Nada les importó que se les dijera que arbitrariamente un funcionario podría asignar tales “bloques” a los más poderosos, como Halliburton o Schulemburg.

Lo que algunos de nuestros senadores señalaron, cuando sus oponentes decían que no se trataba de eso, es que entonces lo dijeran expresamente en la ley. Pero se les respondió que “¿para qué?”, haciéndose como los tontos que no entienden qué es lo que se les plantea. En el debate salió con toda claridad que todos estaban en contra de la privatización de Pemex. Pero todo el tiempo hemos estado viendo que se abren múltiples rendijas por las que se persiste en el mismo tema con sucias maniobras para esconder el mismo y persistente propósito. ¿Por qué los derechistas del PAN y del PRI no tienen el valor de decirnos claramente que lo que desean con verdadera brama es que el petróleo se entregue a los privados?

Hay muchos problemas semejantes: los cuerpos de ley no los mencionan, pero dejan abierta la puerta para que se impongan si las movilizaciones cívicas cesan o se cansan o se decepcionan. El mérito de este movimiento es que ni se cansa ni se decepciona de lo que hace por una profunda convicción. Esa es nuestra defensa mayor. Por lo demás, debemos aprender a usar de nuestra Constitución y de nuestras leyes para luchar por otros medios contra semejantes imposiciones, porque todas van a ser ilegales y anticonstitucionales.

Rolando y Jorge Eduardo lo han señalado: si nos imponen la entrega de las “diócesis” petroleras a los privados extranjeros, como se pretende, podemos actuar constitucionalmente y con la ley en la mano, aparte de seguirnos movilizando. Eso debe estar claro. Ya hemos ganado batallas legales y constitucionales. Recordemos sólo nuestra defensa de la ley del DF sobre el aborto. Recordemos también nuestra lucha contra el absurdo del desafuero. Tenemos con qué. Los constitucionalistas y los técnicos de nuestro movimiento dejaron mudos a nuestros oponentes en los foros del Senado. ¿Por qué dudar de nuestra capacidad de debatir?

La fobia de algunos respecto de los chuchos, al final, quedó plenamente justificada y hoy está claro que siempre desearon aliarse con Calderón. De ahí su absurdo triunfalismo. Que Acosta Naranjo se “deslinde” de López Obrador sólo llama a risa. Ni siquiera se da cuenta de que todo mundo lo ve como un hombre sin cualidades para el puesto que desempeña y que en algo se parece a Calderón. Que los gobernadores que llegaron al poder por el PRD secunden a Acosta no debe extrañar. Ellos pelean por sus presupuestos y saben que a veces hay que hacer el ridículo para sacar algo.

Esta lucha queda abierta y tenemos con qué afrontarla: un líder que sabe llamar al pueblo a movilizarse y una ciudadanía informada y deseosa de actuar.



Kikka Roja

Stratfor pondera la insolvencia de la banca en México

Bajo la Lupa
Alfredo Jalife-Rahme

■ Stratfor pondera la insolvencia de la banca en México

Ampliar la imagen El gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz, en el Museo Interactivo de Economía en la ciudad de México, en marzo pasado Foto: Cristina Rodríguez

Stratfor, centro de pensamiento texano-israelí vinculado al Pentágono, pondera la insolvencia de la banca en México, cuyo 80 por ciento es extranjera (otras fuentes aseguran que llega a 92 por ciento). Stratfor se ha caracterizado por su ferocidad contra el gobierno calderonista que coloca entre las economías “más precarias del mundo”, y se jacta de constituir la fuente obligada de consulta geopolítica de las 500 trasnacionales globales de la revista Fortune. Con antelación había catalogado a México como “país fracasado” (ver Bajo la Lupa, 23/05/08) y ahora, en sendos artículos, exhibe su alta vulnerabilidad financiera y económica (Stratfor, 18 y 22/10/08). Por cierto, el centro texano-israelí monitorea una vez por semana a México con un “memorándum de seguridad”. Mientras el gobierno calderonista con sigilo rescataba el “papel comercial” por 3 mil 900 millones de dólares de varias empresas mexicanas en insolvencia (principalmente Cemex, la “favorita de favoritas” de la que es publicista Enrique Krauze Kleinbort), Stratfor difundía lo que se pretendía ocultar: desacredita al caótico Ejecutivo mexicano en “seguridad” por haber engendrado a los criminales “más ricos y mejor organizados del mundo”.

En medio del tsunami financiero estadunidense (que en forma irresponsable ha contagiado al mundo), Stratfor exhibe las amenazas que penden en las finanzas y que pueden llevar a la insolvencia a la banca extranjera en México. Expone que los avatares de Cemex y de las unidades “mexicanas” de las automotrices de Estados Unidos (EU) para colocar 76 millones de dólares en bonos representan las “señales de tiempos perturbadores cuando México siente los efectos de la crisis financiera global”, que han desvalijado una sustancial parte de las reservas de divisas para detener la abrupta devaluación del peso, lo que ha “mermado al de por sí torturado (sic) presupuesto del gobierno dependiente de la caída de la industria petrolera”, en medio de una “guerra crítica contra los cárteles de la droga”.

A su juicio, el “aspecto más vulnerable de la economía mexicana es su exposición al declive del mercado de EU, en particular, el sector exportador mexicano” (más de 80 por ciento de las exportaciones de México se dirigen a EU): la “incipiente recesión de EU seguramente (sic) arrojará la relación bilateral al caos (¡supersic!)”.

Destaca el declive de las remesas que constituyen 3 por ciento del PIB, lo que “expulsará a los inmigrantes ilegales fuera del mercado laboral”.

Considera que “México se encuentra altamente expuesto a la crisis financiera debido a la reducción del fondo común del crédito global y al creciente número de inversionistas nerviosos” (léase: la fuga apátrida de capitales, que otros llaman “golondrinos”). Explica que los inversionistas en los “mercados del tercer mundo (sic)” han huido a “mercados más seguros”, lo que ha apuntalado la revaluación del dólar. Evidencia el cese de los préstamos interbancarios que ha llevado al pánico de los inversionistas, lo que “se ha manifestado en la incapacidad de Cemex para emitir papel corporativo, una seria causa de preocupación para los círculos de negocios en México, lo cual ha exhibido la vulnerabilidad de los bancos en México a la reducción del capital global”.

Dado que “80 por ciento del sector bancario está controlado por entidades foráneas”, entonces,“esto significa que 80 por ciento del crédito doméstico está sujeto a los caprichos (¡supersic!) del crédito internacional”, por lo que “ una grave amenaza a una porción extensa del sector bancario podría provocar un colapso (¡extra supersic!) del sistema bancario. Ahora se entiende el pánico pueril de Guillermo Ortiz Martínez (GOM), “gobernador” del Banco de México, en sus conmovedoras declaraciones al The Financial Times (23/10/08).

A propósito, GOM acaba de restringir la venta de la onza de plata Libertad bajo el pretexto infundado de que la “Casa de Moneda tiene un exceso de trabajo y, por tanto, no puede acuñar las monedas que el público está demandando”. ¡Cómo no!

En Bajo la Lupa (15 y 19/10/08) hemos urgido a la imperativa necesidad de “reinaugurar” una banca nacional, en lugar de que amanezcamos uno de estos días con la lúgubre noticia de que el gobierno calderonista, que representa los intereses trasnacionales en detrimento del patrimonio de los mexicanos, haya rescatado de su insolvencia a la banca foránea que, con nuestro debido respeto y en estricto apego a las “leyes” del “libre mercado”, debe ser abandonada a su muy triste quiebra.

No faltarán publicistas e ingenuos jihadistas neoliberales en México, que aduzcan que Stratfor suena muy “apocalíptico” (adjetivo propagandístico de moda que asestan los cándidos panistas a sus detractores) y que no constituye una publicación especializada en finanzas y economía. Nosotros pudiéramos agregar que el centro texano-israelí suele equivocarse a menudo en tales materias que no son su fuerte. Pero el problema, en medio del pánico global, radica justamente en la difusión de la insolvencia de la banca foránea en México, que, pese a lo que digan los panistas y priístas neoliberales con sus “chachalacas del hampa organizada de los multimedia sovietizados” (los choms), suena más que creíble, ya que sus matrices se encuentran en plena insolvencia, ergo, sus sucursales y filiales en México.

Lo grave consiste en que uno de estos días amanezcamos sin un sistema de pagos y créditos en el país, lo que de facto paralizaría la economía.

¿Cuáles son los bancos favorecidos con el manejo de los ingresos de Pemex que el año pasado obtuvo 104 mil millones de dólares? ¿Lo sabrán los entreguistas congresistas, tan irresponsables como el Poder Ejecutivo, quienes festinan la parcial privatización oculta de la “reforma energética” calderonista-beltronista, que admite hasta The Financial Times (24/10/08)? ¿No será que muchos de los bancos extranjeros favorecidos con el manejo de las cuentas de Pemex se encuentren ya en la insolvencia, cuando apenas vamos en la segunda fase del tsunami financiero, donde todavía falta la cruel y macabra exposición de las “cuentas invisibles” en los “paraísos fiscales” de los ominosos credit default swaps (CDS) que arrojan la cifra antigravitatoria de 55 billones (trillones, en anglosajón)?

Precisamente la irresponsable Cemex y otras grandes empresas en México, volcadas en la demencial especulación financiera que ha provocado la devaluación del peso, apostaron obscenamente a los CDS en el casino de los “derivados financieros”.

Lo mejor de todo es cuando el “sorprendido” GOM, impreca que los “bancos de inversiones han actuado en forma irresponsable y sin ética” al ofrecer los CDS a las empresas mexicanas. ¡Pobrecitos!



Kikka Roja

Reforma petrolera: política desgastada: Tracion al ciudadano, PAN PRI NUEVA IZQUIERDA

Editorial
Reforma petrolera: política desgastada

La Comisión de Energía de la Cámara de Diputados aprobó ayer, en menos de cinco horas y prácticamente sin discusión, los siete dictámenes que integran la llamada reforma petrolera, enviados a esa instancia legislativa tras su aprobación en el Senado. La votación y el aval de los siete documentos se realizó a contrapelo de un acuerdo previo, en la mesa directiva de dicha comisión, de someter a discusión sólo cinco de ellos y dejar para el próximo lunes los dos restantes: la Ley de Petróleos Mexicanos y la ley reglamentaria del artículo 27 constitucional, los componentes más polémicos del paquete de enmiendas en materia petrolera. Tal circunstancia provocó que los legisladores del Frente Amplio Progresista –a excepción de los pertenecientes a la corriente Nueva Izquierda– abandonaran la sesión.

Cabe señalar, por principio de cuentas, que la forma en que se consumó esa aprobación –fast-track, sin espacio para el debate– constituye un factor inadmisible en el ámbito de un país pretendidamente democrático: la insistencia de los diputados del PRI y el PAN por acelerar los procesos de votación, el rechazo sistemático de esa coalición legislativa de facto a las impugnaciones de los opositores y el mayoriteo aplicado a lo largo de la sesión son elementos que remiten inevitablemente a las prácticas empleadas en tiempos del priísmo gobernante, las cuales, a lo que puede verse, se mantienen a pesar del cambio de logotipos y siglas en la Presidencia de la República y de la conformación de un Legislativo pluripartidista.

La premura con que se intenta aprobar la reforma petrolera en la Cámara de Diputados pareciera obedecer a una táctica del grupo en el poder para eludir las manifestaciones de descontento ciudadano previstas a realizarse la semana entrante, lo que refuerza la idea de que las intenciones privatizadoras no han sido erradicadas del todo, sino acaso matizadas, y pudieran avanzar, así sea de manera furtiva, por las ambigüedades y las imprecisiones que persisten. Estas suspicacias podrían desactivarse si existiera voluntad política, por parte de los grupos parlamentarios, de incluir en las leyes discutidad una frase que cancele explícita y puntualmente la posibilidad de conceder a los particulares áreas exclusivas del territorio nacional en los contratos de exploración y perforación, pero la actitud observada ayer en San Lázaro no aporta elementos alentadores en ese sentido.

Por añadidura, el episodio que se comenta constituye un factor de desencanto con relación a la clase política en su conjunto y la forma en que se dirimen los asuntos públicos en este país. Si al interior de los órganos de representación popular no existe espacio para la reproducción de las demandas que se originan fuera de ellos, no es de extrañar que la ciudadanía busque formas de expresión alternas. En este marco se inserta, precisamente, el movimiento en defensa del petróleo que encabeza el ex aspirante presidencial Andrés Manuel López Obrador, cuya valía radica justamente en haber frenado, mediante acciones cívicas y pacíficas, el designio abiertamente privatizador que encerraba la iniciativa presidencial, e impedir, con ello, que se consumara un grave atropello a la soberanía nacional.

Al día de hoy debiera ser una obviedad decir que, en democracia, la obligación de los legisladores es atender, comprender y dar cauce a las necesidades y demandas de sus representados, porque en éstos se sostiene y justifica el cargo público que detentan. Tales consideraciones son, sin embargo, necesarias, porque lo observado ayer en San Lázaro no abona a la consolidación de un país democrático, en el que se respete la pluralidad y el disenso; evidencia, en cambio, una crisis de representatividad en el modelo vigente y un desgaste sostenido de la política nacional.


Kikka Roja

AUDIO VIDEO: AMLO: Discurso Domingo 26 octubre 2008: Monumento a la Revolucion: Resistencia Lopez Obrador: Defensa del Petroleo y economia popular

Notificaremos a las trasnacionales petroleras que no permitiremos que se lotifique el territorio nacional, informa López Obrador
www.gobiernolegitimo.org.mx
... .
Los convoco a que, desde las 8 de la mañana, nos congreguemos en el zócalo para marchar hacia la Cámara de Diputados, ¿estamos de acuerdo? Les adelanto que la defensa del petróleo va a continuar. Vamos a defender nuestro territorio y la soberanía nacional. Además de lo del martes, seguirán las movilizaciones; haremos valer todos los recursos a nuestro alcance. Estaremos presentes cuando se quiera aprobar el reglamento de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, en el que se pretende decidir sobre la asignación de los bloques.
México, Distrito Federal Domingo 26 de octubre de 2008

* Discurso del presidente legítimo de México, Andrés Manuel López Obrador, ante brigadistas del Movimiento Nacional en Defensa del Petróleo, en el Monumento a la Revolución
Amigas y amigos:

Como hemos venido diciendo y todos sabemos, estamos librando la lucha por la defensa del petróleo en medio de una tremenda crisis económica y de descomposición social. De modo que, en estos momentos aciagos, lo primero es tener claridad de lo que está pasando, para evitar que por la fatiga y el bombardeo en nuestra contra, en los medios de comunicación, nos precipitemos, tomemos decisiones equivocadas y cometamos errores. En primer término, es indispensable saber cómo se originó esta crisis económica. Como lo hemos dicho en otras ocasiones, la crisis de México viene de tiempo atrás pero se ha profundizado desde el inicio de la década de los ochenta, cuando un grupo de potentados, sintiéndose dueños del mundo, ordenó a sus técnicos y a sus políticos diseñar y aplicar un modelo que le permitiera apoderarse por completo de los estados nacionales, de los recursos naturales y de los bienes de la inmensa mayoría de los seres humanos. Para ello, los ideólogos de la derecha inventaron una serie de recetas y recomendaciones que, machaconamente, con el apoyo de los medios de comunicación, fueron imponiendo en la mente de millones de personas para tratar de justificar su política de pillaje. Así, divulgaron y convirtieron en dogma criterios tan absurdos como el de imponer la dictadura del mercado; proclamar el fin de la historia; la desregulación por completo de la economía y del sistema financiero; la privatización como la panacea; la utilización del Estado sólo para proteger y rescatar a las minorías privilegiadas y la contención salarial y la cancelación de la seguridad social.

También postulaban, y siguen sosteniendo, que el nacionalismo económico es una expresión retrógrada que debía desaparecer; que la soberanía nacional es un concepto caduco que estaba superado y en vías de disolución; que los potentados y los tecnócratas no son corruptos; que el capital internacional es la solución; que debía predominar lo económico sobre lo político y lo social; que debían bajarse los impuestos a los de arriba y cobrar más a los de abajo; que el Estado abandonara su responsabilidad social; y que si le iba muy bien a los de arriba, les iría bien a los de abajo; que si llovía fuerte arriba, goteaba abajo, como si la riqueza en sí misma fuese permeable o contagiosa. Con todos estos llamados “paradigmas”, que no son más que una retacería de mentiras sin fundamento teórico ni científico, los barones del dinero y sus ideólogos llegaron a imponer el orden del día, la agenda, las llamadas “reformas estructurales”, los marcos legales y las políticas de los gobiernos, haciendo a un lado o sometiendo a los poderes públicos nacionales e internacionales. En el caso de México, estas políticas fueron secundadas y llevadas a la práctica por un grupo de traficantes de influencias, especuladores, banqueros y políticos corruptos. Aquí no sólo se adoptaron todos estos dogmas de manera ortodoxa sino que se utilizaron como parapeto para llevar a cabo el peor saqueo de las riquezas y de los bienes de la nación que se haya registrado en toda la historia de nuestro país. A esta política de pillaje se debe la actual tragedia nacional. El saldo ha sido devastador. Hoy, México es un país en ruinas cuyo extraordinario pueblo ha sido condenado a la sobrevivencia. Ya no hay movilidad social y ahora, para salir adelante, sólo han dejado el camino de la migración. Millones de familias están padeciendo por falta de empleo o porque sus ingresos no les alcanzan para lo más indispensable.

A los jóvenes se les ha cancelado el futuro pues son rechazados en las universidades públicas y no tienen para pagar las cuotas de las universidades privadas; tampoco tienen trabajo, por lo que se les orilla a migrar o a tomar el camino de las conductas antisociales. Muchos mexicanos viven hacinados, enfermos y sin seguridad social. Las colonias exclusivas donde viven los potentados, los centros turísticos, las plazas comerciales y un corto etcétera, no son más que islotes en un océano de marginación y pobreza. Y, desde luego, los responsables de toda esta infamia tienen nombre y apellido. Baste un ejemplo: en 1992, Carlos Salinas de Gortari, en pleno auge privatizador, decidió modificar una ley secundaria para permitir la participación de particulares, nacionales y extranjeros, en la generación de la energía eléctrica que, de acuerdo con el artículo 27 de la Constitución, es una actividad reservada en exclusiva al Estado mexicano.

Es decir, están violando la Constitución. También en ese mismo año, con la idea de privatizar la industria petrolera, Salinas dividió a Pemex en cuatro subsidiarias; una de ellas, la de Gas y Petroquímica Básica. Hoy, por esa reforma, la Comisión Federal de Electricidad está comprando a empresas privadas, a precios elevadísimos, el 40 por ciento de la energía eléctrica que consumimos. Y todo esto, al final lo paga el pueblo por partida doble: o sea, se subsidia con dinero del presupuesto a estas empresas privadas y, al mismo tiempo, se cobran altar tarifas de luz a los consumidores. Nada más en lo que va del año, los recibos han aumentado 100 por ciento. Pero, ¿quiénes son los que se benefician de este jugoso negocio? Los grandes empresarios y los políticos corruptos. Tengo pruebas, que voy a entregar ahora, de cómo el principal asesor de Carlos Salinas de Gortari, José Córdoba Montoya, y Claudio X. González, también salinista y actual presidente del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios, están asociados en una empresa que le vende energía a la Comisión Federal de Electricidad, y mantienen contratos con Pemex Gas y Petroquímica Básica. Imagínense cuánta inmoralidad hay en todo esto, si en el gobierno de Salinas se hizo la reforma para privatizar la industria eléctrica y ahora, el que era jefe de su oficina y principal asesor, es empresario del sector energético. Y esa es la situación de Calderón, Mouriño, Elías Ayub y otros más. De modo que este es el mal que más aqueja y atormenta a la nación. Esto es lo que está detrás de la privatización de Pemex. Esta corrupción es lo que más ha generado desigualdad social y ha hundido al país. Y por eso, precisamente, es que estamos padeciendo más de la cuenta ante el derrumbe del modelo económico neoliberal. Todo esto que, desgraciadamente está pasando, lo advertimos desde la campaña por la Presidencia. Dijimos, una y otra vez, que había que cambiar la política económica neoliberal, abolir los privilegios y cortar de tajo la corrupción. Que el principal objetivo del gobierno debía ser impulsar las actividades productivas, crear empleos y garantizar el bienestar del pueblo.

Sin embargo, después del fraude y de la imposición de un pelele en la Presidencia, este grupo ha seguido dominando. A pesar del rotundo fracaso de las políticas neoliberales y del daño que están causando a la mayoría del pueblo y de la nación, siguen aferrados a lo mismo y no están dispuestos a ceder en nada, aunque terminen de destruir a México. No quieren aceptar que procurar el crecimiento económico de (unos) pocos con el sacrificio y la miseria de (otros) muchos, no sólo produce una monstruosa desigualdad económica y social sino que desata la inseguridad y la violencia e impide la gobernabilidad democrática. Por eso, no podemos claudicar y tenemos el ineludible deber de seguir gobernando desde la sociedad, en defensa del pueblo y de la nación.

Amigas y amigos:

Hacia delante, yo les propongo que unamos, estrechamente, la defensa de la economía popular con la defensa del petróleo. Tengamos presente que la devaluación y la actual crisis económica y financiera ya ha provocado, en sólo 30 días, la pérdida del 25 por ciento de los ingresos y de los bienes de la mayoría del pueblo de México. Tenemos que luchar para que se frene de inmediato este deterioro y se logre la recuperación, de cuando menos lo perdido en los últimos tiempos, mediante la aplicación urgente de políticas económicas y presupuestales en beneficio del pueblo. No podemos aceptar pasivamente que, como ya lo están haciendo (con el uso de las reservas internacionales del país), se utilice al Estado sólo para rescatar a los de arriba; tampoco podemos permitir que el gobierno usurpador recurra al Fondo Monetario Internacional para aplicar las recetas de siempre que, una y otra vez, han fracasado. Se trata de establecer un manejo de la crisis aplicando un modelo propio que tenga como elementos fundamentales los siguientes:
1. Evitar despidos de trabajadores y un mayor desempleo. Para este propósito, cualquier apoyo de crédito que dé el gobierno usurpador a las empresas, debe estar condicionado a que no despidan trabajadores. Asimismo, se debe llevar a cabo un programa emergente de construcción de obras públicas para reactivar la economía y generar empleos.

2. Establecer el congelamiento de precios de los alimentos, impuestos y servicios y lograr la reducción del costo de los energéticos. Vamos a luchar para que se congelen los precios de la tortilla, pan, agua, leche, huevo, frijol, lenteja, arroz, aceite, carne de res, cerdo y pollo, café, azúcar, pastas, teléfono, transporte público, medicamentos, renta de viviendas, colegiaturas, predial y peajes de carreteras. Inclusive, deben bajar de inmediato; entre otras razones, por el desplome del precio del petróleo, las gasolinas, el diesel, el gas y la energía eléctrica.

3. Debe exigirse que el Estado intervenga de inmediato para frenar la caída de los ahorros o fondos de pensiones de los trabajadores que, de forma irresponsable, se colocaron en las Bolsas de Valores y que, con el derrumbe financiero, han perdido en estos últimos días del 20 al 30 por ciento de su valor. Y es urgente evitar una mayor pérdida en el patrimonio de 39 millones de trabajadores y de la clase media.

4. Que se aumente el presupuesto destinado al campo; se establezcan precios de garantía y subsidios al fertilizante y a otros insumos. Debe garantizarse la autosuficiencia alimentaria y crear reservas de granos básicos.

5. Establecer el Estado de Bienestar, otorgando becas a todos los estudiantes de preparatoria del país; aumentar el presupuesto a todas las universidades públicas; entregar pensiones alimentarias a todos los adultos mayores del país, así como apoyos a madres solteras y personas con discapacidad; y garantizar la atención médica y los medicamentos gratuitos a quienes no cuentan con seguridad social; también deben devolverse los ahorros a los ex braceros y cancelarse la llamada Alianza Educativa, que agrede al sector magisterial.
Estas medidas las tenemos que hacer valer informando y orientando a la gente y exigiendo a los legisladores que, en el Presupuesto de 2009 que, actualmente, se está discutiendo en la Cámara de Diputados (y que se tiene que aprobar antes del 15 de diciembre), se contemplen partidas y subsidios con este propósito. Al mismo tiempo, exigiremos que se reduzca el gasto superfluo de la alta burocracia, empezando por bajar a la mitad los sueldos de los altos funcionarios públicos, incluyendo al presidente usurpador, a los ministros de la Corte y a diputados y senadores. Sería ofensivo que, ante esta grave crisis económica, ni siquiera se tomara una medida de esta naturaleza. Todo esto lo tenemos que respaldar con la movilización ciudadana; es decir, nuestras brigadas en defensa del petróleo también se ocuparán de la protección de la economía popular. Pero no sólo eso: tenemos que organizarnos para crear oficinas de orientación a la gente y defender su trabajo; evitar cobros indebidos de agua, predial, teléfono, luz y otros servicios; llegar, inclusive, a organizar comedores populares en las colonias y en los pueblos más pobres de México.

También, ante la falta de información, debemos presionar, protestar y movilizarnos para que los medios de comunicación —sobre todo, la televisión— actúen con responsabilidad y cumplan su función pública. Mucha responsabilidad tienen los medios de comunicación en todo este desastre en el que está sumido el país. No sólo por la manipulación que ejercen sino, principalmente, por lo que callan o dejan de informar. Es lamentable que en los medios de comunicación no se traten con rigor y profesionalismo los grandes y graves problemas nacionales; los asuntos que, verdaderamente, afectan a los mexicanos. Por eso es necesario hacer valer el derecho a la información. Actualmente se padece de una especie de totalitarismo, de dictadura, en el manejo de los medios de comunicación. Al grado tal que hay sectores de la población, sobre todo de la clase media, que creen estar informados cuando, en realidad, todo lo que saben y repiten proviene de lo que difunden los delincuentes de cuello blanco, a través de sus medios de comunicación. Pero lo más grave es que esto ha llevado a que no se exprese plenamente la fuerza de la opinión pública para hacer contrapeso a las políticas y actitudes irresponsables que se han venido imponiendo. Para decirlo de otra manera: si los medios de comunicación actuaran con criterios democráticos y no estuviesen empeñados en defender, hasta la ignominia, al actual régimen, habría menos abusos de poder, menos impunidad y existiría una sociedad mejor.

También nosotros tenemos que seguir construyendo medios alternativos de comunicación, y cada uno de nosotros debe convertirse en un medio de comunicación. Así como lo hicimos en el caso del petróleo, los brigadistas debemos informar casa por casa, colonia por colonia, pueblo por pueblo, con volantes e historietas acerca de la situación económica y de las acciones que lleva a cabo y seguirá realizando nuestro movimiento. Ahora bien. Como dije al principio, en medio de esta crisis económica y de descomposición social, tenemos que seguir defendiendo el petróleo. Es claro y del dominio público que, lo hasta ahora logrado, se debe en lo fundamental a nuestro movimiento. No olvidemos que tanto la propuesta inicial de Calderón como la del PRI, iban orientadas a privatizar casi toda la industria petrolera. Tengamos presente que querían legalizar la privatización de la refinación, el transporte, los ductos y el almacenamiento de petrolíferos. Y eso lo paramos. Así como también se avanzó en otras demandas. Por ello, haciendo a un lado la campaña oficialista y tendenciosa en el sentido de que habíamos triunfado, muchos compañeros, de buena fe, intelectuales, técnicos y expertos, sostenían que era el momento de aceptar lo hasta ahora logrado; vigilar que se cumplieran los compromisos y seguir luchando para evitar cualquier retroceso que signifique violar la Constitución, privatizar o que continúe la corrupción en Pemex.

Sin embargo, como es sabido, por decisión mayoritaria el pasado miércoles en el Hemiciclo a Juárez, de manera democrática se decidió iniciar las acciones de la resistencia civil hasta lograr que se incluyan en la reforma en materia de petróleo, las demandas pendientes de nuestro movimiento. Sobre todo, la prohibición expresa para no permitir la asignación a compañías nacionales o extranjeras, de bloques o áreas del territorio o de las aguas nacionales para la exploración y producción de petróleo. Aquí quiero informar que este tema, además de haberlo planteado públicamente con anticipación, me tocó comentarlo con nuestros senadores de las comisiones de Energía y de Asuntos Legislativos, cuando se estaban elaborando los dictámenes. Me consta que Pablo Gómez y Dante Delgado insistieron en que se aceptara la fracción séptima del Artículo 60 de la Ley de Petróleos Mexicanos, para incorporar la prohibición de entregar áreas o bloques del territorio, en exclusiva, a compañías extranjeras. Sin embargo, tanto los senadores del PRI como los del PAN siempre terminaron por rechazarla, a pesar de que consultaron, quién sabe con quién y adónde. Lo cual, como es lógico, nos generó mayores sospechas.

¿Qué significa esto de los bloques? En esencia, se trata de que toda la zona petrolera del país —terrestre y marítima— sería lotificada para conceder estos bloques a empresas extranjeras que manejarían, en exclusiva, la exploración y la producción de petróleo. Con este proyecto, por ejemplo, el área clasificada como Aguas Profundas, que abarca una superficie de 575 mil kilómetros cuadrados en el Golfo de México, y que significa más de una cuarta parte del territorio nacional, sería dividida en 115 bloques o lotes de 5 mil kilómetros cuadrados cada uno. Es como ceder a pedazos nuestro territorio a empresas extranjeras. Para tener una idea: cada bloque sería del tamaño de estados como Tlaxcala, Morelos, Colima o Aguascalientes. Este modo de operar de las compañías petroleras extranjeras ya se aplica en el Golfo de México en la parte de Estados Unidos, así como en Rusia, Cuba, Ecuador, Venezuela, Brasil, Perú y Bolivia, entre otros países productores de hidrocarburos.

Nada más que es necesario decir que, en la mayoría de estos países, este tipo de contratos se suscribieron cuando había gobiernos de derecha sometidos a intereses extranjeros. Sin embargo, los actuales gobiernos están cancelando estos contratos y recuperando su soberanía; es decir: aquí quieren aceptar lo que en el mundo ya viene de regreso. Este asunto es el que más interesa a las cúpulas del PRI y del PAN y, desde luego, a las compañías extranjeras. Por eso la rabia en contra nuestra. No permitimos el engaño. Se les está cayendo su numerito. Decían que no había privatización pero no tardaron mucho en enseñar el cobre. En poco tiempo todo se ha venido aclarando. Recordemos que, el mismo jueves que se aprobó en lo general dicha reforma en la Cámara de Senadores, legisladores de los partidos del Frente Amplio Progresista pidieron que se discutiera en lo particular este asunto. Sin embargo, a pesar de que se reservó el Artículo 60, por votación mayoritaria de los senadores del PRI y del PAN, se desechó sin argumento alguno el que se debatiera este tema. Es más: al día siguiente de la aprobación de las reformas, el viernes en la columna Capitanes de la sección Negocios del periódico Reforma, publicada bajo la responsabilidad editorial de ese diario, se dio a conocer una información que deja al descubierto la gran trampa “escondida” en la reforma petrolera aprobada en el Senado de la República. El texto es el siguiente:

“PETROLERAS PENDIENTES
“Calladas pero cabildeando. Así andan las huestes de grandes petroleras como Shell, Exxon Mobil, Petrobras, Statoil Hydro y hasta Chevron. “Aunque no han fijado una postura abiertamente, está claro que no descartaron de facto su posible intervención en la producción de hidrocarburos bajo las reglas de la reformita que ya pasó el Senado. “La primera tarea que encargaron a su equipo en México está en manos de firmas de abogados locales, agremiados en la Asociación Mexicana de Derecho Energético, que preside Tomás Mueller Gastell “Su misión: interpretar los esquemas contractuales que detonarán los cambios realizados a la Ley Reglamentaria del 27 constitucional en el ramo petrolero. “La segunda tarea está en manos de las áreas de desarrollo de negocios. “Estas analizan la conveniencia de entrar a las nuevas opciones que dará Pemex, bajo la modalidad legal de contratos de servicio. “Antes de eso falta un último paso. “Ahora que las leyes están casi planchadas, sigue el reglamento de la Comisión Nacional de Hidrocarburos. “Esta decidirá sobre la asignación de bloques para la exploración y producción de hidrocarburos, el tiempo de adjudicación mediante contratos de servicios y las medidas para la asignación de incentivos económicos. “Así que las extranjeras no pierden de vista el proceso, pues no descartan que pese a la “reforma chiquita” al final todavía puede salir algún negocio interesante”.

Ayer sábado, cuando dimos a conocer esta información en un manifiesto publicado en el periódico La Jornada, plantee las siguientes interrogantes: ¿qué dirán ahora nuestros detractores? ¿Se atreverán a reconocer con honestidad que nos asiste la razón? Digan lo que digan, actúen como actúen, lo cierto es que la verdad, como la esperanza, es una fuerza muy poderosa y siempre termina por imponerse. Por eso, nosotros hemos tomado la decisión de presentarnos el martes ante la Cámara de Diputados, para continuar con la resistencia civil pacífica y apoyar a nuestros diputados que, seguramente, van a defender el petróleo con firmeza y patriotismo.

Los convoco a que, desde las 8 de la mañana, nos congreguemos en el zócalo para marchar hacia la Cámara de Diputados, ¿estamos de acuerdo? Les adelanto que la defensa del petróleo va a continuar. Vamos a defender nuestro territorio y la soberanía nacional. Además de lo del martes, seguirán las movilizaciones; haremos valer todos los recursos a nuestro alcance. Estaremos presentes cuando se quiera aprobar el reglamento de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, en el que se pretende decidir sobre la asignación de los bloques.

Recurriremos también al amparo y a otras medidas legales para lo cual, estoy seguro, contaremos con el apoyo de los mejores abogados de México. Inclusive, acudiremos a foros internacionales y daremos aviso, a cada una de las compañías extranjeras, en el sentido de que no permitiremos que se les entregue en pedazos nuestro territorio, para que sepan a qué atenerse. Vigilaremos cada una de las decisiones que tengan que ver con éste y otros asuntos. Y todo esto será apoyado con la movilización ciudadana, de modo que no se saldrán con la suya.

Amigas y amigos:
Esta lucha continúa. Y no sólo eso: tenemos por delante muchas otras tareas.
Aquí conviene recordar que nuestra meta principal es la transformación de la vida pública de México. Y es hasta que logremos ese objetivo cuando se pueda decir que ya cumplimos. Pero, inclusive, habrá quienes ni entonces se sentirán satisfechos y podrán sostener, con razón, que luchar por la justicia, la libertad, la dignidad y la auténtica democracia, es una forma de vida y que dejar de luchar es como comenzar a morir.

De lo que no hay duda es que nuestra misión es profundamente humana.
No hay satisfacción más grande que luchar por los demás y por causas justas.

Aquí quiero hacer un reconocimiento a los técnicos, expertos e intelectuales que, desde posiciones independientes y ejerciendo a plenitud su libertad, han aportado a este movimiento no sólo sus conocimientos, experiencias sino, sobre todo, su entrega desinteresada al pueblo y a la nación. De manera particular, nuestro agradecimiento a los integrantes del Comité de Intelectuales en Defensa del Petróleo. Y un homenaje sincero a todas y a todos ustedes que son el alma y lo más importante de nuestro movimiento. Por último, no dejemos de tener presente que esta lucha ha sido, es y seguirá siendo pacífica. Nunca caigamos en la trampa de la violencia. Eso es lo que quisiera la derecha autoritaria y retrógrada, pero se quedarán con las ganas. Van a seguir con sus campañas de odio y calumnia pero nunca podrán callarnos ni cooptarnos ni someternos. Vamos a seguir, serenamente, luchando con nuestra conciencia tranquila en pos de nuestros ideales y principios y con la frente en alto.

¡Defendamos el petróleo, nuestro territorio y la soberanía nacional!
¡Viva la Resistencia Civil Pacífica!
¡Viva México!
¡Viva México!
¡Viva México!

• • • • •


¿Se atreverán a reconocer con honestidad que nos asiste la razón?, pregunta López Obrador a sus detractores
México, Distrito Federal Sábado 25 de octubre de 2008
* Carta del presidente legítimo de México, Andrés Manuel López Obrador, al pueblo de México
Al Pueblo de México. A todos los defensores del petróleo.

Amigas y amigos.

El día de ayer, en la columna Capitanes, de la sección Negocios del periódico Reforma, bajo la responsabilidad editorial de ese diario, se da a conocer una información que deja al descubierto la gran trampa “escondida” en la reforma petrolera aprobada en el Senado de la República.

El texto es el siguiente: “PETROLERAS PENDIENTES

“Calladas, pero cabildeando. Así andan las huestes de grandes petroleras, como Shell, Exxon Mobil, Petrobras, Statoil Hydro y hasta Chevron. “Aunque no han fijado una postura abiertamente, está claro que no descartaron de facto su posible intervención en la producción de hidrocarburos bajo las reglas de la reformita petrolera que ya pasó el Senado. “La primera tarea que encargaron a su equipo en México está en manos de firmas de abogados locales, agremiados en la Asociación Mexicana de Derecho Energético, que preside Tomás Mueller Gastell. “Su misión: interpretar los esquemas contractuales que detonarán los cambios realizados a la Ley Reglamentaria del 27 constitucional en el ramo petrolero. “La segunda tarea está en manos de las áreas de desarrollo de negocios. “Estas analizan la conveniencia de entrar a las nuevas opciones que dará Pemex, bajo la modalidad legal de contratos de servicio. “Antes de eso falta un último paso. “Ahora que las leyes están casi planchadas, sigue el reglamento de la Comisión Nacional de Hidrocarburos. “Esta decidirá sobre la asignación de bloques para la exploración y producción de hidrocarburos, el tiempo de adjudicación mediante contratos de servicios y las medidas para la asignación de incentivos económicos. “Así que las extranjeras no pierden de vista el proceso, pues no descartan que pese a la “reforma chiquita” al final todavía puede salir algún negocio interesante.” Ante esta evidencia, ¿qué dirán ahora nuestros detractores?; ¿se atreverán a reconocer con honestidad que nos asiste la razón? Digan lo que digan, actúen como actúen, lo cierto es que la verdad, como la esperanza, es una fuerza muy poderosa.

Andrés Manuel López Obrador
Presidente Legítimo de México

• • • • •


Kikka Roja

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...