BUSCA, BUSCADOR

lunes, 24 de agosto de 2009

VACUNA INFLUENZA AH1N1 8 DOLARES:

Cada dosis tendrá un costo de 8 dólares, indica el director de Sanofi-Aventis
Prueban en voluntarios la vacuna contra virus A/H1N1
Los estudios clínicos de la fase tres iniciaron el 6 de agosto en EU y Francia
ESTADOS UNIDOS PUSO EL VIRUS Y LA PESTE, AHORA TE PONE EL REMEDIO PARA QUE TE CURES, ... Y SI TE MATA, DE TODAS MANERAS GANAN LOS GRINGOS, SE QUEDAN CON TUS PROPIEDADES.

2009-08-24•Política

La vacuna contra el virus A/H1N1 de Sanofi-Aventis que adquirirá el gobierno de México, aproximadamente a 8 dólares cada una, ya se aplica experimentalmente en 3 mil voluntarios sanos que darán resultados de su seguridad y eficacia a principios de noviembre.

De manera paralela, los gobiernos de México y Estados Unidos solicitaron al laboratorio Sanofi-Aventis parte del lote clínico de la vacuna para efectuar sus propias investigaciones sobre seguridad y eficacia, basándose en las características peculiares de su propia población.

“Nos solicitaron dosis clínicas de la vacuna para llevar a cabo sus propios protocolos de investigación sobre el comportamiento del antígeno en sus pobladores”, aseguró César Mascareñas, director de salud pública para América Latina de Sanofi Pasteur, tras asegurar que la vacuna estará lista en diciembre.

Mascareñas explicó que el laboratorio —que invierte a escala mundial 370 millones de euros en investigación anual— ya elaboró la vacuna en términos de lotes clínicos y actualmente efectúa sus ensayos en humanos, con lo que pondrán determinar la cantidad exacta de antígenos que requerirá cada dosis así como del adyuvante para aumentar la respuesta inmunológica.

“Los estudios clínicos de la fase tres iniciaron el 6 de agosto en las plantas productoras de Estados Unidos y Francia, con gente de diferentes edades, bebés de seis meses a cinco años, infantes de cinco a 17 años, adultos de 18 a 59 años, ancianos de más de 60 años”, indicó Mascareñas a MILENIO.

El proceso de investigación y de fabricación de la vacuna en absoluto se alterara ante el recién descubrimiento de 60 mil pavos infectados con el virus de influenza en Chile, indicó el directivo.

“Por el momento no cambia en nada la composición de la vacuna” que tiene un virus semilla aviar y porcino”, precisó, tras adelantar que ya se comenzó a fijar el precio mundial de la vacuna, que oscila en ocho dólares por unidad y el cual puede, de acuerdo con los volúmenes de compra. Ningún laboratorio hará descuentos especiales.

Sobre cómo influirá el factor genético en la respuesta y eficacia de la inmunización contra el A/H1N1, el directivo refirió que con base en las características de la cepa, que tiene componente aviar y porcino, “no creemos que vaya a existir ningún tipo de reacción severa y adversa”.

Las pruebas clínicas con 3 mil humanos elegidos en Francia y en Estados Unidos, “por razones de tiempo”, consisten en la toma de sangre antes y después de aplicar la vacuna, y el procedimiento se repite en dos ocasiones, cada tres o cuatro semanas después. Todas las pruebas se corren al mismo tiempo, para garantizar la buena práctica de los estudios médicos.

La población de análisis no será expuesta al virus para determinar si son inmunes, a través de las pruebas se determinará si cuentan con los anticuerpos necesarios para obtener el umbral requerido de protección. “Vamos apenas a determinar si la persona quedo seroprotegida o aumentó únicamente sus anticuerpos iniciales, la vacuna luego será probada en población con afectaciones como diabetes”.

- Claves

Negocio

• Es la primera vez en la historia de la industria farmacéutica que se obtendrán importantes beneficios económicos por la fabricación mundial de una vacuna que, por ciento, no requirió grandes inversiones.

• Se trata de una producción que ya fue acaparada por los países con mayor solvencia económica, como es el caso de Estados Unidos, Francia, Inglaterra y Alemania.
México • Blanca Valadez

kikka-roja.blogspot.com/

El mayordomo (felipe calderon espurio): Denise Dresser

El mayordomo
Denise Dresser
24 Ago. 09
juar¡ juar¡ DOÑA DENISE SE JALA LAS GREÑAS DE LA DESESPERACIÓN, LOS RICOS NO LOGRAN LLENAR SUS CUENTAS DE BANCO COMO ESPERABAN.
DE LA GENTE DE A PIE, NI SE ACUERDAN... nomas piden su pinche voto.
A menos de que replantee la actuación de su gobierno en los próximos tres años, Felipe Calderón corre el riesgo de convertirse en un mayordomo. Alguien parado en la puerta de Los Pinos que recibe allí -de manera muy atenta- al PRI que busca entrar de nuevo. Alguien digno y correcto pero al final de cuentas un sirviente. Alguien apreciado y respetable pero puesto al servicio de quienes realmente poseen el poder. Si Calderón no logra reenfocar las miras de su Presidencia, acabará sirviéndola en bandeja de plata a lo peor del priismo. Él y su predecesor habrán sido responsables de una regresión histórica. Habrán demostrado que después de nueve años, los gobiernos del PAN no logran colocarse al frente de la casa y asegurar su remodelación. Acabarán en la entrada, entregando las llaves a los antiguos dueños, luego de una caravana obsequiosa.

Parafraseando la frase famosa de Einstein, es una locura hacer lo mismo una y otra vez pero esperar un resultado distinto. Si el Presidente sigue por la misma ruta que entraña tan sólo sacudir y desempolvar y encerar la casa que habita, en lugar de dar la pelea por su reconstrucción, los resultados serán predecibles. Si el Presidente no logra asumir una posición más audaz ante los intereses atrincherados y una visión más ambiciosa en torno a lo que queda del sexenio, sera fácil pronosticar su desenlace. Un priismo fortalecido. Una población desilusionada. Una serie de reformas aplaudibles pero insuficientes. Una campaña presidencial en la cual el PAN tendrá poco que ofrecer. Una victoria anunciada de la alianza forjada entre el PRI, los oligarcas, los monopolistas, los intereses corporativos y todos aquellos empeñados en asegurar la perpetuación del país de privilegios.

Felipe Calderón será tanto testigo como artífice de ese resultado si no comprende la gravedad de la situación. La contundencia del mensaje enviado en la última elección. La magnitud del llamado de atención. Preocupantemente, todo parece indicar que no ha sido así y que Calderón y su cábala han optado por minimizar el reclamo expresado en las urnas. En vez de reconocer y reaccionar, el Presidente se enquista. En lugar de dar un mensaje claro que lo ayude a reposicionarse, el Presidente opta por replegarse. En vez de ponerse a pensar en el Plan B, parece empeñado en aferrarse al Plan A: algunos ajustes en el gabinete, un cambio de cara pero no de visión dentro del PAN, una apuesta renovada a la alianza con el PRI en el Congreso, con la esperanza de sacar -por lo menos- un par de reformas incipientes. Tres años más, similares a los últimos nueve.

Sí, nueve años. El electorado no va a hacer la diferenciación entre Vicente Fox y Felipe Calderón que el último exige; en el 2012 la población evaluará el paso acumulado del panismo por el poder y emitirá un voto de castigo ante lo que pudo haber sido y no fue. Ante las prácticas que el PAN debió haber criticado pero emuló. Ante los remanentes del viejo régimen que el PAN debió haber combatido pero con los cuales prefirió aliarse. Ante los monopolios que el PAN debió haber desmantelado pero fortaleció. Ante esa narrativa de continuidad, las reformas del periodo calderonista parecerán poca cosa.

Por ello tienen razón quienes abogan por la adopción presidencial de una estrategia de alto riesgo, con la posibilidad de alto rendimiento. Tienen razón aquellos que -como Jorge Castañeda y Manuel Rodríguez Woog- insisten en la promoción de una agenda ambiciosa, modernizadora, catalizadora. Una agenda antimonopolios que abarque el fortalecimiento de la Comisión Federal de Competencia y la creación de una tercera cadena de televisión abierta y la transformación de Pemex y el replanteamiento de la relación entre el Estado y los sectores corporativos y la posibilidad de candidaturas independientes. Una agenda para la protección social que incluya la construcción de un piso mínimo de cobertura, financiado con impuestos al consumo. Una agenda de reformas institucionales que incorpore la reelección y el referéndum y la duración del mandato presidencial y fórmulas para construir mayorías legislativas. Y sí -dada la composición del Congreso- no será posible que Felipe Calderón gane todas las batallas que forman parte de un empuje modernizador. Pero debería librarlas de cualquier modo.

Porque si el Presidente no hace suyo un Plan B, va a ser difícil que pare el regreso del PRI a Los Pinos. Si no asume la causa de la modernización, va a ser imposible evidenciar a todos los priistas que no la comparten. Si no convoca a la ciudadanía a cortar las ataduras del viejo régimen, contribuirá a su resurrección ante la falta de opciones. Si no demuestra la actitud de lucha, de coraje y de rebeldía que lo ha caracterizado en sus mejores momentos, acabará como el mayordomo en la novela de Kazuo Ishiguro, The Remains of the Day: un hombre aislado y solitario, que al rumiar sobre su vida ni siquiera es capaz de reconocer las oportunidades que perdió. Un mayordomo tan empeñado en preservar su dignidad que olvidó para qué servía.
kikka-roja.blogspot.com/

Petroestado, narcoestado y Estado fallido: Lorenzo Meyer

AGENDA CIUDADANA
Petroestado, narcoestado y Estado fallido
Lorenzo Meyer
20 Ago. 09

Quizá México no es aún un petroestado, un narcoestado o un Estado fallido, pero tiene características de cada uno de ellos

Definiciones

En algún punto del pasado reciente México fue visto como un petroestado aunque en tiempos más cercanos se le ha caracterizado lo mismo de narcoestado que de Estado fallido. En cualquier caso quienes así lo califican lo que buscan es subrayar una imperfección grave en el entramado institucional del Estado. Desafortunadamente, a la estructura política de nuestro país se le puede caracterizar hoy lo mismo por el mal uso de la renta petrolera, por la corrupción, extensión y violencia del narcotráfico que por la disfuncionalidad de su entramado institucional, desde el educativo hasta el de procuración de justicia.

Actualmente resulta difícil imaginar que hubo tiempos en que el Estado y el régimen mexicano fueron vistos como fuertes y modelos para su tiempo y espacio. Al consolidarse el sistema político delineado por los liberales decimonónicos, nuestro país se convirtió en el "México de don Porfirio" y entonces más de un observador externo se congratuló de la fortaleza de ese sistema político, pues el orden y la estabilidad construidos por Porfirio Díaz habían dado finalmente forma a un país con hambre de modernización, donde dominaba el crecimiento de la inversión interna y externa, de la red ferroviaria, de la red bancaria, de las exportaciones mineras y agrícolas, del superávit, de la seguridad, etcétera (ejemplos de esta visión se tienen en James Creelman, Díaz, Master of Mexico, Nueva York, Appleton, 1911 o Alec Tweedie, Mexico as I Saw It, Nueva York: Nelson, 1911). Sin embargo, en mayo de 1911, un gobierno que parecía tan fuerte caía frente a un enemigo que hasta entonces parecía tan débil: el maderismo. Muy poco después el régimen mismo se derrumbó y pasó a ser historia.

De las cenizas del porfiriato surgió un nuevo régimen que para 1940 pareció aún más fuerte que el anterior: el de la Post Revolución Mexicana. El gobierno de Lázaro Cárdenas (1934-1940) creó una impresionante base de masas organizadas y al iniciarse la segunda mitad de ese siglo los observadores externos volvieron a impresionarse con una Presidencia fuerte pero que ya no dependía de un caudillo, que se renovaba cada seis años, apoyada por un partido de Estado que, a su vez, estaba sostenido por organizaciones sociales disciplinadas -CNC, CTM, CNOP y el resto de las siglas priistas- cuyos miembros sumaban millones, por una economía cuyo PIB crecía al 6% anual, por políticas sociales populistas y exitosas, por un Ejército sometido a la autoridad civil, por un nacionalismo que aseguraba una independencia relativa frente a Estados Unidos y muchas cosas más. Ejemplos destacados de esta visión fueron Robert Scott, Mexican Government in Transition (University of Illinois, 1959) o Frank Brandenburg, The Making of Modern Mexico (Prentice-Hall, 1964).

Finalmente, el régimen priista cayó, pero no como resultado de una rebelión armada sino de algo menos dramático: de un deterioro paulatino cuyos momentos clave fueron la crisis política del 68, la económica de 1982, el fraude electoral del 88, el levantamiento zapatista y el "error de diciembre" del 94, hasta culminar en la "insurgencia electoral" del 2000. Esa última, la rebelión en las urnas, fue simplemente resultado de la acumulación de fracasos y del hartazgo ciudadano con el autoritarismo y la corrupción.

El cambio del 2000 pudo ser el inicio de un proceso virtuoso pero finalmente no lo fue: la poca inteligencia y la mucha voracidad e irresponsabilidad de la nueva clase política impidieron modificar en lo sustantivo el arreglo institucional heredado. Las fallas del entramado recibido se acentuaron al punto de mantener la caracterización de México como petroestado pero combinada con la de narcoestado y Estado fallido.


El petroestado


El concepto de petroestado fue desarrollado por una latinoamericanista norteamericana, Terry L. Karl, para explicar la evolución política de Venezuela (The paradox of plenty. Oil booms and petro-states, University of California Press, 1997) y aplicado recientemente a México por Tania Rabasa en una tesis de maestría ("Estado y auges petroleros. El caso de México", El Colegio de México, 2009).

El tener petróleo y exportarlo en grandes cantidades convierte a un exportador en petroestado sólo si su estructura política y su red institucional no son lo suficientemente sólidas como para impedir que esa abundancia generada por la venta de un recurso estratégico y no renovable capture y dirija las decisiones políticas y económicas del Estado y de su élite del poder. Noruega es el ejemplo de un país petrolero que no es petroestado justo porque cuando descubrió los yacimientos del combustible ya contaba con un gobierno realmente democrático y una burocracia profesional que desde el inicio mantuvieron el control sobre el monto y el destino de la renta petrolera. La abundancia noruega se ha podido administrar de tal manera que no ha distorsionado ni la economía ni la estructura social del país. Los recursos generados por la actividad petrolera noruega han resultado en una notable acumulación de capital público que se administra de cara al futuro, a ese momento en que el país ni tenga ni pueda continuar dependiendo del petróleo. Frente al caso de Noruega y en contraste, están las experiencias de Venezuela, Indonesia, Irán, Nigeria, Argelia... o México. Éstos son los petroestados, es decir, sociedades nacionales donde la riqueza producto de exportar hidrocarburos llegó cuando el Estado estaba aún en formación o con instituciones débiles y corruptas y en donde la abundancia petrolera "redujo el rango de la toma de decisiones, recompensó ciertas conductas y decisiones en detrimento de otras posibles y moldeó las preferencias de los funcionarios responsables de manera que no favorecieran el desarrollo" (p. xvi). En situaciones de debilidad institucional, el petróleo tiende a corromper el proyecto nacional pues es una fuerza económica enorme y capaz de tomar el control de la política. El petroestado es un Estado débil abrumado por la abundancia, que evoluciona de manera distorsionada y desperdicia un valioso recurso no renovable en beneficio de intereses externos -las empresas petroleras internacionales- y de un puñado de privilegiados nativos. Finalmente el país termina endeudado, políticamente contrahecho y en una situación peor que al inicio en materia de desarrollo sustentable. En nuestro caso los ejemplos recientes de desperdicio, contrahechura y crisis económica y política producto de la exportación de petróleo son el sexenio de López Portillo y la situación posterior al breve auge petrolero que se vivió en la administración de Vicente Fox. En medio de un entramado institucional muy defectuoso y en manos de líderes irresponsables y corruptos -López Portillo, Fox y los suyos-, los veneros de petróleo resultaron ser un regalo del diablo, tal y como lo afirmara en "Suave patria" Ramón López Velarde.


Narcoestado y/o Estado fallido


En julio pasado, Roberta Jackobson, subsecretaria adjunta del Departamento de Estado, declaró que México no era ni narcoestado ni Estado fallido (Reforma, 23 de julio). Sin embargo, el que Washington se haya sentido obligado a descalificar públicamente el empleo de esos dos conceptos en el caso mexicano se debió justamente a que esos términos ya llevaban tiempo de estar siendo empleados en los círculos del poder de la potencia del norte para caracterizar los problemas de un país vecino que les mandaba el mayor número de indocumentados y el grueso de la cocaína (The Wall Street Journal, 21 de febrero).

Si un narcoestado es una sociedad nacional cuya estructura de poder, su economía y su cultura son dominadas por los cárteles de la droga, entonces se está hablando de Guinea-Bissau y no de México. Sin embargo, si el término se usa para destacar un problema de grado y en aumento -un sistema político donde los narcotraficantes cada vez ganan más influencia en las estructuras de gobierno, aumentan su influencia económica y hacen aceptables sus valores culturales-, entonces Colombia y México se acercan a la definición de narcoestados. Obviamente no todos los Estados fallidos son narcoestados, pero lo contrario sí que es verdad: lo narco se explica y se exacerba por lo fallido.

El drama

El México independiente pareció tener un Estado fuerte cuando tuvo una Presidencia fuerte. Sin embargo, ambas presidencias autoritarias -la porfirista y la post revolucionaria- se montaron en una base institucional contrahecha y corrupta. En 1910 esa falla desembocó en una revolución y hoy en rasgos de petroestado, de narcoestado y Estado fallido. ¡Vaya desafío el que enfrenta nuestra recién nacida y ya avejentada democracia!
kikka-roja.blogspot.com/

Francisco José Paoli Bolio se va del PAN

PLAZA PÚBLICA
Paoli se va del PAN
Miguel Ángel Granados Chapa
24 Ago. 09
NUNCA ME GUSTÓ EL TONO HIPÓCRITA Y CORRUPTO DE LOS ANALISIS DE PAOLI BOLIO, NUNCA TOMÓ EN CUENTA A LOS 70 MILLONES DE POBRES, NO SABEN QUE LA GENTE EN MEXICO VIVE DE MILAGRO...

LOS PANISTAS SIEMPRE ROBANDO EL DINERO DE LOS POBRES.

El jueves pasado Francisco José Paoli Bolio renunció a pertenecer al Partido Acción Nacional, al que se vinculó en 1991 y del que fue miembro sobresaliente desde 1993. Pidió al presidente del partido, César Nava, que borre su nombre del padrón de miembros por tres poderosas razones: "el partido ha dejado de ser un instrumento al servicio de los ciudadanos"; él ha dejado de ser "una persona útil al PAN como" cree "haberlo sido por más de tres lustros"; y a fin de "quedar en mejores condiciones para realizar la investigación sobre el sistema de partidos", que ha emprendido. Pues, explica, "es muy difícil que mi análisis del PAN y de los otros partidos pueda ser considerado imparcial mientras sea miembro activo" de esa organización.

Doctor en ciencias sociales, Paoli recorrió un largo trayecto político, que en ocasiones dejó espacio para una fructífera tarea académica. Además de dirigir departamentos y divisiones de estudios en la Universidad Iberoamericana, su alma mater, y en la unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana, sirvió a esta institución como rector de la Unidad Xochimilco, y como abogado general. Su amplia producción bibliográfica muestra que aun en sus etapas de intenso activismo pudo reflexionar sobre la historia y la política de nuestro país, de las que es un profundo conocedor. Ha hecho también literatura; está por salir de las prensas su novela más reciente, que gira en torno de la vida de Justo Sierra O'Reilly y tiene como trasfondo siglo y medio de historia de su natal Yucatán y la península toda.

Desde muy joven, cuando cursaba la carrera de derecho, obedeció a su impulso de buscar o construir un espacio que ensanchara la estrecha democracia en el sistema autoritario priista en que vivimos durante décadas. Trató de aclimatar en México la democracia cristiana y en ello andaba cuando pareció surgir una posibilidad de raigambre nacional. Lo que ocurriría décadas después empezó a manifestarse en amplias porciones de la sociedad cuando Carlos A. Madrazo, despedido del PRI por la rigidez feroz de Gustavo Díaz Ordaz, se encaminó a generar una nueva opción política, recuperando valores populares y democráticos como los que animaron, aunque suena a paradoja, a Vasconcelos y Cárdenas. El Partido de la Patria Joven -el bautizo corrió a cargo de Paoli- se anunció como una promesa feraz que no pudo fructificar por las vacilaciones de su inspirador y luego, de modo más definitivo, por su muerte, que tardíamente su hijo Roberto ha tenido como resultado no de un accidente sino de un atentado.

Frustradas esas primeras esperanzas, Paoli se adhirió a la que promovía Heberto Castillo. A su lado, como dirigente del Partido Mexicano de los Trabajadores, Paoli se aproximó a la meta de los políticos de buena cepa, aquella en la que se sustituyen ideales y sueños por proyectos. No pudo concretarlos cuando el PMT se unió a la izquierda comunista para crear el Partido Mexicano Socialista.

Tras un breve receso, Paoli atendió la invitación de su amigo y contemporáneo Diego Fernández de Cevallos quien propició, sin forzar su ingreso al partido, que Paoli fuera diputado federal. Luego, afiliado ya al PAN, se desempeñó como un activo y leal militante. En su carta de renuncia, Paoli recuerda a Nava que fue miembro de la Asamblea de Representantes, elegido por mayoría en su distrito; secretario de estudios del comité nacional presidido por Felipe Calderón; y miembro del propio comité encabezado por Luis Felipe Bravo Mena. Fue consejero nacional durante seis años, coordinó la elaboración de la plataforma legislativa en 1997, mismo año en que volvió a la Cámara. Fue en esa histórica legislatura -la primera donde el PRI no contó con la mayoría- subcoordinador de la bancada panista, y su eminencia en la nueva forma de conducir los trabajos legislativos se expresó en el papel que tuvo en la reforma a la Ley orgánica y en ocupar la primera presidencia de la Cámara elegida por un periodo anual, no mensual.

Durante casi tres años, fue subsecretario de desarrollo político de la Secretaría de Gobernación, cuyo titular era Santiago Creel, a quien Paoli manifestó su desacuerdo, desde una perspectiva ética, jurídica y política, por otorgar a Televisa permisos para establecer centros de apuestas, que se han multiplicado para daño de la juventud. Y todavía realizó tareas programáticas para el gobierno de Calderón. "Agradezco -dice a Nava- las encomiendas de todas esas tareas y responsabilidades, que me hicieron posible servir a México como miembro del PAN".

Pero ese partido, según su parecer, ha abandonado algunos de sus principios y modos: "En la mayoría de los casos para la selección de candidatos a diputados federales, no hubo respeto a los principios y procedimientos democráticos... sino que las decisiones se tomaron en la cúpula del partido" se ejercieron "presiones sobre precandidatos que no eran del gusto de la dirigencia nacional. En la expresión de convicciones que lo llevaron a enfrentarse a Manuel Espino, Paoli denuncia que el PAN "ha sido penetrado por grupos ultramontanos de extrema derecha que tienen privilegios para el lanzamiento de candidatos, nombramientos gubernamentales y paragubernamentales, en los equipos del gobierno nacional, de los estados y los municipios".

La renuncia de Paoli debería ser un insumo para la Comisión de análisis y reflexión creada a regañadientes ante el desastre del 5 de julio. Pero temo que en vez de estudiarla se le aseste trato de desertor.



Cajón de Sastre


Importa mucho auditar el gasto realizado en la LX Legislatura, la que al fin de esta semana llega a su término, como lo propone Porfirio Muñoz Ledo, que retorna a la Cámara en que tanto brilló entre 1997 y 2000. Pero hay algo más sencillo que acordar el examen de lo que se hizo en el pasado: los legisladores entrantes tienen frente a sí la dorada oportunidad de renunciar a los privilegios, onerosos y enojosos de que disfrutan los miembros del Congreso. Al ya elevado monto de la dieta se suman otros salarios, algunos de ellos tan absurdos como el de "asistencia legislativa", que significa que a los diputados se les paga por asistir además de la dieta misma, aunque el concepto se disfrace diciendo que sirve para pagar instrumentos y servicios de trabajo que la Cámara debe proveer. Renuncien a esos gajes los nuevos diputados.


miguelangel@granadoschapa.com
kikka-roja.blogspot.com/

“Un estallido social no está muy lejano en México”

  • Entrevista: Jerome Corsi y Larry Birns. Académicos y politólogos de Estados Unidos
  • “Un estallido social no está muy lejano en México”
  • Los especialistas consideran que sí existe “gran preocupación” ante la posibilidad de un levantamiento armado en el país y coinciden en que la nación “vive una de las etapas más difíciles de su historia moderna”.
RESISTENCIA CIVIL PACIFICA, TODOS EN BOLA, PRESIÓN SOCIAL, CONTRA LOS EXTRANJEROS VENDEPATRIAS.

2009-08-24•M.P.

Stephen Harper, Felipe Calderón y Barack Obama, en la Cumbre de Líderes de Norteamérica, celebrada los días 9 y 10 de agosto en Guadalajara. Foto: Tonatiuh Figueroa/Archivo

Durante la Cumbre de Líderes de Norteamérica, celebrada en Guadalajara, Jalisco, los días 9 y 10 de agosto pasados, el presidente Felipe Calderón escuchó contrariado las negativas del demócrata estadunidense Barak Obama a casi todas sus peticiones.

Lo único que logró fue la promesa de mantener la asistencia militar antinarcóticos, pero en cambio, el gran tema de su segundo encuentro, la reforma migratoria, fue descartada, afirmaron expertos consultados en Washington.

Ganó con un acuerdo con sus pares de EU y Canadá ayuda en armas, helicópteros y adiestramiento de miembros de las fuerzas armadas. De hecho, hace unos días se liberaron más de 88 millones de dólares que faltaban para completar los 200 correspondientes a la fase 2008-2009 de la Iniciativa Mérida.

Sin embargo, los gestos del primer ministro de Canadá, Stephen Harper, y del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se debieron no tanto al combate contra las drogas, sino a la “incertidumbre” que viven Ottawa y Washington sobre un posible y “no muy lejano” estallido social en México, “tan pronto como para el inicio de 2010”, afirmó a MILENIO el doctor Jerome Corsi, politólogo de Harvard, articulista y autor de uno de los best-sellers 2008 en la lista del New York Times, The Obama Nation.

El también abanderado de la cruzada contra la integración entre México, EU y Canadá, contenida en la Alianza para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte (ASPAN), agregó que Obama se “echó para atrás” en prácticamente todas sus promesas de campaña en relación a la tan proclamada “nueva era en las relaciones entre México y EU”, incluso en la renegociación del TLCAN, que además de no representar sus intereses, obstruye el camino de su plan de beneficiar a los trabajadores estadunidenses y crear empleos para mitigar la crisis, pero con la vista puesta en su reelección en 2012.

Jerome Corsi destacó que es falso que, a diferencia de las anteriores reuniones —cinco en total—, que se iniciaron en absoluto secreto en 2005 entre los “tres amigos”, bajo el nombre de Aspan, en Wacco, Texas, entre los ex presidentes de México y Estados Unidos, Vicente Fox y George W. Bush, con su homólogo Stephen Harper, para consolidar un bloque “norteamericano” político, económico y militar muy similar al modelo de la Unión Europea, la Cumbre de Guadalajara fuera “abierta” y “transparente”, como lo quiso hacer creer la Casa Blanca.

“Por el contrario, lo único que hicieron fue cambiar el nombre a a Cumbre de Líderes de Norteamérica, para diluir la gran oposición que existe a una integración de esta naturaleza, incluso entre la mayoría de los miembros del Congreso y del Parlamento canadiense que temen que nuestros países pierdan su soberanía e independencia”.

Con matices y opiniones diametralmente diferentes, Larry Birns, legendario líder de los ultraliberales, maestro de generaciones de analistas de inteligencia en temas latinoamericanos y presidente del poderoso Think-Tank The Council on Hemisferic Affairs (COHA), reveló en entrevista telefónica que no se puede negar que sí existe “gran preocupación” ante la posibilidad de un levantamiento armado en México. “Aunque creo que no es inminente, podría suceder si el PAN insiste en castigar aún más a la población con un aumento de impuestos —que pueden y deben evitarlo el PRI y otros partidos—, o si Calderón decide apretar al Ejército, que no tiene suficientes elementos ni está capacitado para hacer frente a dos guerras simultáneas en la frontera: una contra las drogas y otra en las ciudades en caso de que se desate una revuelta contra el gobierno”.

Los “insideres” —personajes como Birns y Corsi que tienen acceso a información privilegiada— sólo coincidieron en que “México vive una de las etapas más difíciles de su historia moderna”, una que le será larga y difícil de superar.

Ambos subrayaron que Calderón está consciente que en este momento Obama no puede apoyar una reforma migratoria. “Sería su “suicidio político”, expresaron.

El presidente de Estados Unidos, acosado y cercado cada vez con más fuerza por la derecha, y con una profunda crisis económica que ahoga a EU, está obligado a resolver el problema de cara a las elecciones intermedias de 2010, no nada más para aliviar la recesión que sufren sus gobernados, sino para evitar perder la mayoría demócrata en ambas cámaras del Congreso, por lo que el tema migratorio es altamente impopular y polarizante. “Si como dicen que ofreció a México iniciar gestiones para fines de este año sobre el tema, creo que de hacerlo quedaría como un pájaro herido en manos de sus enemigos decididos a evitar su reelección a como dé lugar”, insistió Birns.

Ambos especialistas comentaron que según la “retroalimentación informativa” de voces que estuvieron presentes en Guadalajara, “no hay nada más lejano en los planes de la administración que involucrarse en invertir su capital político en ayudar más allá de lo menos posible” a México a salir de su profunda crisis económica y política.

Más aún, Washington ya empezó a cuestionar la política antidrogas de Felipe Calderón, lo que deja entrever que también la promesa de “auxiliarlo” a combatir a los cárteles podría desvanecerse paulatinamente.

El pasado jueves, John Freely, ministro consejero de la embajada de EU en México, afirmó en el Tecnológico de Monterrey que llegó el momento de “reexaminar la estrategia” de la lucha contra el narcotráfico.
Jeanette Becerra Acosta

kikka-roja.blogspot.com/

Adiós a Carmen: Lydia Cacho

Adiós a Carmen

Mauricio tiene cinco años y unos ojos negros inmensos que miran con dulzura. Se expresa con toda propiedad y por estos días se pregunta por qué algunos hombres abandonan a sus hijos o golpean a las mujeres.

Mau es cuidado amorosamente por las amigas de su madre Carmen Santiago, porque ella estuvo hospitalizada en coma. Carmen es una hermosa mujer de 35 años, reportera y madre soltera. Trabajaba en comunicación social del ayuntamiento de Chilpancingo, Guerrero.

Carmen salió un tiempo con Rubén Mora Peralta, y lo que en un principio consideró un romántico celoso pronto se convirtió en un controlador violento. Ella terminó su relación, pero Rubén le aseguró a la reportera que no estaba dispuesto a “perderla”. Así que hace tres semanas el hombre confrontó a Carmen a las afueras de su casa y la golpeó hasta dejarla inconsciente. Asustado llamó a la ambulancia y dijo que así la encontró. Los médicos determinaron que la golpiza le causó fracturas del cráneo que ponían en peligro su vida; urgieron una intervención adecuada.

El agresor y su tío, el doctor Dorio Mora Tapia, director general de la clínica del ISSSTE, sacaron a Carmen del hospital y la escondieron para evitar que se reportara el caso al Ministerio Público. Las amigas de Carmen se movilizaron para buscarla; interpusieron la denuncia por privación ilegal de la libertad, lesiones agravadas y omisión de cuidados, pero la fiscal de Delitos de Violencia Intrafamiliar Dominga Chávez decidió liberarlo bajo caución.

Carmen salió de otro hospital antier, donde la atendieron por cuatro fracturas en el craneo y desprendimiento de membrana. Sin embargo por falta de atención durante el secuestro, la mitad de su cerebro murió. Perdió de por vida la memoria y la capacidad de procesar emociones.

En este acto feminicida hay muchas y muchos cómplices. En primer lugar, el director del ISSTE que dio de alta a Carmen para salvar a su agresor y los médicos que se negaron a reportar el caso según ordena la Norma Oficial de Salud. La fiscal negligente cuya obligación era investigar. Las y los diputados de Guerrero que desde el 16 de diciembre de 2007 aprobaron la Ley de Acceso a las Mujeres a una vida libre de violencia y, omitieron hasta hoy, adaptar el Código de Procedimientos Penales del estado para tipificar los delitos. Y el gobernador Zeferino Torreblanca, quien ignoró la importancia de aplicar la ley adecuadamente para proteger a sus gobernadas.

Mau reza todas las noches para que le devuelvan a su mamá. Pero esa mujer valiente que defendió su libertad y su derecho a una relación amorosa libre de violencia nunca regresará.

La violencia feminicida arrebató la vida “en vida” a esta joven a punta de golpes. No dejemos que esta sea una metáfora de lo que la normalización de la violencia puede hacer con las y los mexicanos.
kikka-roja.blogspot.com/

OAXACA 2006: TERRORISMO DE ESTADO

  • José Sotelo Marbán aborda en un libro el origen del conflicto y el papel represor del gobierno
  • Lo que sucedió en Oaxaca en 2006 tiene todo para ser terrorismo de Estado
  • El estudio, prologado por el historiador Carlos Montemayor, reúne parte de las conclusiones del tribunal popular, formado por intelectuales y defensores de derechos humanos
Foto Durante la entrevista con el autor de Oaxaca: insurgencia civil y terrorismo de Estado y el prologuista del libro Carlos Montemayor, a la derechaFoto Luis Humberto González Fernando Camacho Servín

Sin lugar a dudas, y con todos los elementos para afirmarlo tal como es, lo que sucedió en Oaxaca en 2006 fue un operativo de represión ordenado por las más altas esferas del poder estatal, una agresión descarada contra un movimiento social pacífico, que no debe quedar impune.

De esa manera se expresó en entrevista con La Jornada el investigador José Sotelo Marbán, autor del libro Oaxaca: insurgencia civil y terrorismo de Estado (Ediciones Era), en el que explora los motivos que generaron el estallido social en la entidad del sur del país y la forma en que el gobernador Ulises Ruiz pretendió sofocarlo mediante el uso de la violencia.

El estudio, prologado por el escritor y analista Carlos Montemayor, reúne buena parte de las conclusiones a las que llegó el grupo de intelectuales, académicos y defensores de los derechos humanos –entre ellos el propio Sotelo– que integraron el llamado tribunal popular, instancia que condenó de manera simbólica al mandatario oaxaqueño por sus abusos y crímenes.

Luego de recopilar abundantes datos sobre la represión ejercida por la policía y diversos grupos clandestinos paramilitares, el investigador señala que las autoridades incurrieron en el terrorismo de Estado para someter a los activistas de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO).

Al utilizar de manera desmedida los cuerpos de seguridad para fines no legítimos e incluso criminales, se produce el terrorismo de Estado, como ya se perfiló en algunas recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, explicó Sotelo.

El gobierno de Ulises Ruiz ya era ilegítimo de origen, pues nunca hubo certeza de que ganara las elecciones de manera limpia, pero lo más grave es cómo después ejerció el poder, confrontando de manera violenta a las organizaciones populares, lo cual va más allá de las facultades de un Estado civilizado.

A esta situación, de por sí grave, se suma un factor más: el sistema local de justicia operó de forma consciente para inculpar y criminalizar a las víctimas de la represión oficial. Todas estas características hacen que se pueda hablar con toda propiedad de terrorismo de Estado, que enfrentó a una insurgencia popular pacífica totalmente ejemplar.

Uno de los engranajes para que todo esto sucediera sin generar demasiadas reacciones de indignación fueron los medios informativos. El papel de éstos fue absolutamente crucial. Los medios, en este momento, ya forman parte de una estrategia de guerra, acusó el autor.

La prensa nacional, en su mayoría, “nos vendió una idea totalmente equivocada de lo que ahí sucedía. Si los grupos paramilitares del gobernador quemaban un autobús, de inmediato la prensa decía: ‘ésos, los de la APPO, son unos bárbaros’, lo cual suscitó el rechazo de la población, que no quería tener nada que ver con extremistas”.

Como resultado de esa labor cotidiana de desprestigio, los activistas no lograron explicar el sentido de sus demandas, quedaron aislados y no hubo ningún movimiento nacional en su defensa, ni siquiera de los intelectuales.

A la luz, la podredumbre

La cancelación de las vías legales para manifestar su descontento, afirmó Sotelo, provocó que la APPO buscara a un grupo de personas que actuara como especie de conciencia moral para juzgar los hechos. Ese tribunal popular respaldó su veredicto con una investigación previa, en la cual conocimos la realidad de Oaxaca y la parte más podrida del sistema.

Si el movimiento alcanzó tales niveles, no fue producto de la casualidad. Oaxaca es un estado en el que existen organizaciones sociales de todo tipo, que se aglutinaron en torno de la figura de la APPO orilladas por la política represiva de Ulises Ruiz, puntualizó Sotelo.

Esa organización tuvo la virtud de dar voz a todos los colectivos que lo integraron, por diversos que fueran, e incluso a los ciudadanos sin militancia política. En las barricadas y hasta como reporteros, los oaxaqueños se dieron cuenta de que podían manejar la situación, como cuando las mujeres operaron la radio y la televisión, y lo hicieron con éxito.

A futuro, lo que corresponde a los activistas es aprender de estas experiencias para definir las siguientes etapas de la lucha. Tenemos que ser perseverantes para encontrar resquicios donde buscar justicia. Como en los casos de la matanza de Acteal y del desaparecido Rosendo Radilla, en esta lucha no podemos claudicar jamás.

Por su parte, Carlos Montemayor apuntó que la obra de Sotelo Marbán es resultado de una investigación acuciosa de la conformación de la APPO y de las estrategias oficiales de control y sometimiento, que se caracterizan como terrorismo de Estado.

Mediante esta investigación podemos conocer las condiciones de violencia oficial que priman en México. Es un documento sustancial para entender este proceso, además de un modelo de lo que podría ocurrir en el país cuando la justicia esté al servicio de los pueblos y no de las elites.

kikka-roja.blogspot.com/

¿Quién gobierna México?: Ricardo Raphael

Ricardo Raphael
¿Quién gobierna México?
24 de agosto de 2009

Cuando mis padres y mis abuelos tuvieron mi edad, esta pregunta habría obtenido una obvia e inmediata respuesta. A mediados de los años setenta, en la percepción de los mexicanos el Presidente de la República gobernaba todo el país. Lo hacía con la ayuda de otras autoridades como los gobernadores, los generales, los jueces o los secretarios de Estado; pero cada uno de estos funcionarios eran, sin controversia alguna, sus subordinados y empleados.

Las paradojas de la historia mexicana me han colocado en una situación tal que me es imposible responder como lo hicieran mis familiares a la edad de cuarenta años. Hoy quedo obligado a decir que no lo sé. Estoy consciente de que no lo hace el jefe del Ejecutivo; al menos no como ocurría en el pasado.

Y esto no se debe, según han afirmado equivocadamente algunos colegas desde las pasadas elecciones, a que el partido de Felipe Calderón perdió la cómoda mayoría que hasta este mes sostenía en la Cámara baja. Ya antes su poder para operar las grandes decisiones del Estado tenía una pobrísima dimensión.

Los poderes fácticos, la pluralidad y dispersión de las fuerzas políticas, el federalismo disfuncional, la globalización de los fenómenos políticos y económicos y también la irreverencia post autoritaria característica de sus adversarios (y también de alguno de sus aliados), le han entregado a México —quizá desde las épocas de Ernesto Zedillo— una Presidencia empequeñecida.

Tampoco es cierto, como promueve otra leyenda popular, que el poder de los partidos haya sustituido al del Presidente. Se comete una media verdad cuando se afirma que el viejo presidencialismo mexicano ha sido sustituido por la partidocracia.

No se trata de dos arreglos políticos comparables. El primero se caracterizaba por la entrega de todo el poder a una sola persona. A ese individuo singular se podía, por tanto, reclamar por los errores, o celebrarlo por los aciertos. En contraste, hoy no es tarea sencilla calibrar las responsabilidades. Para lo bueno y también para lo malo, el gobierno plural de las fuerzas políticas diluye las obligaciones. Los dirigentes que cohabitan en estas organizaciones constituyen una compleja comunidad de intereses y voluntades donde es imposible premiar o exigir, según cada quien merece.

Por otra parte, antes la curva del poder presidencial solía ser predecible: crecía vertiginosamente durante los primeros años de cada administración y declinaba, casi a pique, durante los últimos tres. En cambio, el ciclo de poder de los partidos ahora es incalculable.

Estas organizaciones son fuertes en algunas regiones y prácticamente inexistentes en otras; crecen a punta de elecciones (locales y federales) pero la talla de su siguiente estatura tiene una naturaleza incierta. Ningún partido, en ningún momento, puede sentirse perfectamente vivo. Ni tampoco, fatalmente muerto. La curva en el parque del poder partidario no tiene la forma de un columpio invertido, sino la del juego infantil conocido como el sube-y-baja.

Un tercer actor que ha sido señalado como suplente definitivo del poder presidencial son los gobernadores de los estados. Se afirma que en este país pasamos de una monarquía absoluta al gobierno de los señores feudales. Esta hipótesis cuenta con materia verosímil y sin embargo posee igualmente serias debilidades si se le mira de cerca. Estos señores no reinan en México. Su reinado se limita a Guerrero, Quintana Roo, Morelos, Nuevo León, Puebla; es decir, a treinta y dos unidades territoriales que, por separado, no son el país.

Crece finalmente la versión de que son los poderes fácticos quienes verdaderamente sustituyeron al ido poder presidencial. Los empresas oligopólicas, las grandes corporaciones sindicales, los carteles de las drogas, los inversionistas extranjeros, los medios de comunicación, etcétera. No falta razón cuando se introduce esta respuesta en la fórmula pero, tal y como ocurre en el caso de los gobernadores, el territorio de influencia de cada poder fáctico se limita a una o varias —pero pocas— geometrías temáticas.

En los hechos, ningún poder fáctico es capaz, ni tiene la sincera pretensión, de colocarse como el gran administrador de todo lo que atañe a los mexicanos. Estos son actores potentísimos para impulsar sus justificados o sus inmorales intereses, sus propias y muy mezquinas agendas; pero lejos están de querer o de ser capaces para asumir la responsabilidad que implica hacerse cargo del conjunto del país.

¿Quién gobierna entonces México? Repito lo que advirtiera en un principio: no lo sé. Parecieran hacerlo un conjunto caótico de autoridades federales, partidos, gobernadores y poderes fácticos que, hasta ahora, no han sido capaces de sustituir aquel arreglo autoritario del presidencialismo por otro donde la inteligencia y la cooperación democrática se impongan.

Va el más querido de los abrazos para mi amigo Rafael Pérez Gay, cuyo padre fabricó un amoroso tiempo con la consigna de que su haber no se extraviara jamás.
kikka-roja.blogspot.com/

¡Es la corrupción, niños! : José Antonio Crespo

21-Ago-2009
Horizonte político
José A. Crespo
¡Es la corrupción, niños!

Apropósito del concurso infantil, Adiós a las Trampas, la semana pasada Felipe Calderón dirigió a los participantes una disquisición sobre el verdadero y esencial mal de este país: la corrupción. El discurso se encuadra en la política de socialización cívica que el Estado mexicano despliega para combatir la predominante cultura de la corrupción y fomentar la casi inexistente, pero retóricamente anhelada, cultura de la legalidad. Difícilmente se podría estar en desacuerdo con lo dicho con Calderón; lo que se podría cuestionar, en todo caso, es la eficacia de dicha política educativa (no sus fines) y si el gobierno hace lo que puede para impulsar, en los hechos, la cultura de la legalidad que predica. Con plena razón, Calderón advierte a los escolares que “una de las peores o de las más dañinas calamidades que ha sufrido nuestro México, es la corrupción, la trampa, la transa” (12/ago/09). Y agrega: “Hacer trampa es ganar a la mala, algo que no corresponde, algo que le corresponde a alguien más” (es decir, “haiga sido como haiga sido”).

Calderón explicó a los niños mexicanos que apegarse a los valores de honestidad y el principio de legalidad no es sólo cuestión de ética, sino que una conducta racional para cada persona y para la sociedad en conjunto: “No es cierta aquella frase absurda, irresponsable, repudiable, de que ‘el que no transa, no avanza’. Al contrario, los países que más han avanzado en el mundo son los países que tienen comportamientos más honestos, que tienen reglas más claras y que cumplen mejor sus reglas”. En efecto, en los países más avanzados social y políticamente hay menos corrupción, y eso mismo fue una condición para alcanzar dicho desarrollo. Hay un círculo virtuoso entre legalidad y desarrollo. Y desde luego, la corrupción explica en buena parte la lamentable situación en que se halla México, no sólo en la actualidad, sino a lo largo de su historia. El problema es que en el comportamiento colectivo, lo que es bueno para algunos no es necesariamente bueno para la sociedad en su conjunto, y las conductas antisociales pueden no afectar directamente a sus perpetradores. Es decir, si hubiera absoluta y automática simetría entre el comportamiento de una persona y sus repercusiones sobre ella misma, entonces la motivación individual sería a favor de la ética, la convivencia respetuosa y el apego a la ley. Pero al infractor de la legalidad y la ética, su conducta podría traerle más beneficios directos que perjuicios indirectos.

Calderón lo explica con una metáfora de tránsito: “Si hay una regla que dice: No Se Estacione Aquí, es para que en esa calle donde pasan muchos coches pueda haber un carril libre para que los coches puedan pasar. Pero con uno, con uno que se estacione en un lugar indebido ya paró todo el tráfico de ese carril, que puede haber miles de coches atrás que ya no van a llegar; con uno solo que haga transa, que viole la regla. Y entonces, se empeora la vida de la ciudad con una transa”. Así es. Pero quien se estacionó en doble fila salió favorecido; por eso muchos lo hacen. Y por eso los narcotraficantes siguen en lo suyo, como si nada. Les es más rentable el crimen que la legalidad. Y ni qué decir de los gobernantes corruptos o los legisladores complacientes consigo mismos, permitiendo y cuidando sus ofensivos lujos y prebendas. Así, eso de que a todos nos conviene portarnos bien (“el bien triunfa siempre sobre el mal”) es propio de un cuento infantil, no de un análisis político-social de la realidad.

En su plática con los escolares, Calderón les explicó la endémica desigualdad de México a partir de la cultura de la trampa y la corrupción: “Los muchos recursos que ha empleado el país para ayudar a su gente más pobre, en el campo o en la ciudad… en lugar de ir a la gente más pobre durante años y durante décadas… han acumulado verdaderas fortunas en manos de unos pocos políticos que se han enriquecido a costa de la pobreza de todos”. Así es, pero en lugar de hablar mal del país (pues eso aleja las inversiones), Calderón debiera hacer lo que está en sus manos para combatir tan dañina práctica. Y es que en la mayor parte de la plática, el jefe del Ejecutivo pareció aludir como solución la internación de valores, cuya eficacia, sabemos por experiencia universal, es mínima. Pero en algún momento Calderón habla de más eficaz receta para combatir dichas prácticas: la penalización de las infracciones legales y de las conductas antisociales: “Castigar y castigar duro a quien cometa trampas, a quien infraccione la ley, a quien violente las leyes”. Hasta ahí, de acuerdo. Donde empiezan la simulación y el engaño es al hablar del compromiso gubernamental en el combate a la corrupción: “Queremos acabar con las transas haciendo que todos, sin excepción, cumplamos con la ley. Que nadie, por muy influyente, por muy poderoso, por muy prepotente que se crea, se sienta con derecho a violar la ley”. ¿En serio? ¿Pues cuántos “peces gordos” de la corrupción han sido penalizados en los últimos años? Eso esperábamos con la alternancia, desde luego, pero el nuevo gobierno nos dejó con un “palmo de narices”.

“La vida agrega Calderón a veces es como un juego de serpientes y escaleras: hagamos que en la sociedad una escalera sea hacer el bien, que avance quien haga el bien… y el que viole la ley, el que haga transa, le va a ir mal, muy mal”. Pero si la corrupción es un mal endémico en México, es precisamente porque ese arreglo de “serpientes y escaleras” no funciona aquí: los niños pronto aprenderán, conforme crezcan y observen su entorno social, que aquí suele ser mucho más rentable pasar por alto la ley y la urbanidad, que acatarla. Son la aplicación sistemática de la ley y la rendición genuina de cuentas las que pueden generar la cultura de la legalidad, y no bonita retórica, sobre todo cuando quienes la protagonizan (con sus honrosas excepciones) son los primeros en incurrir en aquello que solemnemente condenan.

Los narcotraficantes siguen en lo suyo, como si nada. Les es más rentable el crimen que la legalidad. Y ni qué decir de los gobernantes corruptos.

kikka-roja.blogspot.com/

El regreso a clases y la exclusión social

El regreso a clases y la exclusión social
La identidad nacional y lo social
Mario Luis Fuentes
24-Ago-2009

Según la Encuesta Nacional de Empleo (ENOE), en 2007 había en México 29 millones 203 mil 394 personas entre los cinco y los 17 años. De éstos, 14 millones 763 mil 18 son hombres y 14 millones 467 mil 376 mujeres. El dato es relevante, porque es este segmento de la población el que constituye el grueso de la matrícula escolar. En efecto, el sistema educativo nacional tiene una cobertura de más de 32 millones, cuya inmensa mayoría se ubica en el grupo de edad señalado.

De acuerdo con lo que establece el texto constitucional, todas las niñas y los niños deberían estar en la escuela. Esto implicaría una cobertura universal hasta el bachillerato, lo cual se encuentra muy lejos de ser una realidad en nuestro país. Así, de los 29.2 millones de menores de 18 años que había en 2007, hay un registro alarmante de 3.07 millones que no asistían a la escuela, la inmensa mayoría, por razones económicas.

Desagregados por grupos de edad, es preocupante que, entre quienes tenían de cinco a nueve años, se registró un total de 236 mil 504 niñas y niños que no acudían a la escuela, cuando se supone que en México no sólo la gratuidad de la educación, sino la existencia de programas como Oportunidades, deberían garantizar que no hubiera una sola niña o niño excluido del sistema. En el grupo de edad de los 10 a los 13 años, la cifra es de más de 315 mil sin la oportunidad de ver cumplido su derecho a la educación.

Debe destacarse, además, que para la población de 14 a 17 años aún hay rezagos abismales: 110 mil 584 adolescentes en este segmento no cuentan con ningún grado de instrucción; 520 mil 258 no habían concluido la primaria; mientras que más de 3.5 millones tenía secundaria incompleta, lo cual evidencia no sólo una enorme tasa de no absorción de la secundaria a la preparatoria, sino también altos niveles de reprobación, repetición de grados y extraedad escolar grave en las secundarias. Lo anterior implica que, en 2007, teníamos a más de 630 mil personas entre 14 y 17 años sin concluir la primaria; dato aterrador, porque implica que estas niñas y estos niños seguramente estarán condenados, en su mayoría, a tener severos problemas de inclusión laboral, aprendizaje profesional y, desde luego, altas probabilidades de reproducir los círculos intergeneracionales de la pobreza.

Estos datos deben, sin embargo, tomarse con mucha cautela, pues si los registros de incremento en los niveles de pobreza y en la agudización del hambre en todo el país comenzaron a darse desde 2007, entonces la deserción escolar, la reprobación y la no absorción de egresados de primaria y secundaria pudo haberse incrementado también de manera significativa. Debe dejarse en claro que la pobreza de capacidades creció al pasar de 4.2 a 5.3 millones de hogares, lo cual implica no contar con recursos suficientes para satisfacer las necesidades básicas de alimentación, salud y educación, aun destinando todo el ingreso del hogar a esos ámbitos. Si esto es así, entre comer y curar una enfermedad o asistir a la escuela, la decisión en los hogares generalmente apunta a las primeras dos opciones, por lo que no es descabellado pensar que, al no haber un crecimiento en las coberturas de los programas de combate a la pobreza, combinada con una reducción al presupuesto educativo, más niñas y niños abandonarán las escuelas y, peor todavía, hasta podrían engrosar las filas de la monstruosa figura del trabajo infantil. La ENOE del segundo trimestre de 2009 nos dice que hay más de 2.36 millones de personas desocupadas, así como 9.96 millones de autoempleados, es decir, viviendo en la precariedad laboral, pero sobre todo salarial, sin prestaciones económicas, en la informalidad y hasta en la ilegalidad.

En este contexto, la educación sigue siendo un espacio que puede permitirnos recuperar el sentido de nación, de garantizar en primer lugar la inclusión de todos al sistema educativo, en un esquema de gratuidad, desde el preescolar hasta el bachillerato.

No podemos permitir que las generaciones de jóvenes que podrían tener un promisorio futuro, se estén convirtiendo en hordas de desempleados pues, según los datos de la Encuesta Nacional de la Juventud, cada vez son más los adolescentes que ni estudian ni trabajan, lo cual puede generar poderosos “caldos de cultivo” para la violencia, la frustración y la desesperanza.

Octavio Paz decía que tenemos derecho a todo, excepto a renunciar a construir una sociedad para la felicidad. Empero, lograrlo requiere que al menos tengamos acceso a un piso básico de derechos, entre los que se encuentra sin duda una educación de calidad.

kikka-roja.blogspot.com/

Armando Chavarría Barrera: implicaciones de un homicidio

Chavarría: implicaciones de un homicidio
lajornada
El asesinato de Armando Chavarría Barrera, presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso de Guerrero, líder de la bancada perredista y uno de los más fuertes aspirantes a suceder a Zeferino Torreblanca en el Ejecutivo estatal, marca un hito en la escalada de violencia que padece el país y resulta –además de condenable, como todo homicidio–, aterrador y ominoso de cara al futuro inmediato del país.

No hay hasta ahora indicios claros de la motivación ni de la autoría del crimen, perpetrado en las primeras horas de ayer en Chilpancingo, y la circunstancia nacional presente da margen a especulaciones de toda suerte.

Ayer mismo, la dirigencia nacional perredista adelantó que el homicidio tuvo motivos políticos y lo incluyó en una oleada de asesinatos de integrantes del sol azteca que este año ha cobrado la vida de 25 perredistas, 20 de ellos en Guerrero. La hipótesis es creíble, dados los antecedentes citados y la importancia del político ultimado. Hasta mayo del año pasado, Chavarría Barrera se desempeñó como secretario de Gobierno en el gabinete del actual gobernador y tenía una destacada trayectoria como dirigente, funcionario y legislador: líder de la Federación Estudiantil Guerrerense, integrante de la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria, senador y diputado federal.

Si, como lo afirma la Comisión Política Nacional del PRD, Chavarría Barrera fue víctima de una conjura política, ello sería indicio de la elevación hacia las altas esferas de la vida republicana de una violencia que en años recientes ha cobrado la vida de decenas de activistas, militantes y dirigentes opositores, que se ha traducido en desapariciones forzadas y que pareciera augurar la repetición de momentos trágicos de la historia nacional, como la guerra sucia emprendida en las presidencias de Luis Echeverría y José López Portillo; el salinato, entre cuyos saldos debe recordarse el asesinato de varios centenares de perredistas, o la estrategia de represión, contrainsurgencia y paramilitarismo que el gobierno de Ernesto Zedillo aplicó en Chiapas y Guerrero.

Por otra parte, el homicidio referido ocurre con el telón de fondo de la pavorosa espiral de violencia generada por la manera en que el actual gobierno decidió enfrentar a la delincuencia organizada y no faltarán las voces que pretendan asociar a ese fenómeno la muerte de Chavarría Barrera, con el propósito de desvirtuar la memoria de la víctima y la imagen de sus compañeros de partido y de postura.

Por desgracia, la capacidad y credibilidad de los órganos encargados de procurar justicia, tanto estatales como el federal, se encuentran en niveles tan bajos que no les será fácil esclarecer en forma verosímil e inequívoca el homicidio perpetrado ayer en Chilpancingo.

Y, sin embargo, están obligados a ello. Si las autoridades correspondientes no identifican, capturan y presentan ante la justicia a los autores materiales e intelectuales del asesinato de Armando Chavarría, se estará propinando un severo golpe a la política misma, en tanto que vía de resolución pacífica e institucional de conflictos y problemas sociales; se enviará, así sea por omisión, un mensaje inequívoco de desprotección a los funcionarios, legisladores y representantes populares del país, y se dará un nuevo y desesperante aliento a la impunidad.

En lo inmediato, el gobernador guerrerense tendría que explicar con consistencia la razón por la que apenas hace dos meses le fue retirado a Chavarría el personal de protección que el gobierno de la entidad asigna a sus ex funcionarios.

Resulta imprescindible, en suma, que los gobernantes federales y estatales reconozcan el desarrollo de una violencia política y de una pauta de homicidios políticos en el país; que admitan la inoperancia de las estrategias seguidas hasta ahora para hacer frente al crimen organizado y que, en los dos terrenos, adopten acciones realmente efectivas para detener la pavorosa degradación de la seguridad pública, del civismo y de la vigencia de los derechos fundamentales. De no proceder así, el asesinato de Chavarría Barrera podría marcar un punto de no retorno.
kikka-roja.blogspot.com/

¿Un protectorado?: Luis Javier Garrido

¿Un protectorado?
Luis Javier Garrido
El gobierno de facto de Felipe Calderón no sólo está hundiendo a México en un desastre sin precedentes, sino que con sus políticas de abierta subordinación a Washington y de respaldo a la militarización del continente constituye ya una verdadera amenaza para América Latina.

1. Una pregunta empiezan a hacerse ya, por consiguiente, algunos analistas y es urgente abordar la cuestión. ¿Está México, luego de ser sentenciado como un Estado fallido, en vías de convertirse en un protectorado de Estados Unidos?

2. El gobierno de facto de Calderón ha profundizado de manera muy grave la vía entreguista aceptada por Carlos Salinas de Gortari con el TLCAN, que abrió la vía para el desmantelamiento de la nación y la entrega de la definición del proyecto nacional mexicano al gobierno de Washington, y proseguida por Ernesto Zedillo, quien al modificar el artículo 28 constitucional en 1995 pretendió sentar las bases para concesionar a las grandes trasnacionales áreas estratégicas de la nación desde el petróleo, la energía eléctrica, la energía nuclear, los ferrocarriles y los puertos, hasta el espacio aéreo, la comunicación satelital, el correo y los telégrafos.

3. El abandono de Calderón de sus responsabilidades con la intención evidente de seguir atentando, aún más que sus predecesores, contra la vocación soberana de México ha determinado que hoy día las grandes decisiones en materia financiera no se tomen en la Secretaría de Hacienda y el Banco de México, sino en el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, el FMI y el Banco Mundial, y que se estén además transfiriendo a Washington facultades para que a través de las multinacionales controle cada vez más el sector energético, el espacio aéreo, el mar territorial, las comunicaciones, las aduanas, los puertos y los recursos no renovables del país. Ningún gobierno había llegado a tantos extremos como este espurio de Calderón, pero lo más grave es que está pretendiendo ahora entregar el control de las fuerzas armadas de México y, en consecuencia, del territorio mexicano, a Washington, siguiendo el modelo de Colombia.

4. Los cinco gobiernos de la ultraderecha mexicana (1982-2009) han entrañado de esta manera como saldo que el proyecto de país libre por el que luchó el pueblo de México a lo largo de dos siglos esté ahora hecho pedazos y que, de proseguir en esta vía, México se transformará en poco tiempo en un verdadero protectorado de Estados Unidos, como está empezando a serlo ya Colombia.

5. El gobierno ilegítimo de Calderón, carente de raigambre popular, de conciencia social y de una visión de la historia está, sin embargo, haciendo algo más, lo que no se atrevió a hacer ninguno de sus predecesores neoliberales: imbricar a las fuerzas armadas de México en un proceso de absoluta subordinación al Pentágono, como ha acontecido durante la supuesta y fracasada guerra contra el narcotráfico, decidida y conducida por militares estadunidenses. Los cuadros de las fuerzas armadas se preparan y entrenan cada vez más en Fort Lauderdale; el Ejército y la Marina de México aparecen ya participando en maniobras conjuntas bajo el mando estadunidense, y el secretario de la Defensa acude sin pudor a rendir cuentas a los militares estadunidenses.

6. No es de extrañar, en este contexto, que Calderón haya festejado con singular entusiasmo el 13 de agosto en Santafé de Bogotá el anuncio formal del presidente Álvaro Uribe de aceptar la instauración de siete bases militares de Estados Unidos en Colombia por un periodo de 10 años, como publicaron diarios de todo el mundo, aunque después pretendiera negarlo el michoacano en un acto de cobardía, cuando nadie ignora la idolatría que profesa a Uribe y lo que él subraya todo el tiempo: que la militarización de Colombia constituye el modelo de su gobierno. El diario español El País del viernes 14, que se publica por lo menos 14 horas antes que los diarios mexicanos, lo consignó así en su página 4 mediante una nota de Pilar Lozano, quien subraya sin ambages que en el curso de esa conferencia de prensa Calderón respaldó la cesión de bases militares a Estados Unidos.

7. La militarización del continente que auspician Uribe y su discípulo Calderón, siguiendo a todas luces instrucciones de Washington, constituye una amenaza para América Latina, como señaló el presidente venezolano Hugo Chávez al señalar en Quito el 10 de agosto, durante la cumbre de Unión de Naciones de Sudamérica, que con ese pacto militar vientos de guerra comienzan a soplar en el continente, pues el potencial de despliegue aéreo de Estados Unidos a partir de la base colombiana de Palanquero alcanza desde México hasta Paraguay. En Colombia hay ya 250 soldados estadunidenses que aumentarán a 400 antes de fin de año, y en México ése es el escenario que se espera, de proseguir esas políticas de los panistas, aunque con voz trémula pretendiera negarlo el martes 18, en conferencia de prensa, la canciller Patricia Espinosa.

8. La militarización de Colombia y la lucha de Uribe contra el narco han sido calificadas como un fracaso por todos los expertos, no obstante lo cual Calderón pretende seguir engañando a los mexicanos, insistiendo en que en México la utilización del Ejército en tareas que constitucionalmente no le competen y el baño de sangre a que ha llevado al país no es por motivos políticos: amedrentar a la población, hacer una advertencia a los movimientos sociales, acentuar, como quiere Washington, el escenario del desastre mexicano. Debería preguntar Calderón a Carlos Pascual, el nuevo embajador de Obama en México, por qué en Estados Unidos, primer productor y consumidor de droga en el mundo, el ejército estadunidense no patrulla las calles y no ha sido detenido ningún capo en estos tres años.

9. El papel que se ha hecho desempeñar al Ejército Mexicano para suplir las ineptitudes del gobierno del PAN entraña, por otra parte, sus costos, como en el caso de la preparación de diversos grupos paramilitares que han hecho desde los años 90 militares mexicanos, en especial en el caso de Chiapas. La absolución que hizo la Suprema Corte de los paramilitares responsables de Acteal pudiera tener así también otra lectura: no es nada más una satisfacción a Zedillo y a sus compinches, sino también al Ejército. Las garan-tías que exigen en vistas al futuro militares que entrenan o se han pasado a este tipo de grupos, pasan por la rectificación en este oscuro expediente.

10. El anuncio al país con la cruzada bélica de Calderón por Latinoamérica y el fallo de Acteal es, por consiguiente, claro: no se van a modificar las políticas económica y social del panismo en este sexenio y el gobierno está preparado para utilizar la fuerza material en un marco de impunidad.
kikka-roja.blogspot.com/

¿Israel está detrás del tráfico global de riñones?

Bajo la Lupa

¿Israel está detrás del tráfico global de riñones?
Alfredo Jalife-Rahme
Desde hace más de una década era sabido en los informados círculos médicos y penales el financiamiento por Israel de transplantes de órganos en otros países de forma clandestina mediante una extensa red criminal, como confesó Geldaya Tauber Gady, alto oficial retirado del ejército israelí, ante un tribunal de Brasil: el gobierno israelí está enterado del tráfico de órganos para los pacientes de su país y paga por todas las transacciones (sic) a través del plan 4 de salud (BNET; Transplant News; 30/1/04).

Según Larry Rohter, de The New York Times (23/5/04), el israelí Ilan Peri es el cerebro tratante del mercado negro del transplante global de riñones por conducto de la empresa TechCom, con sede en Tel Aviv. Después de haber sido expuestos en Sudáfrica y Brasil, los traficantes israelíes de órganos trasladaron a China gran parte de sus operaciones.

Rohter arguye que la emergencia de Israel como foco del sindicato (criminal de riñones) no causa sorpresa debido a que por consideraciones religiosas la tasa de donación en Israel (Nota: 8 por ciento) se encuentra entre las más bajas del mundo occidental (Nota: 35 por ciento).

Hace dos años, Zaki Shapiro, cirujano israelí y anterior director de transplantes en el Rabin Medical Center de Israel, fue detenido en medio de una balacera en Turquía por estar implicado en una red clandestina de venta de riñones en un hospital privado de Estambul, según The British Medical Journal (12/5/07)

El rotativo israelí Haaretz (12/12/01) había reportado hace casi ocho años que las autoridades de Rumania buscan posibles vínculos entre las agencias de adopción (sic) israelíes y la ilegal conspiración (¡supersic!) global en la venta de órganos para transplantes. Rumania investiga si los niños rumanos llegaron a Israel con todos los órganos en sus cuerpos. Las parejas israelíes pagan 20 mil dólares por cada infante rumano adoptado. Se teme que varios papeles de adopción hayan sido falsificados, relata pulcramente Haaretz, que ya había señalado que algunos médicos israelíes estaban implicados en transplantes ilegales de riñones en Turquía, Rumania y otros países de Europa oriental.

Hechos:

El pasado 23 de julio, en un operativo espectacular en New Jersey, la policía judicial de Estados Unidos detuvo a 44 personas, incluidos cinco rabinos de Brooklyn, por lavado de dinero, tráfico de riñones y fabricación de bolsas falsas de diseño.

El lavado de dinero del eje Nueva York-Tel Aviv (¿incluirá al México neoliberal?) está ya muy visto, por lo que nos detendremos en el menos conocido tráfico de riñones por los mismos operadores criminales, entre quienes destaca el rabino Levy Izhak Rosenbaum, quien resultó un óptimo financiero al comprar los riñones a los donadores en el mercado negro por 10 mil dólares para venderlos en 160 mil a los urgidos receptores (MSNBC; 24/7/09). ¡Qué buen negocio!

Nancy Scheper-Hughes, profesor de antropología de la Universidad de California en Berkeley, había alertado al FBI desde hace siete años sobre la red de tráfico de riñones en el mercado negro de Estados Unidos por el rabino Levy Izhak Rosenbaum, quien llegó a colocar su revólver en la cabeza de los donadores arrepentidos, en su mayoría oriundos de aldeas pobres de varios países de Europa oriental, en particular de Moldavia (Haaretz; 26/7/09).

En India, la compra de los riñones de los miserables es más barata: 2 mil dólares (Daily News: 27/7/09). ¿Habrá comprado riñones indios el rabino criminal Rosembaum para acrecentar sus jugosas ganancias?

De los casi 70 mil transplantes de riñones que se realizan en el mundo al año,10 por ciento proviene del mercado negro. En Estados Unidos murieron el año pasado 4 mil 540 personas en espera de un transplante de riñón, lo que ha hecho florecer su lucrativo mercado negro en todo el mundo. ¿Tendrá ramificaciones en los hospitales privados de México?

Scheper-Hughes alega que en el hospital Monte Sinai de Nueva York se realizaban los transplantes de los riñones comprados por el rabino financiero Rosenbaum.

Otras fuentes más feroces –que invocan la complicidad del gobierno israelí–, como las de Joseph Cannon (Los carniceros: la verdad oculta sobre el circuito de robo de riñones por Israel; 31/7/09), señalan al Albert Einstein Medical Center.

No puede existir tanta maldad ultraconcentrada en el planeta por lo que tampoco sería improbable que el rabino criminal Rosenbaum haya abusado de sus dotes religiosas para engañar a sus correligionarios médicos de Nueva York y Tel Aviv.

Cannon evoca que en el transcurso de los años, muchos (sic) han acusado a Israel de traficar con los órganos de los palestinos. Entre los muchos descuellan los relatos macabros desde hace 21 años del connotado autor británico David Yallop (8/2 y 30/10 de 1988).

Cannon exhuma los vínculos entre Ilan Peri, presunto tratante del gobierno israelí (en la jerga del Mossad: el Caballo, quien opera la cobertura protectiva de las inmundicias gubernamentales), y el rabino financiero Rosenbaum.

Jane’s (5/3/08), centro de pensamiento militar británico, expone el mercado negro expansivo del tráfico de órganos dominado por tratantes sin escrúpulos y facilitado por las legislaciones nacionales inadecuadas, amplias prácticas corruptas y la ausencia general de alerta ciudadana sobre la extensión de su comercio. Comenta que el comercio ilegal de partes del cuerpo es ampliamente dominado por los riñones debido a su gran demanda y por constituir los únicos órganos mayores que pueden ser transplantados enteramente con pocos riesgos relativos para el donador viviente.

En este contexto barbárico, Aftonbladet, el periódico sueco de mayor circulación, reportó que los soldados israelíes raptan a palestinos para robar sus órganos, lo cual provocó una iracunda reacción del gobierno israelí (Haaretz; 18/8/09). El autor, Donald Boström, vincula el robo de riñones palestinos al circuito criminal del rabino Rosenbaum.

En la tardía, cuan sorprendente exhibición de los rabinos lavadores de dinero y traficantes de riñones de Brooklyn, ¿tendrá algo que ver su pertenencia al grupo ultrarreligioso ortodoxo Chabad-Lubavitch y su alianza con el partido gobernante Shas, aliado del fundamentalista primer ministro del partido Likud, Bibi Netanyahu, quien ha declarado la guerra al plan de paz de Obama?

No se puede olvidar la reciente e indecente declaración de Manis Friedman, el mejor de los rabinos de Chabad-Lubavitch (según Nathaniel Popper del portal hebreo The Forward), quien incitó a los judíos a matar a los hombres, mujeres, (sic) y niños (¡supersic!) árabes durante la guerra: la única manera de combatir una guerra moral (¡supersic!) es al estilo (sic) judío: destruyan sus sitios sagrados. Maten hombres, mujeres y niños (y su ganado). Agregó sin desparpajo: no creo en la moralidad occidental (Haaretz; 9/6/09). Mejor aquí nos detenemos.
kikka-roja.blogspot.com/

Que México se llame México: Agustín Basave

Que México se llame México
Agustín Basave
24-Ago-2009
El nombre no escrito de esta patria o filia nuestra debe ser su nombre escrito. Los mexicanos no la identificamos como Estados Unidos Mexicanos, sino como México. Si hemos elevado tantas cosas irreales a rango constitucional, ¿por qué no habríamos de constitucionalizar esta realidad?

Para Omar, para Pablo y para los doctores Echevarría, Madrazo y Serrano, junto con el muchas veces heroico personal del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional Siglo XXI del IMSS.

¿Usted le pondría a su hijo el nombre de un vecino? Yo no. Y no es que no haya tenido buenos compañeros de condominio, sino que no he desarrollado a ese grado la amistad con ninguno de ellos. Me parece improbable, de hecho, que se geste un compadrazgo entre dos personas que comparten las mismas áreas comunes y se disputan los mismos espacios de estacionamiento o distintos tiempos de fiesta y silencio. Ese tipo de convivencia no es fácil. Y no se diga cuando el vecino es más rico y poderoso y le arrebató a la mala la mitad de su terreno y varias veces se ha inmiscuido en sus asuntos familiares. Permítame preguntarle: si usted estuviera en esa situación y antes de que el ricachón de la colonia se volviera agresivo hubiera bautizado al primogénito en su honor, ¿desearía cambiarle el nombre después de padecer sus abusos?

Recurro a este símil a falta de uno mejor. Y es que nuestro país se llama oficialmente Estados Unidos Mexicanos porque cuando se elaboró la Constitución de 1824 era incontrastable la admiración por nuestro vecino del norte: los Estados Unidos de América era el país más pujante, más progresista, más próspero del continente, el primero que había obtenido su independencia y el que deslumbraba con su ejemplo republicano, liberal y federalista. Y justamente por esto último, por ese federalismo que como bien dijo fray Servando Teresa de Mier imitamos extralógicamente, la mayoría de los constituyentes eligieron el nombre de pila de “Estados Unidos” seguido del apellido “Mexicanos”. Después de todo, Miguel Ramos Arizpe y sus correligionarios eran mayoría y aseguraban que la naciente república era producto de un pacto federal como el de los gringos, aunque fray Servando gritara a los cuatro vientos que las circunstancias eran opuestas: allá trece colonias habían acordado unirse en un todo, y acá un todo se partía en muchos estados por la voluntad del centro.

El hecho es que así le pusieron a la criatura y así se sigue llamando. Y dicho sea de paso, si bien tengo algunas dudas sobre la pertinencia de la analogía del vecino, la del hijo me parece incuestionable. Porque siempre he sostenido que los mexicanos debemos ver a nuestro país más como nuestra filia que como nuestra patria, y que en consecuencia el sentimiento que debe movernos es el filiotismo más que el patriotismo; nuestro amor por México tiene que parecerse más al que un padre siente por su hijo, lo que quiere decir dar más que recibir, cuidar más que ser cuidados, educar más que ser educados, que es como los ciudadanos de una nación adolescente hemos de tratarla. Pues bien, resulta que a nuestra filia le hemos llamado siempre por una suerte de sobrenombre que deriva de su apellido constitucional. No le decimos Estados Unidos Mexicanos, sino México. Así la conocemos todos, dentro y fuera del país, y así nos referimos siempre a ella. El apelativo oficial solamente se usa en la papelería del gobierno. Y sin embargo, cuando un grupo de diputados de varios partidos sugirió en 1993 que se oficializara lo extraoficial, se suscitó un inmediato rechazo en el Congreso. Poco faltó para que se calificara de sacrilegio semejante pretensión. ¡Era inadmisible que alguien se atreviera a insinuar siquiera el cambio de nombre del país! ¿Quién rayos quería que México se llamara México?

Yo no soy antiyanqui. Es más, el hecho de que nuestro gentilicio pudiera ser estadunidenses-mexicanos por habernos copiado del vecino me molesta por la copia más que por el copiado. Lo que me mueve a pedir la modificación legal del nombre de nuestro país es el rechazo a la imitación, provenga de donde provenga. Pienso que las grandes civilizaciones nacen de la originalidad, que como diría Dostoievski una nación no puede existir sin una idea sublime y que ninguna sociedad puede engrandecerse sin una nueva cosmovisión y un proyecto civilizatorio propio. A esta idea la denominé filoneísmo hace muchos años en estas mismas páginas de Excélsior. Acuñé este neologismo la palabra que existe en el Diccionario de la Real Academia es el antónimo: misoneísmo en referencia a la búsqueda de lo nuevo, de la invención, de la creatividad. Estoy convencido de que sólo quienes conciben su propia cima de grandeza pueden aspirar a escalarla. Quienes se dedican a imitar, a seguir la estela de los poderosos, no trascienden el subdesarrollo y la mediocridad. Por eso aspiro a que mi país sea almácigo de innovación. Y por eso propongo que empecemos por el principio.

México debe llamarse México. El nombre no escrito de esta patria o filia nuestra debe ser su nombre escrito. Los mexicanos no la identificamos como Estados Unidos Mexicanos, sino como México. Así conocemos a la raíz nominal de nuestra identidad nacional. Si hemos elevado tantas cosas irreales a rango constitucional, ¿por qué no habríamos de constitucionalizar esta realidad? Alguien me dirá que hay varios cambios más trascendentales y urgentes que ése, y yo contestaré que estoy de acuerdo: lo son una reforma del Estado, una reforma fiscal, una reforma para crear un seguro de desempleo y un sistema de salud universal, una reforma educativa y varias reformas más. Pero si desgraciadamente se cumple mi vaticinio de que la Legislatura entrante no va a tener incentivos para acordar ninguna reforma de gran calado, si no vamos a ver transformaciones profundas y significativas, ¿por qué no poner este punto en la agenda? Con suerte en los próximos tres años al menos eso podría legislarse, ¿no cree usted?

abasave@prodigy.net.mx

kikka-roja.blogspot.com/

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...