BUSCA, BUSCADOR

jueves, 14 de enero de 2010

Lorenzo Meyer: Puede que no, pero quizá sí

AGENDA CIUDADANA
Puede que no, pero quizá sí
Lorenzo Meyer
14 Ene. 10

¿Podrán nuestras débiles instituciones conducir por la vía pacífica y constructiva un agravio social creciente?

Lo más seguro es... que no se sabe

La pregunta ha sido formulada ad nauseam: ¿habrá un nuevo estallido social en México en el 2010 coincidiendo con el bicentenario y el centenario del inicio de dos grandes rebeliones? Desde luego que no hay forma de saberlo. Las capacidades de predicción de las ciencias sociales son mínimas. No obstante, no es ocioso formular la pregunta e intentar ahondar en temas centrales de nuestra realidad.

En el número especial de la revista británica The Economist titulado "The World in 2010", Laza Kekic, de la Unidad de Inteligencia de ese semanario (EIU), intenta dar forma a una visión global centrada en las posibilidades o niveles de riesgo de estallidos sociales como resultado de la crisis económica global y de su impacto en los niveles de empleo. Con alivio, Kekic observa que hoy no se han materializado los temores expresados a inicios del 2009 por el director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, almirante Dennis Blair, en el sentido de que el deterioro de la economía global podría llevar al mundo a una inestabilidad política generalizada y que ésta podría convertirse en el principal problema de seguridad a corto plazo para Washington.

Sin embargo, el futurólogo de The Economist advierte que la relativa estabilidad política que ha mantenido el conjunto de miembros del sistema mundial bien pudiera ser la calma que precede a la tormenta, pues en amplias zonas del planeta aumentan el desempleo, los precios de los alimentos, la pobreza, la desigualdad social y el debilitamiento de las clases medias. Y justo en tan difícil coyuntura, ya no se puede seguir con el relajamiento de las políticas fiscales que tuvo lugar en muchos países para alentar sus economías -algo que, por cierto, no se dio en México- y, por tanto, la futura austeridad del gasto público va a ser un factor más de descontento social.

La experiencia histórica, advierte Kekic, muestra el frecuente desfase entre las crisis económicas y sus efectos sociales y políticos. Estos efectos tardan en manifestarse, especialmente porque al inicio de la recuperación del PIB no le sigue automáticamente la del empleo. Es más, aún y cuando otros indicadores económicos mejoren, el desempleo puede aumentar. En lo político suele ocurrir algo semejante: el descontento generado por el deterioro de las condiciones materiales de vida puede no traducirse de inmediato en protestas callejeras, golpes de Estado o triunfo de la oposición, pero con el correr del tiempo la sociedad tiende a pasar la factura política de su descontento.

En las predicciones de la EIU hay cuatro categorías de países de acuerdo a los indicadores de "riesgo de descontento social": muy alto, alto, mediano y bajo. En nuestro continente, Estados Unidos, Canadá, Brasil, Cuba, Uruguay y Costa Rica son los únicos donde las probabilidades de que sean escenario de problemas sociales como producto de la crisis económica mundial son pocas. Chile, Colombia y Paraguay son clasificados como países de riesgo mediano; en contraste, Bolivia y Ecuador son designados países de alto riesgo de "combustión social". México y el resto de la región caen en la categoría de países con riesgo de inconformidad social alto, es decir, que igual pueden mantener su estabilidad que perderla. ¡Vaya entorno para conmemorar centenarios y bicentenarios!

Otro elemento de juicio

En un análisis clásico de las revoluciones, aparecido hace más de 70 años (The Anatomy of Revolution, [Nueva York: Norton, 1938]), Clarence Brinton elaboró una hipótesis que sigue siendo muy sugerente: en los momentos más difíciles de una depresión, los más afectados -las mayorías- no tienen energía más que para luchar por sobrevivir, no para protestar. De ocurrir, los estallidos de rebelión en contra del orden establecido vienen después, cuando lo peor ya pasó. Ese tipo de generalización cuadra bien con la explicación de revoluciones como la francesa o la cubana e incluso con las dos rebeliones que se conmemoran hoy en México: las de 1810 y 1910, aunque ya no tanto con la revolución bolchevique. Como sea, del análisis de Brinton se desprende que, por ahora, el grueso de los ciudadanos mexicanos estará más preocupado por capear el temporal que por ajustar cuentas con sus dirigentes. En todo caso será en la coyuntura de una próxima recuperación cuando es más fácil que se materialice el descontento acumulado. Por tanto, si las elecciones de 2012 o algunas de las locales que vienen antes se llevan a cabo de una forma y en un ambiente como el del 2006, se estaría jugando con fuego.

El elemento moral

Hasta aquí se han subrayado elementos materiales, relativamente objetivos, pero en los estallidos sociales también entra el componente moral o, más específicamente, eso que E. P. Thompson llamó "la economía moral" en su estudio clásico, "The Moral Economy of the English Crowd in the Eighteenth Century" (Customs in Common, Nueva York: The New York Press, 1991). Se trata de esa "idea basada en un consenso comunitario popular sobre qué prácticas eran legítimas y cuáles ilegítimas" en la relación entre las clases pobres y sus precarias formas de vida. Desde esta perspectiva, el sentimiento de injusticia originado por variaciones agudas en los precios de bienes de consumo popular, por la carestía o por el empeoramiento de las condiciones de trabajo es elemento central en la explicación de motines u otras formas de descontento social, algo que Barrington Moore ya exploró en el caso de los trabajadores alemanes en Injustice: The Social Bases of Obedience and Revolt (White Plains, N.Y.: M. E. Sharpe, 1978).

Un historiador norteamericano especializado en temas mexicanos, John Tutino, ha estudiado los levantamientos campesinos que han tenido lugar en México desde el inicio del movimiento de Independencia hasta los años del cardenismo. Su conclusión es que entre 1810 y 1930 las insurrecciones agrarias se volvieron tan comunes en nuestro país que su existencia y desarrollo influyeron de manera decisiva en la conformación del México moderno (De la insurrección a la revolución en México. Las bases sociales de la violencia agraria, 1750-1940 [México: Era, 1990], p. 9). Ahora bien, un componente central de esos estallidos campesinos fue la existencia de un sentimiento de injusticia que dio por resultado eso que Moore llamó una "indignación moral políticamente efectiva".

Antes de 1810 no era frecuente que las clases subordinadas interpretaran su condición como producto de acciones humanas y asignaran culpas a instituciones o personas con nombres y apellidos y se rebelaran contra ellas. Hasta entonces, esa parte mayoritaria de la sociedad se explicaba su miserable situación como parte de un orden predeterminado por fuerzas más allá de lo humano -por la voluntad de Dios. Sin embargo, en 1810 el llamado a las masas de un cura criollo -de un hombre de Dios y de "los que mandan"-, apoyado por militares criollos para enfrentarse al "mal gobierno", fue decisivo para que un buen número de indios y mestizos de El Bajío -región agrícola y minera próspera y cambiante- dejara su pasividad y se llenara de una "indignación moral políticamente efectiva".

Para 1910, México contaba ya con un siglo de movimientos de protesta, rebeliones y guerras civiles. En esa circunstancia resultó más explicable que una parte de las clases populares y medias aceptaran la propuesta de los antirreeleccionistas de hacer responsables de su precaria condición a quienes desde hacía un buen número de años acaparaban los puestos de mando y privilegio: jefes políticos, gobernadores, secretarios de Estado y, finalmente, al propio Presidente, a Porfirio Díaz. El agravio de la mayoría miserable frente a la espléndida vida de la oligarquía porfirista fue relativamente fácil de formular, pero el transformarlo en acción política e insurrección requirió de fisuras entre las elites así como que Madero -un miembro de los grupos adinerados- actuara como el catalizador que animó a líderes populares -Pascual Orozco o Francisco Villa- y sus seguidores a arriesgarse a plantar cara a la dictadura.

Hoy

En el México de hoy, se puede detectar la existencia de un sentimiento generalizado de agravio frente a los dirigentes políticos y económicos. Los responsables de la catástrofe económica, social y, finalmente, moral del país tienen rostro, nombre y apellido. La cuestión a dilucidar es saber si un entramado institucional tan débil y corrupto, como es el nuestro, va a tener la capacidad de conducir por la vía pacífica y constructiva ese agravio, ese sentido de injusticia, sobre todo cuando lo peor de la depresión económica realmente haya pasado. Ésa es nuestra gran incógnita.

kikka-roja.blogspot.com/

NARRO ROBLES HABLANDO DE NINIS

  • Falta de atención a necesidades del sector juvenil, el detonante
  • México podría transitar a una crisis social, advierte el rector de la UNAM
Foto El rector de la Universidad Nacional, José Narro Robles, en gira de trabajo por Sinaloa, en la que la UNAM y la Universidad Autónoma de Sinaloa suscribieron cuatro convenios de colaboraciónFoto Notimex
Javier Valdez Cárdenas
Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 14 de enero de 2010, p. 38
QUE NO SE HAGAN PENDEJOS, YA SABIAN QUE IBA A HABER MUCHOS NINIS.

LOS BABY BOOMERS, CHINGARON A SUS PROPIOS HIJOS Y DABAN POR SEGURO QUE TENDRIAN ESCLAVOS PARA SIEMPRE.
PERO NO CONTARON CON QUE LA GENERACION X, TENIA SU PODER EN LA LEY DE CAUSA Y EFECTO,
ESCUPIERON P´AL CIELO PUES.

Culiacán, Sin., 13 de enero. Si no se atienden los problemas de manera estructural, los grandes problemas nacionales, como pobreza, desempleo, analfabetismo y falta de oportunidades laborales y educativas para los jóvenes, México podría transitar de una crisis financiera a una de carácter social, "que a nadie le conviene", reiteró José Narro Robles, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El funcionario manifestó que salud y educación son políticas que pueden propiciar una condición igualadora entre los sectores que no tienen y que tienen recursos económicos, de ahí la importancia de fortalecer las instituciones públicas del país.

"México tiene rezagos, y yo lo he dicho y hoy lo reitero con ustedes, no podemos estar conformes, cuando en este país tenemos siete millones y medio de jóvenes que ni estudian ni trabajan, y que no lo hacen no porque no quieran, sino porque no tienen ningún espacio para educarse, para formarse o carecen de fuentes de empleo y eso es muy delicado", sostuvo.
LOS QUE NO ESTUDIAN NI TRABAJAN SON LOS HIJOS DE LOS RICOS Y LOS POLITICOS


kikka-roja.blogspot.com/

Haití: de la tragedia a la catástrofe

Haití: de la tragedia a la catástrofe
lajornada
PUES OBAMA Y SARKOZY YA SE FROTAN SUS MANITAS,
100 MILLONES DE DOLARES PARA AYUDA SIGNIFICA NEGOCIO A COSTILLAS DE LOS CIUDADANOS QUE QUEDARON VIVOS. ellos los van a pagar.

...Y DE PASADITA APENDEJAR A LOS MEXICANOS PARA QUE NO PROTESTEN CONTRA LOS IMPUESTOS

Puerto Príncipe, la capital de Haití, fue destruida en gran parte antenoche por un terremoto de siete grados en la escala de Richter. El objetivo "inimaginable" empleado por el presidente de ese país caribeño, René Préval, para calificar la catástrofe en curso, no parece exagerado: las primeras estimaciones indican que los muertos se cuentan por decenas de miles y que la cifra de damnificados puede ascender, según el Comité Internacional de la Cruz Roja, a millones de personas. Tales magnitudes resultan verosímiles, pues si el movimiento telúrico derribó edificaciones sólidas de la capital haitiana –como el palacio presidencial, la sede de la misión de la ONU, hospitales y escuelas–, es probable que haya arrasado, también, las viviendas más que precarias en las que se aglomeraba la gran mayoría de la población, en los cerros que rodean el centro de Puerto Príncipe.

El hecho es que el fenómeno natural ha golpeado a un país con carencias y rezagos inadmisibles en el siglo XXI, afectado por la miseria, la insalubridad, la falta de infraestructura, el analfabetismo, la mortalidad materno-infantil, la prevalencia de sida, la emigración, la falta de desarrollo económico, la corrupción y la debilidad de sus estructuras institucionales. En tales circunstancias, la situación de tragedia del contexto social haitiano se convierte en multiplicador de las consecuencias catastróficas del sismo. Más allá de la brutal pérdida de vidas y de las lesiones sufridas por un número aún indeterminado de personas, de la destrucción de viviendas, de los pocos empleos, de instalaciones médicas y escolares y de los escasos bienes materiales, el terremoto coloca a la patria de Toussaint L’Ouverture en la perspectiva de sufrir un retroceso de más de 15 por ciento de su producto interno bruto, de acuerdo con una estimación emitida ayer por el Banco Mundial. Si a ello se agrega que el año antepasado la economía de Haití perdió un porcentaje similar como resultado del paso de huracanes y tormentas tropicales por su territorio, queda claro el tamaño del desastre.

El total desamparo de los haitianos en el momento presente debe llevar a la sociedad mexicana a realizar un esfuerzo –con todo y su situación propia, desfavorable y hasta grave– para hacer efectiva su solidaridad con esa desventurada nación hermana. Es obvio que toda la ayuda, monetaria y en especie, que Haití reciba del extranjero, resultará insuficiente para hacer frente a la catástrofe, y ese mismo hecho debe ser aliciente para llevar hasta donde se pueda el ejercicio de solidaridad de nuestro país, en el cual deben participar individuos, instituciones, empresas y organizaciones de todas clases.

Más allá de las tareas inmediatas de auxilio, la comunidad internacional, y en especial los gobiernos de Estados Unidos y Europa occidental, tienen ante sí el deber de asistir a Haití en la superación de una circunstancia económica, política y social que se debe, en parte, a las actitudes colonialistas y neocolonialistas de las naciones ricas. Se requiere, en este sentido, de un plan de rescate a fondo, sin regateos ni condicionamientos de dependencia política, para que el país más pobre del continente –y uno de los más pobres del mundo– consiga superar la catástrofe inmediata, pero también su trágica circunstancia de décadas y de siglos.
kikka-roja.blogspot.com/

OBAMA VA CON 100 MILLONES DE DOLARES PARA HAITI

  • Obama anuncia ayuda inmediata de 100 millones de dólares para Haití
  • "Al pueblo de Haití, le decimos con claridad y convicción, no serán abandonados, no serán olvidados", afirmó Obama, tras el terremoto de magnitud 7 que calificó de "devastador".
Afp
Publicado: 14/01/2010 10:45

Washington. El presidente estadunidense, Barack Obama, prometió a los haitianos el jueves que "no serán abandonados", al ofrecer 100 millones de dólares de ayuda y todo el poder de su país para ayudar a Haití, devastado tras un violento terremoto el martes.

"Al pueblo de Haití, le decimos con claridad y convicción, no serán abandonados, no serán olvidados", afirmó Obama, tras el terremoto de magnitud 7 que calificó de "devastador".

Obama ofreció "todos los elementos de nuestra capacidad nacional, nuestra diplomacia, y la asistencia al desarrollo, el poder de nuestras Fuerzas Armadas y lo más importante, la compasión de nuestro país".

El presidente anunció una inversión inmediata de 100 millones de dólares para apoyar los esfuerzos de rescate y comprar equipos, alimentos, agua y medicinas.

"Esta inversión crecerá durante el año a medida que nos comprometamos con una recuperación a largo plazo de esta tragedia inimaginable", agregó.

"Es uno de los momentos que piden el liderazgo de Estados Unidos", dijo el presidente, rodeado por miembros clave de su gabinete como la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el secretario de Defensa, Robert Gates.

Dijo además que el jueves llegarán a Haití efectivos de la 82 División Aerotransportada, mientras una unidad de Marines, un portaaviones y un buque hospital de la Marina están en camino.

kikka-roja.blogspot.com/

SISMO HAITI 2010: FRANCIA ES RESPONSABLE DE HAITI

  • El primer ministro de Haití: "hay cientos de miles de muertos"
  • Francia encabeza la movilización internacional en Europa para ayudar a Haití
El primer ministro de Haití, Jean Max Bellerive, ha asegurado en una entrevista a la CNN que existen "cientos de miles" de muertos tras el terremoto que sacudió el país.Puerto Príncipe es hoy un lugar desapacible y sin esperanza, donde los muertos y los vivos se mezclan entre los escombros de lo que hace unas horas eran edificios y casas. Desde Europa las ayudas comienzan a llegar con cuentagotas. El presidente Francés Nicolas Sarkozy ha querido ponerse al frente de las ayudas destinadas a la antigüa colonia gala. Ha convocado una reunión con sus principales ministros para estudiar la situación e intensificar la movilización ya puesta en marcha, así como examinar los esfuerzos que serán necesarios tras esta primera fase de urgencia.

Redacción Mundo - 14-01-10
http://www.cope.es/europa-ayudar-haiti-124968-1
  • La ONU confirma 16 muertos entre su personal en Haití
  • Haití sigue buscando supervivientes entre la devastación absoluta
  • Equipos de rescate españoles parten hacia Haití
Los supervivientes se agrupan en las calles esperando la ansiada ayuda, mientras tratan de consolarse unos a otros y de asimilar la magnitud de la tragedia. Las aglomeraciones humanas son una constante. Algunos se dedican a retirar escombros en busca de más supervivientes.

Entretanto, la Comunidad Internacional se moviliza, Canadá ha enviado una unidad militar de reconocimiento para evaluar la forma de desplegar su ayuda. La provincia de Quebec (donde viven unas 130.000 personas de origen haitiano), ofreció el envío de policías. Brasil ha anunciado una donación de 10 millones de dólares y de 14 toneladas de alimentos para las víctimas del terremoto.

Desde Europa, Francia, que cuenta con una colonia de 1.200 ciudadanos en Haití, ha enviado ya dos aviones de salvameto y víveres además de un equipo de más de 130 bomberos y seis perros. Estas ayudas se unen a las de otros países como España y Estados Unido. Este último país ha mandado cerca de 2.000 infantes de marina ademas de barcos, aviones y helicópteros. España, que coordina la ayuda humanitaria europea como presidente de turno de la UE, fletó ayer tres aviones con ayuda de emergencia hacia Haití, uno desde Madrid y dos desde la base logística de ayuda humanitaria que España posee en Panamá.

REACCIONES A LA TRAGEDIA

El primer ministro de Haití, Jean Max Bellerive, ha asegurado en una entrevista a la CNN que existen "cientos de miles" de muertos tras el terremoto que sacudió el país. "Es difícil determinar con precisión el número de víctimas. ¿Cuántas construcciones, cuántos edificios se hundieron? Con los habitantes del interior, pienso que serán más de 100.000", dijo Bellerive. "Se han caído tantos edificios que muchos barrios han quedado completamente destruidos. En algunos barrios ni siquiera se ve ya a nadie, por lo tanto, no sé dónde está la gente".

Por su parte, el presidente haitiano, René Préval, considera que el terremoto de 7,3 grados que sacudió su país podría haber dejado miles de muertos. Según dice, "hay muchas escuelas que tienen a muchas personas muertas" y entre los atrapados bajo el Parlamento se encuentra, aunque con vida, el presidente del Senado, Kely Bastien. El presidente, que no se encontraba en el momento del seísmo en el palacio presidencial, que también ha quedado destruido, explica que ha recorrido varios barrios de Puerto Príncipe y ha podido ver el alcance de los daños. "Todos los hospitales están llenos de gente, es una catástrofe", lamenta.

ka primera dama, Elisabeth Préval, también ha hablado de "catástrofe" y subraya que el hospital general se ha derrumbado. "Necesitamos apoyo, necesitamos ayuda, necesitamos ingenieros", reclama.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha señalado que la comunidad internacional afronta una de sus mayores catástrofe humanitaria por lo que pidió "ayuda urgente". El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha informado de la llegada este miércoles de equipos de rescate. El ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, ha informado de que no descarta que haya víctimas entre los cerca de 100 españoles que residen allí. Algunos de ellos permanecen desaparecidos.

kikka-roja.blogspot.com/

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...