BUSCA, BUSCADOR

martes, 8 de septiembre de 2009

3 Cambios gabinete: PGR, Pemex y Sagarpa: Arturo Chávez Chávez, Juan José Suárez coppel, Francisco Javier Mayorga


Se van Eduardo Medina Mora, Jesús Reyes Heroles y Alberto Cárdenas Jiménez

Relevos en PGR, Pemex y Sagarpa
Propone el presidente Calderón a Arturo Chávez Chávez para ocupar la Procuraduría General de la República; designa a Juan José Suárez coppel director de la paraestatal y a Francisco Javier Mayorga en Agricultura

RATAS, RATAS, RATERAAAAZOS¡¡ COPPEL EN PEMEX, RATERAZO¡¡.

Eduardo Medina Mora, Felipe Calderón y Alberto Cárdenas, durante el anuncio en la casa presidencial. 2009-09-08•Política

Eduardo Medina Mora, Alberto Cárdenas y Jesús Reyes Heroles salieron ayer del gabinete del presidente Felipe Calderón, quien propuso al Senado el nombramiento como nuevo procurador general de la República de Arturo Chávez Chávez y designó a Francisco Javier Mayorga como nuevo titular de la secretaría de Agricultura y a Juan José Suárez Coppel como director de Petróleos Mexicanos.

Desde la residencia oficial de Los Pinos, Calderón anunció que decidió aceptar la renuncia de sus tres colaboradores y el nombramiento de sus relevos. A Medina Mora lo reconoció por su profesionalismo, compromiso y lealtad a México, y anunció que en su oportunidad dará a conocer la misión que le dará en el Servicio Exterior Mexicano, en una embajada.

En tanto se concreta la ratificación por parte del Senado de Arturo Chávez Chávez como encargado de despacho en la PGR, quedará al frente el subprocurador jurídico y de asuntos especiales de la dependencia, Juan Miguel Alcántara Soria.

El mandatario también anunció que Alberto Cárdenas Jiménez deja la Secretaría de Agricultura para reincorporarse a su escaño en el Senado y le agradeció su lealtad, eficiencia y vocación de servicio.

Calderón destacó que durante su gestión en la Sagarpa el campo enfrentó la crisis alimentaria y la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio, y a pesar de ello hubo cosechas récord en el campo.

Al nuevo titular de Sagarpa, Francisco Javier Mayorga, el Presidente instruyó profundizar los esfuerzos de la dependencia y apoyar a los productores del campo que menos tienen.

A Jesús Reyes Heroles, el jefe del Ejecutivo le reconoció el profesionalismo que fue determinante para alcanzar la reforma energética y fundamental para recuperar la tasa de restitución de reservas de crudo, así como poner en marcha el proyecto de construcción de la refinería Bicentenario en Hidalgo.

Además le deseó éxito en sus nuevos proyectos. De su sucesor, Juan José Suárez Coppel, el mandatario dijo que “conoce bien las fortalezas y las debilidades de Petróleos Mexicanos”.

Lo instruyó a garantizar el cabal cumplimiento de la reforma de Pemex y “transformar a la institución de fondo, de raíz, a fin de fortalecerla y adecuarla a las necesidades de los mexicanos y de los nuevos tiempos”, así como poner especial énfasis en mejorar la gestión en Pemex y combatir a fondo cualquier acto de corrupción o ineficiencia”.

Arturo Chávez Chávez, propuesto por el jefe del Ejecutivo para ocupar la Procuraduría General de la República, es miembro de una firma de abogados y trabajó con el ex procurador Antonio Lozano Gracia como delegado en Chihuahua.

Egresó del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, como licenciado en Derecho. Asimismo, fue secretario de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Senadores (2000-2001).

- Claves

La CNDH pidió investigar al ex procurador estatal

• Arturo Chávez Chávez, propuesto por Felipe Calderón como nuevo titular de la PGR, se desempeñó como subprocurador y procurador de justicia de Chihuahua, en el periodo de mayor auge de los casos de feminicidios de Ciudad Juárez, durante el mandato de Francisco Barrio.

• En esa época, la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió la recomendación 044/1998, en la que pidió iniciar una investigación con objeto de determinar la responsabilidad administrativa o penal en que pudo haber incurrido Arturo Chávez y los servidores públicos de la Subprocuraduría General de Justicia de la Zona Norte, en Ciudad Juárez.

• “…que habiendo tenido conocimiento de los hechos, en sus diversos ámbitos de responsabilidad, por omisión o negligencia han dejado de cumplir con las obligaciones impuestas por la Ley de Servidores Públicos antes mencionada” (sic).

• El sexenio pasado, durante la gestión de Santiago Creel en la secretaría de Gobernación, ocupó los puestos de titular del Órgano Interno de Control (2001-2003), Subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos y Subsecretario de la dependencia.
kikka-roja.blogspot.com/

Supresión de secretarías: Miguel Ángel Granados Chapa

PLAZA PÚBLICA
Supresión de secretarías
Miguel Ángel Granados Chapa
8 Sep. 09

Hoy serán presentados los proyectos de ley que, al ser aprobados por el Congreso, determinarán los montos y modos de las finanzas públicas durante el próximo año, previsiblemente peor que el que está en curso. Parece claro que, ante el abismal agujero que padece el erario, el gobierno acudirá a las tres vías disponibles para encarar la escasez de recursos: incremento en las tasas de algunos impuestos y hasta, posiblemente, la creación de otros; el endeudamiento, y la disminución del gasto corriente, que ha crecido de manera desmesurada en los nueve años de gobierno panista, en lo que es una paradoja, pues las administraciones de Fox y Calderón doctrinalmente reniegan del Estado al que, sin embargo, han puesto en engorda.

Entre las medidas de austeridad previstas se ha mencionado la supresión de algunas secretarías de Estado. No parece que el ahorro que se consiguiera al eliminarlas redujera sustantivamente los apuros financieros del gobierno federal, pues las funciones que realizan las dependencias puestas en capilla tienen que realizarse aunque se las ubique en secretarías diferentes. Borrar del organigrama federal a las tres secretarías de que se habla (Función Pública, Reforma Agraria y Turismo) o alguna de ellas buscaría más bien un efecto político y mediático, con base en la aversión creada por los enemigos de la política hacia la burocracia en general, de la que se habla con desdén, por desgracia no siempre sin fundamento. La Secretaría de la Función Pública es la de más reciente creación en la estructura del gobierno federal. Si en efecto se propusiera suprimirla y el PRI avalara la medida con su mayoría veríamos a Francisco Rojas protagonizar el principio y el fin del ciclo vital de esa dependencia, ya que fue el primer titular de la secretaría que con otro nombre pero funciones radicalmente iguales fue creada en diciembre de 1982, apenas llegado Miguel de la Madrid a la Presidencia. Y como coordinador de los diputados priistas a Rojas correspondería organizar el voto favorable a la eliminación de esa secretaría.

Una de las banderas, o más correctamente, uno de los lemas de campaña de Miguel de la Madrid fue la "renovación moral de la sociedad", que incluía el combate a la corrupción administrativa. Para este efecto, mecanismos de control y supervisión ya existentes en las secretarías de Hacienda y de Programación y Presupuesto se concentraron en la nueva Secretaría de la Contraloría General de la Federación (Secogef). De esta dependencia en esa primera etapa surgieron los elementos para enjuiciar al senador Jorge Díaz Serrano, director de Pemex durante la administración de López Portillo. Al ahora diputado Rojas lo reemplazó Ignacio Pichardo y luego María Elena Vázquez Nava, con cuya designación se ratificó una de las debilidades de esa secretaría, el que la encabece una persona de gran cercanía con el presidente de la República, lo que incrementa la inconveniencia de que el ente supervisor sea parte del universo supervisado. Por eso Vázquez Nava fue incapaz de revisar las cuentas de Raúl Salinas de Gortari, o de extraer de esa revisión las consecuencias administrativas y penales correspondientes.

El presidente Zedillo nombró a Norma Samaniego responsable de esa dependencia que varió un poco su vocación inicial y pasó a ser Secretaría de Contraloría y Desarrollo Administrativo (Secodam). La notable economista fue reemplazada tras un bienio en el cargo por Arsenio Farell Cubillas, que distó de aplicar a la corrupción la rudeza que en su luengo periodo como secretario del Trabajo había asestado a algunas agrupaciones sindicales.

Francisco Barrio fue nombrado titular de la Secodam por Vicente Fox, luego de que aquel rehusara contender con éste en pos de la candidatura presidencial panista. Permaneció en el cargo menos de un trienio, pues optó por ser diputado, y coordinador de su bancada. Si bien en ese lapso la contraloría aportó información para el enjuiciamiento penal de algunos de los involucrados en el Pemexgate, ni los procedimientos administrativos ni los que emprendió el Ministerio Público cristalizaron en sanciones firmes, aunque fue tan sustantiva la malversación de fondos públicos que los órganos electorales la probaron como parte del financiamiento irregular recibido por el PRI, y aplicaron las sanciones correspondientes. Eduardo Romero reemplazó a Barrio en el cargo, con desempeño parecido al de su ex jefe, salvo porque entonces la secretaría adquirió la denominación que hoy ostenta, referida a la Función Pública, denotando con ese cambio de nombre que no pondría más el énfasis en el combate a la corrupción sino en la mejoría de la gestión gubernamental.

Los dos michoacanos a los que el presidente michoacano Calderón colocó en ese cargo mantuvieron un bajo perfil, contrastante en el caso de Germán Martínez con la enjundia con que emprendió otras misiones, y congruente con la personalidad de Salvador Vega Casillas cuyo borroso desempeño genera la diseminada inclinación a suprimir esa cartera.

Las secretarías de Turismo y de la Reforma Agraria eran departamentos administrativos (una categoría ya desaparecida) antes de que el presidente Echeverría les confiriera rango ministerial. Mucho tuvo de artificiosa y de coyuntural esa transformación, sobre todo en el caso de la SRA. Después de las modificaciones a la legislación agraria practicadas por el presidente Salinas, incluida la Constitución, que significó la cancelación de la reforma agraria, esa dependencia perdió su razón de ser.


Cajón de Sastre


De creer las palabras elogiosas con que el presidente Calderón despidió a cada uno de los tres funcionarios a los que desechó ayer, tendríamos que creer también que su buen desempeño es la causa de que se prescinda de ellos. Alberto Cárdenas, Eduardo Medina Mora y Jesús Reyes Heroles formalmente renunciaron a sus cargos como titulares de Agricultura, la Procuraduría General de la República y Petróleos Mexicanos. Los reemplazan Francisco Mayorga (que ya fue en la Sagarpa el relevo de Javier Usabiaga), Arturo Chávez Chávez (que ha de esperar su ratificación por el Senado) y Juan José Suárez Coppel. No encuentro a primera vista un denominador común, un rasgo que permita hablar de un reajuste ministerial con miras a un propósito. El mundo rural ni siquiera figuró en los 10 puntos propuestos por Calderón el miércoles pasado.


miguelangel@granadoschapa.com
kikka-roja.blogspot.com/

¡¿Impuesto a la pobreza…?!: Los cambios de reversa; Marcela Gómez Zalce

Los cambios de reversa
A Puerta Cerrada
Marcela Gómez Zalce

2009-09-08•Política

• ¡¿Impuesto a la pobreza…?!
• Bienvenidas…

Algunos políticos despliegan gran ingenio, mi estimado, cuando se trata de ocultar sus verdaderas (limitaciones) complicidades. Excelsos los anunciadísimos cambios de fondo para sacar a flote el barco de gran calado y su tripulación ante la emocionante adversidad. Y con el reciente decálogo visionario de Felipe que originó emotivas porras por parte of the usual suspects y los medios de intoxicación masiva, los nombramientos de ayer confirman, sin lugar a dudas, que el color favorito de este (des)gobierno, o sea, el gris, fue mejorado con… más gris.

Hay que cambiar de fondo y en reversa, my friend, para que todo siga igual o, para entrar de lleno al odioso catastrofismo, peor. Porque lo anunciado ayer no sólo llega tarde sino carece de altura de miras y más bien expulsa un olorcito a mediocridad, a chisguete de fragilidad, de debilidad y de connivencia. Los vientos del pasado regresan por la puerta de atrás develando que las divertidas pugnas dentro del gabinete de inútiles han dejado los primeros damnificados de tres años de desastre, descoordinación y talento para ocasionar varios originales tiraderos.

La salida del procurador (con minúsculas) Medina Mora fue una de esas muertes lentas donde las formas fueron el fondo si considera, mi estimado, que Eduardo ya estaba un poquitín hasta la madre (y viceversa) de haber perdido el encanto… bilateral, y de estar permanentemente confrontado con el otro mega travieso (e intocable) de García Luna. Ambas dependencias fueron seriamente dañadas por la infiltración del organizado crimen que desencadenó el cochinero de la Operación Limpieza —por presión de nuestros vecinos y no como se ufana Felipe Calderón—, y cuyos titulares no fueron tocados con el pétalo de una investigación al ser vulnerada la seguridad nacional, haiga sido como haiga sido.

Eduardo, como todo un gran funcionario (no olvide que valiente), tendrá su premio diplomático, y quien llega —porque ya debe estar planchado y almidonado por el senado de Beltrones— es el “Jefe” Diego, perdón, Arturo Chávez Chávez, socio distinguido de otro ilustrísimo personaje, el ex procurador Antonio Lozano, quien tuvo con Zedillo la gracia y el Encanto de pacas y osamentas, ¿lo recuerda...?

Con todo, Diego Fernández de Cevallos está de regreso (si es que, como Salinas de Gortari, alguna vez se fue) cuando aún está fresca la tenebra desarrollada en las cañerías ahumadas del GDF, pero lo más importante es que cierra la simpática pinza con Gobernación donde despacha otro entrañable cómpl… no, no, amigo, Fernando Gómez Mont.

El caso y el paso de Reyes Heroles por Pemex no fue sólo gris y patético sino que el amigo de Felipe premiado por las encuestas —donde al otro que le deberían dar fliiiiit es al titular whomever del Cisen— perdió batallas importantes contra el músculo de Georgina Kessel, logrando que sus sugestivas pugnas borraran del mapa los acuerdos, consensos y planes en materia energética cuyo chisguetín, por cierto, sigue siendo un holograma de nulo interés para el gymboree (con minúsculas) y Los Pinos.

La llegada de Francisco Gil… perdón de nuevo, de Juan José Suárez Coppel a Pemex estuvo aderezada con cambios de señales con el sindicato encabezado por Carlos Romero Deschamps y algunos priistas, mezcla que detona un delicioso dêja vú, como lo fue el Pemexgate… latrocinio donde Juan José fue importante protagonista, sin mencionar que entre sus linduras destaca el haber estado involucrado en delicadas investigaciones por parte de la SFP sobre raterías, corruptelas, curiositas adjudicaciones y tráfico de influencias a favor de los jijos Bribiesca Sahagún.

¡Chingooón…!

En Agricultura llega, de nuevo, Francisco Javier Mayorga para… para… ¿darle el tiro de gracia? y ser consistente con la política (gris) de Alberto Cárdenas.

Con estos tres cambios… de fondo, Calderón honra la estatura de su extraordinario decálogo. Muestra la solidez y la visión para alcanzar el México que todos queremos. Ahora sólo falta, my friend, en el caso de la PGR y Pemex, los jaloneos, los reacomodos y, of course, la fiesta de bienvenida de todos los traviesos…

Por la mirilla

Uno. Lo que faltaba de esta bola de cínicos: el Impuesto a la Pobreza. El cambio llegó por fin (aplausos) en este jinete (sin cabeza) que es montado por el mismo caballo foxiano.

Y dos. En el town hall meeting (con minúsculas) de Felipe transmitido por Televisa y TVAzteca cabe preguntar: ¿a cambio de qué…?, y ¿cuánto está costando el frívolo chistecito…?
gomezalce@aol.com
kikka-roja.blogspot.com/

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...