BUSCA, BUSCADOR

domingo, 17 de noviembre de 2013

CORRUPCION PEMEX PANISTA ARMA DE PEÑA NIETO (LA FAMILIA CAMPECHANA DE MOURIÑO)

La corrupción panista en Pemex, arma de Peña Nieto
Proceso J. Jesús Esquivel

ES LA MISMA MIERDA: LOS DE CAMPECHE QUE LOS DE TOLUCA. CON PEÑA AL DESPEÑADERO

El primer día de su sexenio, el gobierno de Enrique Peña Nieto emprendió una investigación confidencial contra un oscuro miembro del PAN que fue directivo de Petróleos Mexicanos. La indagatoria, a la que Proceso pudo acceder, no sólo sugiere que un alto ejecutivo de la paraestatal se enriqueció ilegalmente: es caso particular que, sin embargo, salpica al calderonismo, al mostrar su círculo de compadrazgos e impunidades. Sin embargo, lo más importante podría estar en otro lado: el valor político de la investigación tiene el poder de modificar el debate por la reforma energética, que el PAN ha condicionado a la electoral.

WASHINGTON.- El gobierno de Enrique Peña Nieto investiga por corrupción a un panista clave en Petróleos Mexicanos durante el calderonismo: Mario Alberto Ávila Lizárraga, exsubdirector de Mantenimiento y Logística en la Coordinación de Servicios Marinos de Pemex Exploración y Producción (PEP).

Las autoridades federales no se explican cómo se enriqueció ni por qué su esposa ocupó un cargo importante en una empresa favorecida en el periodo de la gestión de Ávila.

Según documentos confidenciales de la propia administración peñanietista, la indagatoria sobre el también excandidato del PAN a la gubernatura de Campeche se inició el 1 de diciembre pasado: el primer día del actual sexenio y un día después de la renuncia de Ávila Lizárraga como funcionario de Pemex.

Ahí se detalla que luego de perder la gubernatura frente al priista Fernando Eutimio Ortega Bernés, Ávila Lizárraga –identificado en el expediente confidencial como “MAL”– fue enviado por Felipe Calderón a PEP, con sede en Ciudad del Carmen.

“Las finanzas de Mario Alberto Ávila no revelan de manera evidente mala apropiación de recursos de Pemex. Sin embargo, sí se puede concluir que cuenta con una gran capacidad económica, no explicable del todo por sus sueldos”, determina el expediente de 25 páginas al que accedió Proceso.

Dividido en siete apartados, el documento elaborado por el gobierno de Peña Nieto muestra un exhaustivo mecanismo de investigación sobre Ávila, que se extiende a su esposa, amigos, socios y empresarios, quienes presuntamente le sirven como prestanombres.

“Se identificó una relación directa entre Ávila Lizárraga y Grupo Empresarios del Sureste SA de CV, a través de llamadas telefónicas y el nombramiento de su esposa (María Isabel Gutiérrez Rullan) como apoderada de la sociedad. A esta empresa se le otorgó un contrato por 422 millones 479 mil 928 pesos durante la gestión de Ávila Lizárraga en Pemex”, indica el texto.

Candidato oscuro

Nacido el 15 de marzo de 1964 en la ciudad de Campeche, Ávila Lizárraga obtuvo en 1990 el título de licenciado en Administración de Empresas por el Instituto Tecnológico de Campeche. Después cursó una maestría en Gobernabilidad y Desarrollo Humano por la Universitat Oberta de Catalunya, España.

El expediente asienta que arrancó su carrera empresarial como gerente (1984-1986) de Inmuebles y Equipos de Campeche. De 1986 a 1987 fue administrador de la Empresa Internacional del Yeso. En el periodo 1988-1992 ejerció como consultor independiente de diversas compañías; de 1991 a 1992 fungió como gerente de Casitodo de Campeche, para luego, de 1992 a 2002, ocupar la gerencia de Campechana de Vehículos.

En 2002 dio el viraje a la vida política, cuando el gobierno del entonces presidente Vicente Fox (PAN) lo nombró delegado federal de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) de Campeche, donde estuvo hasta 2009, antes de buscar la gubernatura que perdió ante Ortega Bernés.

La indagatoria –que abarca hasta el pasado septiembre– enfatiza un vínculo que el propio Ávila Lizárraga presumió durante aquella campaña: el que tuvo con la familia de Juan Camilo Mouriño (1971-2008), entonces secretario de Gobernación y mano derecha de Felipe Calderón.

De hecho, cuando se registró como candidato, el 31 de marzo de 2009, Ávila Lizárraga encabezó un mitin al que asistió toda la familia Mouriño (Proceso 1692).

“Durante su campaña, Ávila Lizárraga hizo referencias a su cercanía con Juan Camilo Mouriño y su familia”, se destaca en la investigación federal.

El 1 de abril, día programado para que rindiera protesta como candidato, el grupo Megamedia –a través de sus periódicos Diario de Yucatán y La I– reveló que el 26 de marzo sus representantes en Campeche “recibieron y rechazaron una oferta de propaganda política del Partido Acción Nacional que sería pagada con fondos públicos federales procedentes de la Lotería Nacional”.

El intento de negociación ocurrió en el edificio sede del Grupo Energético del Sureste, Torres de Cristal, con la participación del presidente del corporativo, Carlos Mouriño Terrazo (hermano del secretario de Gobernación). El paquete publicitario que Megamedia ofrecía “alcanzó un precio de 3 millones de pesos”, precisó la empresa.

“Perfecto, factúralo a nombre de la Lotería Nacional”, fue la respuesta de Jiménez Godínez.

Por este caso dejaron sus puestos Jorge Luis Lavalle Maury, coordinador de la campaña de Ávila, y el propio Jiménez Godínez.

“Después de perder la candidatura, Ávila Lizárraga fue nombrado subdirector en Pemex”, recapitula el expediente confidencial.

La multiplicación de los pesos

Desde antes de que se presentara la reforma energética de Peña Nieto, el presidente del PAN, Gustavo Madero, condicionó el aval de su partido a que antes se aprobaran modificaciones del ámbito electoral. Ese mismo 2 de agosto, Madero se refirió al caso del panista Armando Reynoso Femat, exgobernador de Aguascalientes acusado de peculado.

Dijo que el PAN no protegería a nadie. El 27 de octubre, el coordinador del grupo parlamentario panista en el Senado, Jorge Luis Preciado, repitió que su partido negociaba la reforma energética por la política. Y lo reafirmó el jueves 7 de este mes. En tal contexto irrumpe el expediente.

En el inciso número V de ese documento confidencial, referido al “Análisis Fiscal y Financiero”, el gobierno de Peña Nieto detalla punto a punto la fortuna de Ávila Lizárraga:

Muestra un cuadro con la declaración patrimonial de Ávila cuando asumió el cargo de la Sedesol. Sus ahorros eran considerables: en 2005 tenía 4 millones 228 mil 588 pesos con 10 centavos. En 2006, 4 millones 883 mil 464 pesos con 41 centavos. Un año después, 5 millones 151 mil 324 pesos con 16 centavos; para 2008 la cifra bajó a 4 millones 328 mil 81 pesos con 42 centavos, y en 2009 se redujo a 4 millones 308 mil 635 pesos.

Con el Registro Federal de Causantes (RFC) AUGL700927QT4, “declaró un total de ingresos acumulables por un millón 917 mil 435 pesos y un millón 910 mil 534 para 2007 y 2008, respectivamente, correspondientes a sus ingresos por el sueldo percibido como funcionario de Sedesol”, especifica el expediente.

Como subdirector en Pemex (puesto que asumió el 1 de marzo de 2010), tenía un sueldo neto mensual de 118 mil 829 pesos con 10 centavos, más aproximadamente 7 mil 400 pesos mensuales de prestaciones. “Es decir, para el periodo de 20 meses que estuvo trabajando en Pemex pudo haber acumulado un ingreso mínimo de 2 millones 525 mil 582 pesos. Además, el 6 de diciembre de 2012 recibe como liquidación un finiquito de 997 mil 406 pesos con 51 centavos, cantidad que le es entregada el 31 de mayo de 2013”, subraya.

Sin embargo –y por más sumas o restas que se hagan entre ingresos, ahorros y egresos–, el gobierno de Peña Nieto enfatiza que “en términos de declaraciones, entre los dos ejercicios fiscales (2011 y 2012) correspondientes al periodo en el que Ávila Lizárraga labora en Pemex, este declara una totalidad de 4 millones 532 mil 374 pesos, cantidad que parece elevada comparada con los ingresos que se calcula podría haber obtenido por su sueldo durante dicho periodo”.

La investigación al también expresidente del PAN-Campeche indica que actualmente éste no tiene ningún desempeño laboral. Los datos de su RFC asientan que su actividad preponderante es la asesoría a empresas.

“Por su parte, su esposa –acota el documento–, con RFC GURI730105BS4 inició operaciones el 1 de enero de 2004 con actividad preponderante en Otros Servicios Financieros no Bancarios. Gutiérrez Rullan no presenta declaraciones de impuestos, pero se encontraron retenciones por el municipio de Campeche por concepto de sueldos y salarios por la cantidad de 399 mil 764 pesos, 415 mil 810 pesos, y 357 mil 834 pesos en 2007, 2008 y 2009, respectivamente”, indica el documento en el capítulo “Análisis fiscal y financiero”.

El gobierno de Peña Nieto hurgó incluso en las llamadas telefónicas que Ávila Lizárraga hizo a 13 números. En total, rastreó 392 telefonemas a personas y empresas. Además, estableció un decálogo de frecuencia y relación con el panista.

A estos números hay que agregarle 185 comunicaciones por radio que mantuvo con Grupo Empresarios del Sureste, SA de CV (como funcionario en Pemex) y un centenar que realizó por este medio con otras personas (incluida su esposa).

El expediente confidencial identifica cuatro cuentas bancarias a nombre del exfuncionario y dos Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) que se le hicieron. A su esposa, el gobierno de Peña Nieto le descubrió tres cuentas bancarias.

La primera cuenta de Ávila Lizárraga está en BBVA Bancomer Libretón y tiene el número 0074 5323 16 1162383276. Fue analizada el 8 de julio y el 9 de septiembre de 2013, y se detectó que tenía un saldo inicial de $4,474,789.78 y uno final de $194,380.80. Sólo registró movimientos de depósito y apertura de inversión, todos por el mismo monto de 4 millones 300 mil pesos. Es decir, esta cantidad entró y salió de la cuenta por motivo de vencimiento de inversión.

La segunda cuenta también está en BBVA Bancomer. Es la número 0074 4442 72 1432457202. En el lapso detallado no tiene movimientos y su saldo es de $102, 726.73.

La tercera es la HSBC 3377513695. Fue analizado el periodo del 19 de junio al 19 de septiembre de 2013. Saldo al inicio: $650,377.77. Saldo final: $126,316.89. Monto de depósitos: $1,262,384.46. Monto de retiros: $1,787,222.20. Principalmente fue usada para la venta y compra de valores y el pago de un seguro de auto por $776.86 mensuales. Destacan tres compras en tiendas de Estados Unidos, los días 12 y 17 de septiembre, por $29,278.39.

También fue monitoreada la tarjeta de crédito HSBC Premier World Elite 5221 7400 0093 6065, a nombre de Ávila Lizárraga. Su techo de préstamo es de $68,900.00 y fue estudiada para el periodo 15 de julio al 12 de agosto de 2013. Con ella se pagó un seguro de vida. Destaca el cargo realizado a Stream Energy el 27 de agosto de 2013 por un monto de $5,770.16. Esa compañía provee servicios de gas y electricidad para Texas, Pensilvania, Georgia, Maryland y Nueva Jersey.

Adicionalmente, el gobierno de Peña Nieto identificó dos SPEI dirigidos a Ávila. Uno por un millón de pesos, de parte de Soluciones Dinámicas para la Competitividad, empresa que parece estar asentada en Tuxtla Gutiérrez y que ha licitado para contratos de gobierno. El segundo pago es de $5,310,604.00 (cifra que podría ser errónea), proveniente de la Tesorería de la Federación.

En cuanto a María Isabel Gutiérrez Rullan, su primera cuenta es la radicada en BBVA Bancomer Libretón 0074 4442 79 1461724460, vigente desde el 26 de octubre de 2006. Tiene un saldo de $1,143,191.43, que no se movió entre el 1 de julio de 2013 y el 19 de septiembre de 2013, día en que se realizó la consulta.

Otra cuenta fue la Santander 60530 09744, con un saldo de $628,360.74 entre el 31 de mayo y el 12 de agosto de 2013.

La esposa del exsubdirector de Pemex también recibió un SPEI. Rocío Matesanz Santamaría, accionista de Tecnogolfo, SA de CV, contratista de Pemex, le depositó $43,901,100.00. Matesanz es vecina de la familia Ávila Lizárraga, ya que es propietaria de un lote en el Fraccionamiento Lomas del Castillo, donde la esposa del exfuncionario tiene cinco propiedades.

El documento confidencial indica que “la fuente que proporcionó dicha información indica que podría haber un error en la citada cantidad. Sin embargo, debido a la naturaleza de los negocios de Ávila Lizárraga, es probable que efectivamente haya existido el traspaso por dicho monto”.

También se asienta que durante y después de su estancia en Pemex, la pareja ha tenido relación con más de una docena de empresas, casi todas beneficiadas con contratos otorgados por la paraestatal.

“Tomando en consideración los saldos aproximados de las cuentas bancarias de Ávila Lizárraga y de su esposa, podrían tener, al verano de 2013, alrededor de 7 millones de pesos. Por lo anterior, se podría afirmar que Ávila Lizárraga ha recibido ingresos adicionales a aquéllos por motivo de sus cargos públicos”, describe el expediente, para luego anotar: “Asimismo, cabe señalar que, dentro del periodo comprendido del 6 de diciembre de 2009 al 6 de mayo de 2013, se identificaron 36 entradas y 25 salidas al extranjero de María Isabel Gutiérrez Rullan”.

El documento relaciona a Ávila con las siguientes compañías: Grupo Empresarios del Sureste SA de CV, Representaciones y Distribuciones Evya SA de CV, Tecnogolfo SA de CV, Constructora y Prestadora de Servicios Técnicos SA de CV, Kim-Rent-A-Car SA de CV, y otras a menor escala como Administración y Supervisión de Proyectos SA de CV, Tecnosolutions Soluciones Totales en Tecnología SA de CV, YCNEX México SA de CV, Transoceans Americas, Goimsa-Goimar, Seadrill Offshore AS, Electromecánicas, Civiles y Eléctricas SA de CV (IECESA) y Heliservicios Campeche.

En cuanto a los contratos concedidos por Pemex a las firmas relacionadas con Ávila Lizárraga durante su gestión como subdirector, la investigación gubernamental indica que el 20 de julio de 2012 PEP celebró uno con Grupo Empresarios del Sureste por $422,479,928.00, con una vigencia del 1 de agosto de 2012 al 21 de diciembre de 2014.

La unidad administrativa que celebró este acuerdo fue la Coordinación de Servicios Marinos, donde Ávila Lizárraga trabajaba en ese momento.

“Antes del contrato de 20 de junio de 2012, esta empresa no había tenido ningún contrato con PEP. (…) Esto cobra especial relevancia ya que la esposa de Ávila Lizárraga es nombrada apoderada de la sociedad el 5 de octubre de 2012”, acota el documento confidencial, el cual agrega que junto con Administración y Supervisión de Proyectos SA de CV “obtuvieron contratos con PEP por 676 millones de pesos”.

Durante la gestión de Ávila Lizárraga en Pemex, Representaciones y Distribuciones Evya obtuvo 40 contratos con Pemex por un total de $8,255,061,103.68.

Para el caso de Tecnogolfo, el expediente apunta que ésta “podría continuar siendo contratista de Pemex, pero participa de manera conjunta con otras empresas. El 19 de octubre de 2012 se le adjudicó al consorcio Constructora y Prestadora de Servicios Técnicos SA de CV y Tecnogolfo SA de CV un contrato por parte de PEP por el monto de $58,438,674.31”.

Señores propietarios

En el apartado de propiedades a nombre de Ávila Lizárraga, la investigación le detectó una casa ubicada en Llovizna 9, cruce con avenida Tormenta, en Fracciorama 2000, Campeche, Campeche; un predio de mil 420 metros cuadrados en avenida José López Portillo S/N, Ciudad Campeche, y una casa en Houston, Texas, aunque registrada a nombre de Mirna y Guillermo González. Dicho inmueble está ubicado en el 1302 de la calle Globe y tiene un valor de 76 mil 22 dólares.

A la señora María Isabel Gutiérrez Rullan, el expediente le atribuye la propiedad de cinco lotes en el fraccionamiento Lomas del Castillo, que suman 3 mil 828 metros cuadrados. Los lotes 61, 65, 66, 67 y 84 tienen un valor conjunto de $1,050,889.67.

En cuanto a las propiedades de Ávila Lizárraga y su esposa, la investigación destaca que “en su última declaración como delegado de Sedesol, presentada en 2009, Ávila Lizárraga únicamente hace referencia a una propiedad con 444 metros cuadrados de terreno”.
.
kikka-roja.blogspot.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Comentarios. HOLA! deja tu mensaje ...

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...