BUSCA, BUSCADOR

martes, 25 de febrero de 2014

EL CHAPO SHOW CHAFA “El Chapo” show: Las contradicciones: Testigo Protegido : farsa mentira rumores cortina de humo

EL CHAPO SHOW CHAFA “El Chapo” show: Las contradicciones: Jenaro Villamil proceso:
“El Chapo” show: Las contradicciones
JENARO VILLAMIL
25 DE FEBRERO DE 2014
ANÁLISIS
Foto: Xinhua / Miguel Pantaleón
MÉXICO D.F. (apro).- ¿Cómo explicar de forma creíble que el capo más buscado de México –y de Estados Unidos- fuera detenido en tres minutos “y deja inmediatamente que los marinos hagan su trabajo”, según la versión reciente del secretario de Gobernación, Miguel ángel Osorio Chong, pero las autoridades tardaron más de seis horas en acreditar la información, la identidad del narcotraficante y en responder a la presión de las versiones del Departamento de Estado de EU “filtradas” a la prensa?.



¿Por qué la agencia informativa AP y el periódico The New York Times –que tuvieron la “primicia” de la captura de Joaquín El Chapo Guzmán y de su foto en el momento de la detención– citando fuentes de la DEA y del Departamento de Estado afirmaron que fue una operación conjunta de “autoridades mexicanas y de Estados Unidos”, pero las autoridades mexicanas han negado reiteradamente que estuvieran presentes agentes norteamericanos?

¿Acaso no es más fácil decir exactamente hasta dónde llegan los acuerdos de participación y colaboración con las agencias de Estados Unidos, para evitar malos entendidos derivados de las “primicias” en la prensa del país vecino?

¿Por qué la Secretaría de Marina decidió darle escoltas, acceso e imágenes privilegiadas al conductor de Primero Noticias, Carlos Loret de Mola para que entrara al departamento 401 del departamento Miramar donde detuvieron a El Chapo, en su road show transmitido el lunes 24 de febrero?

¿No debieron preservar el sitio? ¿Acaso Televisa es el Ministerio de la Información de facto o querían dar una versión para contrarrestar las versiones en los medios norteamericanos o en algunos periódicos y revistas mexicanos? ¿Por qué hasta que el conductor de Televisa entró supimos que El Chapo estuvo ahí con sus dos hijas gemelas y su esposa? ¿Ya olvidaron el efecto pernicioso que tuvieron los telemontajes en el sexenio de Calderón y específicamente el del caso Florence Cassez que se “recreó” precisamente en el espacio informativo de Loret de Mola?

Como éstas, muchas otras dudas saltan ante cualquiera que quisiera armar la historia lógica de la captura de El Chapo y no una versión de show mediático, donde el heroísmo y la coordinación de los organismos policiacos, militares y ministeriales mexicanos aparece como un spot con guión fallido.

Nos enfrentamos a silencios, suspicacias, rumores y contradicciones no sólo por la leyenda en torno al capo del cártel de Sinaloa sino por la histórica desconfianza de los mexicanos frente a las instituciones mexicanas responsables de combatir el crimen organizado.

Por esta misma razón, en redes sociales prendió como veraz una historia irónica sobre un supuesto Gregorio Chávez que habría sido capturado por la Marina para hacerlo pasar por El Chapo Guzmán. La versión se difundió en el sitio www.huzlers.com y fue retomada por páginas como el Blog del Narco y otros. En Twitter, en Facebook y hasta en tribunas legislativas se tomó como correcta esta sátira.

Para enfrentar la falta de credibilidad –agudizada desde los telemontajes del calderonismo- de poco ayuda insistir en la versión de un show donde El Chapo Guzmán aparece como un buen padre, rancherote, franco, que se puso a platicar con sus captores y a boquear dónde estaban sus socios como El Mayo Zambada y hasta se puso a platicar como viejo amigo con Rafael Caro Quintero, quien se encuentra “en la sierra”.

Según la columna de Carlos Loret de Mola, publicada el martes 25 en El Universal, El Chapo confesó que “mate a dos o tres mil”, que mandó a asesinar a Ramón Arellano Félix, pero no al cardenal Posadas Ocampo, que no es rico porque “ese es un invento de Forbes” y que cada tres días una mujer apodada La Michelle “le llevaba una adolescente de entre 13 y 16 años de edad, quien recibía 100 mil pesos por un día de trabajo sexual”.

Otras versiones informativas nos revelan que no sólo los Zetas o el Cártel del Golfo estuvieron integradas por desertores del Grupo Aeroespecial de Fuerzas Especiales (Gafes) sino también El Chapo tenía una guardia pretoriana formado por estos militares de élite.

¿Hasta dónde llegan los tentáculos de los Gafes fuera y dentro del Ejército?

El procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, nos contó una buena historia para una teleserie: que entre el 13 y 17 de febrero fueron localizados algunos domicilios en los que acostumbraba estar El Chapo Guzmán y en algunos de ellos se encontró que estaban conectados por medio de túneles con siete casas, utilizando el propio drenaje de la ciudad, “lo cual dificultó la detención”. ¿Nadie se dio cuenta antes de esta red de túneles de El Chapo? ¿Acaso El Chapo, como el Pingüino de Batman, prefería andar en túneles cuando gastaba millones de dólares en corromper a policías y autoridades municipales y estatales?

La “narrativa” del gobierno de Peña Nieto frente al combate al crimen organizado pretende minimizar los efectos de la corrupción y de la inseguridad derivada de las fragmentaciones de las organizaciones criminales (como en el caso de Michoacán) y maximizar los golpes espectaculares “quirúrgicos”, sin violencia de por medio, sin participación directa de la DEA, como si se tratara de una labor para encontrar a un ratón en cañerías y túneles de Culiacán y Mazatlán.

La realidad es sencillamente compleja y los mexicanos podemos y necesitamos entender esa complejidad. La infantilización de las audiencias no ayuda a restablecer la credibilidad y menos la desconfianza que prevalecen entre millones de personas que han padecido y conocen los alcances de la corrupción.

Mejor que nos digan hasta dónde llega la Operación Gárgola, cómo evitarán los previsibles enfrentamientos, cómo desmantelarán la red de ganancias y de lavado de dinero que mantenían al poderoso Cartel de Sinaloa y sus tentáculos, qué acuerdos existen con la DEA y con las otras agencias norteamericanas para ser corresponsables de esta nueva “narrativa”.

Twitter: @JenaroVillamil

www.homozapping.com.mx
.
-------------------------------------

De vuelta a prisión
La PGR quiere a El Chapo como testigo protegido
Busca que revele nombres de funcionarios y empresarios relacionados con su cártel
Ante marinos señaló que El Azul se esconde en Jalisco, y El Mayo en la sierra de Sinaloa
Foto
Guzmán Loera, quien para escapar utilizaba túneles que conducían al drenaje de Culiacán, confesó que en la década reciente ordenó la ejecución de 3 mil personas, afirmaron fuentes oficialesFoto Ap
Alfredo Méndez y Jesús Aranda

Periódico La Jornada
Martes 25 de febrero de 2014, p. 2
El gobierno mexicano ofrecerá a Joaquín El Chapo Guzmán Loera convertirse en testigo colaborador de la Procuraduría General de la República (PGR), para que aporte información sobre los funcionarios públicos y empresarios vinculados con el líder del cártel de Sinaloa, detenido el pasado sábado en Mazatlán, Sinaloa, informaron fuentes gubernamentales y militares.

Desde el día de su captura, elementos de la Armada de México que participaron en el operativo del arresto se entrevistaron con Guzmán Loera durante su traslado aéreo de Sinaloa a la ciudad de México, Afirmaron que El Chapo habló de su relación con miembros de otros cárteles de la droga que operan en México, y reconoció, según informaron fuentes oficiales, que en la década reciente ordenó la ejecución de entre 2 mil y 3 mil personas.

Ante los efectivos de la Armada que lo custodiaron, Guzmán Loera reconoció que él ordenó el asesinato de Ramón Arellano Félix en 2002, luego de enterarse que éste lo quería matar. Dijo que Ismael El Mayo Zambada se encuentra prófugo en la zona serrana de Sinaloa y Durango, mientras que Juan José Esparragoza, El Azul, está escondido en Jalisco.

Según las fuentes militares consultadas, el capo rechazó tener millones de dólares escondidos, y dijo que fue un invento de la revista Forbes haberlo considerado como una de las personas más adineradas de México.

El caso Posadas

Sobre el asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, El Chapo ratificó lo que en su momento había declarado a las autoridades ministeriales: que sus sicarios confundieron el vehículo en el que viajaba el prelado con otro de los hermanos Arellano Félix.

A decir de las fuentes consultadas, el objetivo del gobierno mexicano es que Guzmán Loera acepte acogerse al sistema de testigos protegidos, contemplado en la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada y otras leyes secundarias.

El propósito de las autoridades mexicanas es que antes de una posible extradición a Estados Unidos, Guzmán Loera hable sobre las redes gubernamentales de protección a su organización criminal, es decir, que ofrezca a la autoridad datos sobre los funcionarios de los tres Poderes de la Unión que habrían protegido sus actividades criminales.

El gobierno mexicano también está interesado en que proporcione información de los servidores públicos que lo ayudaron a fugarse del penal de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco.

Además, que revele la identidad de los empresarios (mexicanos o extranjeros) con los que realizó negocios durante los 13 años que estuvo prófugo de la justicia, pues el cártel de Sinaloa es una de las agrupaciones criminales que más dinero de procedencia ilícita han lavado en territorio mexicano.

En más de una década de huir de la justicia, Guzmán Loera pasó de ser un capo de medio rango al traficante de drogas más buscado a escala mundial.

El Chapo acumuló una fortuna superior a los mil millones de dólares, de acuerdo con la revista Forbes, que lo incluyó en su lista de las personas más poderosas del mundo.

En ese sentido, la autoridad mexicana pretende que el sinaloense informe si existen casas de seguridad, ranchos u otras propiedades en las que tenga escondido armamento, dinero en efectivo y drogas.

La Ley Federal contra la Delincuencia Organizada y la Ley Federal para la Protección de Personas que Intervienen en el Procedimiento Penal incluyen algunos derechos procesales y legales para los delincuentes que colaboren con la autoridad, entre ellos la posibilidad de evitar la extradición a algún país que los requiera, la reducción de condenas e incluso la posibilidad de un cambio de identidad.

No existe un tiempo límite para que las autoridades ministeriales consigan la autorización de Guzmán Loera de convertirse en testigo colaborador, por lo que cabe la posibilidad de que quede sujeto a varios procesos penales antes de que el gobierno mexicano consiga su colaboración.

En tanto, hasta el cierre de esta edición, Carlos Hoo Ramírez, el presunto guardaespaldas de El Chapo Guzmán que fue detenido en el operativo del pasado sábado en Mazatlán, continúa retenido en las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigación contra la Delincuencia Organizada (Seido).

Hoo Ramírez se ha negado a colaborar con la PGR, por lo que no se descarta la posibilidad de que sea arraigado.
kikka-roja.blogspot.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Comentarios. HOLA! deja tu mensaje ...

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...