BUSCA, BUSCADOR

viernes, 19 de marzo de 2010

La fama miente: Juan Villoro

Juan Villoro
La fama miente

La biografía de Artur Domoslawski sobre Ryszard Kapuscinski ha reabierto el debate sobre los límites del periodismo (y sobre las intromisiones de un testigo en la vida de un autor). Entre los cuestionamientos que Domoslawski hace a su antiguo maestro el más relevante es el de su falta de compromiso con los hechos.

¿Qué tan veraz debe ser un periodista? Quien escribe testimonios sella un pacto con la verdad. Sin embargo, los sucesos son escurridizos, las informaciones se contradicen y la subjetividad existe. En un mundo de certezas provisionales sólo podemos llamar "objetividad" a no tener pruebas en contra.

A esto se añade una paradoja esencial del periodismo: para ser verosímiles, los datos deben ser seleccionados, estructurados, adjetivados, intervenidos.

Giorgio Agamben ha señalado que no puede haber testigos integrales del holocausto. Sólo quien padeció el drama hasta sus últimas consecuencias podría narrarlo con fidelidad. De esta imposibilidad ("la aporía de Auschwitz") deriva la ética del testimonio. Justo porque no tenemos acceso a la verdad absoluta debemos acercarnos a ella tanto como nos sea posible.

Todos los cronistas cometemos errores; el problema está en mentir en forma propositiva. La obra de Kapuscinski no desmerece ante inexactitudes fácticas circunstanciales. Su método de trabajo era claro: escribía libros a partir de recuerdos lejanos. Las notas enviadas a la prensa polaca durante varias décadas le sirvieron de cantera para lo que en verdad le interesaba: reportear su memoria. ¿Era "el mejor periodista del siglo XX", como tantas veces se le llamó, o "el enviado especial de Dios", como lo bautizó John Le-Carré? Por supuesto que no. Al margen de que resulta ridículo imaginar un periodista del siglo, Kapuscinski no conseguía exclusivas ni daba noticias en sus libros. Su técnica era proustiana en un doble sentido: reconstruía el tiempo y se concentraba en complejas formas de comportamiento. La nitidez con que retrata los usos del poder en Imperio o El emperador no se ve empañada por la previsible inseguridad de su memoria.

La fama es siempre un malentendido. El problema de Kapuscinski está en su contexto, en el mito de que fue el hombre mejor informado antes de internet. La editorial inglesa Granta, adalid de la no ficción, fue su gran mixtificadora. En sus contraportadas, presentaba a Kapuscinski como amigo del Che, Allende y Lumumba, sentenciado a muerte en Burundi, testigo de 27 revoluciones y golpes de Estado en los 50 países que tuvo a su cargo.

Esta estadística de atribulado superhéroe recuerda a otro polaco. En su novela El pájaro pintado, Jerzy Kosinski cuenta las atrocidades que supuestamente vivió de niño como prófugo del nazismo. Fue comparado con Ana Frank y visto como víctima ejemplar. De acuerdo con Time, "sobrevivió a la experiencia directa más atroz que este siglo puede ofrecer".

Kosinski no sólo exageró su calvario; plagió a escritores polacos desconocidos en Estados Unidos y se sospecha que contrató a autores fantasma para mejorar su rudimentario inglés. La falsificación fue exitosa por una razón clave: aunque se trataba de ficciones, la crítica celebró que provinieran de una "experiencia directa". La cultura norteamericana admira al testigo solitario de atrocidades verdaderas.

En cambio, Hispanoamérica privilegia la representación imaginativa de los hechos. En Acto de presencia, Sylvia Molloy analiza nuestra dificultad para lidiar con la autobiografía. No sólo hay pocos testimonios del yo en el idioma: cuando aparecen, suelen ser leídos como discursos hegemónicos o ficciones. Es el caso de Ulises criollo, de Vasconcelos, o Recuerdos de provincia, de Sarmiento.

El público anglosajón tiene el apetito opuesto. Kapuscinski escribió crónicas recordadas; no inventó su imagen de apóstol de la verdad, pero tampoco hizo nada por corregirla. Cuando Jon Lee Anderson le preguntó acerca de su amistad con el Che, se limitó a contestar: "es un error de los editores".

La voluntaria impostura de Kosinski iba bien con un amante de la autoficción, los disfraces y los seudónimos. La involuntaria impostura de Kapuscinski contradice al predicador de la honestidad periodística.

Todo autor se sirve de una estrategia pública (incluidos el silencio o el ocultamiento). Kapuscinski se ufanaba de no haber hecho una sola entrevista y haber concedido más de mil. Es obvio que sus libros hubieran circulado menos sin el mito que los amparaba y que él cortejó. Cuando le preguntaban qué porcentaje de información dejaba fuera de sus crónicas, decía: "el 99%", como si sólo se sirviera de un selecto remanente de una exhaustiva investigación. En realidad, ese 99% era lo que su memoria descartaba o no registraba.

Cuando afirmó que el periodismo no es oficio para cínicos, brindó una clave tardía para su personaje. Sería exagerado decir que el notario de lo real usaba tinta invisible. Ryszard Kapuscinski aceptó que la época mintiera acerca de él y escribió con maestría las verdades inverificables que concede la memoria.

kikka-roja.blogspot.com/

IIF RECOMIENDA DESPEDIR A LOS TRABAJADORES PARA SANEAR ECONOMIA

  • Incluso en China es más fácil cesar a trabajadores que en AL, sostiene Charles Dallara
  • Para tener economía competitiva se deben facilitar despidos: IIF
  • La región no puede darse el lujo de rezagarse de Asia; la clave es reformar el mercado laboral, dice
Juan Carlos Miranda

Periódico La Jornada
Viernes 19 de marzo de 2010, p. 28

Si México quiere tener una economía competitiva en el siglo XXI debe "flexibilizar" su mercado laboral para facilitar el despido de trabajadores y, de esa manera, reducir costos a las empresas, aseguró el director de la asociación de bancos más grande del mundo, Charles Dallara.

En conferencia de prensa el director gerente del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por sus siglas en inglés) manifestó que si en China, "país comunista, que aún tiene la mayor parte de su economía en manos del Estado, es más fácil despedir a alguien que en casi cualquier país de Latinoamérica", entonces “hay algo equivocado aquí.

"Se necesita flexibilidad del mercado laboral si se quiere crear una economía competitiva para el siglo XXI. Esta región no puede darse el lujo de quedar rezagada de Asia; no puede quedarse atrapada en niveles de crecimiento de 4 o 5 por ciento y ver cómo Asia crece entre 7 y 8 por ciento. Así que una de las claves sería la reforma del mercado laboral", apuntó.

Las declaraciones de Dallara se dieron en la reunión anual de directores generales latinoamericanos del IIF, asociación de instituciones financieras con más de 380 miembros en todo el mundo, 45 de ellos en América Latina y en la que también participan cinco grupos bancarios con operaciones en México. Allí, más de 80 ejecutivos de la región abordaron como temas centrales las perspectivas de desarrollo económico y la reforma financiera global.

El funcionario pronosticó que este año la economía mexicana tendrá un crecimiento de 4.4 por ciento después de una caída de 6.5 puntos porcentuales en 2009, mientras América Latina crecerá 4.8 por ciento en 2010.

No obstante, indicó que en la región enfrentará desafíos importantes en la última parte del año, cuando los países industrializados dejen de lado sus programas de estímulos, lo que acarreará condiciones fiscales y monetarias más estrictas.

"El IIF pronostica un crecimiento real anual para América Latina más bajo para 2011 de 3.5 por ciento", comentó.

El líder de los banqueros también advirtió sobre el riesgo de sobrerregular los sistemas bancarios, lo que podría limitar el otorgamiento de créditos.

Sostuvo que las decisiones que se tomen en el Grupo de los 20 este año, en torno a la reforma reglamentaria financiera internacional, tendrán impacto crítico en las condiciones económicas y bancarias en América Latina, por lo que es crucial que se tomen decisiones coordinadas a nivel internacional.

"Los sistemas regulatorios y de supervisión en América Latina se han fortalecido en los últimos años a consecuencia de crisis financieras locales, y esto ha dado por resultado marcos reglamentarios que, en muchos aspectos, son mucho más estrictos que los de Basilea y otras normas", aseguró.

Sostuvo que la calibración de las propuestas nuevas de Basilea deben considerar los datos financieros y económicos de esta región, pues lo que puede funcionar para los bancos europeos y norteamericanos podría no ser completamente adecuado para los bancos de América Latina.

Consideró especialmente importante que las instituciones financieras globales y regionales estén en condiciones de apoyar a la región en su camino hacia el desarrollo, por ello subrayó la necesidad de aumentar el capital del Banco Interamericano de Desarrollo.

kikka-roja.blogspot.com/

REFORMA LABORAL : PRI PAN

Reforma laboral incierta

Los legisladores del Partido Acción Nacional (PAN) presentaron ayer, en la Cámara de Diputados, un proyecto de reforma de la ley laboral que busca, a decir del blanquiazul, colocar al país en la "modernidad" en materia de trabajo "sin afectar los derechos consagrados en el artículo 123" de la Constitución.

Entre otros puntos, la iniciativa panista propone regular la figura de la subcontratación o outsourcing; contempla incluir en la legislación modalidades de contratación por hora y temporada; plantea limitar el pago de salarios caídos; incorpora la "multihabilidad" obligatoria –a efectos de que los empleados desarrollen diversas funciones–, e incluye la obligatoriedad del arbitraje en los conflictos de huelga, así como nuevos requisitos para el trámite de emplazamientos a huelga. También plantea obligar a las dirigencias gremiales a difundir información sobre la administración de sus recursos y sus estatutos.

Sin soslayar la necesidad de llevar a cabo una reforma laboral que contribuya a mejorar la situación laboral del país –en la que convergen la escasez de empleos formales, el ensanchamiento de la informalidad, el pago de salarios insuficientes para la cobertura de las necesidades básicas y el despojo sistemático de los derechos más elementales de los trabajadores– y sin soslayar la pertinencia de algunos de los puntos de esta iniciativa –difícilmente se podría estar en desacuerdo con la proscripción del trabajo de menores de edad, la democratización sindical y las medidas orientadas a la equidad de género en el ámbito laboral–, cabe preguntarse hasta qué punto esta iniciativa contribuirá al bienestar de los asalariados. Llama la atención, en primer lugar, que se pretenda incluir en estas reformas el reconocimiento de la subcontratación, el pago por horas, los contratos por trabajo a prueba y por capacitación, el establecimiento de la figura de multihabilidad y demás medidas que parecen orientadas, más que a proteger a los empleados, a quitar responsabilidades patronales, profundizar la precarización y la incertidumbre laboral que privan en el país e incentivar la proliferación de empleos eventuales y mal remunerados.

Por otra parte, no puede escapar al análisis el hecho de que la presentación de esta iniciativa tiene dos elementos de contexto insoslayables: por un lado, el refrendo y las alianzas del grupo en el poder con algunas de las expresiones más recalcitrantes y antidemocráticas del sindicalismo charro –como las cúpulas que controlan los sindicatos de maestros y petroleros, o la propia CTM, alabada en días recientes por el titular de la Secretaría del Trabajo, Javier Lozano, como una de las organizaciones obreras "más serias, responsables y sensatas"– y, por el otro, una cruzada oficial contra el sindicalismo independiente, como se ha visto con la embestida gubernamental en contra del Sindicato Mexicano de Electricistas y su entorno social de apoyo tras la extinción, por decreto presidencial, de Luz y Fuerza del Centro. En ese sentido, es obligado preguntarse si, de ser aprobada esta reforma, los mecanismos de "transparencia y democratización" sindicales no se aplicarán en realidad de manera selectiva, como medio de golpeteo político en perjuicio de gremios considerados opositores.

Otro aspecto criticable del proyecto de reforma es que los legisladores panistas planteen elevar los requisitos necesarios para el emplazamiento a huelga y el establecimiento del arbitraje obligatorio en los conflictos –lo que abriría la oportunidad para que la autoridad respectiva dé por terminados los paros a su criterio– y no hagan lo propio con la creación de un verdadero órgano jurisdiccional en materia laboral que esté bajo control de jueces autónomos. Tal omisión es improcedente no sólo porque deja de lado una añeja demanda de sindicalistas, juristas y especialistas de la academia, sino porque de esa forma mantiene la facultad de la resolución de los conflictos laborales en manos las juntas de Conciliación y Arbitraje, instancias alineadas bajo la mascarada de un falso tripartidismo, a los designios del grupo político-empresarial que gobierna el país.

En suma, y a reserva de lo que ocurra en el debate legislativo sobre las reformas comentadas, es claro que éstas encierran, en su formulación presente, elementos que agudizan la incertidumbre y precariedad laboral en el país.
______________________________
  • Sin que estuviera incluida en el orden del día, presenta iniciativa; "no pasará": PRI
  • Presenta AN reforma a la Ley Federal del Trabajo que limita el derecho de huelga
Enrique Méndez y Roberto Garduño

Periódico La Jornada
Viernes 19 de marzo de 2010, p. 8

Sin haberse incluido en el orden del día de la Cámara de Diputados, el Partido Acción Nacional (PAN) presentó ayer una iniciativa de reforma a la Ley Federal del Trabajo, que pretende dar mayores beneficios a los patrones, limitar el ejercicio del derecho de huelga, legalizar la práctica de la subcontratación (outsourcing) para no generar derechos laborales e imponer los denominados periodos de prueba.

El proyecto fue presentado por Gerardo de los Cobos, quien fue asesor de Vicente Fox en el gobierno de Guanajuato y en la campaña de Felipe Calderón. Miembro de El Yunque, sus jefes en esa organización de ultraderecha panista son Ramón Muñoz, Elías Villegas –financiador de Fox– y Eduardo Sojo.

De los Cobos dio a conocer un proyecto que reduce obligaciones a los patrones, a quienes permite no informar al trabajador de la rescisión de la relación laboral, sino hacerlo directamente ante la Junta de Conciliación y Arbitraje.

También considera que la elección de los líderes sindicales sea por el voto secreto y directo de los afiliados, y suprimir la obligación del descuento de cuotas, medidas rechazadas de inmediato por los diputados del Partido Revolucionario Institucional (PRI) dirigentes de organizaciones afiliadas al Congreso del Trabajo, quienes advirtieron que el proyecto –atribuido al secretario del sector, Javier Lozano– "no pasará".

"No sabemos si es una copia pirata, pero como es una iniciativa de un tema muy importante, tendrá que ser sujeta a una revisión extraordinariamente escrupulosa, porque en el PRI vamos a defender los derechos de los trabajadores", aseguró el coordinador de la bancada del tricolor, Francisco Rojas Gutiérrez.

Los priístas criticaron el "subterfugio" que utilizó el blanquiazul para presentar la iniciativa. Sin que formara parte de los acuerdos de la Junta de Coordinación Política, el PAN en la mesa directiva introdujo el texto, que no fue publicado en la Gaceta Parlamentaria.

Mientras De los Cobos leía un resumen del proyecto, el priísta César Augusto Santiago Ramírez preguntó al encargado de servicios parlamentarios, Emilio Suárez Licona, por qué no se publicó la iniciativa, como es obligatorio, ante lo cual el funcionario corrió a buscar un anexo recién salido de la imprenta.

"Se trata de una marrullería del secretario del Trabajo, Javier Lozano, quien por la mañana anuncia la presentación del proyecto, y aquí le da entrada en lo oscurito Javier Salazar, otro ex secretario del Trabajo enemigo de los sindicatos. Si se trata de una iniciativa honesta, ¿por qué actúan a escondidas?", cuestionó Santiago Ramírez.

Con el presunto fin de generar más empleos, el proyecto panista propone el modelo de contratación individual, limitar a seis meses el pago de salarios caídos.

En caso de despido, plantea eximir al patrón de la obligación de reinstalar a un trabajador con antigüedad menor a tres años

Propone suprimir el escalafón ciego "a efecto de privilegiar la productividad" e incluir la "multihabilidad obligatoria".

También, "para fortalecer la procuración e impartición de justicia laboral", incluir el arbitraje obligatorio en los conflictos de huelga; más requisitos para la tramitación de las demandas de titularidad del contracto colectivo de trabajo, así como nuevos requisitos para emplazar a huelga.

Plantea declarar la inexistencia de la huelga si el sindicato no cumple con los requisitos para el emplazamiento previstos en sus propios estatutos, y negar el trámite para el paro de labores por incumplimiento al contrato cuando no se precisen las violaciones y su forma de reparación.

De los Cobos propuso suprimir la figura de "puesto de trabajo", con el argumento de que se basa "en un modelo de producción de la década de los 30" del siglo pasado, y bajo la cual un asalariado sólo está obligado a cumplir la tarea para la cual fue contratado, "lo cual atenta contra la productividad", dijo.
------------------------------------
  • Es pro patronal y genera condiciones de mayor explotación, sostienen
  • Repudian sindicatos el plan blanquiazul
Patricia Muñoz Ríos

Periódico La Jornada
Viernes 19 de marzo de 2010, p. 8

El proyecto de reforma a la legislación laboral presentado por panistas en la Cámara de Diputados es un "golpe brutal", ya que “cancela de facto derechos fundamentales de los trabajadores, como el de huelga y el de estabilidad del empleo”, propone la precarización y el empobrecimiento de los asalariados y da carta de naturalización a la subcontratación.

Es el "sueño hecho realidad del sector patronal de recortar y modificar en su favor la Ley Federal del Trabajo".

Luego de plantear lo anterior, las principales centrales y sindicatos independientes manifestaron su total rechazo a ese proyecto, el cual, señalaron, "modifica el fondo del artículo 123 constitucional" y representa un "grave retroceso".

La Unión Nacional de Trabajadores (UNT), el Frente Sindical Mexicano, el Frente Auténtico del Trabajo (FAT), la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación (ASSA), el Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (CILAS), la Alianza de Tranviarios y el sindicato minero, entre otras organizaciones, sostuvieron que el proyecto es "absolutamente pro patronal" e inaceptable, porque genera condiciones de mayor explotación.

En nombre del FAT, Benedicto Martínez Orozco aseveró que ese plan, además de que nulifica el derecho de huelga, facilita el despido de trabajadores, "mata" el derecho de luchar por mejores salarios y condiciones de trabajo, crea el pago por hora y "flexibiliza" la contratación en favor de los patrones.

La iniciativa fue elaborada totalmente por abogados del sector empresarial, sin tomar en cuenta a los asalariados, indicó.

Por la presidencia colegiada de la UNT, Agustín Rodríguez, expuso que la iniciativa "es 90 por ciento la elaborada en su momento por Carlos Abascal, que luego fue adicionada por el secretario Javier Lozano".

Es una ley que no da garantías a los trabajadores, disminuye sus derechos a la estabilidad laboral y económica y, lejos de generar condiciones de equidad o desarrollo, propicia una mayor explotación, agregó.

Por la ASSA, la secretaría general, Lizette Clavel, indicó que aceptar esta reforma en los términos en que fue presentada "convierte en obsoletos a los sindicatos y viola la libertad de los trabajadores para organizarse conforme a su interés, lo cual también conculca los principios en los que se sustenta la libertad sindical a nivel constitucional y los principios (incluidos) en el Convenio 87 de la Organización Internacional del Trabajo".

Para el CILAS, en la propuesta, que "se materializa después de múltiples amagos", se pretende hacer creer que se trata de democratizar y transparentar la vida sindical mexicana y de promover el empleo; no obstante, plantea abiertas agresiones a los derechos de los asalariados.

Además, su contenido principal refleja la tendencia recurrente del gobierno mexicano, en especial de la Secretaría del Trabajo, de actuar como voceros de los empresarios; la señal que ha lanzado es obvia: el ataque a todo lo que signifique organizaciones obreras independientes, afirmó.

Por la Alianza de Tranviarios, Benito Bahena, comentó que aunque Lozano "dejó huérfana esta reforma laboral, es indudable que es de su tutoría".
---------------

kikka-roja.blogspot.com/

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...