BUSCA, BUSCADOR

viernes, 7 de agosto de 2009

Los pueblos no quieren gobiernos impuestos por militares: AMLO

  • El presidente de Honduras fue elegido democráticamente y merece respeto, afirma
  • Los pueblos no quieren gobiernos impuestos por militares: AMLO
  • Insta a pobladores a votar por un candidato progresista en la elección de Oaxaca en 2010
Foto Andrés Manuel López Obrador, en la reunión que sostuvo con habitantes de Santa Cruz Itunduja, municipio ubicado en la región Mixteca de OaxacaFoto La Jornada
Fabiola Martínez Enviada

Santa Cruz Itundujia, Oax., 6 de agosto. Andrés Manuel López Obrador afirmó que los pueblos no quieren gobiernos golpistas, impuestos por los militares o las armas, y sostuvo que el presidente de Honduras, Manuel Zelaya, debe ser respetado porque fue electo de manera democrática.

La verdad es que el gobierno de Honduras, electo de manera democrática, debe ser respetado. En ese país hubo golpe de Estado. En México lo recibieron como debe ser, como jefe de Estado, manifestó durante su tercer día de recorrido por comunidades mixtecas; municipios regidos por usos y costumbres a los cuales sólo se llega por caminos sinuosos y de terracería.

El tabasqueño fue mencionado la víspera por el mandatario de Honduras durante su visita a México, al citar una frase del peruano Víctor Raúl Haya de la Torre acerca de que en los países de la región es mejor sentirse presidente que serlo. Y eso se lo digo a Andrés Manuel López Obrador, que me está escuchando en diferentes lugares, manifestó Zelaya.

El movimiento seguirá vivo

En respuesta al gesto del hondureño, el tabasqueño advirtió que el movimiento que encabeza seguirá vivo. El presidente de Honduras hizo ayer una mención sobre nuestro movimiento y hoy dicen que eso no estuvo bien, porque no quieren ni que nos mencionen; quisieran que estuviéramos proscritos. Esa es una actitud de intolerancia de la derecha. Pero no nos vamos a salir de esta lucha, advirtió.

López Obrador recorrió este jueves seis municipios, incluidos algunos de la Sierra Sur, del distrito judicial de Putla. En todos es alto el grado de marginación, a pesar de la riqueza forestal, que es dominada por acaparadores.

Muchos de los pobladores tienen miedo a las represalias que puedan adoptar esos caciques, y sólo al mencionar sus nombres bajan la voz: son las familias grandes de aquí, sostienen.

En esta zona mixteca nueve alcaldes firmaron una carta para advertir que no darían condiciones de seguridad a López Obrador.

El ex candidato presidencial visitó San Andrés Cabecera Nueva, Santa Cruz Itundujia y Santa Lucía Monteverde. Ahí se refirió a las condiciones de pobreza en que vive la mayoría de los mexicanos y al endeble sistema de justicia.

Dijo que un lunes próximo irá a la Suprema Corte de Justicia de la Nación para solicitar el cambio de nombre de esta instancia. Se llama Suprema Corte y eso es lo que menos hace. Voy a proponer que mejor se llame Tribunal del Poder Supremo Oligárquico de México, expresó.

Esto, porque en el Poder Judicial se dijo que será validado el uso de la fuerza pública que ordenó el gobierno de Ulises Ruiz en 2006; es decir, no se sancionará la violación a los derechos humanos durante el conflicto social que se desarrolló en esa entidad.

En esta gira, López Obrador es acompañado por los senadores por Oaxaca, Gabino Cué y Salomón Jara, quienes solicitaron a los pobladores que no desperdicien la oportunidad de votar por un candidato progresista en la contienda para renovar la gubernatura en 2010.

Si se da el cambio, dijo López Obrador, será un acontecimiento nacional e internacional, y dirán a sus hijos y nietos que luego de más de 80 años de dominio priísta la gente dijo basta al régimen de opresión. Deben pensarlo bien y decir basta a Ulises Ruiz, el prepotente y cacique que ordenó –por conducto de sus delegados, que hacen las veces de jefes políticos del porfiriato– que cerraran las puertas de los palacios municipales.

“Por eso –agregó– insisto en que deben decir no a los caciques y votar para que se termine la pesadilla oaxaqueña de gobernantes mediocres y ladrones.”

kikka-roja.blogspot.com/

Manuel Zelaya viaja sin que lo despida Felipe Calderón: (EMP lo calla)

Elementos del EMP le impiden hablar con reporteros
Manuel Zelaya viaja a Nicaragua sin que lo despida Felipe Calderón
Claudia Herrera Beltrán

El presidente Felipe Calderón ya no se despidió personalmente de su homólogo de Honduras, Manuel Zelaya, aun cuando tuvo oportunidad de hacerlo al arribar al hangar presidencial unos ocho minutos antes de que su invitado llegara a ese lugar para abordar el avión que lo llevó de regreso a Nicaragua.

Antes de salir de la ciudad de México, Zelaya tuvo un incidente con elementos del Estado Mayor Presidencial (EMP), quienes le impidieron hacer declaraciones a los representantes de la prensa.

Cuando el hondureño se acercó a la puerta del salón de protocolo del hangar para hablar con los reporteros que retornaban de la gira que Calderón realizó por Tamaulipas, un elemento del EMP cerró la puerta.

En su intento por conversar con los reporteros, el mandatario hondureño se acercó a otra puerta que conecta con la sala de prensa e intentó abrirla, pero no tuvo éxito. Entonces hizo señas y dijo algo para que le permitieran el paso, pero ninguno de los militares accedió a abrirla.

Entonces Zelaya optó por utilizar su teléfono celular y después posó para que le tomaran fotografías con sus colaboradores, entre los que estaba la embajadora de Honduras en México, Rosalinda Bueso. También se encontraba ahí el embajador de México en Honduras, Tarsicio Navarrete.

Como no se logró el contacto con Zelaya, el ministro de la presidencia de Honduras, Enrique Flores, explicó que el mandatario tenía que participar en los actos oficiales que prepararon para su despedida, que forman parte del protocolo.

Antes de abordar el avión que le prestó el gobierno de Venezuela, Flores señaló que se iban muy satisfechos con la visita, ya que en México se repudió el golpe militar y los gobiernos federal y del Distrito Federal, así como los partidos políticos y organizaciones civiles, brindaron apoyo unánime y cálido a su presidente.

Explicó que varios mandatarios ofrecieron prestar un avión a Zelaya, entre los cuales mencionó al propio Calderón; Óscar Arias, de Costa Rica, y Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil.

Flores resaltó que en su estadía en el país no gastaron ni un peso mexicano, ya que el pueblo, por conducto del gobierno, les brindó seguridad, alojamiento y alimentación.

Proveniente de la ciudad de Reynosa, Calderón arribó después de las 16 horas al hangar presidencial y de inmediato abordó un helicóptero para dirigirse a la residencia oficial de Los Pinos. Minutos después llegó Zelaya pero, a diferencia de las épocas en que sus antecesores aprovechaban alguna coincidencia para despedir a sus invitados, esta vez no ocurrió así.

Manuel Zelaya, finalmente, partió de México a las 16:45 horas con destino a Managua.

kikka-roja.blogspot.com/

Niños músicos SI tienen graves daños en ojos, 60 integrantes de la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de México (OSIJM), LA SEP MIENTE

  • Indignación generalizada, piden destituir a Enrique Barrios y Sergio Ramírez Cárdenas
  • Parte médico refuta a la SEP; niños músicos tienen graves daños
  • La idea de dar un concierto de improviso no fue de la dependencia, sino del titular de la orquesta, corroboran testigos
  • Violinista de 12 años tiene lesiones como las de un soldador sin protección
Foto Algunos atrilistas de la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de México que resultaron con lesiones en los ojos a raíz del concierto que, fuera de programa, ofrecieron el pasado sábado en las instalaciones de la SEP, esperaban, un día después, ser trasladados a sus lugares de origenFoto Jesús Villaseca
Ángel Vargas

En contraste con lo que sostiene la Secretaría de Educación Pública (SEP), sí existe por lo menos un caso de daño grave a la salud entre los cerca de 60 integrantes de la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de México (OSIJM), quienes sufrieron lesiones en los ojos y quemaduras en la piel como consecuencia del concierto que la agrupación ofreció el sábado anterior, fuera de programa, en la sede de esa dependencia federal.

Se trata de un violinista de 12 años de edad quien, según datos recabados por La Jornada, es el más afectado tras esa presentación musical efectuada a pleno rayo de sol durante más de dos horas.

A raíz de esa afectación, el atrilista ni siquiera pudo ir al concierto que la orquesta efectuó en la tarde de ese mismo día en el Centro Nacional de las Artes (CNA) y debió ser trasladado de emergencia en ambulancia al hospital para Prevenir la Ceguera, en Coyoacán, donde más tarde fueron llevados y atendidos el resto de sus compañeros lesionados, según relata en entrevista la madre del músico, quien pidió reservar su identidad y la de su hijo, así como otros datos personales, para evitar cualquier represalia.

Apoyo de Fomento Musical

Madre e hijo regresaron el domingo a su lugar de origen, fuera de la ciudad de México, donde al día siguiente consultaron a un oftalmólogo particular, el cual, asevera la señora, nos dijo que nuestro hijo llegaba muy mal, con quemaduras a nivel de córneas, un tipo de quemaduras que, nos explicó, él sólo había visto en un soldador que trabajó sin protección entre ocho y 10 horas.

El ojo izquierdo del violinista es el más dañado, según el diagnóstico del especialista, quien tranquilizó a los padres del menor asegurándoles que la lesión es reversible. Inclusive la noche del miércoles, el médico le retiró el parche que cubría el ojo.

Sin embargo, refiere la madre del afectado, hasta este jueves la vista del niño era borrosa y, con base en la prescripción médica, los ojos de su hijo no estarán al ciento por ciento cuando menos en 15 días, lapso durante el cual deberá permanecer en tratamiento contra la quemadura ocular, alejado de la luz solar y en un cuarto oscuro.

Este parte médico contradice la versión del titular de la SEP, Alonso Lujambio, quien atribuyó las afecciones en los ojos y las quemaduras en la piel de los pequeños artistas a una situación que cotidianamente se presenta por estar expuestos al sol y la contaminación en la ciudad de México.

También contrasta con el comunicado emitido con posterioridad por la misma dependencia, en el que se aseguraba que los estragos sufridos por los menores eran mínimos y que su recuperación no tardaría más de 48 horas.

Para la madre del joven violinista, lo más importante en este momento es que los ojos de nuestro hijo se recuperen lo antes posible, de allí que todavía no ha considerado si entablará algún proceso legal, exigirá sanciones o la destitución de algún funcionario.

Al respecto, la señora aclara que desde el primer momento, cuando advirtió que su hijo no había acudido al concierto en el CNA y personal de la orquesta le informó que éste se encontraba en el hotel por las razones citadas, ha contado con el apoyo de las autoridades del Sistema Nacional de Fomento Musical, del cual depende la OSIJM.

Añade que el titular de ese sistema, el director de orquesta Enrique Barrios, le llamó el lunes para conocer el estado de salud de su hijo, además de que desde ese día recibe dos telefonemas al día de personal de esa instancia para ver si se le ofrece algo, a lo cual debe sumarse que la dependencia aseguró que se hará cargo de los gastos médicos del joven violinista.

Repercusiones a escala nacional

La madre del atrilista, quien por segundo año consecutivo fue seleccionado para formar parte de la OSIJM, califica como un error fatal de logística, de parte de la SEP, hacer dicho concierto, porque si pidieron la orquesta cuando menos debían haberle ofrecido las condiciones básicas para actuar con seguridad.

Asimismo, espera que tan lamentable situación, que desafortunadamente les tocó a 60 pequeños, ¡ojalá sirva como experiencia para que no vuelva a ocurrir!

Lo acontecido el sábado primero de agosto con la orquesta infantil tiene ya repercusiones en el ámbito musical del país, en el que un creciente segmento de esa comunidad se dice indignado y desde el pasado martes, mediante un documento en el portal de Internet de Facebook, exige a la titular del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CNCA), Consuelo Sáizar, la destitución del director de orquesta Enrique Barrios, en su condición de titular del Sistema Nacional de Fomento Musical y, como tal, responsable de la OSIJM.

Al respecto, son varias las voces que culpan de modo directo a Barrios de lo ocurrido, sea porque afirman que fue a iniciativa suya que se efectuó el concierto fuera de programa en la sede de la SEP, con el ánimo de mostrar ante el secretario el nivel de la orquesta y así obtener más presupuesto el año próximo, o sea porque consideran que sometió a los niños a trabajo extra en condiciones que no son apropiadas para ninguna persona.

De igual manera, se demanda el cese del también director de orquesta y pedagogo Sergio Ramírez Cárdenas, hasta hace unos días titular del Sistema de Fomento Musical, cargo en el cual fue relevado por Barrios debido a su reciente designación como subdirector general del Instituto Nacional de Bellas Artes y a quien le tocó suspender el concierto el sábado en el CNA, en el que actuaba como director huésped de la OSIJM, al percatarse de las molestias en los ojos de los atrilistas.

Imposición de Alonso Lujambio

Fuentes fidedignas, que pidieron el anonimato, comentaron a La Jornada que el nombramiento del director Enrique Barrios al frente del Sistema de Fomento Musical fue una imposición de Alonso Lujambio.

De allí que, señalaron, el titular de la SEP haya salido inmediatamente al quite del músico y que la titular del CNCA se mantenga al margen, hasta el momento, en relación con esa problemática.

Para aclarar estas versiones, La Jornada trató de hablar con Enrique Barrios, aunque sin éxito, debido a que, mediante su oficina de difusión y prensa en Fomento Musical, indicó que no estaba autorizado a dar entrevistas y que toda información sobre el caso de la OSIJM debería tratarse directamente en Comunicación Social de la SEP.

kikka-roja.blogspot.com/

La guardería ABC y la Suprema Corte: la jornada

La guardería ABC y la Suprema Corte
Por amplia mayoría –ocho votos contra tres–, los magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) desecharon ayer el lamentable proyecto en el que su colega Sergio Aguirre Anguiano proponía mantener al máximo tribunal del país al margen de la investigación necesaria y urgente del trágico incendio ocurrido a principios de junio pasado en la guardería ABC, de Hermosillo, Sonora, como resultado del cual han muerto 49 niños y más de 70 sufrieron lesiones de diversa gravedad.

Debe saludarse, por principio de cuentas, la desatinada posición de Aguirre Anguiano, quien sostuvo que las expectativas de los padres de los menores fallecidos de recibir justicia por parte de la SCJN eran producto de un engaño. Por añadidura, en la ponencia del caso, el togado minimizó las facultades del organismo del que forma parte al repasar los episodios en los que la Corte ha ejercido su facultad de atracción sin que ello haya servido para contrarrestar la impunidad de los culpables: Aguas Blancas, San Salvador Atenco y San Juan Ixhuatepec, entre otros.

Por fortuna, y a diferencia de lo ocurrido en fallos recientes de la máxima instancia judicial del país –como el impresentable fallo de 2007 que exoneró al empresario Kamel Nacif y al gobernador poblano, Mario Marín, de los atropellos sufridos por la informadora Lydia Cacho–, en esta ocasión imperaron la sensatez y el sentido de justicia en la mayoría de los magistrados, y se impuso la necesidad de que la SCJN intervenga en el esclarecimiento de la catástrofe de Hermosillo, en la que, además de las pérdidas de vidas, se perpetró una violación grave –así hubiera sido culposa, en vez de dolosa– de los derechos humanos de los asegurados, quienes esperaban legítimamente condiciones mínimas de seguridad en la guardería subrogada por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Más allá del argumento legal que sustenta la facultad de atracción del caso por parte de la Corte, debe considerarse que tras el incendio las instancias estatales y federales de procuración de justicia han fallado en su tarea central, han incurrido en numerosas contradicciones, descuidos y actos que parecen orientados a solapar a los verdaderos culpables; hasta ahora, de hecho, tanto los propietarios del establecimiento subrogado como los altos funcionarios municipales, estatales y federales de los que puede sospecharse responsabilidad, permanecen sin castigo, ya sea por amparos obtenidos para evitar sus capturas –como es el caso de varios de los accionistas de la estancia infantil– o por la patente ausencia de voluntad política por parte de la Procuraduría General de la República para indagar a cuadros directivos del IMSS, que debió supervisar el buen funcionamiento de la guardería.

Es dable demandar a la SCJN que corrija la indolencia, la tardanza y el presumible afán de encubrimiento, y que su investigación llegue a los niveles administrativos y políticos que ni los gobiernos de Sonora ni el federal han querido afectar. Asimismo, es de esperar que el máximo tribunal del país adopte cuando menos una posición en torno al acto de gobierno que hizo posibles las condiciones para que ocurriera la tragedia: la sistemática subrogación de guarderías por parte del IMSS, una estrategia que parece más motivada por el propósito de generar negocios rentables a diversos particulares –allegados, en buena parte de los casos, a miembros del grupo gobernante– que por el deseo de garantizar el bienestar y la seguridad de los hijos de los asegurados; una política, en suma, que desvirtúa el sentido básico del Estado y que propicia –y hasta legitima– la corrupción.

Por otra parte, la más alta instancia judicial del país deberá pronunciarse, en breve, sobre las peticiones de amparo presentadas por 57 sentenciados por la masacre perpetrada en diciembre de 1997 en la localidad chiapaneca de Acteal, en la que fueron asesinadas 45 personas, incluyendo niños y mujeres embarazadas. Como ha sucedido ahora con las investigaciones de la guardería ABC, los altos responsables políticos de aquella atrocidad –empezando por el entonces presidente Ernesto Zedillo, su secretario de Gobernación, Emilio Chuayffet, y quien se desempeñaba como gobernador de Chiapas, Julio César Ruiz Ferro, entre otros– no fueron nunca juzgados ni investigados y el ex procurador Jorge Madrazo Cuéllar presentó los homicidios como consecuencia de conflictos intercomunitarios cuando, se sabía y se sabe, fueron producto de una política de contrainsurgencia acordada en las más altas instancias de Estado. Por más que no exista en la situación presente la posibilidad de impartir una justicia, que en el caso de Acteal nunca llegó, la SCJN tiene ante sí la oportunidad de diagnosticar y explicar, al menos, la verdadera dimensión de aquella masacre y de señalar la persistencia de la impunidad.
kikka-roja.blogspot.com/

Dilemas del PAN: Miguel Ángel Granados Chapa

PLAZA PÚBLICA
Dilemas del PAN
Miguel Ángel Granados Chapa
7 Ago. 09

Ya que no tiene un rival con quien contender, pues sólo él registró su candidatura, mañana César Nava puede convertirse en presidente del Partido Acción Nacional. Pero si no reúne el 66 por ciento de los 370 votos posibles, es decir más de 246, el PAN quedará acéfalo y, lo más importante, el resultado evidenciará la magnitud de una fractura cuyo origen viene de lejos y se ha acusado en los años del presidente Calderón.

Michoacano, nacido el 16 de julio de 1974, José César Nava Vázquez es abogado, salido de la Universidad Panamericana. Desde que fue director jurídico del Comité Nacional panista encabezado por Felipe Calderón, ha estado muy cerca del ahora presidente de la República, quien le dispensa un trato voluble. Lo hizo su secretario particular pero lo apartó del cargo sin causa aparente, después de obligarlo a no aspirar al cargo que podría ganar mañana. En 2007, en efecto, su jefe prefirió que Germán Martínez, y no él, encabezara el PAN, y Nava se atuvo expresamente a esa decisión. Ya fuera de Los Pinos, ganó el 5 de julio una diputación federal, que se le fijó como requisito para ser coordinador de la bancada albiazul en San Lázaro. Hacia allá encaminaba sus pasos cuando, tras el fracaso panista en la jornada de hace un mes, Martínez se vio obligado a renunciar y, ahora sí, el oscilante ánimo presidencial escogió a Nava para sucederlo.

La abierta injerencia presidencial en un partido que se gloriaba de su autonomía (plenamente posible cuando era oposición) hubiera provocado malestar entre varios sectores panistas, entre otros el encabezado por Manuel Espino, quien ni siquiera pudo terminar su mandato como líder nacional porque su corriente quedó en minoría desde la Asamblea Nacional de 2007, que eligió y confirmó al Consejo Nacional que se reúne mañana. Pero al malestar provocado por la intervención presidencial misma se agregó el hecho de que no fuera antecedida por un análisis de la derrota del 5 de julio a fin de evitar que se repita. De modo que surgió un peculiar frente de posibles aspirantes a la presidencia nacional panista, que a la postre decidieron no contender pero sí generar las condiciones para, por un lado, resistir el dedazo presidencial y, por otro, abrir el periodo de reflexión que les parece necesario y, más todavía, impostergable.

Con historias, posiciones y posibilidades diversas, esos propósitos unieron a tres senadores de la República: Ricardo García Cervantes, Santiago Creel y Humberto Aguilar, a dos diputados: Javier Corral de la legislatura que entra en funciones en septiembre, y Gerardo Priego, de la que se va; y al ex líder nacional Manuel Espino. Propusieron una estrategia para ganar una contienda sin participar en ella como candidatos, consistente en anular el voto o votar en contra de Nava, para frustrar lo que juzgan intrusión desde Los Pinos.

Es difícil que esa vía sea recorrida al menos por un tercio de los consejeros, unos 123 (cifra correspondiente al total del consejo, a cuyas sesiones jamás han asistido todos sus integrantes). El consejo se integra por 150 miembros elegidos en asambleas estatales y otro tanto en la nacional, donde se impusieron los partidarios de Calderón contra los de Espino. Se suman a esos números dirigentes del partido, los ex presidentes de la propia organización y algunos consejeros vitalicios. También forman parte de ese órgano Fox y Calderón, en tanto que titulares pasado y actual del Poder Ejecutivo. De ese hecho formal se vale el actual Presidente para negar que haya designado a Nava, pues alega tener, como todo consejero, sólo un voto. Pero el suyo puede formar mayoría, y aun la mayoría calificada que se requiere para elegir presidente, necesaria aunque haya candidato único.

Se comprende que un Presidente pretenda contar con el apoyo de su partido, especialmente cuando ha perdido fuerza en el Congreso (aunque la causa de tal derrota se ubique en amplia medida en Los Pinos). Pero puede lograrlo y mantenerlo sin recurrir a la imposición del líder nacional, y menos a la designación de un subordinado consuetudinario, relación que anuncia sometimiento mecánico. Por eso la candidatura de Nava actuó como un revulsivo y propició la estrategia anulista, cuya eficacia podrá comprobarse mañana. Cualquiera que sea el desenlace, sin embargo, dejará al Presidente en mala posición. Si se consuma la elección de Nava, los sectores inconformes serán reticentes a militar activamente en un partido cuyo programa o prácticas provocan descontento. Si la elección no fuera posible, eso significará una apabullante desautorización a la conducta presidencial, que dejará a Calderón en situación extremadamente frágil, ubicación causada por su propensión a trabajar sólo con subordinados más que con iguales.

Algunos de los anulistas, como García Cervantes, han mantenido distancia con Calderón desde hace tiempo, justamente por no avenirse a la sujeción. Otros, señaladamente Corral, se han apartado de un Presidente que, como lo vio tempranamente su inspirador Carlos Castillo Peraza, tiende a la desconfianza y a la suspicacia sin fundamento. Corral apoyó a Calderón en su campaña para presidir el partido en 1996 y formó parte de su Comité Ejecutivo. Pero sus discordancias han crecido por el rechazo del diputado chihuahuense al grosero pragmatismo del grupo que gobierna.

Tras las elecciones, el dilema planteado por Calderón mismo: ganar el gobierno sin perder el partido podría concluir en derrotas en ambos frentes.



Cajón de Sastre


En buena hora para la vida pública mexicana, el pleno de la Suprema Corte de Justicia resolvió investigar los hechos presuntamente violatorios de garantías constitucionales en torno a la muerte de 49 niños en la guardería ABC de Hermosillo. Sólo dos ministros -el ex presidente Mariano Azuela y quien lo reemplazó, Guillermo I. Ortiz Mayagoitia- votaron a favor del proyecto presentado por Sergio Salvador Aguirre Anguiano, reacio a la intervención del máximo tribunal en asuntos de esta naturaleza. Aunque los resultados de anteriores indagaciones y la que está en curso sobre Oaxaca no han satisfecho a los sectores y personas adversamente afectadas, la participación de la Corte, demandada por los damnificados, es una muestra de respeto a las sufrientes madres y padres de familia, que les dará aliento en su búsqueda de justicia.


miguelangel@granadoschapa.com
kikka-roja.blogspot.com/

Las bases: Luis Javier Garrido

Las bases
Luis Javier Garrido
El gobierno de Acción Nacional está ahora empeñado, en su debacle, en hacer nuevas concesiones hacia Washington a fin de obtener mayor respaldo del exterior y esto crea un nuevo escenario político en México.

1. La gestión de facto del panista Felipe Calderón ha significado para México un periodo de deterioro generalizado de las condiciones de vida de las mayorías y de pérdida de cuantiosos recursos estratégicos de la nación, impunemente entregados a las multinacionales, pero el aspecto de mayor peligro para el país lo constituye ahora la reacción de ese gobierno ilegítimo, repudiado en las urnas, y que ante las evidencias de su debilidad no encuentra más recurso para prevalecer que hacer nuevas concesiones al exterior sin importarle comprometer seriamente el futuro de los mexicanos.

2. La historia de América Latina nos muestra cómo grupos espurios, como el de Calderón y sus amigos, que no tienen un respaldo social significativo, pueden hacerse del poder o enquistarse en éste al ofrecer a poderes trasnacionales actuar como sus agentes, y el caso de los golpistas de Honduras es muy significativo, pues un grupo de miembros de la clase política sin respaldo popular, apoyados sólo por un ejército leal al Pentágono, se pudo hacer fácilmente del poder desafiando al pueblo.

3. El golpe de Estado en Honduras del 28 de junio, que despojó de la presidencia a Manuel Zelaya, legítimamente electo para ejercer el cargo desde 2006, como ahora se sabe ya sin la menor duda, fue organizado, decidido y respaldado desde la embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa por el embajador Hugo Llorens, diplomático formado en Washington por el halcón Elliot Abrams, luego de varias semanas de juntas con miembros de la cúpula empresarial hondureña, que tuvieron lugar en esa sede diplomática, que fueron del conocimiento público y a las que llegó a asistir, incluso como enviado del gobierno de Obama, Thomas Shannon, subsecretario de Estado para América Latina, y contó, por lo mismo, con todo el respaldo de la Casa Blanca.

4. La decisión había sido tomada por el gobierno demócrata de Estados Unidos desde varias semanas atrás de los hechos, a fin de impedir que Zelaya, un intelectual que se había apartado de la línea conservadora del Partido Liberal, profundizara una serie de medidas de transformación social en su país, y sobre todo fortaleciera sus vínculos con los países del continente que han optado por otra línea, agrupándose en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), impulsada por el presidente venezolano Hugo Chávez, lo que se hacía más posible de cumplir en un segundo período presidencial. En otras palabras, para que Honduras, que ha sido históricamente el protectorado por excelencia de Estados Unidos en América Central, hecho marcado por la existencia en su territorio de la base militar estadunidense de Palmerola, donde se adiestra a los militares catrachos, se independizara de Washington.

5. El presidente estadunidense Barack Obama no es, por lo tanto, ajeno a los hechos y las evidencias son irrefutables: el golpe de Estado no se habría producido si Obama personalmente no lo hubiera respaldado con toda energía. Quienes sugieren lo contrario asumen algo contrario a la realidad: que el presidente mulato es bien un desentendido de muchos asuntos de su competencia o un pelele de los halcones estadunidenses, que sólo busca hacer relaciones públicas en el mundo mientras éstos siguen tomando impunemente todo tipo de decisiones, por lo que las supuestas dudas de Washington sólo serían evidencias de una tensión interna en las altas esferas del nuevo gobierno: un absurdo.

6. Las políticas estadunidenses hacia América Latina en el escenario de la crisis global actual son en realidad más imperiales que nunca, y esto parece olvidarse. La llegada de Obama a la Casa Blanca significó una vasta operación de propaganda para lavar la imagen de la presidencia estadunidense, que había sido manchada, como en pocos casos, por las acciones del genocida George W. Bush, a fin de presentar al nuevo gobernante como un demócrata interesado en los derechos humanos y la ecología, pero de ninguna manera pudo ser interpretada como un cambio en las políticas imperiales de Washington hacia América Latina. Si el ex embajador John Dimitri Negroponte tuvo un peso en la organización del golpe fue porque Obama así lo quiso, y él sigue siendo el principal responsable de lo que acontece.

7. El estilo personal de gobernar ha cambiado en Washington, pero las políticas son las mismas, y mientras Obama hipócritamente se asume como un demócrata, en los hechos su gobierno se endurece cada vez más: las guerras en Afganistán e Irak son cada día más sangrientas, las amenazas prosiguen frente a Corea del Norte e Irán, y en cuanto a América Latina nada ha cambiado. El hombre de la Casa Blanca aparece como distante de las políticas más repugnantes de su gobierno y procura no involucrarse directamente en ellas, dedicándose a forjarse una imagen diferente de la de Bush, apapachando a negros y latinos: empeñado en cambiar las formas para que en el fondo nada cambie. Eso explica que hace tres meses, en la Cumbre de Trinidad, se comportara como un actor.

8. La decisión del presidente colombiano Álvaro Uribe de doblegarse, una vez más, ante Washington y autorizar al gobierno estadunidense el establecimiento de siete bases militares en territorio colombiano, que suponen tres instalaciones aéreas, dos de tierra y dos navales (La Jornada, 5/8/09), constituye en este contexto más que un error político, un crimen contra los pueblos de América Latina. Mucho más grave al haberse ahondado la crisis que hay en el continente por la brutalidad con la que se insiste en la imposición del modelo económico neoliberal ya fracasado y la decisión que se está tomando de crear estados policiales para aplastar el descontento popular, como se está haciendo en Colombia y en México. Las bases no son “un resquicio de la guerra fría”, como pretende Marco Aurelio García, principal asesor de Lula en asuntos externos, sino una necesidad para el proyecto monetarista actual.

9. El peligro para México es, pues, muy grande, ya que hay signos de que el actual gobierno de facto, que no tiene legitimidad alguna para seguir en el cargo y sólo se sostiene por la fuerza militar y el poderío de desinformación de los medios, sigue obcecado en militarizar el país para garantizar a los poderes trasnacionales la consecución de su proyecto y en entregar el control de las fuerzas armadas mexicanas a Washington, sin que el Congreso ni la Suprema Corte de Justicia de la Nación intervengan.

10. La vía del continente es otra: en todos los pueblos se sigue luchando por alcanzarla, y ésa debe ser la de México, luego de estos años de depredación.
kikka-roja.blogspot.com/

Correspondencias: Juan Villoro

Correspondencias
Juan Villoro
7 Ago. 09

Tuve un tío que vivía en San Luis Potosí, en una casa a punto de venirse abajo. Cada vez que una grieta atravesaba la pared en insolente zig-zag, él la cubría con un librero. El sitio se había convertido en la biblioteca accidental de un aficionado a la lectura, y a no reparar las cosas.

Cada tanto, mi tío recibía la visita de un hombre ya entrado en la cuarentena. Lo llamaba "El Muchacho" porque lo conocía de tiempo atrás, cuando fue su alumno en la escuela de los jesuitas. Después de un saludo breve, casi áspero, el visitante recorría las habitaciones. "Viene a robar libros", murmuraba mi tío.

Aunque la biblioteca no ostentaba los selectos excesos de un coleccionista, revelaba una interesante pasión por el amontonamiento. Me sorprendió que mi tío se prestara a ese despojo. "No te preocupes por esos libros", me explicó una tarde en que El Muchacho salía con la camisa abultada por un tomo: "Cuando voy a su casa, me los 'robo' de regreso".

La relación con su ex alumno se basaba en esos curiosos ajustes de cuentas. Le pregunté si no había sentido la tentación de sustraer algún volumen de más en la otra biblioteca. "Es posible, pero no me he dado cuenta", fue su enigmática respuesta.

El Muchacho y mi tío se hubieran aburrido prestándose libros. Durante años perfeccionaron una complicidad basada en una regulada desconfianza. Se necesitaban para saquearse, sabiendo que al final quedarían a mano. Cada libro tomado en sigilo compensaba un hurto anterior.

A veces las buenas relaciones prosperan gracias a acuerdos nunca dichos o a extraños malentendidos. Cuando El Muchacho se atrevió a tomar la edición original de En busca del tiempo perdido, mi tío se sintió autorizado a hacerse de Las mil y una noches, en la traducción inglesa de Burton. Ambos consideraban abusivo quedarse durante meses con unas obras tan valiosas, pero habían encontrado la forma de que eso fuera no sólo tolerable, sino divertido.

Sellar un pacto de ese tipo depende de impulsos y reacciones que no siempre se advierten. Desde hace años, mi amigo Gerardo inventa guisos con los que pone a prueba el apetito e incluso el carácter de sus amigos. Es demasiado intrépido para calificar como buen o mal cocinero. Si un platillo le queda bien, significa que algo se tostó por accidente.

Nada de esto sería importante si Gerardo se tomara su pasatiempo a la ligera. La ilusión con que prepara sus platillos es muy superior al resultado. "¿Les gustó?", pregunta con la cándida temeridad de un vanguardista ante la crítica.

No necesito decir que algunas sobremesas han sido psicodramas. Una noche, la salvaje administración del wasabi confirmó la tendencia de Chacho a perder el control. Para cambiar de tema, uno de los presentes recordó extrañas virtudes del anfitrión, como la tarde en que se cayó de un pirul tratando de rescatar el periquito australiano de los vecinos.

Para no discutir esa indescifrable gastronomía, me acostumbré a lavar los platos mientras los demás hablaban de tomillo y pizcas de canela.

El contacto con la espuma y la caricia circular de la loza me permiten divagar. Antes de tener lavavajillas, Gerardo agradecía el gesto como una ayuda práctica. Luego lo tomó como un respaldo emocional a su incierta aventura de cocinero. Al menos así me lo pareció.

Una vez insistió en cocinar en mi casa, y también ahí lavé los platos (tardándome más de la cuenta porque no sabía dónde estaba el estropajo).

Cuando una actividad se convierte en ritual no requiere de justificación para repetirse. Las cenas con Gerardo implican que yo recoja los platos y me aparte a mi cita con la espuma.

Mi amigo ideó un guiso hace unas semanas. La comida no impidió que el afecto circulara como el vino. Al terminar, fui a la cocina donde me muevo con familiaridad. De inmediato detecté otro detergente. Esto no alteró mi rutina. Sin embargo, mientras frotaba la vajilla, tuve un pensamiento innoble. Me sentí un gran amigo, orgulloso de apoyar la torpe afición de Gerardo con mi tarea de lavaplatos. Pero esta vanidad se eclipsó de golpe. Algo me hizo asomarme al comedor, donde los otros conversaban.

Gerardo veía el techo, como un ornitólogo que distingue plumas raras, y comentaba: "Juan es un poco loco, ya lo saben. La verdad es que cocino para que él lave los platos; si no hunde las manos en la espuma, no se le ocurren historias. En su casa nunca tiene tiempo de lavar nada, pero como cree que me hace un favor, aquí puede divagar frotando la vajilla; sólo así se relaja y luego escribe algo. La cena no salió bien, pero había que ensuciar los platos para Juan".

Fue incómodo oír una revelación tan apropiada. Gerardo y los demás amigos aceptaban esa representación para que yo pudiera sentirme útil ante la espuma que tanto me convenía.

Hubiera podido responderles que también Gerardo requería de apoyo y que todo empezó por su arriesgado uso del orégano. Pero hay malentendidos que no vale la pena esclarecer.

Regresé a la cocina, acaricié un plato en forma circular, y se me ocurrió una historia.
kikka-roja.blogspot.com/

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...