BUSCA, BUSCADOR

domingo, 30 de noviembre de 2014

VIDEGARAY El naufragio total Proceso Carlos Acosta Córdova GOBIERNO CORRUPTO lavado de dinero conflicto de interés

VIDEGARAY El naufragio total Proceso Carlos Acosta Córdova GOBIERNO CORRUPTO lavado de dinero conflicto de interés
Proceso  Carlos Acosta Córdova



Los dos primeros años de su administración, Enrique Peña Nieto fue de fracaso en fracaso. En materia de seguridad, sólo se dedicó a seguir la estrategia desastrosa de su antecesor Felipe Calderón, con lo que se le incendiaron Michoacán, el Estado de México y Guerrero, con el caso Ayotzinapa, mientras que en el Distrito Federal intentó acabar con el hartazgo social reprimiendo las protestas masivas. En lo político, su pretencioso Pacto por México se desdibujó al paso de los meses y los supuestos consensos se desbarataron. Y en cuanto a las telecomunicaciones –una de las reformas que más presumió–, simplemente los capitales no llegan. Los descalabros también se observaron en lo económico, pues las inversiones y el crecimiento sólo fueron espejismos.

Inicia este lunes 1 de diciembre el tercer año de la actual administración, y el presidente Enrique Peña Nieto y su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, no tienen idea de cómo hacer que la economía nacional salga del letargo en el que el propio gobierno la metió.

En los primeros dos años demostraron que es muy fácil hacer cuentas alegres y prometer, y culpar al entorno externo cuando los pronósticos fallan y errados son los diagnósticos.
Desde antes, inclusive, en el caso de Peña Nieto, quien durante la campaña presidencial no se cansaba de asegurar que en su gobierno la economía mexicana superaría, mínimo, tres veces el raquítico crecimiento de 2% de las últimas décadas. Nunca se atrevió a citar cifra concreta alguna, pero era claro que aspiraba a un crecimiento económico de al menos 6% anual.

Y Videgaray, desde el inicio de su gestión como titular de Hacienda, para justificar la necesidad de las reformas estructurales, hacía graves diagnósticos y describía dramáticas fotografías de la situación económica, para decir que con aquellas se superaría el “mediocre crecimiento económico de los últimos 30 años”, de apenas un poco más de 2%.

Tendrá qué hablar ahora, sin temor a equivocarse, del “mediocre crecimiento de los últimos 32 años”.

Porque, en efecto, en los dos primeros años del gobierno, que culminan este domingo 30, la economía nacional ha naufragado tristemente en una mediocridad más profunda. Y eso, sin que haya mediado una crisis severa –como las de 2008-2009 y 1994-1995–, y sin que se haya registrado un cambio traumático de administración, como en los tiempos del PRI antes de los gobiernos panistas.

Quedó claro ya que en 2013 una serie de factores externos e internos se conjugaron, al mismo tiempo, para dar al traste con la economía.

Cayeron las exportaciones no petroleras; las ventas automotrices al exterior se mostraron débiles; bajaron dramáticamente las remesas y se derrumbó el sector de la construcción, con la consecuente pérdida de cientos de miles de empleos; el gasto público brilló por su ausencia, y la inversión privada, por lo mismo, se retrajo.

Total, que en el primer año de gobierno de Peña Nieto la economía apenas creció 1.4% real anual, muy por debajo del 4.3% promedio anual en que había crecido en los tres últimos años de la administración del panista Felipe Calderón.

Peor aún, ese crecimiento de 1.4% también quedó lejos del 3.5% que había calculado originalmente Hacienda para 2013.

En octubre de 2013 Proceso entrevistó al economista Jonathan Heath, el analista macroeconómico más reputado del país. Eran los días en que el famoso Mexico moment que había impulsado la prensa extranjera especializada en economía y negocios –principalmente The Economist y Financial Times, los mismos que ahora critican acremente al gobierno de Peña–, ya había dado de sí.

Y eran también los días en que se discutía la reforma fiscal propuesta por Peña Nieto en septiembre y que tenía a todos los empresarios con los pelos de punta y en el enojo total.

Heath dijo en esa ocasión:

“Si estamos viendo que la economía entró en una ligera recesión y empezamos con una política recaudatoria, quitando ingresos a los hogares e incentivos a las empresas, la economía puede volver a caer. Ahorita lo que necesitamos es una política que apuntale el crecimiento económico.”

Remataba, premonitorio, el especialista:

“El crecimiento para el próximo año es bastante incierto. Creo que 2014 pudiera ser bastante malo” (Proceso 1930).

Fallaron los pronósticos de Hacienda

El martes 25, el reportero volvió con Jonathan Heath para revisar qué fue lo que pasó con la economía en este año, segundo del gobierno de Peña Nieto, porque en esta ocasión también fallaron los pronósticos.

Hacienda estimó originalmente un crecimiento de 3.9% para todo 2014. En mayo, ante la debilidad que mostraba la economía, bajó su estimado a 2.7%.

Y apenas el viernes 21, admitiendo ya el fracaso –en congruencia con el pesimismo de organismos internacionales y analistas de dentro y fuera del país–, revisó a la baja su pronóstico de crecimiento económico a un rango de entre 2.1% y 2.6% para este año.

Un crecimiento inferior 42% al pronosticado originalmente.

Este año, dice Heath, no hubo la conjunción “fatal” de factores internos y externos de 2013. La recuperación de la economía de Estados Unidos después del primer trimestre –porque en los primeros meses del año hubo allá un invierno severísimo que sí afectó a la economía mexicana– ha favorecido el repunte de las exportaciones no petroleras, particularmente las automotrices.

Van muy bien las exportaciones, señala, aunque aún no logran jalar al resto de la economía. La inversión privada ya está dando señales de vida, se está recuperando. Inclusive, el sector de la construcción, en dos de sus tres segmentos –residencial y trabajos especializados, que está relacionado este último con los ingresos por remesas– ya muestra una tendencia al alza.

No así el segmento de la construcción de infraestructura, de obra civil, que está más ligado al gasto gubernamental, a la obra pública. “Es un segmento vital, porque genera mucho empleo, mucha mano de obra, tiene un factor multiplicador muy grande”.

Según Heath, “lo que pasó este año fue simplemente que el gasto público nomás no contribuyó al crecimiento económico –aunque Hacienda dice que ha gastado muchísimo–, más bien le restó.

“Pero lo peor fue la reforma fiscal –en vigor desde el primer día de este año–, que aumentó los ingresos del gobierno pero redujo de manera bestial el ingreso disponible de los hogares.

“Y sin ingresos, ni las personas ni los hogares ni las empresas pueden consumir. Y el consumo representa entre 60% y 70% del PIB. Eso explica todo.”

Autor de análisis macroeconómicos que son de consulta obligada en las instituciones académicas y financieras, en la Secretaría de Hacienda y aun en el Banco de México, Heath dice no tener dudas:

“La ausencia del gasto público y el bajo consumo de los hogares, efecto de la reforma fiscal, es lo que explica el estancamiento de la economía en 2014.”

La reforma fiscal: efecto nocivo

Jonathan Heath coincide con el Banco de México –que en su último reporte sobre inflación revisó a la baja su pronóstico de crecimiento económico a un intervalo de entre 2% y 2.5%, desde 2% a 2.8% previo–, en el sentido de que en este año fueron factores internos los que más propiciaron la marcha lenta de la economía.

Dice el especialista, doctor en economía:

“Donde yo creo que el gobierno de Peña Nieto falló, fue en no calcular el efecto tan nocivo de la reforma fiscal. Yo creo que el gobierno no se imaginó que iba a pegar tan duro esa reforma, que fue, al final de cuentas, lo que más incidió en el bajo crecimiento económico en el año.”

Explica por qué. “El ingreso disponible de las personas –hogares, empresas– ya venía bajando desde 2013, por la fuerte desaceleración de la economía. Pero en 2014 prácticamente se derrumba; se desplomó por la reforma fiscal, la subida de impuestos y la inflación que ésta provoca.

“Eso le pegó mucho muy duro al ingreso de los hogares. Más de lo que Hacienda quiere admitir. Por eso ahorita está estancado el consumo de los hogares, que se ha mermado muchísimo. No se tiene dinero para gastar. Y si tomamos en cuenta que el consumo de los hogares representa entre 65 y 70% del PIB, eso explica todo.”

–La reforma fiscal, desde hace muchísimos años, era necesaria. El sistema impositivo tenía muchos huecos, muchos, hoyos, exenciones y privilegios indebidos, que propiciaban una muy pobre recaudación –se le comenta.

–Es correcto. A la larga pueden ser medidas correctas. No podría estar en desacuerdo, por ejemplo, en la homologación del IVA en la frontera, que había sido una fuente brutal de evasión fiscal.

“Pero en el corto plazo, no. Fue lo peor que pudieron haber hecho en este año. Lo más nocivo fue el timing. El momento político quizás era el momento adecuado, por el Pacto por México y todo ese tipo de rollos. Que se abría una ventana y había que aprovecharla, decían.

“Pero el momento económico fue muy desafortunado, porque la economía en 2013 venía muy mal, estancada, y de repente, ¡moles!, le das un tremendo golpe a la gente y a las empresas; le quitas ingresos y les complicas la vida.

“Es decir, el problema fue el momento en que lo hicieron, cuando la economía estaba débil, estancada, que necesitaba oxígeno y le quitaste oxígeno.”

Por el contrario, dice Jonathan Heath, “en los países desarrollados, cuando hay recesión, reducen impuestos como parte de su política contracíclica. Lo hicieron Estados Unidos y muchos otros países después de la crisis de 2009.

“La economía no se va a reactivar si el gobierno gasta más o gasta menos. No: se va a reactivar cuando le das más ingresos a los hogares. El consumo de los hogares representa entre 60% y 70% del PIB. Entonces, si yo bajo los impuestos y le doy más ingresos a los hogares, los hogares gastan más, hay más consumo y hay más producción y la economía se reactiva.

“Pero si yo les quito, cobrándoles más impuestos, pues voy a tumbar la economía”, insiste el entrevistado.

Otro efecto pernicioso de la reforma fiscal es el freno que le metió a la reforma financiera, otra de las grandes reformas de Peña Nieto, con la que se buscaba que el crédito se convirtiera en un detonador del crecimiento económico, a partir del supuesto de que con ella fluirían de manera contundente los préstamos de instituciones financieras a personas y empresas, de manera más fácil y a un costo menor, en apoyo del consumo y las actividades productivas.

Pero una vez desplomado el ingreso disponible de personas, hogares y empresas –y aun de gobiernos estatales y municipales– nomás no hay demanda de más crédito, por más que los bancos quieran y puedan prestar más.

Expectativas truncas

El propio presidente ejecutivo de la Asociación de Bancos de México (ABM), Alberto Gómez Alcalá, lo dijo así el jueves 27:

“No hay ningún elemento, por el lado de la oferta, que impida que el crédito avance más rápido. Lo que no se ha presentado es precisamente esa demanda; y no se puede presentar esa demanda, si el crecimiento (de la economía) no es tan alto, si no hay proyectos de inversión.”

Enrique Peña Nieto llega, pues, a su tercer año de gobierno con varias de sus espectaculares reformas haciendo agua.

De hecho, el conjunto de reformas estructurales ya aprobadas, en sus cambios constitucionales y en su legislación secundaria, no serán la panacea que ha prometido el gobierno, ni el detonador del crecimiento económico.

Las propias cifras oficiales dan cuenta de que el impacto de las reformas en la economía será muy menor, por lo menos en lo que resta del sexenio.

Sin embargo, apenas concluida la aprobación de las reformas, el gobierno tenía la certeza de que con ellas México sería otro a partir de 2015.

El 13 de diciembre de 2013 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto presidencial que ponía en marcha el Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo (Pronafide) 2013-2018.

En el capítulo “Efecto de las reformas estructurales sobre el crecimiento”, se señala alegremente:

“Las reformas estructurales… tienen la capacidad de incrementar de manera sostenida el potencial de crecimiento de México. Lo anterior se debe a que dichas reformas impactarán de manera positiva en la capacidad productiva de la economía a través de su efecto sobre la productividad, la inversión y el empleo eliminando así las barreras en sectores clave que actualmente impiden a la economía mexicana alcanzar su máximo potencial.”

Y para demostrarlo, el documento contiene un cuadro en el que se estima el crecimiento económico, entre 2015 y 2018 con y sin reformas.

Sin éstas, la economía crecería, de manera “inercial”, 3.8% en 2015; 3.7% en 2016; 3.6% en 2017, y 3.5% en 2018, el último año de la administración actual.

Pero con las radicales reformas estructurales, el crecimiento económico sería notoriamente mayor: 4.7% en 2015; 4.9% en 2016; 5.2% en 2017, y 5.3% en 2018.

Pero la realidad, siempre tan díscola, se le impuso al gobierno de Peña Nieto.

Los nuevos cálculos de la Secretaría de Hacienda, apenas del viernes 21, dicen que este año la economía crecerá entre 2% y 2.6% y que en 2015 lo hará entre 3.2% y 4.2%.

Es decir, con todo y reformas la economía todavía se desenvolverá, al menos el próximo año, en el terreno “inercial”, como si aquellas no existieran.

Todavía más: dos días antes de los nuevos pronósticos de Hacienda, el Banco de México bajó sus estimaciones para éste y el próximo año, y estableció, por primera vez, su previsión para 2016.

En 2014, la economía crecerá entre 2% y 2.5%; en 2015, entre 3% y 4%, y en 2016, entre 3.2% y 4.2%.

Es decir, para el banco central la economía seguirá en el terreno inercial, muy a pesar de las reformas.

Peor: la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), apenas el martes 25, le dio la puntilla al optimismo del gobierno mexicano.

Para 2014 bajó su estimado de crecimiento económico de 3.4% a 2.6%; para 2015, de 4.1% a 3.9%, y pronostica que para 2016 la economía mexicana crecerá 4.2%.

Conclusión: las reformas estructurales no serán el gran impulso de la economía del país.

Por lo menos en este sexenio. l
.
kikka-roja.blogspot.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Comentarios. HOLA! deja tu mensaje ...

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...