BUSCA, BUSCADOR

martes, 28 de febrero de 2017

TRUMP BANNON COMUNISTA leninista el nuevo "comunismo capitalista" 2017 Bannon y Trump LENINISTAS Vladimir Lenin

TRUMP BANNON COMUNISTA leninista el nuevo "comunismo capitalista" 2017 Bannon y Trump LENINISTAS Vladimir Lenin

TANTO QUE LOS GRINGOS ODIAN AL SOCIALISMO Y PEOR AL COMUNISMO, QUE LAS 2 DERECHAS CAPITALISTAS SE VAN A CONVERTIR EN UN "COMUNISMO CAPITALISTA" LOS RACISTAS (CONSERVADORES) Y LOS SIONISTAS ESCLAVIZADORES (DEMÓCRATAS) 

Y TANTO QUE LE DECÍAN A OBAMA "SOCIALISTA" SÓLO PARA MOLESTARLO

EL VERDADERO SOCIALISMO ES EL DE CUBA, EVO MORALES, Y HUGO CHÁVEZ,  O EL DE EMILIANO ZAPATA O PANCHO VILLA EN MÉXICO

EL SOCIALISMO ES
SALUD GRATUITA PARA TODOS
EDUCACIÓN LAICA Y GRATUITA PARA TODOS
EL SOCIALISMO ES UN ESTADO FUERTE, Y NO PERMITE LA BURGUESÍA CORRUPTA.

EN EEUU NO EXISTE LA IZQUIERDA, SÓLO HAY DERECHA Y ULTRADERECHA, 

TRUMP Y BANNON SON UNA ABOMINACIÓN DE ANARQUÍA jajaja LOL XD, ELLOS SI VAN A DESTRUIR AL ESTADO Y A EEUU CON TODA SEGURIDAD Y VAN A VOLVER LOCOS A LOS GRINGUITOS O VAN A SALIR POR PATAS. 

(TRUMP ES AMIGO DE LOS RICOS, NO SALVARÁ A LOS POBRES.)


Un "leninista" en la Casa Blanca

Steve Bannon durante la Conferencia Conservadora de Acción Policial (CPAC), en Maryland. MIKE THEILER| AFP
GINA MONTANER
28/02/2017 03:09 Poco después de ganar las elecciones, Kellyanne Conway, la asesora del presidente Donald Trump se refirió a las repetidas imprecisiones del actual Gobierno como "hechos alternativos". Desde entonces Estados Unidos vive en un escenario Matrix en el que los "hechos alternativos" pasan por ser "verdades" y la información que los medios contrastan y verifican ahora son "noticias falsas" o, como le gusta repetir al presidente, "fake news".

Ya en la campaña electoral el magnate neoyorquino centró su estrategia en denostar a la prensa, asegurando que era un instrumento de su rival Hillary Clinton. Con su ruido y su furia consiguió distraer a los votantes de los escándalos que lo rodeaban; de su falta de transparencia en lo relativo a sus intereses empresariales; o de la injerencia del gobierno ruso en el sistema electoral estadounidense por invitación propia del candidato Trump. Y constantemente acusaba a los medios de ser el "enemigo del pueblo americano". Bien, desde el pasado 20 de enero las cosas sólo han empeorado entre la Casa Blanca y la prensa. Los adjetivos que emplea el presidente son "deshonestos", "repugnantes" y, cómo no, "noticias falsas". En la rueda de prensa del pasado 24 de febrero que ofreció su portavoz, los corresponsales de CNN, The New York Times, Politico y L.A. Times fueron excluidos como verdaderos apestados. Ese mismo día y unas horas antes del repudio oficial, desde una tribuna Trump volvió a declararlos enemigo número uno y su asesor principal, el nacionalista Steve Bannon, reiteró que con los medios se está librando "una batalla ideológica", declarándolos "el partido opositor".

Bannon, por cierto, en 2013 le confesó a un reportero de The Daily Beast que era "leninista": "Lenin quería destruir el Estado y ésa también es mi misión. Quiero que todo se derrumbe y destruir todo el establisment actual." En aquel momento era editor de la publicación ultraderechista Breitbart y ahora es el ideólogo que le susurra al oído al presidente.En primera instancia podría parecer que esta ofensiva contra la prensa sólo forma parte del aparatoso tono de un mandatario que tiene más experiencia en presentar un reality show que en dirigir el destino de una nación. Pero eso constituiría un error tan grande como pensar que la propia campaña Birther contra el ex presidente Barack Obama, con la que pretendía validar que Obama no había nacido en Estados Unidos y era un impostor, sólo fue una travesura de un personaje al que le gusta acaparar portadas.

El movimiento Birther tuvo un efecto tóxico y ha sido uno de los más colosales "hechos alternativos" que el actual presidente ha divulgado con el propósito de minar la credibilidad de su antecesor. De eso exactamente se trata: erosionar la credibilidad de los adversarios a golpe de falsedades que prenden en el imaginario colectivo. Ahora, instalado en la Casa Blanca --desde donde todos los actos son minuciosamente escrutados-- el gran enemigo ha de ser los medios, cuya labor es la de informar verazmente, investigar y tener fuentes para sacar a la luz las alcantarillas del poder. Una de las grandes fortalezas de la democracia es la buena salud del cuarto poder. Por eso lo primero que hacen los populismos es arremeter contra la prensa, porque en la verdad y la transparencia radica el talón de Aquiles de la vocación autoritaria. El Washington Post, cuya gran investigación del caso Watergate le costó la dimisión a Nixon, acaba de estrenar lema: "La democracia muere en la oscuridad". Bannon, que es un leninista de corazón, sabe bien a dónde apuntar.
http://www.elmundo.es/internacional/2017/02/28/58b4547346163fc04c8b45bb.html
......
Bannon dice que es un leninista: eso podría explicar las nuevas tácticas de la Casa Blanca
Victor Sebestyen
El principal asesor político de Trump dice que quiere destruir el estado, al igual que el líder bolchevique, y algunas de sus ideas, sin duda eco del revolucionario ruso
Un monumento a Lenin en San Petersburgo, Rusia.
'Lenin muy probablemente han identificado 2017 como un momento revolucionario.' Un monumento a Lenin en San Petersburgo, Rusia.

Victor Sebestyen es el autor de Lenin Dictador: Un retrato íntimo

Lunes 6 de febrero de 2017 16.28 GMT Modificada por última vez el lunes 6 de de febrero de 2017 17.07 GMT

Stephen Bannon, principal estratega político del presidente Trump y, después de Trump, el hombre más poderoso en Washington , una vez declaró con orgullo: ". Yo soy un leninista" Estaba hablando con un académico de la Universidad de Nueva York que había escrito extensamente sobre el comunismo y la antigua Unión Soviética. "¿Qué diablos quieres decir?", El profesor le preguntó. "Lenin quería destruir el estado y que es mi objetivo también", respondió Bannon. "Quiero llevar todo chocar y destruir todos establecimiento de hoy."

mentiras de Trump no son el problema. Son los millones que se las tragan lo que realmente importa
Nick Cohen

A partir de la evidencia de la extraordinaria campaña de Trump y dos primeras semanas en la Casa Blanca, Bannon tiene una variedad de tácticas políticas leninistas que podían proceder de libro de jugadas del líder bolchevique.

Dos días después de Lenin tomó el poder en Rusia hace casi exactamente un siglo, comenzó un asalto a la prensa - y sus sucesores en la URSS no nos abandonó durante los próximos 70 años. En los pocos meses transcurridos entre la caída del zar y Lenin toma del poder, una prensa relativamente libre había surgido, casi toda ella se opuso enérgicamente a Lenin, que fue descartada por ser un demagogo peligroso. Cuando su partido bolchevique montado un exitoso golpe y Lenin se hizo, en efecto, dictador de Rusia, uno de sus primeros actos fue censurar a la prensa, a la que llamó "un arma no es menos peligrosa que las bombas o armas dirigidas a nosotros ... ¿Por qué debe ponemos en las manos de nuestros enemigos? "

Tres días después de la asunción de Donald Trump Bannon le dijo al New York Times: "Los medios de comunicación deben estar avergonzado y humillado y mantener su boca cerrada y sólo escuchar ... quiero esta cita. Los medios de comunicación aquí es el partido de la oposición. Ellos no entienden este país ".

Kellyanne de Conway "hechos alternativos" no son del todo diferente de la "verdad objetiva ... la mayor verdad" que Lenin solía llamar en los periódicos estatales de la URSS. Si Twitter había sido alrededor de entonces, sería muy probable que lo han utilizado. Lenin era brillante en la producción de una expresiva frase para explicar un problema complejo para que cualquiera podía entender.

Nadie debe comparar directamente la toma del poder de Lenin en un golpe militar en 1917 con la insurgencia populista que ha barrido a través de América y en otros lugares en el oeste a través del proceso democrático. Y las mentiras de los comunistas durante décadas son diferentes a las de Bannon - Trump.

Pero gran parte del estilo y la estrategia política de Lenin se pueden adaptar a las condiciones actuales. Él dependía de constante conflicto y drama. Se utilizó deliberadamente tácticas de choque. Era casi siempre dominante, abusivo y combativo, y con frecuencia francamente vicioso. Maltratadas oponentes en la sumisión con el uso deliberado de un lenguaje violento, no porque él estaba personalmente vicioso - que no era - sino como una técnica "calculado para evocar el odio, aversión, desprecio ... no es convencer, no para corregir los errores de la oponente, pero para acabar con él, con él y su organización borrar de la faz de la tierra ".
---------------------------

Steve Bannon tiene la última palabra en la Casa Blanca. Eso es aterrador
Lawrence Douglas
Breitbart, el sitio creado Bannon, y el lenguaje de odio de la política alt-derecha, son decididamente leninista en el tono. Por encima de todo, Lenin necesario inventar enemigos que tenía que ser visto para derrotar. En Rusia post-revolucionaria fueron los kulaks - agricultores más ricos que estaban "chupar la sangre" de los campesinos más pobres, los banqueros que estaban negocio de la guerra, la "elite" (una palabra Lenin utiliza con frecuencia) que trató a la mayoría de desprecio. Despreciaba a los llamados "expertos" que aseguraban el monopolio del conocimiento. A menudo se dice que un trabajador de la formación de cinco días podría ejecutar un departamento gubernamental. El chivo expiatorio oponentes y los calificó de "enemigos del pueblo".

Lenin abolió el sistema legal existente y empezó de nuevo. A las pocas semanas de su régimen cerró el primer parlamento libremente elegido en la historia de Rusia - y los soviéticos nunca permitió que otro. Sería un error suponer que el siguiente paso para Trump es la abolición del Congreso, o la construcción de campos de trabajo. Pero lo inédito guerra por pío entre la administración y el poder judicial sobre la orden ejecutiva del presidente sobre la inmigración tiene ecos reales del héroe revolucionario de Bannon.

Lenin muy probablemente han identificado 2017 como un momento revolucionario. Él no importa hoy a causa de sus respuestas erróneas y sangrientas, pero debido a que estaba haciendo preguntas similares a las que estamos pidiendo hoy. En su búsqueda de poder, Lenin prometió la gente cualquier cosa y todo. Se ofreció soluciones simples a problemas complejos. Mintió descaradamente. Se justificó sobre la base de que ganar lo era todo; el fin justifica los medios. Lenin fue el padrino de la política posterior a la verdad . Los poderosos han aprendido lecciones deprimente de él.

Trump administración

.
https://www.theguardian.com/commentisfree/2017/feb/06/lenin-white-house-steve-bannon

-------------------------
STEPHEN BANNON, EL GRAN MANIPULADOR
La mayoría de los presidentes modernos muestran sus movimientos iniciales con la ayuda de un grupo de expertos o un conjunto de creencias. Los primeros pasos de Donald Trump tuvieron la sensación de una película documental hecha por su principal estratega y alter ego, Stephen K. Bannon.

El acto I de la presidencia de Trump ha sido llenado de la interrupción, según lo prometido por Trump y programado por Bannon, con mucha resistencia en la contestación, de dentro y fuera del gobierno. Tal vez esto no debería ser sorprendente. Trump le dijo a América muchas veces en 2016 que la suya no sería una administración ordinaria. Después de haber lanzado su campaña como jefe ejecutivo del “can-do”, llegó a verse a sí mismo como el líder de un movimiento – y ningún movimiento es completo sin su comisario. Bannon es el que mantiene la doctrina pura, el verdadero creyente, que está en ella no por dinero o posición, sino por cambiar la historia. “Lo que estamos presenciando ahora es el nacimiento de un nuevo orden político”, escribió Bannon en un correo electrónico al Washington Post.

Esta fuerte presencia ya ha abierto grietas en el Ala Oeste. La Administración tenía apenas una semana cuando, en la noche del 27 de enero – con poca o ninguna explicación a los jefes de los organismos, los líderes del Congreso o la prensa – Trump cerró el programa de refugiados de Estados Unidos por 120 días (indefinidamente en el caso de Siria Refugiados), al mismo tiempo que excluye a los viajeros de siete países mayoritariamente musulmanes. Casi inmediatamente, los agentes de aduanas y fronterizos de los Estados Unidos comenzaron a registrar pasajeros de pasajeros aéreos cubiertos por la orden, incluyendo más de 100 personas cuyas tarjetas verdes o visas válidas hubieran sido suficientes para entrar si sólo hubieran tomado un vuelo anterior. Los manifestantes tomaron marcadores y trozos de cartón y corrió a los aeropuertos de costa a costa, donde las cámaras de televisión los encontraron por miles.

A medida que la tormenta llegaba a las puertas de la Casa Blanca el sábado, muchos de los altos funcionarios de la Ala Oeste se habían marchado para asistir a la secreta cena anual del Club de la Alfalfa, una soirée informal donde los políticos beber y contar chistes con los multimillonarios. Pero Bannon evitó esta reunión de las élites que él cree estar condenado, y permaneció en la Casa Blanca para continuar el shock y el temor.

Después de haber ayudado a redactar el oscuro y mordaz discurso inaugural e imponer la prohibición de los refugiados, Bannon procedió a encender el aparato de seguridad nacional en el fuego mediante la negociación de una invitación permanente para sí mismo al Consejo de Seguridad Nacional. Sus huellas de repente aparecieron por todas partes: cuando Trump twitteó el 30 de enero que los medios de comunicación nacionales eran su “partido de oposición”, hacía eco del comentario de Bannon unos días antes al New York Times.

Hay solamente un presidente a la vez, y Donald Trump no es uno para ceder la autoridad. Pero en los primeros días, en 1600 Pennsylvania, el portador y arrugado Bannon (el único ayudante masculino que se atrevió a visitar la oficina de Trump sin un traje y corbata) tiene las herramientas para llegar a ser tan influyente como cualquier empleado en la memoria. Los colegas le han apodado “la Enciclopedia” por la variedad de información que lleva en la cabeza; Pero más que nada de eso, Bannon tiene una mezcla de mente con Trump. “Ambos son realmente grandes narradores”, dice Kellyanne Conway, consejera del Presidente, de su vínculo. “El Presidente y Steve comparten un rasgo importante de absorber la información y pesar las consecuencias”.

Ellos comparten la experiencia de ser habladores e impetuosos, imanes de dinero que nunca caben muy bien entre la élite. Demócrata por herencia y republicano por elección, Bannon ha llegado a ver a ambos partidos tan profundamente corruptos, una creencia que ha configurado su reciente carrera como cineasta polémico y lanzador de bombas en Internet. Un invitado del partido recordó haberlo conocido como un ciudadano privado y Bannon le dijo que era como Lenin, ansioso por “hacer que todo se derrumbara y destruir todo el Establishment de hoy”.

Y por caminos diferentes, él y Trump se han encontrado en los mismos destinos filosóficos en temas de comercio, inmigración, seguridad pública, medio ambiente, decadencia política y mucho más.

Sin embargo, la prominencia de Bannon en los primeros 10 días de la Administración -y las escenas de confusión y desorden que son su sello disruptivo- ha sacudido al Ala Oeste y tal vez incluso consternado al Presidente. De acuerdo con altos funcionarios de la Administración, Trump llevó a media docena de sus asesores clave para un rápido vestirse. Todo pasa por el jefe de gabinete Reince Priebus, dirigió. Nada fluye que no haya sido programado por su diputada Katie Walsh. “Vas a ver probablemente un proceso más lento, más deliberativo”, dijo un funcionario a TIME.

Sin embargo, Bannon posee la más querida moneda de Washington: privilegios para la Oficina Oval. Y él es el que ha tenido más éxito en el enfoque Trump en un mensaje ganador. Mientras que otros consejeros han intentado cambiar Trump, Bannon le ha instado a pisar el gas.

Ambas imágenes, la oficina ordenada y la gloriosa cruzada, tienen un verdadero atractivo para el Presidente. Y es probable que continúen tirando de él en direcciones opuestas. Al marcar los primeros días de Trump tan vívidamente, Bannon ha puesto el acento en Trump el interruptor. En ese sentido, como dijo un veterano republicano, “ya ha terminado, y Bannon ganó”.

Las personas que han estudiado uno de los libros favoritos de Donald Trump, The Art of the Deal, son conscientes de que él ve a la abstinencia, hablar basura, presumir y el conflicto como ingredientes útiles en la búsqueda del éxito. “Mi estilo de negociación es bastante sencillo y sencillo”, declara en su obra. “Apunto muy alto, y luego sigo empujando y empujando y empujando para conseguir lo que busco”.

Tal vez ningún lugar en los EE.UU. es más resistente a empujar que Washington. Pero Trump ganó las elecciones en parte al comprender que este no es un tiempo ordinario. La tecnología ha situado una revolución de las comunicaciones en casi cada palma americana. Cuando se mezclaba con las frustraciones económicas de una economía globalizada, este poder desató un nuevo populismo. En la historia de los seres humanos, nunca ha sido más fácil organizar grupos, para bien o para mal, o para comunicar tanto la verdad como la mentira, cuestionar la autoridad y socavar las respuestas que da la autoridad. Trump aprovechó este creciente poder para evitar los tradicionales guardianes del poder: los medios de comunicación, los partidos políticos, los jefes elegidos y no elegidos.

Los antecedentes de Bannon en Breitbart le enseñaron las mismas lecciones. Fundado como una alternativa a los medios convencionales por Andrew Breitbart, el sitio web fue una fuerza disruptiva inmediata en la política estadounidense. Pregunte a Anthony Weiner. En 2011, el congresista de Nueva York era un querido de las bases demócratas con grandes ambiciones. Luego Breitbart publicó una captura de pantalla de Weiner de Twitter de alimentación que abrió una puerta en su noche tarde sexting hábitos. Los medios sociales hicieron el resto. La muerte repentina del fundador en 2012 colocó a su amigo Bannon al mando. A medida que el sitio aumentó su video, radio y merchandising y abrió varias oficinas en el extranjero, Breitbart perfeccionó el arte del titular inflamatorio y ofreció un hogar a los bullyboys de la derecha llamada alt, incluyendo aquellos determinados a elevar los aborrecibles ideales de blanco nacionalismo.

La esencia del lugar se podría encontrar en un video viral que hizo su debut en el momento de la toma de posesión de Bannon de Breitbart. Sobre un pedazo de imágenes viejas de la naturaleza, un narrador inteligente comentó en una bestia unica-pensada conocida como tejón de miel. A través de picaduras de abejas, picaduras de serpientes y otras degradaciones, el animal nunca deja de matar y comer. “Tejón de miel no te importa una mierda”, resumió el narrador. Bannon adoptó la frase como un lema.

Washington oficial y sus contrapartes alrededor del globo están luchando para entender apenas cuánto los tejones de miel ahora están funcionando la demostración. No hay duda de que los tejones están muriendo de hambre por el cambio y no les importa si son picados por enjambres de expertos, titulares, cabilderos y donantes – por no hablar de los líderes extranjeros y habitantes de Davos. De hecho, parece que les gusta.

La capital estaba en una espuma sobre la orden de inmigración, con las denuncias que vierten de los republicanos y los demócratas por igual. Los rumores se remontaban a las dimisiones de la Casa Blanca de Trump, cuando el tejón de política de Trump, Stephen Miller, un aliado de Bannon, caminó tranquilamente ante las cámaras. “Cada vez que haces algo de gran éxito que desafía a una ortodoxia fallida, vas a ver protestas”, dijo CBS Noticias. “De hecho, si nadie está en desacuerdo con lo que estás haciendo, entonces probablemente no estás haciendo nada que realmente importe en el esquema de las cosas”.

El fuego marchito que Trump ha sacado de casi todas las direcciones normalmente tendría un Presidente retrocediendo. No los tejones. En el país de Trump, el vasto mar rojo de Centroamérica donde el Presidente ganó las elecciones, mucha gente dio la bienvenida a los chillidos de las elites indignadas. Como dijo un hombre de negocios encantado de Kansas City: “Está molestando a todas las personas adecuadas”.

Bannon ayuda a Trump a recordar que él nunca hizo una prioridad de ser unificador, como lo hizo George W. Bush, ni tampoco ofreció sanar nuestras divisiones a la manera de Barack Obama. El nuevo Presidente se ha hecho a sí mismo como un defensor de la “gente olvidada”, lo que pone a su vista a aquellos con poderosos nombres que ya conocen. Con nuevas metas surgió un nuevo pensamiento. “La gente nos dice que las cosas siempre se han hecho de cierta manera”, dijo un confiado ayudante de Trump. “Nosotros decimos, sí, pero mira los resultados, no ha funcionado, estamos intentando una nueva forma”.

En este Trump y Bannon están de acuerdo. Lo que sucede a continuación es el misterio. Trump, en su pasado como un hombre de negocios, siempre ha dirigido sus interrupciones en el objetivo de un eventual apretón de manos: el acuerdo. Bannon, en sus películas y programas de radio, ha mostrado una inclinación más apocalíptica.

En algún momento a principios de los años 2000, Bannon fue cautivado por un libro titulado The Fourth Turning por los teóricos de las generaciones William Strauss y Neil Howe. El libro sostiene que la historia americana puede describirse en un ciclo de cuatro fases, repetido una y otra vez, en el que sucesivas generaciones han caído en crisis, abrazado instituciones, se han rebelado contra esas instituciones y han olvidado las lecciones del pasado -que invita a la próxima crisis. Estos ciclos de aproximadamente 80 años nos llevaron desde la revolución a la Guerra Civil, y luego a la Segunda Guerra Mundial, que Bannon podría señalar que estaba tomando forma hace 80 años. Durante el cuarto giro de la fase, las instituciones son destruidas y reconstruidas.

En una entrevista con TIME, el autor Howe recordó que Bannon se puso en contacto con él hace más de una década sobre cómo hacer una película basada en el libro. Que finalmente llevó a la generación cero, lanzado en 2010, en el que Bannon echó la crisis financiera de 2008 como una señal de que el giro fue sobre nosotros. Howe está de acuerdo con el análisis, en parte. En cada ciclo, la generación postcrisis, en este caso los baby boomers, eventualmente se eleva a “convertirse en los líderes que no tienen memoria de la última crisis, y son siempre los que nos empujan a la siguiente”, dijo Howe.

Pero Bannon, que alguna vez se llamó el “santo patrón de los plebeyos”, parecía disfrutar de la oportunidad de limpiar el viejo orden y construir uno nuevo en su lugar, proyectando los acontecimientos políticos de la nación como momentos de extrema urgencia histórica, Puntos para el mundo. El historiador David Kaiser jugó un papel destacado en Generation Zero, y recuerda su entrevista filmada con Bannon como una experiencia fascinante y placentera.

Y sin embargo, le dijo a TIME, se sorprendió cuando Bannon comenzó a argumentar que la actual fase de la historia prefiguró una nueva guerra masiva. “Lo recuerdo diciendo:” Bueno, mira, tienes la revolución americana, y luego tienes la Guerra Civil, que fue más grande que la revolución, y tú tienes la Segunda Guerra Mundial, que fue más grande que la Guerra Civil ” Dijo Kaiser. “Incluso quería que lo dijera en cámara, y yo no estaba dispuesto.”

steve-bannon-donald-trump-advisor-andrew-harnikHowe, también, fue golpeado por lo que él llama Bannon “una visión bastante severa de lo que nuestra nación está pasando”. Bannon señaló repetidamente en su programa de radio que “estamos en guerra” con los yihadistas radicales en lugares de todo el mundo. Se trata de “una guerra existencial global” que probablemente se convertirá en “una guerra de tiro mayor en el Medio Oriente de nuevo”. La guerra con China también puede estar amenazando, dijo. Esta convicción es fundamental para la misión de Breitbart, explicó en noviembre de 2015: “Nuestra gran creencia, uno de nuestros principios centrales de organización en el sitio, es que estamos en guerra”.

Para entender a Steve Bannon, tienes que entender lo que le pasó a su padre. “Vengo de un collar azul, irlandés-católico, pro-Kennedy, la familia pro-sindical de los demócratas”, dijo una vez Bloomberg Businessweek. Martin Bannon comenzó su carrera como ayudante de empalme para una compañía telefónica y trabajó como liniero. El Bannon, que se había incorporado a la administración, había logrado una cómoda vida de clase media para su esposa y cinco hijos por el salario de su trabajador. Los amigos dicen que Steve hace visitas frecuentes a su padre, ahora de 95 años y viudo, en la vieja casa familiar en el barrio de Richmond Ginter Park.

La última crisis financiera puso una enorme ventaja en los ahorros de vida de Martin, según dos personas cercanas a la familia. Steve observó con furia mientras sus antiguos compañeros de Wall Street emergían virtualmente ilesos y libres de escamas, mientras que la gran clase media de Estados Unidos, la gente como su padre, absorbía el peso del daño.

“El fuerte cambio vino, creo, en 2008”, dice Patrick McSweeney, ex presidente del Partido Republicano de Virginia y amigo de la familia desde hace mucho tiempo. Bannon lo vio como una cuestión de “injusticia fundamental”: la gente trabajadora como su padre se puso rígida. Y los banqueros fueron rescatados.

Hasta entonces, Bannon había sido, como más tarde dijo, “tan intransigente como un capitalista”. Nacido en 1953, Bannon fue presidente de Student Government Association en Virginia Tech, pero como explicó en la entrevista de 2015 con Bloomberg Joshua Green, no estaba particularmente interesado en política hasta que se alistó en la Marina. “Yo no era político hasta que entré en el servicio y vi lo mal que Jimmy Carter f-cked cosas, me convertí en un enorme admirador de Reagan”, dijo. “Pero lo que me dio la espalda a todo el Establishment fue regresar de las compañías que operaban en Asia en 2008 y ver que Bush había fracasado tan mal como Carter. Todo el país fue un desastre”.

Después de siete años como oficial de la Armada, Bannon había obtenido una maestría en estudios de seguridad nacional de Georgetown, seguido por un MBA de Harvard. De allí fue a Goldman Sachs , Donde dice que observó como la cultura de una sociedad de aversión al riesgo se transformó en un casino que cotiza en bolsa, con los jugadores arriesgando el dinero de otras personas. Dejó el banco para formar su propia empresa boutique en Beverly Hills, especializada en ofertas de entretenimiento. En cierto momento, incluso se metió en el comercio de bienes virtuales para los jugadores del videojuego World of Warcraft. Su socio Scot Vorse le dijo a TIME que él era el tipo de los tuercas-y-pernos, mientras que Bannon era el gran pensador del exterior-la-caja y la fuerza impulsora. “Se trata de agresividad”, dice Vorse. Steve no está dispuesto a aceptar una respuesta, es una esponja, es muy inteligente, escucha y es un pensador estratégico, a unos tres o cuatro pasos del camino.

La pequeña firma ganó importantes clientes, entre ellos Samsung, MGM y la respuesta de Italia a Trump, el multimillonario y futuro primer ministro Silvio Berlusconi. La mayor puntuación de Bannon, sin embargo, no fue inmediatamente evidente. En 1993, el magnate de televisión por cable Ted Turner compró Castle Rock Entertainment en un acuerdo que Bannon ayudó a entregar, y como Bannon ha contado la historia, en el último momento Turner insistió en que el banquero puso algo de piel en el juego. En lugar de dinero en efectivo sólo, Bannon & Co. recibió un trozo de cinco programas de televisión Castle Rock – incluyendo un sitcom de lucha llamada Seinfeld.

Mientras tanto, Bannon fue evolucionando paulatinamente de dealmaker a cineasta, con un desvío inusual para manejar un experimento con problemas en el desierto de Arizona llamado Biosphere 2. En 1999, sirvió como co-productor ejecutivo de Titus, una adaptación estrella de Shakespeare Juego que no llegó a ninguna parte. Volviendo a los documentales que él mismo escribió y dirigió, Bannon se convirtió en una especie de Michael Moore de la derecha, con películas celebrando a Ronald Reagan, Sarah Palin y Michele Bachmann.

Bachmann, un ex miembro del Congreso de Minnesota, dice que Bannon fue capaz de ver lo que los medios de comunicación no podían o no querían ver. Hubo una creciente oleada de disgusto en América, que las elites costeras descartaron en “una grotesca caricatura de lo que Donald Trump ha llamado el hombre olvidado”, dice Bachmann. “Simplemente estaba tratando de dar voz, creo, y dar una plataforma a la gente que no sólo fueron ignorados, sino que se mintió en los medios de comunicación”.

La vida de Bannon se convirtió en una cruzada contra las élites políticas, financieras y culturales de todos los tipos. La transformación filosófica de Bannon se reflejaba en su ropa: nadie podía mirar su uniforme preferido de camisetas, shorts de carga y rastrojo y pensar en Goldman Sachs.

En Breitbart, Bannon era una figura volcánica, según un número de ex miembros del personal que se encontraron con el jefe. El consultor republicano John Pudner, un amigo de Bannon que trabajó brevemente en Breitbart como editor de una sección deportiva, recuerda la época en que Bannon me “quitó de encima”, unas horas antes de que se volviera y conectara a su amigo con un nuevo trabajo. “Podría golpearte con ese nivel de intensidad y al mismo tiempo estar cantando tus alabanzas”, dijo.

No todo el mundo es caritativo. “Es legítimamente uno de los peores que he tratado”, dijo el ex editor de Breitbart, Ben Shapiro, a TIME el año pasado. “Regularmente abusa de la gente, ve todo como una guerra y cada vez que se siente atravesado, hace que sea su negocio destruir a su oponente”. El sentimiento fue repetido por la comentarista conservadora Dana Loesch, un ex empleado de Breitbart. “Una de las peores personas en la tierra verde de Dios”, dijo ella en su programa de radio el año pasado. Bannon fue acusado de violencia doméstica después de una disputa con su ex esposa en 1996, aunque ella declinó testificar contra él y el caso fue abandonado. Ella alegó más adelante en papeles legales que Bannon se había opuesto a una escuela privada para sus hijas porque había muchos estudiantes judíos que atendían y él no tuvo gusto de la manera que se levantan para ser “los palos de mierda.” Bannon negó estas afirmaciones, y rechazó a través de un portavoz de la Casa Blanca una solicitud de TIME para comentar esta historia.

En Trump, Bannon encontró su último extraño. Él tenía frecuentemente el candidato en su programa de radio, y los personales anteriores dicen que él pidió una corriente constante de historias pro-Trump. Ahora la impresión de Bannon se puede ver en las decisiones presidenciales que van desde la contratación de ex empleados de Breitbart a las posiciones claves de la Casa Blanca a la elección del retrato de Andrew Jackson – un ídolo de Bannon – para mostrar cerca del escritorio del Presidente.

“Donde Bannon realmente está teniendo su instinto está en el frente de la política”, dice un antiguo aliado de Trump. ¿Qué políticas? -Todos ellos, él es el facilitador de Trump. En una casa blanca de Trump, este consejero dice, usted puede conseguir solamente – y guardar – tanto poder como el presidente quiere que usted tenga. Pero Trump y Bannon “se sentaron antes de la elección e hicieron una lista de cosas que querían hacer en el cargo de inmediato”, dice este asesor. Trump es quien decide qué elementos marcar. “Bannon es lo suficientemente inteligente como para darle la lista.”

Por mucho que el truculento Trump haya acogido con satisfacción la indignación de las elites gobernantes, el estilo de corte y quema ha causado una verdadera tensión interna en la Casa Blanca. El personal superior dice que Trump ha instruido al jefe de personal de Priebus para que haga cumplir más líneas ordenadas de autoridad y comunicación a partir de ahora. El consejero presidencial Conway ha accedido a asumir un mayor papel en la planificación de mensajería de la Casa Blanca con las tiendas de política y jurídicas.

Las tribulaciones internas de las últimas semanas son una clara causa de preocupación. La decisión de apresurar la orden de refugiados a través de un proceso relativamente secreto se produjo después de que Bannon y Miller advirtieran que los documentos que circulaban por el personal del Consejo de Seguridad Nacional estaban filtrando a la prensa, según fuentes de la Administración. Bannon y Miller se movieron para restringir el acceso a los próximos memorandos y borradores. Los miembros del Congreso, e incluso algunos miembros del gabinete, fueron cortados del circuito o tuvieron acceso limitado.

Como resultado, dijeron las fuentes, después de que se firmó la controvertida orden, reinaba la confusión. Un número desconocido de titulares de tarjetas verdes y visas válidas estaban en camino a los EE.UU. La orientación inicial de la Casa Blanca era que todos debían ser devueltos. Pero a medida que los abogados de inmigración y libertades civiles se precipitaron ante la corte federal para impugnar la orden, la Casa Blanca se revirtió, diciendo que los titulares de tarjetas verdes recibirían exenciones. Los reporteros tenían dificultades para averiguar siquiera los hechos básicos, como los nombres de los países de los que se prohibía viajar. Días después, el Presidente incluso intervino para enmendar la orden que nombró a Bannon a un lugar regular en el Consejo de Seguridad Nacional. Trump quería que su director de la CIA, Mike Pompeo, también estuviera allí.

Para el martes por la noche, cuatro días después de que se emitiera la orden, la Casa Blanca intentaba proyectar un cuadro normal. Trump orquestó un anuncio de primera hora de su primera selección de la Corte Suprema, el conservador juez Neil Gorsuch de Colorado. Pero si la Administración hubiera llegado finalmente a una nota de firmeza, seguramente no significaría que Bannon hubiera sido desterrado.

El Presidente, una vez más, proporcionó una corrección del curso. Pero su mensaje populista central y sus métodos, el que dio vida en las conversaciones con Bannon, permanecieron. En la lucha por las personas olvidadas, la interrupción no era una mala cosa – sólo necesitaba hacerse con más previsión y seguimiento.

Es probable que ese empuje y tirón entre demoler al Establishment y dirigirlo continúe mientras Trump esté en el cargo. Es la contradicción que enfrenta cada extraño que despierta por dentro. Toda la campaña presidencial había sido narrada por Trump como un enfrentamiento entre David y Goliat, señala un alto funcionario de la Administración. Pero ahora David se ha convertido en rey. “David tiró a Goliat con una honda, pero no celebró una rueda de prensa ni firmó una Orden Ejecutiva. No todo lo que hacemos aquí tiene que moverse tan rápido o ser lanzado tan espectacularmente”.

– Con informes de ALEX ALTMAN, ELIZABETH DIAS, MICHAEL DUFFY, PHILIP ELLIOTT, ZEKE J. MILLER y MICHAEL SCHERER / WASHINGTON

Esta entrada fue publicada en Notas y etiquetada STEPHEN BANNON, TIME, Trump.

http://quidnoticias.com/?p=2896

kikka-roja.blogspot.com

1 comentario:

  1. El problema es mas profundo que la politica , en la cual los partidos opuestos son las 2 caras de la MISMA moneda. La politica no aporta nada, solo explotacion a los pueblos y enriquecimiento personal, Debe ser suprimida
    Ojala que la humanidad se de cuenta de esta triste realidad.

    ResponderEliminar

Comentarios. HOLA! deja tu mensaje ...

Buscar este blog

Gracias por tu Visita ¡

Todos los Archivos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...