BUSCA, BUSCADOR

sábado, 25 de octubre de 2014

AYOTZINAPA los ERRORES de EPN: Peña y su gobierno: equívocos, omisiones, ausencias

AYOTZINAPA LOS ERRORES DE EPN: Peña y su gobierno: equívocos, omisiones, ausencias
Peña y su gobierno: equívocos, omisiones, ausencias…
 Álvaro Delgado proceso.com.mx

ESO PASA CUANDO TELEVISA PONE AL PRESIDENTE IMPOSTOR Y LE VENDE UNA ESPOSA PUTA POR CATALOGO.

El gobierno de Peña Nieto hace lo que puede para desmarcarse de responsabilidades en el caso Ayotzinapa. Ante la tragedia, su conducta se encuentra marcada por un antecedente de omisiones. Varias versiones coinciden en que fue avisado con suficiente anticipación de lo que estaba ocurriendo en Iguala –la connivencia entre policías, políticos locales y sicarios del narcotráfico–, pero no hizo nada a pesar de que tanto el Ejecutivo federal como su gabinete de seguridad están de sobra facultados por la Constitución para tomar medidas en casos como ese. El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, ya dio una clara muestra de indolencia cuando turnó la atención de la crisis a la ventanilla del ámbito “local”.


En la apoteosis por encarar a los estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y concederles todo –“la neta, como ustedes digan”–, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, sólo tuvo desdén para la tragedia en Guerrero: No era competencia federal.

–¿Por qué la PGR no ha atraído lo de Ayotzinapa?

–Porque tiene que ver con el ámbito local –respondió tras bajar del templete que mandó instalar junto a la Secretaría de Gobernación para anunciar, entre aplausos y vítores, que la directora del IPN, Yoloxóchitl Bustamante, había sido despedida.

Era el viernes 3 de octubre, un día después del 46 aniversario de la matanza de Tlatelolco. Se cumplía una semana del asesinato de seis jóvenes y la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa, en Iguala, cerca de la 27 Zona Militar, presuntamente a manos de policías municipales y del grupo criminal Guerreros Unidos.

El gobierno de Enrique Peña Nieto –insistió Osorio– sólo apoyaría en la búsqueda y lo demás era asunto local: “En lo que estamos ayudando es en la coadyuvancia (sic) para encontrar a los chavos. Hay averiguaciones contra presuntos responsables (en Guerrero), hay que esperar entonces”.

La estrategia del gobierno de Peña Nieto de encapsular la tragedia en sólo Guerrero e Iguala se ha mantenido desde entonces. Y aunque la presión mundial forzó la intervención de la Procuraduría General de la República (PGR), ésta identifica sólo como responsables a José Luis Abarca, exalcalde de Iguala, y su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa.

Sin embargo, pese a esta estrategia, no hay modo de que Peña Nieto evada su responsabilidad en los hechos ni el secretario de Gobernación, quien tras plantarse ante los politécnicos, y que le valió críticas palaciegas, prácticamente suspendió sus apariciones públicas.

Osorio Chong reapareció tres semanas después, el miércoles 22, sólo para afirmar que con “toda la fuerza del Estado” se busca a los 43 normalistas, pero pidió tiempo para que los policías y presuntos narcotraficantes detenidos revelen dónde están las víctimas.

“Sí hay avances, hay detenidos y necesitamos todavía un poco más para que nos digan el lugar donde están los jóvenes”, declaró, en Apatzingán, el secretario ejecutivo del gabinete de seguridad nacional, responsable de los servicios de inteligencia y de los cuerpos policiacos federales.

Así, hasta el viernes 24 –a un mes de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa–, “toda la fuerza del Estado” había resultado fallida para su localización, en el peor acto de represión del Estado contra estudiantes, como la define Human Rights Watch.

López Dóriga, vocero

Las críticas a las omisiones del gobierno de Peña Nieto en los hechos de Iguala, Guerrero, han sido no sólo de organismos y medios internacionales, sino de víctimas de la violencia en ese estado, del propio Ángel Aguirre Rivero, el gobernador que el jueves 23 solicitó licencia, y de dirigentes perredistas, como René Bejarano.

De hecho, en el mismo documento en el que Aguirre anunció su licencia dijo que la intervención del gobierno de Peña Nieto en Iguala fue tardía y que él informó con oportunidad a las instancias federales los antecedentes que derivaron en la tragedia.

“Resalto que la información sobre los antecedentes de estos hechos ya había sido compartida oficialmente en el seno de la colaboración institucional con las fuerzas federales”, enfatizó Aguirre, como lo hizo también, en su oportunidad, Bejarano.

En efecto, el protagonista de los videoescándalos de Carlos Ahumada, Carlos Salinas y Diego Fernández de Cevallos, afirmó que, desde mediados de 2013, él personalmente enteró de los nexos de Abarca con el crimen organizado al procurador Jesús Murillo Karam y Osorio Chong, pero no hicieron nada.

Esta revelación del controvertido perredista, la madrugada del domingo 5, en el Consejo Nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), en el que fue electo Carlos Navarrete como presidente, y luego en varios medios, sacudió al gobierno de Peña Nieto.

Murillo alegó que no intervino porque Bejarano nunca le entregó pruebas. “Quedó de entregármelas, pasó un tiempo bastante largo. Cuando lo volví a ver yo le pedí la información, que no me la había mandado, y me dijo que no, que él ya lo había visto”.

En entrevista radiofónica con Joaquín López Dóriga, conductor estelar de Televisa, el procurador se deslindó del perredista: “Lo que él me dijo que iba a traer pudo haber generado alguna idea de complicidad o liga (del alcalde) con el narcotráfico, pero nunca lo trajo”.

Osorio Chong, por su parte, refutó a Bejarano a través de una maniobra insólita: Ordenó a la Dirección General de Comunicación Social de la Secretaría de Gobernación difundir como comunicado oficial, el miércoles 8, las opiniones de López Dóriga y José Fonseca.

Titulado Fragmento de mesa de análisis en el noticiero de Joaquín López Dóriga en Radio Fórmula, la Secretaría de Gobernación boletinó la siguiente transcripción para ser tomada como postura oficial:

“José Fonseca: René Bejarano no aportó, ni ha aportado, pruebas que sustenten sus acusaciones contra el alcalde de Iguala, José Luis Abarca.

“Joaquín López-Dóriga: Lo dijo el procurador (Murillo Karam): que nunca presentó la denuncia en la PGR como dijo. Y como me dijo el secretario de Gobernación, Osorio Chong: ‘A mí René Bejarano jamás me trató el tema de Iguala’. O sea, el secretario Osorio Chong está desmintiendo el señalamiento de Bejarano, que también está jalando agua para su corriente”.

Por lo menos un medio escrito tomó estas opiniones como postura oficial para “desmentir” a Bejarano. “’Está jalando agua para su corriente’, dijo la Secretaría de Gobernación en una ficha informativa a los medios”, publicó El Economista, el jueves 9.

Peña y Osorio, indolentes

Fue hasta el lunes 6, al día siguiente de las declaraciones de Bejarano, cuando Peña Nieto emitió un mensaje en cadena nacional para calificar de indignantes, dolorosos e inaceptables los hechos de Iguala –ocurridos 10 días antes–, y para instruir al gabinete de Seguridad esclarecer los hechos y localizar a los 43 estudiantes de la normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa.

En un mensaje emitido desde el patio de honor del Palacio Nacional, Peña Nieto ordenó que, en el marco de sus atribuciones, los elementos de seguridad federal detengan a los responsables y se les aplique la ley, porque en su gobierno –advirtió– no cabe “el más mínimo resquicio para la impunidad”.

Pero no fue Osorio Chong, secretario ejecutivo del gabinete de Seguridad, quien delineó las acciones, sino el comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, quien anunció el despliegue de las fuerzas federales en Iguala.

“Este despliegue se realiza con base en las atribuciones del gobierno de la República y en el marco de cooperación y colaboración con el estado de Guerrero”, puntualizó Rubido, mientras que Osorio Chong estaba en León, Guanajuato.

En esa ciudad participó en la Conferencia Nacional de Municipios de México (Conamm), pero ni siquiera mencionó la tragedia de Iguala, como sí lo hizo el presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya: “En México hay voluntad política para evitar tragedias como la de Guerrero”, dijo.

Y es que, tal como lo dijo Rubido, el gobierno federal tiene atribuciones para intervenir en casos como Guerrero y no lo hizo, ya no tras el asesinato de seis jóvenes en Iguala y la desaparición de los 43 normalistas, sino desde que fue advertido de los nexos del alcalde fugitivo y su familia política.

En efecto, la Constitución le confiere al presidente de la República, quien es también jefe del Estado, facultades y deberes en materia de seguridad nacional y seguridad pública.

Por ejemplo, la fracción VI del artículo 89 le otorga la obligación de preservar la seguridad nacional, cuya ley respectiva, en el artículo 12, lo designa como jefe de inteligencia nacional y presidente del Consejo de Seguridad Nacional.

También, según el artículo 89 fracción VI de la Constitución, el titular del Ejecutivo tiene la facultad de disponer de las Fuerzas Armadas para la seguridad interior y exterior de la nación y cuenta con los medios coercitivos para garantizar el orden público cuando eventos internos lo alteren.

La Carta Magna, en los artículos 89 fracción VII y 76 fracción IV, le dan la facultad de disponer de la Guardia Nacional en las entidades, previo consentimiento del Senado, para garantizar la gobernabilidad y la paz.

Por su parte, el secretario de Gobernación, como coordinador del gabinete presidencial y secretario ejecutivo del Consejo de Seguridad Nacional –que lo preside en ausencia del presidente de la República–, tiene también amplias facultades y obligaciones para evitar atrocidades como la de Iguala.

La ley Orgánica de la Administración Pública Federal ordena al secretario de Gobernación ejercer el mando sobre la fuerza pública para proteger a la población ante todo tipo de amenazas y riesgos, con plena sujeción a los derechos humanos y libertades fundamentales; salvaguardar la integridad y los derechos de las personas, así como preservar las libertades, el orden y la paz públicos.

Osorio Chong, según la misma ley, debe organizar, dirigir y supervisar bajo su adscripción a la Policía Federal, y proponer en el seno del Consejo Nacional de Seguridad Pública políticas, acciones y estrategias de coordinación en materia de prevención del delito y política criminal para todo el territorio nacional.

Esa ley dispone también que el secretario de Gobernación debe auxiliar a las autoridades federales, estatales, municipales y del Distrito Federal competentes que soliciten apoyo en el marco del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en la protección de la integridad física de las personas y la preservación de sus bienes.

Y también debe intervenir para reforzar, cuando así lo soliciten, la tarea policial y de seguridad de los municipios y localidades rurales y urbanas que lo requieran, e intervenir ante situaciones de peligro cuando se vean amenazados por aquellas que impliquen violencia o riesgo inminente.

Son vastas las facultades y obligaciones del secretario de Gobernación en la Ley Orgánica, pero también en la de Seguridad Nacional, en la que es el responsable del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).

Entre las facultades del Cisen se encuentran operar tareas de inteligencia como parte del sistema de seguridad nacional que contribuyan a preservar la integridad, estabilidad y permanencia del Estado mexicano, a dar sustento a la gobernabilidad y a fortalecer el estado de derecho.

Además, preparar estudios de carácter político, económico, social y demás que se relacionen con sus atribuciones, así como aquellos que sean necesarios para alertar sobre los riesgos y amenazas a la seguridad nacional; elaborar los lineamientos generales del plan estratégico y la Agenda Nacional de Riesgos.

Así, Peña Nieto y Osorio Chong pudieron haber intervenido para evitar la tragedia de Iguala, pero a pesar de que lo hicieron de manera tardía, hasta 10 días después, ni siquiera “toda la fuerza del Estado” ha sido capaz de localizar a los 43 normalistas un mes después de desaparecidos…

Apenas el viernes 24, Osorio Chong anunció que el gobierno intervendría más en Guerrero: “Tenemos que tomar acciones de inmediato. Tengo instrucciones del presidente de realizar todo un blindaje para cuidar a la población, para lograr la tranquilidad y evitar cualquier otro tipo de acciones”.


.

kikka-roja.blogspot.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Comentarios. HOLA! deja tu mensaje ...

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...