BUSCA, BUSCADOR

viernes, 18 de diciembre de 2009

ley matrimonios gay: Presentará AN recurso contra matrimonios gay

Aplanadora cuida las bodas gay
Olivia Cabrera excelisior

Ayer se realizó un ensayo de lo que podría ser el destino de la iniciativa que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo, luego de que la mayoría perredista en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) rechazó la propuesta del PAN de realizar un referéndum para consultar a la ciudadanía sobre la aprobación de este tema.

A cuatro días de que el pleno discuta la reforma al Código Civil del DF, los diputados del PAN solicitaron retrasar el proceso y realizar un referéndum, con el argumento de que el tema no ha sido lo suficientemente discutido ni socializado entre expertos y ciudadanos.

Sin embargo, el PRD rechazó la propuesta tras advertir que la modificación legal es un derecho, y éstos no se consultan.

La líder de la bancada azul, Mariana Gómez del Campo, pidió que el referéndum se realizara a principios de enero y una vez que se tuvieran los resultados se citara a un periodo extraordinario para discutir el tema.

El diputado Carlo Pizano (PAN) aclaró que de realizarse el ejercicio los resultados no serían vinculatorios y únicamente servirán para conocer la opinión ciudadana, por lo que el PAN no garantizaba cambiar su postura en contra del matrimonio homosexual, a pesar de que la mayoría votara por el sí.

En tribuna el diputado promoverte del matrimonio homosexual, David Razú, comparó la pretensión del referéndum con la consulta que hizo Hitler al votar el Código de Neuremberg, que generó el holocausto. “Cuando se pone a consulta el reconocimiento y el otorgamiento de derechos se está incurriendo en una práctica sumamente antidemocrática”.

El PAN reviró al recordar que la izquierda ha apoyado consultas y foros con especialistas para tomas de decisiones importantes, como ocurrió con la reforma de Pemex. “Es incongruente que lo mismo que… se nieguen a escuchar a la sociedad”, comentó Fernando Rodríguez Doval.

La propuesta del PAN fue apoyada por los priistas Cristian Vargas, Leobardo Urbina, Octavio West, Fidel Suárez, Emiliano Aguilar e Israel Betanzo. Se abstuvieron Alicia Téllez (PRI) y Carlos Morales (PRD).

-----------------
  • Presentará AN recurso contra matrimonios gay
Georgina Saldierna
Periódico La Jornada
Miércoles 16 de diciembre de 2009, p. 34

El dirigente del PAN, César Nava, advirtió ayer que su partido interpondrá una acción de inconstitucionalidad contra la iniciativa que promueve el matrimonio entre personas del mismo sexo, en caso de que la Asamblea Legislativa del Distrito Federal apruebe la propuesta. El michoacano dijo que para el blanquiazul sólo puede ser valido el matrimonio entre un hombre y una mujer, luego de calificar de esquizofrénica la actitud del PRI, pues por una parte en algunos estados participa en la aprobación de reformas para garantizar el derecho a la vida, y por otro lado, en la asamblea se alía con la mayoría formada por el PRD y el PT para aprobar los matrimonios entre homosexuales. Nava añadió que la iniciativa en discusión no agrega ningun nuevo derecho a los que ya tiene la comunidad homosexual con la ley de sociedades en convivencia. Por otra parte, también rechazó la posibilidad que las parejas homosexuales adopten niños, pues en este caso lo que está en juego no es el derecho de la pareja, sino el de los infantes. Explicó que la acción de inconstitucionalidad se basaría en el hecho de que la asamblea del DF no tiene facultades para decidir sobre esta materia.

kikka-roja.blogspot.com/

Astillero: Aires marinos

Astillero

  • Aires marinos
  • ¿Quién ordenó esa decoración?
  • A escena: DEA y Armada
  • El almirante de Atenco
Julio Hernández López
Foto
BRINDIS EN LA CUMBRE. La reina Margarita de Dinamarca con el secretario general de la ONU Ban Ki-moon (junto a ella), la canciller alemana Angela Merkel, el primer ministro chino Wen Jiabao (derecha), el presidente de Sudáfrica Jacob Zuma (siguiente desde la derecha), el mandatario mexicano Felipe Calderón y otros invitados, durante una cena formal como parte de las actividades de la cumbre climática de CopenhagueFoto Reuters

Lo espectacular y trascendente no fue el acribillamiento de un recambiable jefe de una banda de narcotráfico caída en desgracia respecto al diseño oficialista protegido, sino la impune demostración ante los mexicanos de que el parapeto de la guerra contra comerciantes de drogas permite la violación explícita no sólo de derechos humanos y garantías constitucionales de presuntos delincuentes y ciudadanos de a pie, sino incluso de códigos básicos de respeto entre bandos en conflicto armado, como pudo verse con la fotografía de Arturo Beltrán Leyva decorada macabramente con billetes y accesorios religiosos en una especie de venganza, burla o desahogo que necesariamente hubo de ser concebida y ejecutada por mandos institucionales que fueron los únicos que tuvieron bajo control férreo el cuerpo del capo sinaloense.

Un gobierno que cree justificable utilizar las mismas o peores formas que los criminales explícitos no tiene en su horizonte una victoria republicana o una supremacía moral. Felipe Calderón ha institucionalizado la violación de lo que quede del llamado estado de derecho al propiciar que sin declaratoria de estado de excepción o de sitio se realicen diariamente "operativos" que lastiman profundamente a quienes tienen la desgracia de quedar entre fuegos sin control. Más allá de los graves delitos de los que se le acusa, y de su evidente peligrosidad, lo visto el miércoles en Cuernavaca muestra que en el caso de Beltrán Leyva se pasó por encima de leyes y garantías, como si el objetivo fuera el que no quedaran con vida los principales personajes. En el fondo, los hechos, y su abundante y precisa difusión televisiva, van acomodando los ánimos colectivos a conformarse con la idea de que así son y serán las cosas, que no hay nada que defender ni alegar en cuanto a derechos ciudadanos si del tema del narcotráfico se trata. Ya no hay leyes que valgan, ni procesos judiciales en busca de esclarecer culpabilidades o inocencias, sino acciones bélicas sin control que sobre la marcha dictan sentencias de vida o muerte y de golpizas y tortura.

La batalla de Cuernavaca tuvo dos actores importantes. Uno, los servicios estadunidenses de inteligencia que ayer mismo se adjudicaron parte del mérito que hubiera en el expediente Beltrán Leyva. Michele M. Leonhart, administradora interina de la DEA, elogió largamente al gobierno mexicano pero advirtió que el desenlace fúnebre "viene como resultado de una cooperación significativa y el intercambio de información entre las autoridades policiales en Estados Unidos y nuestros valientes socios en México". El muy celebrado golpe al capo que pretendía hacerle ruido al Chapo pareciera, así, el anuncio de inauguración de la nueva etapa de "colaboración" entre la DEA y las fuerzas mexicanas, aceitado todo con los donativos enmarcados en la Iniciativa Mérida y listas ambas partes para establecer en México sus oficinas binacionales de trabajo "codo con codo".

El otro factor diferente e importante son los marinos, cada vez más activos en operaciones terrestres, como si fueran la reserva personal de Calderón para enfrentar casos en los que no hubiese confianza respecto a otros cuerpos militares o policiacos. Históricamente la marina ha tenido papeles relevantes en Latinoamérica en contubernio con gobiernos dictatoriales, sobre todo en tareas de combate a segmentos liberales o de izquierda. Hoy, la Armada ha llegado a la guera contra el narco para quedarse, lo que puede significar el avivamiento de pugnas y celos respecto a las fuerzas de la Defensa Nacional, hasta ahora protagonistas estelares de las acometidas calderónicas.

Una última insistencia en un dato que ayuda a entender la magnitud relativa de lo sucedido la noche del miércoles en la capital del estado que gobierna el ultraderechista Marco Antonio Adame, intocado mediática y judicialmente a pesar de la gravedad de los sucesos, a diferencia de lo que sucede con el perredista Godoy en Michoacán (Yunque mata Familia): los Beltrán Leyva tenían actas oficiales de encarcelamiento o defunción firmadas desde el momento en que entraron en conflicto con el secretario de exportaciones toleradas, Joaquín Guzmán. Así es que la algarabía del felipismo y los voceros estadunidenses solamente es de utilería: el golpe verdadero habría sido contra el jefe máximo del cártel de Sinaloa, no contra quien se le había rebelado y debía ser exterminado.

La nueva realidad marina se redondea con el nombramiento posdatado del almirante Wilfrido Robledo como nuevo director de la Policía Federal Ministerial. El pasado 11 de noviembre, en La Jornada, el conocedor y bien informado reportero Gustavo Castillo adelantó que Robledo ocuparía ese cargo (http://bit.ly/8yxfQf). A causa de esa primicia, o por razones burocráticas no explicadas, la designación no se cumplió en esas fechas. Pero ayer, como parte del nuevo diseño marino o para aprovechar los momentos de enaltecimiento del espíritu de mano dura que causan sucesos como el de Beltrán Leyva, el procurador No chávez, No chávez, anunció el reingreso del polémico almirante a la escena policiaca.

Los saldos de Cuernavaca trascienden, como se ve, el hecho concreto del exterminio de un violento jefe narco que iba a contracorriente y al que exhibieron ayer acribillado, semidesnudo y decorado especialmente. En realidad, entre el estruendo y el pánico, se ha abierto paso en tierra una nueva realidad navegante que dará una armada vuelta de tuerca más al proyecto de mano dura y contención social. El almirante Robledo es una pieza más de ese rediseño, una pieza que es restaurada justamente porque se requiere dar el mensaje de que sus métodos, afinados estelarmente en Atenco, son hoy necesarios en el México del 2010 ya en puerta.

Y, mientras en Hermosillo sigue el tétrico teatro de la simulación institucional de castigos por el caso de la guardería ABC y los niños muertos, ¡feliz fin de semana, ya cantando dale, dale, dale!

Fax: 5605-2099 • juliohdz@jornada.com.mx

kikka-roja.blogspot.com/

El fin de un ciclo: Raymundo Riva Palacio

El fin de un ciclo
December 18, 2009
— 12:00 am

La muerte de Arturo Beltrán Leyva vuelve a dibujar el mapa del narcotráfico en México de una forma tan dramática y brutal como cuando comenzó la metamorfosis hace casi 21 meses. En ambos casos, quien era el jefe militar del Cártel de Sinaloa hasta que rompió con sus viejos socios, fue el protagonista y actor central durante el periodo más sangriento que ha padecido México desde la Revolución Mexicana. En ambos casos, la violencia desatada por él provocó el principio y el fin del ciclo en el cual los cárteles de la droga entraron en una dinámica de recomposición y alianzas que hizo que aún los expertos tuvieran dificultades para mantener su ritmo de reinvenciones.
Beltrán Leyva murió este jueves de la misma manera como sacrificó a decenas de familiares y amigos de sus antiguos socios a partir de marzo de 2008: fueron por él a su casa, lo obligaron a intentar escapar y lo mataron. Unidades de élite de la Marina que tenían la encomienda presidencial de rastrearlo y cazarlo, cumplieron la misión. Una larga investigación que llevaba a cabo el comandante interino de la Policía Federal, Gerardo Garay, interrumpida por el ex procurador general Eduardo Medina Mora que lo arrestó con acusaciones hasta hoy no comprobadas, fue retomada y armada con el mayor sigilo para evitar que la red de protección institucional que tenía a sueldo, lo alertara.
En tres ocasiones claramente se les había escapado. La primera, cuando fueron por él agentes federales a una casa en el Pedregal de San Ángel en la ciudad de México, pero por una llamada proveniente -se tiene confirmado- de un teléfono de la SIEDO, pudo huir, dejando caliente sobre la mesa la comida que iba a empezar. Una segunda ocasión, fortuita, se dio durante una persecución de casi 45 minutos por carreteras de Morelos, de lo que pudo escabullirse porque su equipo de protección cambió su vida a cambio de la libertad de su jefe, enfrentándose hasta la muerte con fuerzas federales. La tercera, realizada ya por las unidades de la Marina, fue hace escasa una semana en Tepoztlán, también Morelos, cuando pudo escapar en medio del operativo.
Su muerte este jueves descabeza a los Beltrán Leyva, pues sus dos hermanos que pertenecen al cártel y que se encuentran libres, no tienen ni la sagacidad ni la furia a veces irracional de Arturo. Alfredo, alias “El Mochomo”, se encuentra preso desde 2008- Su arresto comenzó la reconfiguración de los cárteles al ser tomada como pretexto por Arturo, apodado “El Barbas”, quien acusó de delatores a Ismael “El Mayo” Zambada y Joaquín “El Chapo” Guzmán, y rompió con sus socios. La separación fue muy dolorosa y sangrienta para el Cártel de Sinaloa.
“El Mochomo” tenía la responsabilidad de cuidar a las familias de los jefes de la Federación, un paraguas de cárteles que incluía al de Sinaloa, Juárez y el Milenio, que se enfrentaban a unos disminuidos hermanos Arellano Félix en Tijuana, y a uno poderoso, el Cártel del Golfo y su brazo armado de Los Zetas, en Guerrero y Michoacán. Al caer preso, “El Mochomo” le mandó decir a su hermano que Guzmán y Zambada, que eran sus compadres, no lo habían delatado, por lo cual abriera fuego en su contra. Arturo Beltrán Leyva, en realidad, era lo que necesitaba para expandirse.
En diciembre de 2007, semanas antes de la detención de “El Mochomo”, se reunió en Cuernavaca con Heriberto Lazcano, el “Z-1″, para forjar una alianza, lo que significaba profundizar la crisis de estos con el Cártel del Golfo, y romper de la manera más dramática con la Federación y el corazón del Cártel de Sinaloa. Con el pacto listo, el arresto le dio la justificación. “El Mochomo”, que sabía que sus errores de seguridad causaron su detención, trató de detener a su hermano. Pero “El Barbas” capturó la lista con los nombres y direcciones de los familiares de capos que protegía Alfredo desde 2002 y comenzó la matanza. Arrancó con el asesinato del hijo de Guzmán en Culiacán a fines de febrero y siguió toda la primavera en Sinaloa. Guzmán y Zambada respondieron.
La fractura en Sinaloa propició toma de bandos. Todos, salvo el Cártel de Juárez, declararon la guerra a los Beltrán Leyva, que empezaron a pelear por las plazas del Distrito Federal -la joya era el aeropuerto internacional de la ciudad de México-, y la muy codiciada ruta que va de Gómez Palacio-Torreón, hasta Ciudad Juárez, por donde entra el 70% de la cocaína a Estados Unidos. Zambada mantuvo el control en la capital federal y se enfrentó con los Beltrán Leyva y el Cártel de Juárez por el corredor de la cocaína, que desató la batalla continua más sangrienta per cápita desde que el gobierno declaró la guerra al narcotráfico.
El jefe del Cártel de Juárez, Vicente Carrillo, no habría podido enfrentar al de Sinaloa sin el apoyo de los Beltrán Leyva y Los Zetas. Una vez muerto “El Barbas”, Los Zetas, que no tienen la estructura operativa en Juárez, probablemente se replegarán de una guerra que no es suya, y dejen solo a Carrillo, quien carece de fuerza para resistir. Lo que no va a durar es el vacío en la cadena de suministro de la cocaína colombiana a Estados Unidos que manejaban los Beltrán Leyva. Quien está en la mejor posición para ocupar ese lugar es “El Mayo” Zambada, que ha recompuesto su red en el aeropuerto internacional, después de que su hermano Jesús “El Rey” Zambada fuera detenido el año pasado en la ciudad de México por Garay.
La investigación contra los Beltrán Leyva demoró el año que vivió extra Medina Mora como procurador, al igual que la red de protección institucional a los narcos dentro de la PGR. El ex procurador debe estar limpio de corrupción, pues de otra manera el presidente Felipe Calderón no lo hubiera enviado como embajador al Reino Unido para protegerlo. Las dependencias relacionadas con la seguridad mexicana no, y el haber dado la responsabilidad a la Marina de la operación contra Beltrán Leyva subraya los problemas. Serán más si no empieza la cacería contra Zambada y Guzmán, los principales ganadores de la muerte de Beltrán Leyva. Mientras no caigan, permanecerá la sospecha de que los gobiernos panistas tienen una debilidad por “El Chapo” y “El Mayo”, lo que neutralizará y manchará, el espectacular golpe que se apuntó con el final en Cuernavaca esta semana.
rrivapalacio@ejecentral.com.mx mailto:rrivapalacio@ejecentral.com.mx
www.twitter.com/rivapa http://www.twitter.com/rivapa
El fin de un ciclo

kikka-roja.blogspot.com/

Los saldos de Calderón: Epigmenio Carlos Ibarra

Los saldos de Calderón
Epigmenio Carlos Ibarra

2009-12-18•Acentos

Conveniente y apenas oportuna resultó para Felipe Calderón la caída de Arturo Beltrán Leyva en un enfrentamiento en la ciudad de Cuernavaca. Con la cabeza del Jefe de jefes en la mano, Calderón se pasea con la frente en alto en Copenhague, donde, aprovechando los reflectores, apenas unas horas antes había puesto sobre el tapete, con la iniciativa de reforma política, su última y más radical apuesta antes de que, tras “tres largos años”, termine su mandato.

Aunque no se puede desestimar la importancia del golpe que la Armada de México dio al narcotráfico, lo cierto es que en las filas del crimen organizado, no bien ha muerto el capo mayor, se lanzan ya vivas a su sucesor. Y es que los liderazgos, en ese mundo, duran poco y se renuevan de inmediato.

A sangre y fuego se ganan, de igual manera se pierden: a veces debido a la acción de los cuerpos de seguridad, otras a manos de narcotraficantes rivales que o ejecutan ellos mismos las operaciones o bien filtran información al Estado, que resulta, paradójicamente, defensor de sus intereses criminales.

El hecho de que El Chapo Guzmán, enemigo declarado de los Beltrán, quien se fugara en el sexenio de Fox del penal de alta seguridad de Puente Grande, se mantenga libre e impune y se vea beneficiado directamente por la desaparición de su rival, siembra para muchos la sombra de la sospecha sobre el éxito más grande obtenido en tres años de guerra.

¿Habremos vuelto a los tiempos en que el gobierno se aliaba con un cártel para perseguir a otros? ¿Habrá sido El Chapo quien entregó a Beltrán Leyva? Éstas son las preguntas que muchos mexicanos —y no sin razón—comienzan a hacerse.

Mientras las críticas a la guerra declarada por Calderón arrecian y desde distintos flancos se exige revisar la estrategia o, incluso, ante lo que se considera su fracaso rotundo, de modificarla sustancialmente, la caída de uno de los capos más sanguinarios, la irrupción exitosa de la Marina como nuevo protagonista estelar, parece dar un respiro a un hombre urgido por conseguir una legitimidad que, de origen, no tiene y sobre la cual tendría que construir su legado.

Un hombre que se precipita a la segunda mitad de su sexenio con las manos vacías y que, de no producirse un milagro, habrá de ser de alguna manera el artífice de la restauración del antiguo régimen.

Con un saldo negativo de reformas frustradas, desempleo creciente, victorias parciales en su guerra contra el narco y la nación sumida en una crisis económica estructural y profunda que no puede ya atribuirse a causas externas, Calderón y su gobierno están destinados a dar por concluido el breve, frustrante y desangelado paso del PAN por la Presidencia de la República.

No podía Felipe Calderón, so pena de entregar el país al crimen organizado, como lo hizo en un acto de flagrante traición a la patria Vicente Fox, menos que dar la batalla frontal contra los capos.

En las actuales circunstancias, y frente a la tolerancia de Estados Unidos ante el consumo creciente de drogas en su territorio y su criminal ineficiencia en el combate a sus cárteles locales, es ésta una lucha por la sobrevivencia del Estado. O se libra sin cuartel o lo perdemos todo.

El problema es, sin embargo, el cariz político y propagandístico, que como a todos sus actos, imprime Calderón a esta lucha y cómo, además, debido a su cada vez más evidente perfil autoritario, la ha convertido en una guerra parcial que se libra sólo a balazos y cuyas victorias, por tanto, están condenadas a ser de muy poco calado.

Una guerra así, en la que se atacan sólo los efectos y no las causas, está destinada a perpetuarse, a volverse una forma de vida.

Olvidándose de combatir las razones que hacen que miles de jóvenes se sumen al narco, sin una política de salud pública coherente e integral que atienda el creciente consumo local, sin instrumentos eficientes para desmontar el poder económico y financiero de los capos, Calderón ha terminado por hacer de la exhibición de la fuerza pública en las calles el instrumento fundamental de su estrategia de legitimación.

La guerra para Felipe Calderón y los suyos, parafraseando a Claussewitz, es la lucha político-electoral por otros medios.

Porque aun en este quehacer sustantivo, en el que está en juego la viabilidad de la nación, cargan los dados. El combate al narco es utilizado como arma con la que se beneficia, por omisión incluso, como en el caso del gobernador panista de Morelos, a los aliados y se perjudica a los adversarios políticos.

Además, claro, de la utilización del miedo, el factor de la inseguridad y la mano dura del gobernante, a la usanza de los regímenes fascistas, como herramienta propagandística primordial; la reedición pues, en verde olivo, del “peligro para México” que es preciso conjurar.

Así enfrentó Felipe Calderón en 2006 a López Obrador. Así, al parecer, se prepara para enfrentar en 2012 al hombre, que con la bendición papal, intentará ganar las elecciones y llevarnos de nuevo al pasado.

http://elcancerberodeulises.blogspot.com

www.twitter.com/epigmenioibarra

kikka-roja.blogspot.com/

¿Qué propone Calderón?: Pablo Gómez

¿Qué propone Calderón?
Acentos
Pablo Gómez

2009-12-18•Acentos


Después de tres años de gobierno y de haber perdido la elección intermedia del sexenio, Felipe Calderón ha presentado su propuesta de reforma del sistema político de la Constitución. De los diez puntos, sólo dos significarían cambios trascendentes en el subsistema de partidos: las candidaturas independientes y la segunda vuelta en la elección de presidente de la República.

El primero de ellos —las candidaturas independientes— se encuentra en el programa del PRD pero no en el de PAN y PRI. Éste sería un cambio positivo de mucho fondo, pues le arrancaría a los partidos el monopolio que ostentan y pondría en cuestión el carácter de franquicias que tienen todos.

El segundo —a doble vuelta— es una forma de bregar a favor de un sistema bipartidista y, en consecuencia, de combatir el pluralismo político, aunque sea en forma tendencial. Sería, por tanto, una manera de obligar a una parte del electorado a votar por alguno de sus adversarios políticos en la segunda vuelta que, en México, probablemente se llevaría a cabo en cada ocasión, como ocurre con la mayor frecuencia en los países que tienen ese sistema. Pero además hay un plan con maña que no existe en ninguna parte: la segunda vuelta se realizaría en la misma fecha que la elección de legisladores con el evidente propósito de que los dos candidatos finalistas se lleven casi todos los votos y dejen fuera de las cámaras a los demás. Esta genialidad es un monstruo político antidemocrático, es la inducción del voto para elegir Congreso a través de la Constitución misma, la que dice reconocer el pluralismo político de la sociedad.

La reelección de legisladores y ayuntamientos es una tímida forma de abordar el asunto. ¿Por qué sólo de ésos? No se responde. En verdad, no existe ningún argumento sólido en contra de la reelección inmediata —ya existe en forma intermitente para tales cargos— como no sea la realidad política de México, es decir, el carácter más o menos autoritario de los partidos y, sobre todo, el hecho de que la mayoría de la gente no la quiere. Quizá la obligación de los partidos de hacer elecciones primarias directas —como en Argentina— podría ser una solución al tema de la reelección, pero esto último no se encuentra en la propuesta.

La disminución del número de diputados implicaría el agrandamiento de los distritos electorales —de 300 a 240—con lo cual sólo se alejaría a los diputados de sus ya lejanos electores. En cuanto al Senado, la eliminación de la lista nacional sólo traería como consecuencia que más electores dejen de hacerse representar en ese órgano del Congreso.

A partir de aquí todo tiende a ser peor. El referéndum al estilo de Pinochet, para votar exclusivamente iniciativas de reforma constitucional del presidente de la República, sería un acto dictatorial en plena forma. Además, la capacidad del Ejecutivo de legislar cuando el Congreso no vote sus iniciativas sería una antinomia dentro de la Constitución, la cual prohíbe que el Poder Legislativo se deposite en una sola persona.

En cuanto al llamado veto parcial, se trata de una facultad mayor del Ejecutivo y una disminución de la fuerza del Congreso, mientras que la reconducción presupuestal es de corte eminentemente conservadora: dejar las cosas como estaban el año anterior.

El aumento de 2 a 4 por ciento para que un partido mantenga su registro es parte de la tendencia hacia la reducción del pluralismo político. El derecho de iniciativa de la Suprema Corte es absurdo cuando ésta es ya un tribunal constitucional.

Finalmente, en cuanto a la iniciativa ciudadana, ésa es una buena propuesta perredista, pero lo más destacado es que no se propone el referéndum como instrumento del pueblo para derogar disposiciones de carácter general ni se admite la revocación del mandato, ambas, también, propuestas del PRD.

En síntesis, en México no hay derecha democrática.
pgomez@milenio.com
kikka-roja.blogspot.com/

Operación Beltrán Leyva…: Marcela Gómez Zalce

Operación Beltrán Leyva…
A Puerta Cerrada
Marcela Gómez Zalce
2009-12-18•Política

• El regreso de Wilfrido Robledo
• La SSPF… fuera del reventón

Tiene mucho mérito vencer en el campo de batalla, mi estimado, pero se necesita prudencia y destreza para hacer uso de la victoria. Fenomenal fin de sangrienta semana que culminó con el puntual operativo encabezado por la Armada, en coordinación con el Ejército, que resultó con la muerte del célebre Jefe de Jefes y/o El Barbas Arturo Beltrán Leyva, quien operaba desparpajado en Morelos, Puebla y aquí en la capital.

El golpe de inteligencia fue quirúrgico, coordinado y desarrollado bilateralmente y con absoluta secrecía para evitar las distintivas filtraciones y los conocidos pitazos, como los que recientemente habían ayudado a escapar a este travieso narcotraficante que andaba haciendo una original limpia en el interior de su cártel contra aquellos traidores que estaban distrayéndose en actividades como el secuestro y la extorsión.

Arturo, otrora aliado del huésped distinguido de Forbes, Joaquín Guzmán Loera, del Mayo Zambada, de Ignacio Coronel, de Juan José Esparragoza, El Azul, grupito al que la DEA bautizó como La Federación, terminó abatido tras horas de una explosiva refriega contra elementos de la Armada en un exclusivo fraccionamiento (qué, ¿hay de otros..?) en Cuernavaca, Morelos, donde el Jefe de Jefes se paseaba protegido y fuertemente escoltado en las narices del gobernador, de autoridades federales, estatales y municipales.

Como en este irreverente espacio le comentaba hace pocos días, Morelos es territorio totalmente Beltrán Leyva, llegando su absoluto control hasta el puerto de Acapulco —donde su presidente municipal debe poner (the panic button) Las Barbas a remojar— en una ruta, my friend, que trastoca la capital y que pasa por el AICM y otro sugestivo lugar donde se resguardan sus simpáticos cargamentos permitiéndole al extinto narcotraficante una estela de impunidad y corrupción a niveles insospechados.

La fractura de La Federación conllevó a la descarnada disputa por plazas con el agravante del escandaloso balconeo sobre la infiltración de estos revoltosos al más alto nivel de la tan acreditada SSPF de García Luna —a la que por cierto, no invitaron al selecto reventón de Cuernavaca— y la PGR de Medina Mora salpicando el cochinero de la Operación Limpieza con las ejecuciones, suicidios y balaceras que lapidaron al que fuera el círculo cerrado de colaboradores de Genaro y que alcanzó a calentar el picaporte de la SIEDO en tiempos de Vasconcelos y después con Mandujano.

Más allá de que esta peligrosa historia no se acaba hasta que se acabe, es indudable que Arturo Beltrán Leyva andaba en la mira de los güeros que ya andaban en la pista y la ruta del dinero que ya andaba apuntando a Morelos y que terminó a punta… de balazos. Lo relevante es qué pasará en el interior de su célula… quién pagará los platos rotos (del dedo) de la traición, quién tripulará lo que se quedó, digamos, pendiente, y cómo se reorganizará su atractiva operación… en Guerrero y aquí en la capital.

Sin olvidar al sicario consentido, alias La Barbie, yes?

Lo interesante no se me confunda mi estimado, es qué información saldrá de esos 25 chips de celulares que servirán para armar la sugerente red de vínculos… que ya puso a tirios y troyanos (when they read this) al borde de un ataque de nervios. Porque la ofensiva contra este sugestivo cártel va muy en serio por sus derivaciones en Estados Unidos…donde por supuesto la droga pasa y pasa por su frontera, n´est pas?

Y la labor de inteligencia y el intercambio de fichitas bilateral será más selectiva con Sedena y Marina. Con quienes se puede confiar un operativo como el llevado a cabo en Cuernavaca que fue cacareado por la misma DEA y donde la PF brilló… por su ausencia, lo que dice todo del fondo y las formas.

Regatearle a nuestras fuerzas armadas un logro como éste en la gloria del tiradero del 2009 de Felipe Calderón es un acto miserable y mezquino. Ambas instituciones pagan los costos de la ineficacia y corrupción civil en esta irreflexiva aventura bélica que ayer comenzó otro complejo capítulo más…

Que tendrá, my friend, escandalosas secuelas.

Por la mirilla

Dos excelentes noticias. Una, que le comenté hace lunas: la acertada incorporación de Wilfrido Robledo a partir del 1 de enero como titular de la Policía Ministerial de la PGR para sumarle a Arturo Chávez y ayudar a meter orden en el desorden y…

Este irreverente espacio se pinta de colores por unos días deseándole lo mejor y que cargue pilas para el accidentado camino del 2010. Nos reencontramos de nuevo aquí el lunes 4 de enero. ¡Felicidades…!
gomezalce@aol.com
kikka-roja.blogspot.com/

Por la reforma: Carmen Aristegui F.

Por la reforma
Carmen Aristegui F.
18 Dic. 09

La disfuncionalidad de la vida pública mexicana está llegando a tope. Se abre un debate sobre ello justo en este fin de año. El fenómeno está presente en prácticamente todos los ámbitos de la vida nacional: cerramos 2009 con dos sentencias condenatorias en contra del Estado mexicano desde la justicia internacional. Las resoluciones judiciales que emitió la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre el caso del "Campo Algodonero" por las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez, y por el caso Rosendo Radilla, desaparecido en 1974 por miembros del Ejército Mexicano, exhiben uno de los grandes temas no resueltos de la transición política de nuestro país: el abuso de poder y la impunidad.

Aunque el año termina con el primer gran éxito gubernamental, atribuible a la Marina de México, en la lucha contra el crimen organizado con la muerte de Arturo Beltrán Leyva en Cuernavaca, eso no disipa las dudas y cuestionamientos que genera la estrategia general instrumentada por el gobierno federal en contra de la delincuencia. La marca de este sexenio estará relacionada con la cruenta batalla que ha derivado en miles de muertos y el clima de inseguridad y descomposición presente en buena parte del territorio nacional. Cerramos el año con la misma pregunta: ¿sabe Calderón a dónde se dirige todo esto?

La economía cierra el año con los peores resultados posibles frente a una crisis global. Tendremos una caída de más de 7 por ciento en el PIB; la pobreza y el desempleo ensanchados con millones de personas que apenas sobreviven y, por lo menos 7 millones de jóvenes en el país que no estudian, que tampoco trabajan, que no tienen rumbo y que se convierten en la viva imagen del desamparo y la desolación.

En la vida política, el sabor que queda es el de la fractura no resuelta, el del encono inoculado desde 2006, y aún antes, que dinamitó puentes de entendimiento básico para emprender tareas transformadoras. Debe sumarse al diagnóstico la cortedad de miras que caracteriza a una buena parte de la élite política y un diseño de incentivos que han pervertido la tarea política nacional. Lo que hay es un agotamiento, una verdadera crisis en la representación política de la sociedad.

Con este diagnóstico, en un contexto de debilidad política y con el mayor cálculo posible de los efectos que causaría, es que Felipe Calderón lanza al ruedo y al Congreso la serie de iniciativas para una reforma política de largo alcance que deberían concitar un debate nacional. No son asuntos nuevos en la discusión académica y política. Desde hace años éstos y otros temas que no contempla la lista de Calderón están discutidos hasta la saciedad. La reelección de legisladores, alcaldes y jefes delegacionales; las candidaturas independientes; la segunda vuelta presidencial, etcétera, están ahí como temas para una reingeniería de Estado que no termina por realizarse. La novedad ahora es que, la reforma debatida una y mil veces, se ha traducido ya en una primera ronda de iniciativas. De prosperar, sería una de las más importantes transformaciones político-electorales realizadas en México en los últimos 15 años, por lo menos. Se trata de reformas profundas a las que deberán agregarse otras del mismo ámbito, otras sobre monopolios y competencia económica, en materia de medios de comunicación y telecomunicaciones y las que hiciere falta para que, en su conjunto, realmente logre transformarse y modernizarse la vida pública nacional. Las que plantea Calderón, se promueven desde una Presidencia debilitada y con casi nulo poder de convocatoria entre la clase política -que por demás se ha mostrado básicamente a la defensiva- pero, por tratarse de temas de este calado, no es de descartarse que se desarrolle un contexto de exigencia crítica y social que obligue a los partidos, gobernantes y legisladores a tomar definiciones. Puede gustar o no lo que plantea Calderón. Se puede reclamar por las omisiones y la falta de integralidad en la propuesta. Incluso por la oportunidad u oportunismo de su iniciativa. Lo que sea. Lo que no se puede negar es el diagnóstico: una sociedad fastidiada, resentida, demandante en un contexto de crispación, de violencia y de falta de caminos. De eso y otras cosas está hecho el fantasma del estallido social. Por eso y por un sentido de sobrevivencia, la clase política y la sociedad están obligadas a desplegarse en un debate nacional verdadero que dibuje, finalmente, una ruta de salvación. Nuestras gestas de Independencia y Revolución deberían inspirar esta tarea.

kikka-roja.blogspot.com/

Vidas paralelas: 'El Chapo' y 'El Barbas': Miguel Ángel Granados Chapa

PLAZA PÚBLICA
Vidas paralelas: 'El Chapo' y 'El Barbas'
Miguel Ángel Granados Chapa
18 Dic. 09

Mientras que su radical enemigo Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, cumplirá dentro de un mes exacto nueve años en libertad, tras su fuga de un penal de alta seguridad, Arturo Beltrán Leyva, jefe de la banda identificada con los apellidos familiares, llegó anteanoche al final de su carrera delictuosa. La Infantería de Marina, que le seguía de cerca los pasos, lo alcanzó en Cuernavaca y en un enfrentamiento a tiros acabó con el Jefe de Jefes, que en los años recientes había acumulado tantos arsenales de naturaleza diversa, que acaso era el narcotraficante más poderoso en México. Quizá no hubiera reunido tanto dinero como Guzmán Loera, cuya conjeturable fortuna ha sido causa de su inclusión entre los más ricos del mundo. Pero Beltrán Leyva había creado una fuerza letal irresistible y una gran capacidad de corrupción, que le permitió penetrar las estructuras del combate a la inseguridad.

Las balas que ultimaron a Beltrán Leyva quizá se anticiparon a las que El Chapo le tendría destinadas. Después de largo tiempo de una relación fraterna, el año pasado los dos jefes mafiosos habían pasado de un acuerdo para atender cada quien sus intereses en modalidades y regiones convenidas, a ser enemigos mortales. Nacidos ambos en Badiraguato, el remoto municipio serrano en Sinaloa, y emparentados entre sí, rompieron definitivamente y entablaron una guerra que ha provocado decenas de muertes y, a través de filtraciones atendidas por la autoridad, la detención de un gran número de delincuentes.

Un testigo colaborador -de los que solían ser denominados protegidos hasta que la muerte reciente de dos de ellos mostró su desprotección- dijo a la PGR que El Barbas inició a Guzmán Loera en el negocio de las drogas y cuando El Chapo cayó en la cárcel, sus paisanos y parientes, los hermanos Beltrán Leyva no sólo lo apoyaron financieramente para que mantuviera en los penales donde purgaba sentencias el tren de vida que le era conocido y pudiera pagar la operación que lo puso en libertad, sino que también gestionaron los intereses empresariales de El Chapo hasta que retornó a ocuparse de ellos directamente.

"Marcelo Peña, un cuñado del Chapo que se acogió al programa de testigos protegidos bajo el nombre clave de Julio, fue quien comunicó a las autoridades esta versión de que los Beltrán Leyva introdujeron en el narcotráfico a Joaquín Guzmán Loera: Arturo Beltrán Leyva es primo lejano de El Chapo, a quien inició en el negocio de la cocaína, ya que me lo dijo Beltrán una vez que fui a pedir dinero por parte de El Chapo a la ciudad de Querétaro... (en) 1995 ó 1996" (Diego Enrique Osorno, El Cártel de Sinaloa. Una historia del uso político del narco, Grijalbo, 2009).

En la guerra que libran entre sí las bandas del narcotráfico todo se vale. Un día fue detenido Archibaldo Guzmán, hijo de El Chapo, las autoridades pretendían presionar a su padre para que se entregara. Conjeturo que, en respuesta, Guzmán Loera se negó a hacerlo, pero ofreció a cambio, quizá, poner (es decir, referir su ubicación) a un jefe mafioso importante, a fin de que el gobierno se anotara un triunfo, y un favor se pagara con otro favor. El 21 de enero de 2008 fue detenido, en su casa, donde se hallaba tan tranquilo que había despedido a su escolta, Alfredo Beltrán Leyva, apodado El Mochomo, hermano de Arturo y responsable del traslado de cocaína a Estados Unidos. En su familia se atribuyó a El Chapo la delación que permitió la captura, y creyeron comprobarlo el 11 de abril siguiente, cuando El Chapito fue puesto en libertad.

Comenzaron entonces las represalias. Arturo Beltrán Leyva las ejerció con fiereza. El 9 de mayo otro hijo del Chapo, Edgar Guzmán, fue acribillado en el estacionamiento de un supermercado en Culiacán. Un grupo de matones que viajaban en tres vehículos dispararon más de 300 balazos contra Guzmán y sus tres acompañantes. Todos murieron. Si las autoridades federales hubieran tenido interés y capacidad para investigar el crimen, les habría bastado tomar nota de narcomensajes que antecedieron al atentado: "Soy el jefe de la plaza", "Soldaditos de plomo, federales de paja, aquí el territorio es de Arturo Beltrán", y "Policías soldados, para que les quede claro, El Mochomo sigue pesando. Atte. Arturo Beltrán Leyva".

Dos días antes el poder del firmante se había manifestado lejos de allí, como él mismo se hallaba. Se le había localizado en Cuernavaca y a pesar de las reticencias de algunos jefes policiacos, amarchantados con Beltrán Leyva, se dirigió contra él una operación para detenerlo, que fracasó. No pasaron siquiera 24 horas cuando el comandante que encabezó el intento, y virtualmente también la Policía Federal Preventiva, Édgar Eusebio Millán, fue asesinado en la colonia Guerrero.

A pesar de ese amago en su contra, Beltrán Leyva permaneció en Cuernavaca y sus alrededores. El viernes pasado quizá estaba en una fiesta en la que irrumpió la Infantería de Marina. No lo detuvo entonces, pero consiguió información que le permitió ir por él a su domicilio, un condominio céntrico y elegante en pleno centro de la capital de Morelos, preferida antes por Amado Carrillo y Juan José Esparragoza, El Azul, que estuvo en un tris de emparentar hace años con el entonces gobernador Sergio Estrada Cajigal, que pretendió a la hija del mafioso.

El Barbas no fue detenido, sino muerto en la refriega que su gente inició ante la llegada de los marinos. El Chapo ya podrá respirar tranquilo.



Cajón de Sastre

El domingo a medio día sufrí un tropezón por el que casi me lesiono las dos piernas, al pisar un tablón inestable que cubría una horadación en plena banqueta del Templo Mayor, justamente donde desem- boca la calle de Argentina. No lo hice en ese momento por las consecuencias inmediatas del percance, y no he tenido tiempo de averiguar después a quién cabe la responsabilidad de hacer un agujero en plena banqueta y no cubrirlo adecuadamente con una plataforma fija que impida el bamboleo por el cual sufrí lesiones no por superficiales menos graves. Puede ser el gobierno de la Ciudad de México, Telmex, la CFE, el INAH o cualquier contratista irresponsable que expone a la abundante multitud que circula por ahí a riesgos que podrían ser mucho mayores que el que se consumó conmigo. No se trata de un accidente sino de la consecuencia de la falta de respeto a los demás de quien quiera que haya abierto esta zanja sin cubrirla adecuadamente. Cito el caso no porque se trate de mí mismo, sino porque algo semejante pudo haberle ocurrido ya o puede ocurrirle a cientos de personas que transitan por ese lugar.


miguelangel@granadoschapa.com
kikka-roja.blogspot.com/

La tuneladora: Juan Villoro

La tuneladora
Juan Villoro
18 Dic. 09

Nuestro futuro será subterráneo o no será. De acuerdo con la leyenda, la Ciudad de México fue fundada por una tribu proveniente de Chicomostoc, Lugar de las Siete Cuevas. Desde entonces, hemos tenido un compromiso muy especial con las excavaciones.

La ciudadela flotante de Tenochtitlan fue enterrada para sobreponerle calles coloniales. Luego, los edificios de tezontle fueron derruidos y sus piedras se usaron en toda clase de fantasías arquitectónicas. Hoy en día, la capital es un palimpsesto que siempre tiene algo abajo. Si escarbamos lo suficiente, aparece la única señal confiable para el tráfico: una flecha de obsidiana.

No es casual que la más reciente aparición de la Virgen de Guadalupe haya ocurrido bajo tierra, en la estación Hidalgo del Metro (una vez más, la Patrona se asoció con el prócer que enarboló su efigie en 1810). Con asombrosa nitidez, una filtración de agua dibujó el contorno de la guadalupana en la confluencia de las líneas 2 y 3. De inmediato fue venerada por los cinco millones de metronautas que a diario recorren el subsuelo.

En su desaforado crecimiento, la Ciudad de México eliminó el lago, entubó los ríos y nubló el cielo. La mayoría de las ciudades son definidas por la naturaleza; se alzan junto a una colina, el mar, la desembocadura de un río. Nosotros carecemos de un contorno visible. El agua y aun el cielo han sido sepultados. Tal vez por eso, la sede del poder alude a un intangible oasis: Los Pinos. En cambio, nuestro bosque más próximo lleva un nombre que lo niega: Desierto de los Leones.

Territorio de mixtificaciones, la Ciudad de México confunde sus tiempos y se apropia del espacio hasta convertirlo en una abstracción. Pero nada frena su dinámica. Chilangópolis existe para cumplir una lógica: el crecimiento. Mientras exista, será cada vez más grande.

Un rumor de fondo acompaña estas páginas. Mientras escribo, se abre la tierra. Aunque la película Avatar propone otros inventos de temporada, desde hace días sólo pienso en el monstruo mecánico que definirá nuestra vida durante los próximos 16 meses: la tuneladora.

El nombre del aparato me parece fabuloso. Tiene algo casero, de electrodoméstico que sirve para una trituración precisa: "Me da una tuneladora para abrirme paso". Al mismo tiempo, su empleo es tan restringido como el de un reactor nuclear. Tal vez en el futuro sea posible tener tuneladoras personales; por ahora, ese artilugio se hunde como un secreto de Estado.

Ninguna obra pública parece más necesaria que una línea del Metro de 20 kilómetros. Se trata de algo formidable que sin embargo requiere de una paciencia no muy abundante en una ciudad donde no sólo se desplazan franciscanos.

Hace poco una amiga me leyó el I Ching y pude entrar en contacto con la significativa vaguedad de Oriente: el futuro iba a ser alegre en la superficie, pero algo giraría con intensidad en las profundidades. Yo debía asociar esto con mis lunas, mis brújulas y mis garzas de chino profundo. Sólo pude pensar en la tuneladora. El Libro de las Adivinaciones me pareció una profética Guía Roji. Acepté la superficialidad alegre, a costa de resistir el estertor profundo.

Nací en Mixcoac, Lugar de las Serpientes. La primera avenida que conocí fue Félix Cuevas. Por ahí se llegaba al mundo, pero sobre todo a la peluquería. En ese local estrecho descubrí el agua de colonia y escuché simposios sobre la supremacía de la tijera. El dueño odiaba el corte a navaja, que entonces se imponía como una dudosa novedad. Era incapaz de hablar sin triscar el aire con sus tijeras, con ritmo nervioso y elocuente. Fue el sabio de mi infancia; tenía razón en todo, y ahí estaban sus trofeos para demostrarlo. El único adorno del negocio era una vitrina con copas doradas. El peluquero había sido campeón de ciclismo, actividad que obliga a guardar silencio durante horas mientras se pedalea con frenesí. Por eso, al bajar de la bicicleta, los grandes ciclistas hablan con el impulso de quien va en picada.

Los peluqueros dominan la conversación sedentaria. El que se hacía cargo de mi nuca, tenía además el prestigio del nómada veloz. Tal vez sus argumentos hubieran sido menos convincentes en caso de no agitar sus tijeras, pero nunca lo oímos hablar sin ellas.

Hace mucho que la peluquería desa- pareció de Félix Cuevas, rebautizada como el cabalístico Eje 7, la calle donde se hunde la tuneladora, revolviendo la tierra y el recuerdo.

Habitar la Ciudad de México significa adiestrar memorias, impedir que se extingan, dotar de sentido a lo que cambia y se aniquila y encuentra el modo de reconstruirse sin ser reconocible.

Me parece un hallazgo que la nueva línea del Metro lleve el color dorado, no porque las excavaciones busquen un metal precioso, sino porque en esa calle trabajaba un hombre que tuvo que subir montañas para recibir trofeos dorados.

Las cosmogonías prehispánicas comienzan con una cueva del origen. Nuestra incierta modernidad les rinde tributo agitando el tiempo bajo tierra.

La tuneladora inmoviliza el presente, abre el futuro, avanza hacia el pasado.
kikka-roja.blogspot.com/

CFE, primer lugar en quejas

Acumuló 6 mil 37 reclamos ante Profeco por mal servicio y tarifas
CFE, primer lugar entre las empresas con más quejas de usuarios en 2009
Susana González Gutiérrez

Periódico La Jornada
Viernes 18 de diciembre de 2009, p. 20

La Comisión Federal de Electricidad (CFE), que se promociona como una "empresa de clase mundial", ocupó en 2009 el primer lugar entre las empresas que concentran el mayor número de quejas por parte de consumidores inconformes por sus servicios y tarifas.

Entre enero y noviembre de 2009, CFE acumuló 6 mil 37 casos en su contra ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), informó Antonio Morales de la Peña, titular de la dependencia.

La cifra implica que la empresa paraestatal recibió en promedio 18 quejas por día o 548 mensuales durante el periodo mencionado. En tanto que Luz y Fuerza (LFC) sumó mil 503 quejas entre enero y octubre, es decir un promedio de 150 mensuales o cinco diarias.

El procurador aseguró que tras la extinción de LFC, en octubre pasado, las quejas contra CFE han sido "mínimas", pero lo atribuyó al retraso en la repartición de los recibos de la luz.

"De hecho a partir de octubre baja el número de quejas. Hay que recordar que los recibos de la luz se están entregando apenas desde hace 15 días, por lo que han sido mínimas las quejas que hemos recibo contra la CFE en esta nueva zona donde opera", dijo.

Abundó que a las últimas quejas contra CFE, deben agregarse otras 70 que recibió Profeco contra LFC después de que el presidente Felipe Calderón determinó extinguirla y de las que ahora Comisión Federal de Electricidad tendrá que hacerse cargo.

De cualquier manera, las quejas que por cuenta propia acumuló CFE en este año –falta contabilizar las que se registren en diciembre– superan en un 73 por ciento las que recibió Telcel como la segunda empresa más demandada por los consumidores ante la Profeco y que ascienden a 3 mil 492.

En tercer lugar se ubicó Teléfonos de México con 2 mil 601 quejas; el cuarto sitio fue para Nextel con 2 mil 469 y el quinto lugar lo ocupó Neoskin con 2011, de acuerdo con las cifras proporcionadas por Morales de la Peña durante el último encuentro del año con medios de comunicación.

No es la primera vez

Las cifras históricas del Buró Comercial de Profeco muestran que no es la primera vez que CFE aventaja a las empresas de telecomunicaciones en cuanto al número de quejas presentadas.

De hecho, lleva cuatro años consecutivos en tal posición, es decir de 2006 a 2009, los mismos que corresponden a la administración del presidente Felipe Calderón, aun cuando las inconformidades han bajado desde 2007, cuando se llegó al récord de 7 mil 844 casos en su contra.

En un balance sobre las actividades realizadas por la Profeco en 2009, Morales de la Peña aseguró que la dependencia recibió en total 104 mil 735 quejas contra empresas públicas y privadas, y logró la recuperación de mil millones de pesos a favor de los consumidores afectados o inconformes por la compra de algún bien o la prestación de determinado servicio.

Anunció también el arranque del operativo de vigilancia por las vacaciones y festividades de fin de año, que incluirá la instalación de módulos de información con personal bilingüe en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México así como en terminales de autobuses.

La Profeco, recordó, tiene atribuciones para imponer multas de hasta 2.5 millones de pesos contra aquellos comerciantes y prestadores de servicios que violen los derechos de los consumidores, al tiempo que remarcó que la dependencia estará atenta a que no se adelanten a aplicar en este mes la nueva tasa de 16 por ciento, que entra en vigor en 2010.

kikka-roja.blogspot.com/

Crecen 33% los hogares encabezados por mujeres

Crecen 33% los hogares encabezados por mujeres
Fabiola Martínez

Periódico La Jornada
Viernes 18 de diciembre de 2009, p. 38

El Consejo Nacional de Población (Conapo) aseguró que México cuenta con "una diversidad de fortalezas estructurales" sobre las cuales es posible sustentar una agenda pública para el desarrollo.

Durante la presentación del avance de ejecución de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (1994-2009), el gobierno mexicano destacó el avance en el nivel de urbanización: 72.3 por ciento de la población vive en ciudades.

El Conapo destacó que México ocupa el lugar número 12 respecto del mercado interno a escala mundial (aunque se debe al nivel de población, superior a los 100 millones de habitantes). Sin embargo, en este balance destaca que aumenta la cifra de mexicanos que vive en Estados Unidos, así como la proporción de hogares encabezados por una mujer.

Precisó que en 1980 los mexicanos radicados en el vecino país eran 2.2 millones, cifra que se duplica cada 10 años. En 2008, era cercana a 12 millones. En tanto, la población extranjera residente en México pasó de 340 mil personas en 1990, a 493 mil en 2000.

En tanto, se incrementó 33 por ciento el número de hogares encabezados por una mujer: de 17.3 a 23 por ciento entre 1990 y 2005 (últimas cifras disponibles). Mientras los encabezados por varón se redujeron 7 por ciento, de 82.7 a 77 por ciento en el mismo periodo. A nivel general, la cantidad de hogares pasó de 9.8 millones en 1970 a 16.2 millones en 1990; en 2005 se contabilizaron 24.8, y se espera que para 2015 la cifra sea de 30.2 millones.

El informe presentado ayer en la Secretaría de Gobernación asienta que las consultas médicas otorgadas a la población y la cobertura de servicio médico al cierre de 2008 se operó mediante 842 unidades móviles en 9 mil 241 localidades de 597 municipios.

kikka-roja.blogspot.com/

Aminatu Haidar vuelve al Sáhara, después de una resistencia por su "dignidad" y la de su pueblo

  • No tiene que pedir perdón al rey Mohammed VI ni reconocer la nacionalidad marroquí
  • Aminatu Haidar vuelve al Sáhara Occidental tras 32 días de ayuno
  • Destaca la presión de España y Francia sobre Marruecos en negociación a varias bandas
Foto
La activista saharaui Aminatu Haidar al salir del hospital para ser trasladada al aeropuerto de Lanzarote y de ahí partir a la localidad de El Aaiún, Sáhara Occidental, en un avión fletado por el gobierno español y acondicionado con material médico para atender cualquier contingenciaFoto Reuters
Armando G. Tejeda
Corresponsal
Periódico La Jornada
Viernes 18 de diciembre de 2009, p. 24

Madrid, 17 de diciembre. Aminatu Haidar, la independentista saharaui que mantuvo una huelga de hambre de 32 días en el aeropuerto de Lanzarote, volvió la noche de este jueves al Sáhara Occidental, después de una resistencia por su "dignidad" y la de su pueblo, y de que su prolongado ayuno puso de nuevo el conflicto de su tierra natal en el debate internacional.

Con gritos de "¡Viva Aminatu!", "¡Sáhara libre!" y "¡Victoria!", más de 300 simpatizantes de la Plataforma de Solidaridad la despidieron a las puertas del avión que la trasladó de regreso a su pueblo, El Aaiún, donde la esperaban su madre y sus dos hijos menores de edad.

La activista saharaui logró, con su huelga de hambre, posicionar de nuevo la situación del Sáhara Occidental en el debate de la comunidad internacional, que asistió con preocupación al estancamiento de la crisis durante las primeras semanas y, después, con alarma ante el agravamiento paulatino de su estado de salud.

Haidar pudo viajar a su tierra natal tras una negociación a varias bandas, en la que destacaron la presión de España y Francia sobre Marruecos, nación que al final cedió y no puso condiciones al retorno de la activista.

Regresó a su tierra sin condiciones. Conocida como "la Gandhi del Sáhara", Haidar no tendrá que pedir perdón al rey Mohammed VI ni reconocer públicamente la nacionalidad marroquí, a lo que miembros del Ejecutivo alauita la habían conminado a lo largo de los 32 días de ayuno.

Sufre hemorragia interna

Haidar, que se encontraba hospitalizada desde esta madrugada y quien esta tarde sufrió una hemorragia interna que precipitó la solución, habló ante los medios de comunicación visiblemente demacrada y en una silla de ruedas, minutos antes de que una ambulancia la trasladara de nuevo al aeropuerto de Lanzarote, pero esta vez para regresar al Sáhara Occidental.

Haidar expresó que su regreso a El Aaiún es "un triunfo para la justicia, el derecho internacional, los derechos humanos y la causa saharaui".

Después de pronunciar estas palabras se subió a la ambulancia y fue trasladada al aeropuerto de la isla canaria, donde le esperaba un avión privado fletado por el gobierno español y acondicionado con material médico para atender cualquier complicación que pudiera sufrir durante el trayecto hacia el Sáhara Occidental.

Con Haidar viajaron su hermana, Laila, que se encontraba en el archipiélago canario desde ayer, además de un gastroenterólogo enviado ex profeso por el gobierno de Mohamed VI de Marruecos.

El origen de esta crisis se remonta al 13 de noviembre, cuando Haidar llegó a su tierra, el Sáhara, procedente de un vuelo de Las Palmas (Islas Canarias) después de un viaje por Estados Unidos, donde recibió un premio por su labor de defensa de los derechos humanos.

En el control policial, al llenar la documentación migratoria, Haidar, de 42 años y casada, escribió que su nacionalidad era del Sáhara, lo que significó una afrenta para los policías marroquíes, que le retiraron el pasaporte y la expulsaron del país.

El canciller español, Miguel Ángel Moratinos, aclaró que ese mismo día su homólogo marroquí le informó de la inminente expulsión de Haidar, además de que reconoció que se trató de "una expulsión política".

El gobierno español, encabezado por el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, permitió la entrada de Haidar a su territorio, lo que para los defensores de la causa significó la "indulgencia" necesaria para llevar a cabo la expulsión.

Una vez en el aeropuerto de Tenerife, Haidar inició su huelga de hambre y denunció reiteradamente no sólo el supuesto atropello a su persona, sino también la sistemática violación de los derechos humanos del ejército marroquí al pueblo saharaui, las detenciones injustificadas y los ataques sin tregua contra la movilización política y social en la región a favor de un referendo de autodeterminación.

Haidar inició entonces una resistencia firme en la que durante los primeros días sólo estuvo acompañada por la convicción de que estaba reclamando sus derechos básicos y por decenas de simpatizantes con la causa saharaui y miembros del Frente Polisario.

Pero desde el campamento improvisado en el aeropuerto canario, Haidar fue sumando más y más voluntades a su causa; desde ciudadanos anónimos que se convirtieron de inmediato en su guardia hasta destacados intelectuales y artistas como José Saramago, Eduardo Galeano, Pedro Almodóvar y Pilar del Río, que se unieron a la causa de Haidar y del pueblo saharaui.

Con el apoyo de la sociedad civil y de algunos partidos políticos, sobre todo de Izquierda Unida (IU, comunistas y republicanos), la situación de Haidar se convirtió en asunto de prioridad nacional, primero en España, y después en Europa, donde hoy mismo se suspendió una moción en el Parlamento europeo ante la inminente solución del conflicto.

La crisis originada por el caso de Haidar obligó a interceder por ella a las más altas instancias de la comunidad internacional: primero la cancillería española, después el gobierno francés, a través del presidente, Nicolás Sarkozy, después la ONU y su secretario general, Ban Ki moon, y finalmente Estados Unidos y su secretaria de Estado, Hillay Clinton.

Haidar despegó de Lanzarote unos 25 minutos antes de la medianoche, con lo que aterrizó en El Aaiún alrededor de la una de la madrugada de este viernes, donde la esperaban ansiosos familia y seguidores.

El gobierno de Marruecos impidió el acercamiento de periodistas para que Haidar ingresara al país de la forma más discreta posible.

kikka-roja.blogspot.com/

El Decálogo

El Decálogo
Luis Javier Garrido
La supuesta "reforma política" de Felipe Calderón, anunciada hace tres meses, que ahora envía en 10 puntos al Poder Legislativo exigiendo se le apruebe "al vapor", es un bodrio que entraña gravísimos retrocesos para la vida democrática –en especial con vistas a 2012–, y que no logra ocultar sus pretensiones con su mañosa presentación como un paquete "progresista" o inocuo.

1. El paquete de 10 modificaciones constitucionales y legales en materia político-electoral, que el gobierno calderonista envió al Senado el 15 de diciembre, y que sería la decimonovena "reforma electoral" desde que Salinas de Gortari y el PAN pactaron en 1988 la que sería la "reforma electoral definitiva", constituye una nueva regresión en materia de instituciones políticas, de partidos y de elecciones, que cancela múltiples derechos a los ciudadanos en aras de consolidar el modelo económico –y político– del neoliberalismo, pues busca establecer en vistas a las elecciones presidenciales de 2012 nuevos "candados" a los procesos electorales para hacer más difícil la expresión de la voluntad ciudadana.

2. El Decálogo de Calderón, como lo llaman los medios, pretende a) obstaculizar en 2012 la elección de un candidato presidencial que no sea del PRI o del PAN con la llamada "segunda vuelta"; b) consolidar el poder de la televisión al establecer el referendo y el plebiscito en un marco jurídico que permite impunemente a medios y a grandes empresarios manipular consultas y procesos, c) dar satisfacción al capital trasnacional que reclama desde hace años la relección indefinida como vía para consolidar una "clase política" estable funcional a sus intereses, d) consolidar un sistema de partidos políticos más restringido, controlado y menos representativo de la ciudadanía; e) hacer casi imposible candidaturas ciudadanas al permitírselas sólo a aquellos respaldados por los grandes poderes económicos, y f) fortalecer el presidencialismo despótico al pretender que se confiera al Ejecutivo preminencia absoluta sobre el Congreso para aprobar leyes a su antojo.

3. Las llamadas "reformas políticas" o "electorales" no han tenido nunca la aspiración real de instaurar en México una democracia política, como tampoco es el caso de ésta, elaborada al parecer por la parejita de asesores de Calderón en materia de elecciones, Juan Molinar Horcasitas (titular de la SCT) y Leonardo Valdés Zurita (presidente del IFE). Todas las aprobadas desde 1988 se han limitado a dar al régimen una apariencia de "modernidad" con el fin de legitimar el ejercicio del poder público por una minoría de mafiosos que se apoderaron del aparato estatal desde 1982 y evitar que éstos pierdan el control de los mecanismos electorales y la posibilidad de seguirle imponiendo a México el modelo neoliberal, que supone el desmantelamiento del régimen surgido de la Revolución Mexicana y de la Constitución de 1917, en un proceso de reconversión no democrática del Estado, que ha agravado el empobrecimiento del pueblo y ahondado la crisis de ilegitimidad del poder.

4. Las "reformas electorales", por ejemplo, han tendido en México de manera sistemática a limitar el sistema de partidos a fin de impedir que sea representativo de las fuerzas políticas y sociales que se manifiestan en el país, y ésta no es la excepción, pues ahora se pretende obstaculizar aún más la existencia de partidos independientes del Estado para favorecer a las fuerzas políticas oficiales con un sistema más restringido y controlado y menos representativo.

5. Las candidaturas ciudadanas, propuestas en los años 80 desde una perspectiva democrática, son viables en un sistema de campañas cortas que no esté fundado en el derroche del dinero, para que no haya un desfase enorme entre éstas y las provenientes de los partidos, pues de lo contrario sólo serían viables –como acontece con la propuesta calderonesca– para candidatos respaldados por los grandes poderes económicos o por recursos oscuros: que puedan gastar cientos de millones de pesos primero para reunir casi un millón de firmas que se les exige y luego para competir contra los partidos financiados por el Estado y respaldados por los medios.

6. La "segunda vuelta" tiene a su vez sentido en un régimen plural y democrático donde se busca sean electos candidatos respaldados con una mayoría absoluta, asumiéndose que no hay ahí partidos que prevalezcan por sobre los demás por su vinculación con el poder público, como es el caso en México del PAN y el PRI –el llamado PRIAN–, que con ella estarían obligados a aliarse aún más estrechamente. El actual bipartidismo oficial podría vencer las resistencias internas para presentar un candidato común en una onerosa segunda vuelta en 2012, con los panistas apoyando a Peña Nieto para tratar de cerrar el paso a López Obrador.

7. El plebiscito y el referendo son viables, de la misma manera, sólo en un régimen democrático, donde el pueblo puede estar bien informado, lo que no es el caso de México, ya que aquí el poder del duopolio televisivo manipularía a su antojo estos mecanismos de participación ciudadana, como lo hace con las elecciones, y consolidaría de esta manera su poder.

8. La defensa del principio de la "no relección" suscitó innumerables levantamientos en el siglo XIX, la Revolución Mexicana de 1910 y el asesinato de Obregón en 1928, y por ello el PRI de Carlos A. Madrazo se opuso en 1965 a que se le suprimiera, pero Calderón y la derecha mexicana, yendo contra la Historia, como vulgares provocadores, quieren satisfacer a los organismos financieros internacionales ansiosos de vincular a los integrantes de una "clase política" mexicana estable a los intereses del capital trasnacional, como acontece en Estados Unidos.

9. El fortalecimiento del presidencialismo despótico es, en fin, una broma de mal gusto de esta contrarreforma que festejan ya Héctor Aguilar Camín, Luis Carlos Ugalde y Jorge G. Castañeda, pues pretende se le confiera una preminencia absoluta al Presidente sobre el Congreso al dársele el privilegio de presentar iniciativas, llamadas "preferentes", que de no ser dictaminadas serían consideradas "aprobadas" y que de dictaminarse en contra podrían ser presentadas vía un referendo promovido (y desde luego manipulado) por las televisoras a la ciudadanía, como de poder modificar las iniciativas vetadas que el Congreso insista en mantener.

10. En la última década del siglo XX y la primera del siglo XXI se han producido en México decenas de contrarreformas político-electorales, pero hace falta que el pueblo empuje una: someter al Ejecutivo federal a la legalidad constitucional para impedirle viole las libertades electorales de los mexicanos, pues de lo contrario seguiremos teniendo en Los Pinos mapaches electorales que se sienten reformadores.
kikka-roja.blogspot.com/

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...