BUSCA, BUSCADOR

viernes, 26 de marzo de 2010

De bruces: Luis Javier Garrido

De bruces
Luis Javier Garrido
Las políticas de violencia militar desatadas por el gobierno panista en estos tres años con el pretexto de la lucha contra el narco han llegado adonde pretendían quienes las concibieron desde Washington: a una entrega casi absoluta de la vocación soberana de México por parte del gobierno panista.

1. La reunión en el edificio de la cancillería mexicana del gabinete de seguridad de Estados Unidos, encabezado por Hillary Clinton, secretaria de Estado, en la mal llamada Reunión de Alto Nivel México-Estados Unidos sobre la Iniciativa Mérida, el martes 23 de marzo, no buscó llegar a acuerdos sobre las políticas de supuesta lucha conjunta "contra el narcotráfico" (en territorio mexicano desde luego) ni reformular programas, sino dejar claro en un acto propagandístico que Washington dicta al gobierno calderonista no sólo las políticas financiera y económica, sino las políticas de seguridad y ahora incluso en materia social, transmitiendo un único mensaje: que México es para Estados Unidos su protectorado.

2. En dicho encuentro, como en el efectuado la tarde de ese día en Los Pinos, no hubo discusión alguna, como lo trataron infructuosamente de investigar algunos periodistas, sino un mero acto de sumisión de Felipe Calderón y sus colaboradores al gobierno de Barack Obama.

3. La campaña en los medios oficialistas mexicanos, que son la casi totalidad, ha buscado por eso en estos días tergiversar la realidad de las graves regresiones que se están produciendo en México por el entreguismo de un gobierno espurio y débil que se fue de bruces antes las exigencias de sumisión de Washington y que está dejando el control de la situación interna a agentes extranjeros al aceptar reducir las fuerzas militares y policiales nacionales a simples agentes operativos a las órdenes del Pentágono. Y está insistiendo por eso en celebrar el acontecimiento como un acto de confianza en México y en descalificar los señalamientos de lo que acontece como trasnochadas invocaciones a "la soberanía nacional": una noción que, reiteran, no tiene ya cabida en el mundo globalizado.

4. La autojustificación de las políticas de claudicación se estuvo manifestando durante varios días en todos los niveles del gobierno panista sin que se produjera la menor reacción de las dirigencias de los partidos políticos. El creciente intervencionismo de Estados Unidos fue justificado con el mismo argumento: la incapacidad del gobierno calderonista para enfrentar el problema, una incapacidad que los propios panistas han buscado probar y evidenciar en los últimos tres años. El propio Felipe Calderón eligió el acto de supuesto homenaje a Juárez el 21 de marzo para aceptar este hecho y pedir la que llamó una "cooperación respetuosa", y el general brigadier Benito Medina (director de Educación Militar de la Universidad del Ejército y la Fuerza Aérea), para vergüenza de las fuerzas armadas, insistió en una entrevista en que México "no puede solo" contra el narco (El Universal, 22 de marzo).

5. El pueblo mexicano ha entendido ya, sin embargo, a pesar de la propaganda, que la mayor parte de los crímenes cometidos contra la población civil en estos meses son obra de las fuerzas federales y de los grupos paramilitares creados desde el gobierno, incluyendo los de Ciudad Juárez y Monterrey que han generado tanta indignación, y no de los cárteles: que no son casos fortuitos, como se ha pretendido, sino atentados contra la sociedad que se enmarcan dentro de las acciones deliberadas que se ha instruido cometer a estas tres fuerzas armadas, que actúan ya fuera de control, con el objetivo de generar un clima de amedrentamiento y de confusión. Poco se dice, además, en este contexto fascistoide de violencia generalizada desatada desde el gobierno, de las decenas de dirigentes sociales victimados diariamente en Guerrero y otras entidades, ni de la violencia contra las comunidades zapatistas de Chiapas.

6. El gobierno de Estados Unidos no busca con la Iniciativa Mérida "luchar contra el narcotráfico" (negocio en el que se hallan coludidos poderosos intereses, empezando por los de la familia Bush), sino generar alarma y temor en los pueblos al sur de su frontera para controlar sus espacios estratégicos a fin de adueñarse de sus recursos naturales y de paso controlar mejor el mercado de estupefacientes. El gobierno de facto calderonista no pretende tampoco a su vez con "la guerra" que ha desatado "luchar contra el narcotráfico" (negocio en el que se hallan asociados poderosos intereses del PRI y el PAN), sino generar un amedrentamiento en el pueblo a fin de afianzarse en el control del aparato estatal para disponer de él de manera patrimonialista y poder imponer los programas neoliberales que les exigen el capital financiero y el gobierno de Washington.

7. La supuesta lucha contra el narco del gobierno de facto ha fracasado de manera estrepitosa precisamente porque no es una “lucha contra el narco” ni tampoco la idearon Calderón y sus empleados. Las políticas de violencia policiaco-militar que ha implementado en México el gobierno panista de facto fueron concebidas por el Pentágono sobre la base de la "doctrina preventiva" de Bush (en la mira de provocar reacciones que generen una escalada cada vez mayor de la violencia), y tienden en lo esencial, a mediano plazo, a desmantelar el Estado nacional mexicano y someter a nuestro territorio al control de Washington. El embajador estadunidense Carlos Pascual lo reconoció ante los micrófonos de Televisa, luego de la pregunta, ideada como parte de la propaganda panista, que le hizo López Dóriga en su Noticiero del miércoles 24, demandándole si el gobierno de Estados Unidos aprobaba la estrategia del gobierno de Calderón: esa estrategia "la hemos diseñado los dos juntos", le recordó.

8. La principal lección que deja al pueblo el delirante baño de sangre en el que Felipe Calderón y el gobierno panista lo han hundido es que las acciones de un gobierno deben llevarse a cabo en todos los ámbitos en el marco de la legalidad constitucional, y no trasgrediéndolo o tratándolo de suprimir o de prostituir. La modificación legal aceptada en Morelia el martes 23 por los 31 gobernadores integrantes de la Conago, convalidando un "mando unificado" de policías judiciales estatales supuestamente para colaborar con el gobierno central en la persecución de delitos federales, es un ejemplo de las perversiones fascistoides actuales, pues trasgrede los fundamentos federales de la Constitución Mexicana al atentar contra la naturaleza federal de nuestro país y la autonomía de estados y municipios.

9. El aval del PRI a las políticas entreguistas del gobierno panista de Felipe Calderón sólo puede explicarse por una razón: la extrema debilidad del grupo salinista y de quien lo encabeza ante Washington, en razón de su vinculación con el narcotráfico, que lo vuelve en extremo vulnerable.

10. El saldo de la violencia desatada por Felipe Calderón y los panistas en estos tres años y medio, no contra el narco sino contra los mexicanos, está a la vista: un pueblo vejado impunemente con miles de víctimas inocentes, un Ejército federal cada vez más corrompido y subordinado a las agencias de Washington, los cárteles de la droga convertidos en fuerzas armadas fortalecidas con los miles de soldados que han desertado para unírseles, la Constitución y las leyes tornadas en letra muerta y México en vías a consolidarse como un protectorado estadunidense, pero eso sí: un negocio del narcotráfico cada vez más floreciente, en México y en Estados Unidos.
kikka-roja.blogspot.com/

Dar y recibir: Juan Villoro

Dar y recibir
Juan Villoro
26 Mar. 10

Hay países tediosos donde la rutina tiene el mal gusto de parecerse a sí misma. México es una patria interesante donde la tradición es algo que se adivina.

No creo ser el único que se siente en falta con las maneras de nuestra barroca sociedad. De pronto, unos ojos de rencilla anuncian que cometiste una ofensa indescifrable. La verdad sea dicha, hay ocasiones en que resulta placentero molestar con justificación y conocimiento de causa. Lo malo es cometer una grosería sin saberlo ni disfrutarlo.

Aunque me precio de tener amplia experiencia en padecimientos burocráticos, siempre se puede aprender algo. Cuento lo que me acaba de pasar en una oficina.

Por algún principio desconocido, ahora una persona sólo existe si presenta un legajo de papeles que incluyen placa de tórax y tipo sanguíneo. El pasaporte no basta para acreditarte, o sólo basta para acreditar que estás aquí y no tienes dinero para irte. Para recibir un pago es necesario sortear el laberinto de las siglas: mostrar que tienes CURP, RFC y código interbancario CLABE. Encontrar estos papeles en mis cajones ameritaría un GPS, y enviarlos, otras venturosas iniciales: UPS o DHL.

El documento más raro que me piden es mi título universitario. Entiendo que un médico deba presentarlo para abrir un cuerpo o un ingeniero para construir un puente. ¿Qué sapiencia técnica garantiza la carrera de sociología? Esto se agrava porque no me pagan por entender a la sociedad, sino por la confusión que me lleva a imaginarle historias.

Todo currículum humanístico es engañoso. Cuando me presento en una ventanilla para cobrar una ponencia sobre "La construcción del sujeto en la novela hipertextual" o "El yo en tiempos del Bicentenario", el encargado analiza mis datos y alza la ceja del desconcierto al enterarse de que no le paga a un analista certificado sino al autor de El taxi de los peluches y Cazadores de croquetas.

Los títulos para niños impiden que el autor caiga en sospecha de solemnidad. Por desgracia, los trámites son, ante todo, una ocasión solemne. No hay modo de que admitan la ligereza o el desparpajo. No entregamos documentos; los rendimos. Nuestra cara de circunstancia delata que al final de todos los sellos está el acta de defunción.

La tecnología virtual ha ahorrado muchos procedimientos y ahora ciertos papeles pueden enviarse por correo electrónico. Pero no todo mundo está psicológicamente capacitado para esto. Debo confesar que tengo una relación táctil con la identidad: sólo existo cuando toco mis documentos.

Tal vez este arraigo existencial a los expedientes se deba a que llevo más de cinco décadas de ser mexicano. Lo cierto es que no puedo confiar mis trámites a la virtualidad. Llevo personalmente originales y fotocopias. De tanto en tanto, acaricio mi fólder como su fuera un caballo en un establo.

Sólo cuando entrego mis papeles ante las uñas manicureadas correspondientes, sé que pasarán al destino adecuado: la caja de detergente que rima con "no es urgente".

La tradición mexicana es algo que cambia mucho sin perder lo suyo. Nuestras oficinas reciben cada vez menos desconocidos y están llenas de especialistas en la visita. Son mensajeros que saludan al policía con triple apretón de manos, preguntan si ya se alivió Rosa, regalan caramelos y recorren el edificio con la calma de quien busca goteras.

Los advenedizos debemos esperar a que confirmen nuestra solicitud de ingreso. Resulta aconsejable llevar el nombre completo de la persona que se visita, el de su secretaria y las extensiones a las que se debe marcar desde la recepción. Digo esto porque he descubierto un recurso seguramente estratégico: los guardias no saben quién trabaja en el edificio.

De nada sirve informar que buscas a la licenciada González. Ese tipo de generalidades se reservan para la irrealidad del cine mexicano. En la vida real debes dar nombres completos, cargos y extensiones.

El otro día me quedé varado ante el muro de las lamentaciones de una oficina. La persona que iba a ver no estaba en su despacho y yo había perdido el número de su extensión. Una intrincada red de llamadas me permitió solventar esta carencia. Por suerte, el funcionario tenía un asistente astuto:

-No diga que viene a dejar documentos, sino a recibirlos -me aconsejó.

Así lo hice y el Mar Rojo se abrió. Fue una auténtica novedad en mi vida entre oficinas. ¿Cuál es la diferencia entre dar y recibir? Pensé en esto hasta el décimo piso. Ya arriba, la persona que me dio el consejo explicó:

-El que trae algo viene a solicitar, el que recibe ya solicitó.

Entendí que los trámites del presente son una molestia y los trámites del pasado un logro. Como tantas veces, entendí mal.

-Es un principio de seguridad: si ya pasó por aquí, le tienen confianza -dijo el otro con un gesto cómplice.

Obviamente resulta imposible recoger un documento sin iniciar antes un trámite. La estratagema para vencer la severa vigilancia de la oficina dependía de una mentira.

El homo burocraticus es primario: aunque todo esto me tomó dos horas, me sentí de maravilla.

kikka-roja.blogspot.com/

Carmen Aristegui F. ¿...Qué no te queda claro?: Simón Charaf, dueño del Bar Bar

¿...Qué no te queda claro?
Carmen Aristegui F.
26 Mar. 10

El empresario Simón Charaf, dueño del Bar Bar, ha decidido contar su historia, abriendo la puerta a grandes revelaciones que trascienden y dan al corazón del funcionamiento de una de las estructuras de poder más grandes en nuestro país, misma que ha dado muestras de su capacidad para someter a los distintos poderes formales de la República.

Charaf acusa a la Procuraduría del Distrito Federal de someterse a los designios de Televisa para manipular las investigaciones del caso Cabañas y responsabilizar a empleados, gerente y propietarios del bar de conductas que, afirma, no se sostienen con evidencias, presentando el caso como si hubiera sido una acción concertada. El empresario acusa también a la televisora de manipular editorialmente el caso, con la pretensión de aniquilarlo. Puesto a demostrar sus dichos, ha subido a internet una página en la que da a conocer los videos completos de sus cámaras de seguridad, fotografías de celebridades y funcionarios de la televisora -incluido el propio Azcárraga Jean- para mostrar de qué estaba compuesta la clientela del lugar y marcar, desde ahí, su contraofensiva: exhibe una edición de comentarios de los principales comunicadores de la televisora en los que se refieren al Bar Bar como un lugar de drogas, prostitución y armas. Contraataca con la pregunta obligada: "Si este lugar es lo que ustedes dicen, ¿qué hacían, entonces, ustedes ahí?". Con diversos elementos busca demostrar que estamos ante una maquinación perversa, cuyos móviles trascienden a lo ocurrido en el baño del Bar Bar. El trasfondo, dice Charaf, es un conflicto entre accionistas por la propiedad de una empresa llamada "Imagen y Talento Internacional, S.A. de C.V.", de la cual Televisa posee el 51 por ciento de las acciones y Simón Charaf el 49 por ciento. Al leerse las 16 hojas del convenio es posible percatarse que ahí empieza la historia grande.

En apretada síntesis: Charaf funda la empresa "Imagen y Talento Internacional" hace algunos años, desde la cual promueve figuras como la Miss Universo Lupita Jones, su entonces pareja. La empresa crece en la medida que Televisa decide, tal vez por razones financieras, terminar contratos de exclusividad con varios artistas y figuras públicas, situación que aprovecha Charaf para negociar nuevos convenios con aquellos que han perdido sus contratos con la televisora. Establece una cartera importante con más de 100 convenios de exclusividad desde los cuales realiza negocios comerciales de diverso tipo. En algún punto, narra Charaf, un grupo internacional -al parecer General Electric- interesado en participar en una tercera opción de televisión -asunto fallido como se puede ver- intenta comprar la empresa de Charaf para garantizar sus futuros contenidos con artistas nacionales. Al enterarse Televisa, decide negociar con Charaf para alejar el peligro de una competencia real en la televisión. Firman un convenio cuyo objeto establece que los socios Televisa y Charaf tendrán "...la representación, promoción y contratación de personalidades, artistas, deportistas y conductores (las 'personalidades') a efecto de comercializar en cualquier forma permitida por la ley, campañas y proyectos publicitarios, promocionales, de relaciones públicas, conferencias, líneas comerciales y productos, así como cualquier actividad semejante o conexa a las anteriores..."; firman, además, una cláusula (la novena) donde establecen "la obligación de no competir". Charaf afirma que el convenio no es cumplido por Televisa, la que realiza negocios en los que "usa" a personalidades de los que no participa a su socio Charaf, tal y como estaba obligada por el convenio firmado. Menciona, como ejemplos, el contrato con Maite Perroni y Raúl Araiza para el PVEM y los convenios con los gobernadores que se promueven con artistas de la televisión. Ante los reclamos de Charaf, Televisa ofreció comprarle su porcentaje en una mínima cantidad. Charaf se negó y dijo que prefería venderla a un tercero. Afirma que sostuvo una conversación telefónica con Alejandro Benítez, director general de Comercialización Artística de Televisa, quien le habría dicho: "Para que se acaben los ataques hacia el Bar, accede a la petición que ya te hice en diciembre". Ante la respuesta de "...que estaba fuera de la realidad" y que prefería venderlo a un tercero, el funcionario de Televisa soltó: "¿...qué no te queda claro que quienes mandamos sobre la autoridad y hasta sobre el propio Presidente somos nosotros?"... "¿En esos términos?", le pregunté al empresario. "En esos términos...", ratificó.
kikka-roja.blogspot.com/

LONJHO: Ayude a exponer el fraude del GT200

ANDRÉS TONINI HA SEGUIDO EL CASO DE ESTE APARATO QUE EN SU INTERIOR SOLO LLEVA AIRES, EL GOBIERNO GASTA MILLONES, EL EJERCITO ABUSA,
ES UNA BURLA¡¡¡¡

Si usted ha seguido la historia del fraudulento detector molecular GT200 en México, estará al tanto del caso omiso que la gran mayoría de los medios de comunicación mexicanos han hecho a este asunto. Es triste pero me temo que la prensa nos ha fallado de la manera más vergonzosa posible.

Por lo que hemos visto, salvo contadas excepciones, no se cuenta con ella para que la gente se entere de este sinsentido con el que se está poniendo en riesgo la vida de los ciudadanos y violando las garantías individuales establecidas en nuestra Constitución. Y esto seguirá así mientras las personas no se enteren de esta engañifa, mientras la gente siga en la ignorancia se permitirá que la Sedena y la Semar realicen allanamientos sin más justificación que el giro de la antena de un aparato inútil, o que las Policías de diversos estados busquen explosivos con esta misma basura pseudocientífica, arriesgando no sólo la vida de sus elementos, sino la de los ciudadanos a los que se supone deben proteger.

Es necesario que se ventile este engaño para que se pueda ejercer presión a nuestras autoridades para eventualmente, sacar de circulación a este aparato y castigar como se merece a los culpables de este esta estafa.

Ante el fallo de la prensa, que no está cumpliendo ni de lejos con su labor, sólo queda la respuesta ciudadana. Así que sin más, desde este humilde blog perdido en el ciberespacio nos vamos a permitir hacerle la siguiente (....)

SIGA LEYENDO EL TEXTO NO TERMINA, ENTRA AL BLOG DE ANDRÉS TONINI
http://lonjho.blogspot.com/2010/03/ayude-exponer-el-fraude-del-gt200.html



kikka-roja.blogspot.com/

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...